Skip to main content

El murciélago vampiro empieza a alimentarse de sangre humana

Animales que se alimentan de sangre humana

23/01/2017 - 08:50

El cambio climático y la deforestación no sólo está propiciando la desaparición de varias especies animales, sino que está forzando a otras a cambiar sus hábitos. Una de ella es la de los murciélagos vampiros comunes, que empiezan a alimentarse de sangre humana por primera vez.

Según ha descubierto un equipo de biólogos brasileños, varias especies de estos murciélagos hematófagos -vampiros, por el apelativo más común- han variado su dieta. Si anteriormente se alimentaban exclusivamente de aves, ahora no le hacen ascos a beber sangre humana. El motivo principal de este comportamiento podría ser la deforestación.

Han identificado dos especies de murciélago vampiro que por primera vez ataca a humanos. Se trata del Diaemus youngi y del Diphylla ecaudata, entre cuyas heces se han encontrado rastros de ADN humano, algo inédito hasta ahora. Estas especies siempre se ha servido mayormente de gallinas y otras aves domésticas.

La imposibilidad de encontrar presas salvajes en un entorno selvático cada vez más reducido y domesticado podría haber empujado a esta rara especie animal a cambiar sus hábitos alimenticios. No se tienen registros de ataques similares en el pasado, al menos no por parte de las dos especies mencionadas.

Para poder digerir sangre de mamíferos, estos animales deberían haber atravesado una fase de adaptación bastante dilatada en el tiempo. Los científicos encargados de analizar el suceso no se explican cómo pueden haberse adaptado al nuevo tipo de sangre de forma tan veloz.

Un 58% de los animales salvajes ha desaparecido en los últimos 45 años

El peligro que causan los ataques del murciélago vampiro común a humanos se debe al riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas. Antes de morder a una persona, podría haberlo hecho con cualquier otro animal. De sobra conocida es la capacidad de algunas especies africanas para transmitir enfermedades de animales a humanos e incluso entre los propios humanos.

Si se comprueba que es una tendencia común a toda la especie, los campesinos que habitan en zonas cercanas al hábitat natural de este animal tendrán que empezar a extremar las precauciones. De lo contrario corren el riesgo de convertirse en objetivo recurrente de estos depredadores.

[Fuente: Science Alert]