Skip to main content

Este es el curioso método que la NASA está utilizando para estudiar vida extraterrestre sin salir de la Tierra

BRUIE

26/11/2019 - 07:05

La NASA está empeñada en encontrar vida extraterrestre, y se está preparando a conciencia para intentar, por todos los medios, estar preparada para ello. Uno de los ''entrenamientos'' que está realizando tiene lugar bajo el hielo de la Antártida. Y es que, es un ecosistema muy similar al que  puede haber en algunas lunas, y planetas, de nuestro sistema solar. Se trata del proyecto BRUIE (o Buoyant Rover for Under Ice Exploration) de la NASA, y es un rover muy especial.

Encédalo y Europa son dos lunas, de Saturno y Júpiter respectivamente, en las que la NASA sospecha que puede encontrar vida extraterrestre. Cuando pensamos en vida alienígena, automáticamente pensamos en figuras de ciencia ficción y  no en lo más probable, bacterias que se encuentren en algún fluido.

El motivo por el que la NASA piensa que puede haber vida en estas lunas es porque la atmósfera puede reunir algunas condiciones propicias para ello y, además, porque se supone que hay grandes balsas de agua bajo la superficie.

Ahora bien, no podemos esperar llegar a uno de estos satélites y que la sonda correspondiente encuentre vida a la primera, ya que para eso se tiene que contar con las herramientas necesarias y haber ''entrenado''  en la Tierra para intentar encontrar fácilmente vida extraterrestre.

Como se sabe que el agua en estas lunas está bajo la superficie, en ocasiones bajo capas de hielo, lo que ha hecho la NASA es crear un rover capaz de sobrevivir bajo el hielo terrestre, en una zona que pueda ser "similar" a la que se pueda encontrar en estas lunas. Ese es el proyecto BRUIE que se pondrá en marcha muy pronto bajo el hielo del antártico.

Este rover es, básicamente, un vehículo de, aproximadamente, un metro que cuenta con una rueda a cada extremo y una serie de instrumentos para medir la capa de agua que está justo donde el hielo toca el mar. Esa capa está en constante renovación, y se supone que cuenta  con unas condiciones ideales para poner a prueba los instrumentos del rover.

Los rovers suelen tener placas solares con las que alimentan sus baterías. No sería el caso de BRUIE, por lo que los investigadores de la NASA han ideado otro método. Gracias a partes que flotan, el rover iría pegado al hielo, pero bajo la superficie del mismo

No gastaría energía para mantenerse ahí y, además, se podría apagar y encender de manera remota solo cuando se necesite realizar alguna medición. De esta forma, se optimiza el consumo de batería. Ahora bien, por muy bien "entrenado" que esté el rover, en otros planetas/satélites solo descubriremos señales de vida como la que puede haber aquí, de ahí que se haya elegido esa zona tan remota para realizar la investigación, estudiando el tipo de bacterias y seres que hay en esas capas... y probando suerte en otros planetas.

Otro de los candidatos a albergar vida es Titán, la mayor luna de saturno, una mole que cuenta con unas condiciones muy similares a las de la Tierra, así como lluvias y estaciones que podrían reunir las condiciones propicias para la creación de vida. Esto es algo que está por ver, aunque no falta tanto debido a que la NASA ya tiene prevista una misión para Titán. 

Más:

#nasa

Ver ahora: