Skip to main content

La nave Osiris-REx de la NASA alcanza el asteroide Bennu

Osiris-REx

NASA

04/12/2018 - 08:15

Tras viajar durante dos años y recorrer 2.000 millones de kilómetros, más de 13 veces la distancia de la Tierra al Sol, la nave Osiris-REx de la NASA ha alcanzado al asteroide Bennu.

Ahora la Osiris-REx permanecerá un año orbitando el asteroide y estudiándolo, para finalmente recoger algunos fragmentos del asteroide y regresar a la Tierra, en otros dos años de viaje. Después de recorrer más de 4.000 millones de kilómetros y cinco años de viaje, en septiembre de 2023, la Osiris-REx nos traerá unos fragmentos del asteroide Bennu. ¿Quién puede decir que la ciencia no es maravillosa?

La NASA está eufórica porque en apenas una semana la sonda InSight ha aterrizado en Marte, y ahora la Osiris-REx alcanza uno de los objetos más lejanos que tenemos la posibilidad de estudiar a tiro de piedra. Esta es la foto enviada por la Osiris-REx del asteroide Bennu hace unas horas. La roca tiene tan solo 490 metros de diámetro. La imagen ha sido capturada a solo 80 kilómetros de distancia:

Osiris-REx

NASA

La misión es importante porque existe una pequeña posibilidad de que el asteroide Bennu impacte contra la Tierra, dentro de un siglo.

Osiris REx tiene la misión de recoger muestras para conocer su composición, en el caso de que haya que explosionarlo, y para estudiar un fenómeno llamado Efecto Yarkovsky, según el cual el asteroide acumula calor del Sol y luego lo expulsa, funcionando como una especie de miniimpulsor, que cambiar su velocidad.

Durante casi un año cada uno de los cinco instrumentos con los que está equipada la nave OSIRIS-REx examinarán la superficie. Uno de ellos es parecido a un soplador de hojas que lanzará las partículas de polvo de la superficie hacía un brazo robótico en la nave que las recogerá, para traerlas de vuelta a la Tierra.

Telescopios por menos de 100 euros en Amazon

Por ahora la Osiris-EX orbita a unos 80 kilómetros de distancia del asteroide Bennu. El martes tendrá lugar la primera aproximación, a solo 8 kilómetros de distancia.

Los científicos aún no han decidido dónde recogerán las muestras. Las aproximaciones al asteroide permitirán mapear la superficie en busca de marcas distintivas, y es entonces cuando decididirán en qué lugar recogerán dichas muestras del asteroide, para traerlas de vuelta a la Tierra.