Skip to main content

Nueva batería de flujo puede almacenar energía durante meses

bateria mit

17/10/2017 - 15:35

Un grupo de científicos del MIT han desarrollado una batería de flujo mucho más económica que las convencionales que puede almacenar energía durante meses.

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado una batería de flujo que tiene infinidad de ventajas: puede almacenar energía durante períodos muy largos (meses), cuesta mucho menos que las tecnologías actuales, tiene unas restricciones de ubicación mínimas y cero emisiones. Está especialmente pensada para almacenar la electricidad generada mediante fuentes de energía renovables

La energía solar o la energía eólica son las fuentes limpias que mayor popularidad han ganado en los últimos años, y en la actualidad cada vez hay más instalaciones en todo el mundo. No obstante, aunque cuentan con muchas ventajas, tienen el inconveniente de que precisan de sistemas de almacenamiento que resultan caros y en ocasiones pueden ser peligrosos.

La nueva batería de flujo desarrollada por el MIT ha nacido con la intención de resolver estos problemas. Se compone de un ánodo de azufre disuelto en agua y de un cátodo que contiene una solución de sal líquida, que libera oxígeno para equilibrar la carga. El oxígeno fluye al cátodo para permitir que el ánodo descargue electrones a un circuito externo. El flujo de oxígeno envía electrones al ánodo, recargando la batería.

"Esta batería literalmente inhala y exhala aire, pero no exhala dióxido de carbono como los humanos: exhala oxígeno", afirma el profesor Yet-Ming Chiang, miembro de la investigación.

¿Cansado de quedarte siempre sin batería? Los Power Bank mejor valorados en Amazon

El desarrollo de esta batería de flujo se inició en 2012 y uno de sus objetivos consistía en abaratar el coste de los sistemas de almacenamiento de energía. Es por este motivo por el que los científicos eligieron integrar un ánodo de azufre, muy denso de energía y con un precio muy bajo. Tiene el inconveniente de que su densidad de energía es ligeramente inferior a la de las baterías de iones de litio convencionales, pero todas sus ventajas compensan este contratiempo.

Estos bloques de vidrio alimentan los edificios con energía solar

De momento, el prototipo del MIT tiene el tamaño de una taza de café, pero las baterías de flujo son escalables, por lo que podrían construir modelos más grandes sin ningún problema. Chiang cree que esta tecnología podría ser la primera en competir en coste y densidad de energía con los sistemas de almacenamiento hidroeléctrico bombeado, que son los más usados para fuentes de energía renovables.