Skip to main content

Según la OCU puedes tener el enemigo en casa para ahorrar en la factura de la luz, pero no lo sabes

Enchufe

DepositPhotos

22/09/2021 - 20:33

Es probable que si te compras un ahorrador de energía para la red doméstica de tu hogar, al final te vaya a salir incluso más cara tu próxima factura.

En unos tiempos en los que la principal preocupación que puede tener una familia o un negocio es ahorrar en la factura de la luz debido al incremento del precio, se toman una serie de medidas, a veces bastante alocadas, para intentar bajar la factura, pero consiguiendo el efecto contrario y encareciéndola.

Es por ello que cada vez más familias, a veces por estar mal informadas o por un mal consejo de algún familiar o amigo, compran ahorradores de energía (energy saver), que son similares a un cargador de móvil o bien a un ambientador que se enchufa, y que prometen ahorrarte hasta un 90 % en la próxima factura de la luz, cuando realmente no es así.

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), los ahorradores de energía no van a provocar que ahorres absolutamente nada en tu próxima factura de la luz, incluso en ciertos momentos incluso podría encarecerla.

Desde la OCU afirman que “aparentemente estos pequeños condensadores son capaces de capturar la energía reactiva provocada por eventuales picos de tensión y devolverla a la red general para que no sea consumida”.

Esto aparentemente está muy bien, pero señalan que “la realidad es que nuestros propios contadores domésticos no contabilizan nunca estos picos de tensión, por lo que al consumidor no le cuesta absolutamente nada”. Con ello, la principal premisa de los ahorradores de energía ya no se cumpliría.

Desde la OCU quieren aclarar que comprar estos dispositivos, valorados entre 15 y 30 € según el modelo, no va a tener ningún efecto sobre el consumo de potencia real que es el que registra el contador y el que se paga finalmente en la factura

En concreto señalan que “en los contratos de electricidad domésticos no se paga por la energía reactiva”, con la excepción de “las grandes industrias, cuya maquinaria produce mucha energía reactiva, y sí se les cobra”.

Esto quiere decir, que este tipo de ahorradores de energía únicamente son útiles a gran escala, pero jamás en lo que respecta a un hogar particular.

Pero no solo habrías tirado los 15 o 30 € que cuesta por unidad uno de estos ahorradores de energía, sino que también la lucecita de este aparato al estar siempre enchufado a la red doméstica consume energía, con lo que podrías acabar aumentando unos cuantos euros tus próximas facturas de la luz.

Etiquetas:

#Hogar

Y además