Logo Computerhoy.com

Tu personalidad depende de lo que comes

Comer hamburguesa

Este estudio concluye que se ha establecido un vínculo entre el microbioma de una persona, que procede de lo que come, y su estado de ánimo actual.

Cada persona es un mundo a la hora de los alimentos que más les gustan, unas personas más atraídas por la dieta mediterránea, otras por la comida vegana, alimentos más del interior o bien hay otras personas que comen prácticamente de todo, y eso puede afectar a nuestra personalidad.

Y ahora un nuevo estudio viene a decir que somos lo que comemos, y es que sugieren que hay varias bacterias y metabolomas asociados con cada rasgo de la personalidad.

La conclusión viene de un estudio de la Universidad de Texas donde Matthew Lee Smith, profesor asociado del departamento de salud ambiental y ocupacional, afirma que esta investigación “refuerza muchos de los conceptos de salud pública relacionadas con la nutrición y la salud. El microbioma intestinal puede estar influyendo en su forma de ser, no solo en su forma actual”.

Para ello los investigadores estudiaron la correlación entre la energía mental (ME), la fatiga mental (MF), la energía física (PE) y la fatiga física (PF).

Tras ello descubrieron que las bacterias y el metaboloma asociados con el metabolismo estaban relacionados con la energía mental o física, mientras que las bacterias asociadas con la inflamación estaban asociadas con la fatiga mental o física.

Por otra parte Ali Boolani, profesor asociado en el departamento de fisioterapia de la Universidad de Clarkson, añade que “lo que comes determina las bacterias y el microbioma en tu intestino. Con este estudio, hemos establecido un vínculo exploratorio entre el microbioma de una persona y su estado de ánimo”.

Y es que la fatiga es un problema que contribuye al bajo rendimiento laboral y escolar, y puede atribuirse a muchas enfermedades y trastornos en los adultos y más jóvenes. Y es que un área que se ha demostrado que contribuye a la fatiga es la nutrición, o la falta de ella.

Y es que la comida es la mayor fuente de energía y una dieta saludable puede acabar ayudando a combatir algunos de los peligros asociados con la fatiga.

Para demostrarlo, los investigadores estudiaron un subconjunto de individuos dentro de un estudio más amplio que investigó el microbioma intestinal. Los participantes llegaron a completar una encuesta para identificar posibles correlaciones entre la microbiota intestinal y la energía y la fatiga mental y física.

Tras ello descubrieron que los cuatro rasgos ME, MF, PE y PF cuentan con perfiles de bacterias intestinales únicos, pero superpuestos, con lo que les llevó a la conclusión de que había que explorar más a fondo el papel de la microbiota intestinal para comprender la sensaciones de energía y fatiga.

El profesor Matthew Lee Smith añade que “sabemos que la energía y la fatiga pueden verse influenciadas por muchas cosas como lo que come, su actividad física, su sueño, sus afecciones crónicas o los medicamentos que toma”.

Comprender cómo la nutrición y la desnutrición están relacionadas con la fatiga y la energía es importante porque las caídas, la fatiga crónica y la falta de energía pueden disminuir la salud y la calidad de vida de los adultos mayores que viven con enfermedades crónicas”, sostiene.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Alimentación