Skip to main content

Piel artificial envía señales al cerebro para sentir de verdad

Piel artificial envía señales al cerebro para sentir de verdad

15/10/2015 - 22:10

Ingenieros de la Universidad de Stanford han diseñado una piel artificial que envía señales al cerebro con la información sensorial para sentir de verdad. 

Un grupo de ingenieros de la Universidad de Stanford han diseñado una piel artificial fabricada en plástico que cuenta con sensores que recogen la información sensorial y la envían al cerebro mediante señales para poder sentir de verdad. 

Este material, en cuyo desarrollo llevan trabajando más de diez años, trata de imitar la flexibilidad de piel y el sentido del tacto. Para ello, está fabricada en un material plástico e integra una red de sensores que envían al cerebro señales sensoriales relacionadas con la presión del sentido del tacto. 

"Esta es la primera vez que un material flexible similar a la piel ha sido capaz de detectar la presión y también transmitir una señal a un componente del sistema nervioso", afirma Zhenan Bao, la profesora que dirige la investigación. 

Piel artificial envía señales al cerebro para sentir de verdad

La piel artificial está fabricada con dos capas de plástico que tiene la capacidad de doblarse sin romperse. La capa superior articula un mecanismo de detección, mientras que la inferior actúa como circuito para transportar las señales eléctricas y traducirlas en los estímulos bioquímicos compatibles con las células del sistema nervioso. 

De momento, el tejido que han diseñado estos ingenieros sólo tiene la capacidad de sentir la presión que se ejerce al tocarlo, pero en el futuro esperan que también cuente con otras características de la piel, entre ellas que pueda sanar o enviar al cerebro otra información, como el dolor o la temperatura, por ejemplo.

Piel electrónica de grafeno para los robots del futuro

El objetivo final de esta investigación consiste en poder elaborar un tejido electrónico flexible que, a través de los sensores, recoja toda la información que nos proporciona el sentido del tacto. Con esta piel artificial se podrían recubrir las prótesis para poder replicar las funciones cutáneas en los pacientes que las llevan. 

Aún queda mucho trabajo por delante, pero de momento los resultados de la investigación están siendo asombrosos.

[Fuente: Universidad de Stanford]

Ver ahora: