Skip to main content

La polémica forma de adelgazar con la dieta Keto: pros y contras

Dieta cetogénica

29/06/2018 - 09:30

Después de que varias famosas aparecieran en redes sociales confesando que la seguían, la dieta Keto o dieta Cetogénica vuelve a estar en boca de todos. Parece ser una dieta efectiva pero difícil de seguir, y que no gusta a los nutricionistas ni a los médicos, porque cambia el funcionamiento natural del metabolismo.

Vamos a explicar en qué consiste la dieta Keto, así como sus pros y sus contras, para que tengas toda la información que necesitas antes de decidir si la llevas a cabo.

La dieta Keto o cetogénica cambia la manera en que nuestro cuerpo obtiene la energía necesaria para funcionar. La mayor parte de ella proviene de los hidratos de carbono, que se metabolizan en glucosa. La dieta Keto consiste en reducir al máximo el consumo de carbohidratos, para así forzar al cuerpo a llevar a cabo un proceso llamado cetosis, que consiste en extraer la energía de la grasa que acumulamos.

Es una dieta efectiva, porque al no ingerir energía a través de los carbohidratos obligamos al cuerpo a quemar grasa para obtenerla, pero al mismo tiempo privamos a organos esenciales como el cerebro de la energía que necesita a través de la glucosa, así como de nutrientes esenciales que están en la fruta, verduras y los cereales, alimentos que no se pueden consumir cuando se lleva a cabo una dieta Keto o cetogénica.

Pros de la dieta Keto

La dieta cetogénica tiene una serie de ventajas con respecto a otras dietas por su peculiar forma de entender la alimentación. Pero no te olvides de revisar también los contras...

Es cierto, quemas grasas

Puesto que la base de la dieta consiste en recibir energía únicamente a través de comidas que contienen grasas y proteínas, efectivamente, quemas grasas, tanto las que consumes como las que tienes acumuladas en el cuerpo. Hay personas que han bajado bastantes kilos siguiendo esta dieta.

Es sabrosa, y sacia

La mayoría de los alimentos que se consumen en la dieta Keto son alimentos ricos en grasa y proteínas: carnes, frutos secos, huevos, queso, aguacate, aceites, ciertos tipos de semillas, etc.

Dieta cetogénica

Es una dieta sabrosa y que además exige poca cantidad para saciar.

Controla el azúcar en sangre

Al reducir al máximo el consumo de glucosa ayuda a mantener a raya la diabetes del tipo 2, pero siempre bajo supervisión médica.

Reduce la inflamación de estómago

Se ha demostrado que la dieta Keto reduce la inflamación del estómago, favorenciendo aún más la reducción de volumen.

Dieta cetogénica

Puede reducir la presión arterial

Es un efecto indirecto, pero sucede si la dieta Keto es efectiva: al bajar peso, se reduce también la presión arterial asociada a la obesidad.

Contras de la dieta Keto

Al igual que otras propuestas que se salen de lo común, como la dieta Dukan, las dietas cetogénicas causan mucha polémica y no son recomendadas por muchos médicos y nutricionistas.

No es una dieta equilibrada

Al contrario, la dieta Keto busca el desequilibrio: reducir al mínimo el consumo de carbohidratos y aumentar el de grasas. Desde un punto de vista nutricional esto no es recomendable, porque las frutas, verduras y cereales no solo contienen carbohidratos, sino otros muchos nutrientes esenciales.

Dieta cetogénica

No es una dieta para seguir en periodos largos de tiempo, porque tiene un importante déficit de vitaminas y minerales.

Es difícil de seguir

Eliminar la fruta, la verdura, el azúcar y los cereales de una dieta, puede ser muy duro para muchas personas acostumbradas a consumir este tipo de alimentos.

Sube el colesterol

Puesto que la mayoría de los alimentos que se consumen en la dieta cetogénica son grasas saturadas, los niveles de colesterol pueden dispararse. Hay que vigilarlo.

Jóvenes haciendo ejercicios en el gimnasio

Causa deshidratación

El proceso de quemar grasas para obtener energía, llamado Cetosis, cambia la composición de la sangre, haciéndola más ácida, lo que provoca deshidratación. Hay que hidratarse mucho.

Problemas de salud

Organos como el cerebro, el sistema nervioso o las células rojas se alimentan de glucosa, que se obtiene al metabolizar los hidratos de carbono. Al sustituirlos por grasa puede afectar al rendimiento cognitivo, tal como han demostrado algunos estudios científicos. Además en muchos casos el cuerpo se revela contra esta dieta, y comienza a obtener proteína de los músculos, por lo que se reduce masa muscular. Por eso muchas dietas de este tipo combinan el consumo de grasas con proteinas.

En resumen, si te propones seguir una dieta Keto o cetogénica, que sea siempre bajo supervisión médica, y solo de forma temporal.