Proteína en los tardígrados podría proteger el ADN humano de radiación

¿Qué es LIFE?
¿Qué es LIFE?
Proteína en tardígrados protege ADN de radiación

Los osos de agua, o tardígrados como se les conoce oficialmente, son unos animalitos microscópicos, regordetes, y prácticamente indestructibles. Pueden recuperarse de la desecación completa, soportar temperaturas extremas, e incluso pueden sobrevivir al vacío del espacio congelado.

Ahora, un equipo de científicos en Japón ha secuenciado su genoma y ​​finalmente ha conseguido arrojar alguna luz sobre cómo se volvieron tan resistentes.

Resulta que los tardígrados han desarrollado una serie de herramientas útiles para ayudarles a esquivar la muerte una y otra vez, incluyendo una proteína que actúa como un escudo incorporado en el ADN contra la radiación.

Aún más interesante, los investigadores demostraron que, al incorporarse en células humanas, esta proteína bloqueadora de radiación también reduce el daño al ADN humano de los rayos X en un 40%.

El equipo realizó un análisis genético de una especie específica de oso de agua llamada Ramazzottius varieornatus, que es posiblemente la más resistente de todas las especies de tardígrado.

Entre otras anomalías, lo que encontraron en el genoma de la pequeña criatura era una proteína llamada Dsup, una abreviatura de "supresor de daños", que suprime el daño por radiación y los daños causados ​​por la desecación, que son tan destructivos para el ADN.

Un grupo de científicos creará genoma humano sintético.

"Se cree que la tolerancia contra los rayos X es un producto secundario de [la] adaptación de los animales a la deshidratación severa", dijo a Nature el investigador principal, Takekazu Kunieda, de la Universidad de Tokio.

Debido a que es mucho más fácil de estudiar el genoma del animal dentro de las células de mamíferos, los investigadores manipularon el ADN en las células humanas para llegar a producir piezas del genoma del tardígrado, que es donde se dieron cuenta de que la Dsup también podría proteger las células humanas.

Si la Dsup pudiera ser trasplantada en seres humanos vivos, podría hacernos más resistentes a la radiación, algo que sería sumamente útil cuando nos aventuremos más lejos en el espacio.

La estasis en los viajes espaciales podría hacerse realidad.

De acuerdo con Ingemar Jönsson de la Universidad de Kristianstad en Suecia, esto hace el nuevo estudio "de gran interés para la medicina".

Además de la proteína Dsup, los investigadores también mostraron que el genoma del tardígrado contenida 16 copias de enzimas antioxidantes, mientras que la mayoría de los animales sólo tienen 10, y también tienen cuatro copias de genes de reparación del ADN, mientras la mayoría de las células animales sólo tienen una.