Skip to main content

Por qué no adelgazas saliendo a correr (y cómo solucionarlo)

Cómo quemar más grasa y adelgazar más corriendo.

10/04/2018 - 19:45

La pérdida de peso es el objetivo de buena parte de la población mundial, sobre todo en Occidente. Para adelgazar y quemar grasa hay dos medidas que deben combinarse: una dieta equilibrada y saludable y ejercicio prácticamente a diario. De todos los que se puede prácticas, correr es el ejercicio para adelgazar más practicado.

Es fácil, todo o casi todo el mundo lo puede hacer y no necesita ninguna instalación específica. El running es el auténtico deporte global, y por eso es tan popular. No obstante, no todo el mundo logra perder peso corriendo: hay personas que no lo logran por mucho que lo intenten, algo que tiene un motivo muy claro.

¿Por qué no quemas grasa corriendo? A continuación te explicamos el motivo y qué puedes hacer para sobreponerte a este problema.

El "modo ahorro" evolutivo

Aunque ahora vivimos en ciudades y vamos a por comida al supermercado, en realidad nuestro organismo ha evolucionado poco en los últimos miles de años. En realidad sigue siendo perfecto para vivir en cuevas y salir a cazar y recolectar alimentos, por eso la vida sedentaria es tan dañina y aparecen enfermedades relacionadas con nuestro actual estilo de vida.

Y además, por eso nuestro cuerpo también es perfecto para sobrevivir a todo, especialmente al hambre. Si no logras adelgazar corriendo esto puede deberse a un mecanismo de supervivencia que se activa en tu organismo cuando quemas muchas calorías. Éste detecta automáticamente que ha tenido que realizar un sobreesfuerzo, así que pone en marcha el "modo ahorro" por lo que pueda pasar.

Esto significa que para cubrir el déficit calórico generado por tu sesión de running -o de cualquier otro deporte en realidad- tu cuerpo pasa a consumir menos calorías para su funcionamiento normal. No es algo que se produzca de forma inmediata, sino progresiva. Normalmente reduce el consumo en las horas de sueño, las únicas en las que puede permitirse "desconectar" elementos que no son imprescindibles.

Consulta aquí todas las ofertas de Amazon en zapatillas deportivas para running

No sólo tu día a día se vuelve más eficiente, sino que la próxima vez que salgas a correr, necesitarás menos calorías para realizar la misma cantidad de ejercicio. Y menos aún la próxima, y así sucesivamente. En realidad esto es bueno, ya que así se produce una mejora física y llegas a estar en forma: tu cuerpo de adapta a salir a correr 30 minutos y la próxima vez te pide 45, y luego una hora, y tras esa hora podrás correr más rápido.

El mecanismo de adaptación hace que cada vez te sea más difícil adelgazar haciendo running, pero es bueno si tu objetivo es mejorar tus marcas y estar cada vez más en forma.

Efecto rebote o hedonístico: el hambre tras el ejercicio

Una vez que has finalizado una dura jornada de entrenamiento, casi todos los alimentos te parecen apetecibles. Apenas unos minutos después empiezas a tener un hambre voraz, pero sobre todo de dulces, pan y otros alimentos hipercalóricos y ricos en hidratos.

Tu cuerpo es sabio y sabe que necesita calorías para cubrir el déficit que acabas de generar, y por eso pide comida lo más rápido posible con la mayor concentración de energía posible, es decir, hidratos y grasas. Lo hace porque es la mejor forma de sobrevivir a corto plazo.

Este efecto rebote ha sido llamado también efecto hedonístico, y es de sobra conocido desde hace muchos años. Evidentemente, es recomendable que evites el consumo de azúcares y de procesador, relacionados ambos con problemas de salud. Lo mejor es que comas hidratos -en forma de cereales o de pan- y proteínas.

Cómo quemar más calorías y adelgazar corriendo

Puede que correr no sea el mejor deporte para quemar grasa. Hay otras muchas actividades que queman más calorías por minuto, aunque el running está al alcance de todos y eso lo hace una buena opción.

Sin embargo, no debes practicarlo de cualquier forma si tu objetivo es perder kilos de más. Por ejemplo, debes evitar correr todos los días los mismos minutos / distancia y al mismo ritmo. Esto le pone en bandeja a tu organismo la activación de lo que hemos llamado "modo ahorro", por lo que pasadas unas semanas apenas te costará y por lo tanto habrás reducido al mínimo posible la quema de grasas.

5 pasos simples pero importantes que debes dar para empezar a perder peso

Lo mejor si quieres correr y adelgazar es que cambies habitualmente la rutina. Unos días puedes correr más distancia a ritmo más suave y otros introducir sesiones de alta intensidad. Un ejercicio que sirve para quemar muchas calorías es el entrenamiento en intervalos -alternando ritmo alto y lento- o las series cortas a altísima intensidad.

El truco consiste en "engañar" a tu cuerpo para que no pueda adaptarse al ejercicio de todos los días.