Skip to main content

Tratamiento para infecciones resistentes a los antibióticos

tratamiento infecciones resistentes a los antibioticos

29/02/2016 - 21:35

Científicos australianos han descubierto que un fármaco contra el cáncer ayuda a curar las infecciones provocadas por bacterias resistentes a los antibióticos.

La resistencia a los antibióticos que se ha desarrollado en el mundo entero es un problema que preocupa mucho a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como consecuencia del abuso de estos medicamentos, en los últimos años se ha incrementado el número de muertes ocasionadas por las llamadas superbacterias, que son los microbios resistentes a los antibióticos.

Afortunadamente, un equipo de investigadores de la Universidad de Monash en Australia ha descubierto una nueva forma de tratar las enfermedades infecciosas provocadas por las superbacterias. Se trata de un fármaco que hasta ahora se empleaba como tratamiento para el cáncer, y estos científicos se han dado cuenta de que tiene la capacidad de destruir patógenos que son difíciles de tratar con antibióticos comunes.

Legionella

Las superbacterias son resistentes a los antibióticos porque han aprendido a ocultarse dentro de las células del paciente. Habitualmente se esconden en los macrófagos, unas células del sistema inmunitario que se encuentran en los tejidos. 

La mayor parte de las investigaciones se habían centrado hasta ahora en atacar a estas bacterias resistentes mediante el desarrollo de nuevos antibióticos. Sin embargo, estos científicos han buscado un nuevo enfoque, dirigiendo su atención a las células del sistema inmunológico del paciente en las que se ocultan las superbacterias. 

El estudio que han llevado a cabo ha revelado que la supervivencia de los macrófagos infectados depende de dos proteínas, la MCL-1 y la Bcl-XL. Ellas permiten que estas células continúen vivas y que las bacterias crezcan, propagándose la infección.

La OMS advierte del peligro de que aumente la resistencia a los antibióticos

Teniendo esto en cuenta, los investigadores se han centrado en atacar a estas proteínas para destruir a los macrófagos y a su agente patógeno. Para ello, han utilizado unos fármacos que han sido desarrollados para matar a las células del cáncer y que únicamente afecta a los macrófagos infectados, dejando vivir a los que están sanos. 

Este tratamiento podría prevenir las infecciones de bacterias resistentes a los antibióticos, como la legionella, entre otras enfermedades difíciles de tratar. 

Ver ahora: