Skip to main content

Trucos para que la mascarilla no te dé calor en verano

Mascarilla en verano

18/06/2020 - 19:04

Llegan los calores del verano, y la mascarilla se convierte en un incordio. Por suerte existen algunos trucos que podemos aplicar para reducir las molestias.

Aún vamos a tener que llevar mascarilla unos meses, incluido todo el verano, así que hay que aprender a convivir con ella cuando las temperaturas superan los 30 o 35 grados. El calor aumenta las molestias y dificulta la respiración, pero por suerte existen algunos trucos para usar una mascarilla en verano.

Vía TICbeat, el periódico The Philadelphia Inquirer ha pedido a expertos sanitarios algunos trucos para aliviar el calor cuando llevas una mascarilla. El hecho de llevar una prenda en la cara en pleno verano produce calor que agobia y dificulta respirar, pero existen trucos para reducir su impacto.

El primero de todos es elegir con cuidado el material de la mascarilla. Las que mejor transpiran, y por tanto disipan el calor, son las que están fabricadas con algodón 100%. Hay que huir de las que utilizan poliéster y cualquier otra tela sintética, porque son las que más calor producen, al no ser tan transpirables.

Otro truco para aliviar el calor de la mascarilla, en no ajustarla mucho a la cara. Para eso es mejor utilizar tiras de tela y lazos en lugar de la clásica goma que se engancha en la oreja. Las gomas dan calor y aprietan la mascarilla a la cara.

Hay que intentar que la mascarilla quede un poco holgada pero sin que pierda su sujección en la nariz y la barbilla. 

También es importante cambiarla cuando esté muy humedecida por el sudor, porque aunque siga protegiendo contra los virus, ese sudor puede atraer gérmenes y provocar irritaciones y molestias en la piel.

Los expertos sanitarios también aconsejan beber abundante agua, y de vez en cuando quitarse la mascarilla si no hay gente cerca, o estamos solos.

Por último, conviene lavarse la cara con jabón a menudo y utilizar crema hidratante para evitar irritaciones y otros problemas derivados de los roces y el sudor.

Son consejos fáciles de seguir, y seguro que te resultan muy útiles cuando apriete el calor y tengas que llevar una mascarilla.