Skip to main content

Los patinetes eléctricos compartidos vuelven a Madrid con la obligatoriedad de utilizar guantes

Patinete

12/05/2020 - 12:03

Ya pueden comenzar su actividad en Madrid las empresas de patinetes eléctricos compartidos que se habían visto obligadas a pausar su negocio a causa de la crisis del coronavirus. Pero los servicios no serán como antes y tanto empresas como usuarios están obligados a realizar cambios en su uso y mantenimiento de los patinetes.

Si el servicio de BiciMad se reactivó el 22 de abril, ahora también están disponibles los patinetes que tanto debate han generado en el pasado y que tenían a las compañías en vilo de la resolución que tomase el ayuntamiento.

Las exigencias irán dirigidas a mantener la máxima higiene posible con los patinetes para que estos vehículos de transporte urbano que pasan de mano en mano no sean una fuente de contagios. Para empezar, las empresas se verán obligadas a desinfectar cada día los patinetes para limpiarlos de virus y evitar cualquier riesgo.

Por parte de los usuarios, estos se verán en la obligación de utilizar guantes en su conducción. No es para menos, en los manillares se puede acumular gérmenes al estar en contacto directo con la piel de las numerosas personas que se suben en ellos.

En cuanto a su utilización por Madrid, el servicio no variará respecto al que había antes de estado de alarma: tendrán que ir por la carretera y se podrán aparcar sobre las aceras como se hacía anteriormente. Este punto puede ser algo polémico por la necesidad de distancia entre personas que existe en la actualidad. Desde el primer día se ha debatido sobre lo incómodo que resulta evitarlos en algunas zonas y puede que lo sea más todavía en las circunstancias actuales.

En Business Insider España se han hecho eco de esta noticia y han contactado con las distintas empresas de patinetes eléctricos para saber cómo será su vuelta, pero la tónica general es que todavía están evaluando la situación.

La activación de estos servicios, así como otras medidas, depende de cada localidad, pero una vez que el Ayuntamiento de Madrid ha empezado a permitirlos, lo más previsible es que le sigan la mayoría de ciudades.