Logo Computerhoy.com

Radares vacíos de la DGT: ¿Cuántos hay? ¿Es posible identificarlos?

Motor
Radar fijo

La DGT utiliza cajas "de radares" vacías como efecto disuasorio y según Pere Navarro consigue que los conductores aminoren la marcha. Ahora bien, ¿cuántos hay? ¿Cómo saber si hay o no radar dentro de una caja?

Hace meses ya vimos como la DGT confirmaba esta práctica de montar cajas sin ninguna electrónica dentro para cumplir una función disuasoria. De hecho, Navarro comentó en 2019 que un tercio de las cajas están vacías y que la electrónica interna la van moviendo de unos puestos a otros.

Ejemplo de estas cajas vacías están situadas en todas las comunidades autónomas y, por ejemplo, en Cataluña, la entidad competente de estos menesteres es el Servei Català de Trànsit (SCT). 

Según parece, han empezado a colocar cajas de radares vacías, como muestra SocialDrive_es en Twitter y aquí surge un debate sobre la legalidad o no de este tipo de actuaciones.

Tal y como se puede ver en el vídeo, se trata de una caja vacía atada con una cadena a una señal de tráfico.

Según el Departamento de Tráfico catalán, los radares que aparecen en el vídeo se conocen con el nombre de Armarios de Radares en Línea (ARL):

Cinemómetros móviles que el SCT junto con los Mossos d’Esquadra ubican en puntos viales concretos en los que se detecta un exceso de velocidad por parte de los usuarios que aumenta el riesgo de accidente o de siniestralidad, con el objetivo de pacificar el tráfico y hacer un tramo más seguro”.

Este tipo de radares deben distribuirse de ocho en ocho, cuatro a cada lado de la carretera con una separación de 3 kilómetros. Es decir, se cubre así una distancia de tramo total de 12 kilómetros.

Radar DGT
DepositPhotos

El porqué de esas cajas vacías es debido a que debido a la aleatoridad de la electrónica en esos cuatro puestos de control se cubre una mayor distancia con menor electrónica ya que el conductor no sabe en qué caja está la electrónica y cámara instalada, aminorando la velocidad: 

"Se ha comprobado que el efecto disuasorio se mantiene por el componente de aleatoriedad. Este sistema reduce los accidentes, pacifica el tráfico, reduce las velocidades en el tramo donde se localizan e incrementa la seguridad vial".

Fuera de Cataluña la DGT sigue instalando radares y creando nuevas cabinas para ir situando radares. Es decir, según como recoge la Estrategia de Seguridad Vial 2021-2030, se contempla la colocación de 16 radares de tramo y otros 10 fijos que irán rotando en 20 nuevas cabinas. Echando cuentas rápidas, 10 cajas nuevas estarán vacías.

Esta estrategia es lícita según el director de la DGT, ya que cumple su cometido de efecto disuasorio ante conductores que pasan los límites de velocidad tanto en radares fijos como de tramo.

En resumen, tanto los radares fijos como los ACL, tienen el mismo diseño exterior tengan o no cámara y electrónica radar dentro. Así que es prácticamente imposible distinguirlos y menos si no se hace una inspección de cerca, algo que, desde el coche conduciendo en la carretera es imposible.

La DGT comenta que va rotando esa electrónica entre los distintas cabinas de radares y ello hace que aunque se pueda ver desde la ventana si tiene o no cámara esa situación puede cambiar de un día para otro, por lo que nuestro consejo siempre será: respeta el límite de velocidad.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además