La batería provocó las explosiones del Samsung Galaxy Note 7

La batería provocó las explosiones del Samsung Galaxy Note 7

Ya contamos con los resultados oficiales de la investigación exhaustiva realizada por Samsung y sus socios en referencia a las explosiones del Samsung Galaxy Note 7. Como se venía rumoreando en los últimos días, la principal causa de las explosiones han sido las baterías, en una amalgama y consecución de errores en la fabricación de las baterías del terminal original, y un trabajo rápido y mal hecho con las baterías tras el primer recall.

En una rueda de prensa celebrada en Seúl comandada por DJ Koh, presidente de la Unidad de Negocio de Comunicaciones Móviles de Samsung Electronics, y acompañado de distintos grupos independientes que han ayudado a la investigación, se han explicado, con disculpas incluidas, las causas de las explosiones del Samsung Galaxy Note 7.

Los resultados de la investigación del Samsung Galaxy Note 7 concluye que las explosiones del terminal se han debido a baterías defectuosas por una mala compensación en su diseño, y a un error de fabricación de las segundas (tras el recall inicial). El problema estuvo presente en ambas baterías, tanto las que fabricó Samsung SDI como las propias de Ampere Technology Ltd (ATL), provocando en las mismas cortocircuitos con las consiguientes combustiones y/o explosiones.

Además de un vídeo donde la compañía surcoreana ha explicado el problema de las baterías, el origen y consecuencias, también se ha publicado una infografía donde observamos con detalle visual estos problemas de diseño y fabricación. Como puede observarse, ambas baterías realizadas por los distintos fabricantes están expuestas en los gráficos como batería A (original) y batería B (recall).

infografía investigación galaxy note 7

En la batería A el defecto estaba presente en el diseño, en concreto en la esquina superior derecha, algo que provocaba una deflexión en el electrodo negativo y posterior sobrecalentamiento. En la batería B, la que se usó tras el recall inicial, estuvo relacionada con un problema de fabricación rápida con defectos de soldadura que provocaron que se fundiera el cobre y provocara el cortocircuito.

Esto parece explicar que con la batería A, Samsung intentó reducir su tamaño sin eliminar prestaciones, forzando hasta el final; mientras que la segunda batería fue causado por acelerar el proceso de fabricación y producción para la sustitución inicial.

Galería de fotosAsí es el Galaxy Note 7, el nuevo phablet de gama alta de Samsungver las 22 fotos

En la investigación han participado hasta 700 trabajadores de Samsung, que han probado 200.000 teléfonos y 30.000 baterías, y con la ayuda de tres firmas externas: UL, Exponent y TUV Rheinland. Además de los resultados de la investigación explicados anteriormente, también han anunciado la implementación de una serie de medidas de seguridad para que no se vuelva a repetir un asunto de este calado.

Para ello se implementarán procesos internos de calidad y seguridad para mejorar la calidad de los dispositivos junto a su seguridad. También se incluirán protocolos adecuados como medidas de seguridad en múltiples capas y la comprobación de la seguridad de las baterías en 8 puntos. Este programa de verificación de 8 puntos para las baterías incluyen distintos test sobre durabilidad, compuestos, usos acelerados, pruebas de tensión, y también inspección visual y por rayos X, además de mayores pruebas en la carga y descarga de las baterías.

programa seguridad baterías samsung

Para concluir, la firma surcoreana han creado un grupo asesor de expertos de baterías para asegurarse de que mantienen una perspectiva objetiva y actualizada sobre la seguridad en las baterías, además de estar a la última en tendencias e investigación.

[Fuente: Samsung]