Skip to main content

LG G6, toma de contacto y primeras impresiones

LG G6, toma de contacto y primeras impresiones

27/02/2017 - 15:56

Se confirmaron al pie de la letra todas las filtraciones y rumores que han rondado al nuevo smartphone de LG durante las próximas semanas, pese a la falta de sorpresas la primera toma de contacto con el nuevo LG G6 ha tenido más trasfondo de la que cabría esperar y alguna otra duda que tendremos que resolver más adelante cuando tengamos la oportunidad de realizar una review y análisis del LG G6 más completo.

Lo primero que llama la atención es la confirmación de que LG tras sucesivos intentos por innovar en lo que a diseño se refiere -nos viene a la memoria cosas como las carcasa de piel de LG G4 o el diseño modular del LG G5- ha decidido dejarse de experimentos y de intentar revolucionar el mundo de la telefonía móvil y optar por algo que, al menos de momento, funciona: cuerpo unibody con marcos de aluminio y cristal por ambas caras.

El resultado y la sensación sobre la mano es la de tener por fin un verdadero smartphone premium de la marca coreana, bien acabado, sólido y con certificación IP68 (inmersiones hasta 1,5 metros durante 30 minutos, y resistencia fuerte al polvo), algo que su predecesores nunca han terminado de transmitir.

Una pantalla para marcar la diferencia

Aunque las buenas sensaciones se quedaría muy diluidas sin su prominente pantalla, eje central y verdadero elemento diferenciador de este LG G6, tal y como hemos podido comprobar en una primera toma de contacto y breve análisis.

Tecnología LCD IPS de 5,7 pulgadas y una resolución QHD+ de 2.880x1.440 píxeles son las credenciales de lo que LG ha denominado pantalla Fullvision, sobre el papel nada nuevo, con la salvedad del cambio en la relación de aspecto a 2:1, que permite dividir la pantalla en dos cuadrados perfectos favoreciendo determinadas funcionalidades, sobre todo en lo relativo a los modos fotográficos que, por ejemplo, permite ver las últimas fotografías capturas mientras seguimos viendo lo que registra el sensor de la cámara.

lg g6 pantalla

En un terminal con un instalación limpia y todo el entorno Android 7.0 optimizado al nuevo formato de pantalla 2:1 gracias a la capa de personalización UX 6.0 de LG todo fluye sin problemas, incluidas las aplicaciones preinstaladas cuyas versiones han sido modificadas para mostrarse sin deformaciones en la pantalla del LG G6.

Las dudas se nos presentan a la hora de descargar nuevas apps o reproducir contenidos desarrollados para resoluciones estándar, 16:9 fundamentalmente. Para ellos LG cuenta con varias opciones, entre ellas la de mantener el formato original añadiendo las pertinentes barras negras -desaprovechando con ellos superficie de pantalla- o adaptarlas al formato 2:1 con el riesgo de posibles deformaciones.

No hemos tenido mucho tiempo para probar esta funcionalidad, aparentemente el salto no es tan grande como para que tenga que notarse en exceso esta deformación, aunque para dictar un juicio más claro tendremos que esperar a el análisis del LG G6 en unos días.

La pantalla ocupa gran parte del frontal del terminal, un 80% del total, reduciendo levemente los biseles laterales y dejando el espacio justo para la cámara frontal, el altavoz y el logo de la marca en la zonas superior e inferior, donde el aprovechamiento del espacio es más evidente.

Con ello los ingenieros coreanos han logrado introducir una pantalla de grandes dimensiones en un cuerpo de unos 15 centímetros, logrando la mejor relación entre tamaño de pantalla y volumen de la actualidad, al margen del Xiaomi Mi mix o el conceptual Ulefone F1.

Aprovecha, puedes conseguir el LG G5 por mucho menos de lo que imaginas

Con estas premisas es inevitable preguntarse si la pantalla del LG G6 aporta algo más allá de un cambio de formato y una resolución sobre saliente. Siendo sincero no he tenido la sensación de estar ante algo impactante, ni una gran sensación inmersiva -unos de los mantras de la presentación-, ni una mejora evidente en aspectos de color o contraste, supongo que tendremos que esperar a los contenidos nativos con Dolby Vision para valorar como se merece el rendimiento real de la pantalla, aunque en el día a día la diferencia no parece sustancial.

Colores naturales, buen nivel de contraste y un nivel de brillo apreciable que no pudimos poner a prueba bajo la luz del sol. En definitiva, un panel muy notable pero que, al menos en un primera toma de contacto, no deslumbra.

Hardware adecuado sin grandes novedades

No sabemos si por decisión propia -obviamente en LG argumenta que sí- o por fuerza mayor, pero este LG G6 incorpora un procesador Qualcomm Snapdragon 821, en lugar del 835 de última generación, un aspecto que personalmente no me quitaría el sueño ya que junto a los 4 GB de memoria RAM debería ofrecer un rendimiento adecuado a las exigencias, pero no evitará que en futuras comparaciones, al menos sobre el papel, el LG G6 salga perjudicado tal vez de forma injusta.

La batería es otro de los elemento renovados, con sus 3.300 mAh de capacidad deberán demostrar si son suficientes para "cargar", nunca mejor dicho, con una pantalla tan exigente. 

Cámara continuista

La cámara es otro de los elementos destacados de nuevo LG G6, al menos en los que más empeño ha mostrado la marca en demostrar, aunque la realidad demuestra que las diferencias con respecto a los visto hace tan sólo unos meses en el LG G5, al menos en lo que a funcionamiento se refiere, son casi inexistentes.

Incorpora dos cámara en la parte trasera, ambas de 13MP que no sobresalen de la planta del terminal, una convencional que hace las veces de cámara principal con estabilizador óptico de imagen OIS 2.0 angular 71º (F1.8), y una secundaria gran angular 125º (F/2.4) con la que “alejar” la escena para capturar una imagen mucho más amplia.

LG G6

Un efecto que en esta ocasión se traslada también a la cámara selfie, con una resolución de 5 MPX (F2.2) y gran angular de 100º se consigue un “efecto palo selfie” que hará las delicias de los amantes de los selfies grupales.

Diferentes modos (incluido un completo modo manual), además de múltiples filtros y opciones de edición complementan una cámara que a falta de un análisis más profundo apunta bastante alto.

¿Merece la pena?

Sin lugar a dudas es muy pronto para poder contestar a esta pregunta, aunque no es una locura afirmar que estamos ante la apuesta de mayor valor de LG de los últimos años.

El cambio de diseño es todo un acierto, y la decisión de modificar el formato en la pantalla aporta un elemento diferenciador que a la postre puede marcar la diferencia. Un procesador del año pasado puede generar dudas en los usuarios que se dejen llevar únicamente por la hoja de especificaciones, pero podemos asegurar que no será ni mucho menos un problema.

En cuanto a la cámara es precipitado hacer una valoración pero los primeros test de este LG G6 apuntan a una mejora sustancial frente a lo visto el año pasado en el G5 pese que el modo de funcionamiento, dejando a un lado el modo cuadrado, no parece aportar nada nuevo frente a su predecesor.

Esta es sólo una primera toma de contacto y primeras impresiones, aunque estate atento, ya que hemos conseguido hacernos con una unidad y muy pronto tendrás el análisis completo del LG G6 en Computerhoy.com, no te lo pierdas.

Ver ahora: