Las bombas atómicas de EEUU aún funcionan con disquetes

Las bombas atómicas de EEUU aún funcionan con disquetes

Cuanto más caro y complejo es un sistema, más trabajo cuesta cambiarlo. Es el motivo por el que los McLaren F1 siguen usando un Compaq de los 90 y por el que las bombas atómicas estadounidenses aún dependen de obsoletos disquetes de 8 pulgadas para funcionar.

Hablamos del mayor arsenal atómico del mundo, con capacidad para provocar una guerra nuclear a gran escala. Sin embargo, actualizar la tecnología encargada de gestionar tal potencial armamentístico no parece una prioridad para Estados Unidos. 5.113 bombas atómicas siguen funcionando con un sistema basado en disquetes que ya eran obsoletos hace 30 años.

La fuente de la revelación es un informe del propio Gobierno de Estados Unidos. En una auditoría del arsenal nuclear del país han descubierto y sacado a la luz está peligrosa curiosidad. Fuentes militares del Pentágono ya han indicado que trabajan para modernizar el sistema informático que gestiona las bombas atómicas. Llevarán a cabo la migración a finales de 2017.

Se trata de uno de los ejemplos más claros de tecnologías obsoletas que se siguen usando. Los disquetes de 8 pulgadas comenzaron a ser producidos por IBM a principios de los 70. En plena Guerra Fría, EEUU adoptó este sistema de almacenamiento para garantizar la seguridad de su armamento. La escalada armamentística no fue seguida por la tecnológica.

Con el paso de los años, los disquetes comenzaron a disminuir en tamaño y aumentar en capacidad, hasta que finalmente fueron sustituidos por CD. Sin embargo, el Pentágono no se adaptó a la evolución, ni lo ha hecho hasta ahora.

Que todas las bombas nucleares de Estados Unidos dependan de disquetes no es en absoluto tranquilizador. Aunque probablemente la falta de uso de este tipo de almacenamiento haga que ni siquiera se desarrolle malware específico. Es la misma paradoja que tiene lugar en los servicios de espionaje, que han vuelto a enviar correo ordinario para reducir las intercepciones.

El malware infecta una central nuclear en Alemania

Por suerte para el resto del mundo, desde que comenzaron a firmarse los tratados START entre Estados Unidos y la URSS, el desarme nuclear se ha ido acelerando. Ya no se producen armas atómicas al mismo ritmo que durante la Guerra Fría, aunque se sigue renovando y manteniendo el que ya existe.

Los recursos que ahorran reduciendo la fabricación de bombas atómicas pueden y deben ser empleados en nuevas tecnologías, por el bien de todos. De hecho ya lo hacen, centrando sus esfuerzos en la ciberguerra.

Si los militares estadounidenses no saben qué almacenamiento elegir, que echen un vistazo a las memorias USB mejor valoradas en Amazon.

[Fuentes: Gobierno de EEUU y CNN]