Skip to main content

Alemania deberá pagar casi 1 millón de euros a Microsoft para que siga actualizando 33.000 PCs con Windows 7

Windows 7

22/01/2020 - 22:59

Puede que Windows 7 ya esté oficialmente muerto, pero todavía va a seguir dando mucho que hablar. Así ocurre en Alemania, en donde el gobierno ha informado que tendrá que pagar casi un millón de euros a Microsoft para que siga ofreciendo soporte a los 33.000 ordenadores gubernamentales que aún usan Windows 7. Y no es, ni mucho menos, un caso aislado.

Microsoft terminó de dar soporte a Windows 7 el pasado 14 de enero. Esto significa que deja de lanzar actualizaciones, incluyendo parches de seguridad. El sistema queda abandonado a su suerte, a merced de espías y ciberdelincuentes que buscarán agujeros del sistema para atacar a ordenadores que aún lo usen.

Microsoft avisó con tiempo: se sabe desde hace un año la fecha de extinción de Windows 7. Muchos usuarios ya se han pasado a Windows 10, pero las empresas y los gobiernos se lo han tomado con más calma. En muchos casos no hay presupuesto para renovar los ordenadores, o es un proceso complicado porque hay que hacer backups, reconfigurar, etc.

Según informa el periódico alemán Handelsblatt, cerca de 33.000 ordenadores gubernamentales en Alemania aún utilizan Windows 7. ¿Pero por qué tiene que pagar el gobierno alemán casi un millón de dólares a Microsoft?

Para los gobiernos y las empresas que aún no se han pasado a Windows 10, Microsoft ha establecido un servicio técnico de pago. Seguirá lanzando actualizaciones de seguridad para Windows 7, pero habrá que pagar 50 dólares el primer año por cada ordenador en donde se active este servicio.

Para una casa particular o una empresa pequeña con un par de ordenadores puede servir, pero para una institución con 33.000 ordenadores, es un gasto importante.

Suponemos que el gobierno alemán decidirá afrontar el problema antes de que pase otro año, porque a partir de los primeros 12 meses la cuota del servicio aumenta año a año.

Algunas distros de Linux se han ofrecido como alternativa a Windows 7, tal como ha hecho Linux Lite. El problema es que muchas empresas y gobiernos tienen aplicaciones propias que solo funcionan en Windows, y necesitan este sistema operativo.