Skip to main content

Distopía futurista: si quieres un número de teléfono en China, deberás someterte a un escaneo facial

Escaner facial China

02/12/2019 - 13:28

China es un país más avanzado que el resto en lo que al uso de la inteligencia artificial y el reconocimiento facial se refiere, aunque es algo que lejos de ser interesante a nivel tecnológico, da algo de ''miedo'' al conocer los usos que el Gobierno hace de esta tecnología. Y es que, principalmente se implementa para controlar a la población, y ahora van un paso más allá con el reconocimiento facial.

Desde ayer, 1 de diciembre, cualquier persona que quiera un nuevo contrato móvil deberá aportar dos datos vitales. El primero era el que se presentaba hasta ahora, la tarjeta de identificación nacional personal. Esto es obvio y lógico, ya que en occidente también se necesita. El segundo requisito para conseguir un número de teléfono es someterse a un escaneo facial.

Esto se hace para verificar que el demandante del servicio es apto, sin ninguna penalización gubernamental, para contratar el servicio, pero también limita la capacidad de utilizar el servicio de forma anónima. Y es que, aunque China no lo ha dicho, ya hay quien apunta a un nuevo método de control para acallar a los disidentes, un problema cada vez más común en el país asiático.

Y es que, China tiene una lista negra para controlar tanto a la población como a los extranjeros, algo que se gestiona con la inteligencia artificial y con los datos de la base policial, que cada vez tiene más y más archivos sobre los datos faciales de los ciudadanos, y las aplicaciones de la tecnología generan importantes dilemas éticos.

Por ejemplo, China tiene centros educativos controlados por la inteligencia artificial y cámaras que escanean el rostro de todos y cada uno de los alumnos. También la policía hace uso de este sistema (que ya ha ayudado a detener a algunos delincuentes), pero también hay una cara aún más polémica.

Hay zonas en las que la tecnología de reconocimiento facial se dedica a humillar públicamente a personas que no crucen la calle por donde deben, algo que generó malestar a una importante directiva de una empresa china al ser humillada, por error, por el sistema cuando un autobús con un cartel con la cara de la directiva circulaba por la zona.

También quieren que estos sistemas sean capaces de "leer" las emociones del usuario y Tencent, una de las compañías de videojuegos más grandes del planeta, también manda los datos de los usuarios menores de edad para que el Gobierno controle el tiempo que juegan en el móvil.

Así que, como veis, que ahora sea necesario un escáner facial para tener un contrato de móvil puede parecer abusivo, pero es algo en la línea de lo que se está haciendo en el país asiático.

Ver ahora: