Skip to main content

Esta empresa inserta microchips en la piel a sus empleados, pero no todos lo aceptan

Microchips

07/09/2018 - 20:00

Ochenta empleados de la empresa Three Square Market no necesitan recordar contraseñas, ni llevar ningún tipo de identificación. Bueno sí, llevan una, pero injertada debajo de la piel. Se trata de un microchip del tamaño de un grano de arroz que la compañía les ha insertado de forma subcutánea en la mano, entre el pulgar y el índice.

El microchip insertado en los trabajadores sirve para acceder al interior de la empresa, identificarse en el ordenador, o comprar comida en las máquinas expendedoras. Justamente a lo que se dedica Three Square Market, que diseña software para este tipo de máquinas.

Implantarse el chip es voluntario. 50 empleados, incluido el CEO de la compañía, lo hicieron el primer día, hace un año. Desde entonces la cifra ha aumentado a 80 trabajadores. Pero eso es apenas el 30% de los 250 emplados de la empresa. ¿Por que la mayoría de los empleados se niega a llevar el microchip? En esta imagen podemos ver al CEO de Three Square Market, Todd Westby, abriendo un cerrojo de seguridad simplemente acercando la mano que contiene el microchip.

Microchips

El microchip tiene el tamaño de un grano de arroz, es fácil de insertar y no produce ninguna molestia. No tiene batería y es pasivo, es decir, no emite ningún tipo de señal, así que no es rastreable. Tampoco tiene GPS ni ningún tipo de tecnología que permita vigilar a la persona que lo lleva.

Su contenido se lee mediante un escáner de radiofrecuencia RFID. Al apuntar con el lector al microchip recibe energía para activarse, y entonces el lector RFID puede leer su contenido.

Pese a que, en teoría, es privado... ¿Por qué casi el 70% de los trabajadores se niega a ponerse el microchip? La realidad es que muchas personas lo ven como una invasión de su cuerpo, y siguen sospechando que el chip esconda una tecnología oculta que permita rastrearlos.

Microchip

Y hay dudas sobre sus seguridad. Solo una parte de la información que contiene está encriptada, así que un hacker podría acceder a ese contenido.

Hoy en día, con las cámaras dotadas de Inteligencia artificial que son capaces de reconocer el rostro, y otros sensores biométricos, no parece muy útil insertarse un microchip bajo la piel para identificarse.

Lectores de huellas a partir de 20€ en Amazon

Es una tecnología que mucha gente rechaza, como demuestra que solo el 30% de los empleados de Three Square Market ham aceptado insertarse el microchip.

Tags:

#Seguridad