Logo Computerhoy.com

Inventan una nueva tecnología de batería capaz de cargar coches eléctricos en solo 10 minutos

Coche eléctrico en la estación de carga

DepositPhotos

Esta nueva tecnología es capaz de autorregular de forma interna la temperatura de las baterías, haciéndolas mucho más eficientes que las actuales para los coches eléctricos.

Los coches eléctricos forman parte de muchas de nuestras carreteras, con mayor o menor presencia en ciertos países, pero lo cierto es que se están enfrentando a la dificultad de la carga de las baterías, que ofrecen una autonomía aceptable pero insuficiente teniendo en cuenta que pueden tardar horas en cargarse en las estaciones de carga pertinentes.

Y es por ello que los futuribles vehículos eléctricos deberían contar con baterías con una autonomía muy importante, algo dispensable para que el usuario tenga que entretenerse el menor tiempo posible a la hora de cargarlas.

Pero por suerte ahora científicos de la Universidad Estatal de Pensilvania han presentado un diseño de baterías para coches eléctricos que permiten un tiempo de carga de solo 10 minutos.

Esta nueva batería implica una combinación que permite un tiempo de carga más corto y más almacenamiento de energía para un rango de viaje más largo.

La necesidad de baterías más pequeñas y de carga más rápido es mayor que nunca. Simplemente no hay suficientes baterías y materias primas críticas, especialmente aquellas producidas en el país, para satisfacer la demanda anticipada”, señala Chao-Yang Wang, autor principal del estudio.

Esta nueva tecnología de carga rápida permite a los vehículos eléctricos reducir de 150 a 50 kWh, además estas baterías son más pequeñas y de carga más rápida lo que va a reducir los costos de la misma y el uso de materias primas.

Así funciona la nueva tecnología de batería

Para conseguirlo se han basado en un método novedoso capaz de regular la temperatura de la batería para utilizar mejor el tipo de carga y el rendimiento. Y es que la batería funciona mejor cuando está en caliente pero no demasiado, por lo que mantener constantemente la temperatura de la batería es fundamental.

Pero este equipo de investigadores son capaces de regular la temperatura desde el interior de la batería desarrollando así una nueva estructura de batería que agrega una lámina de níquel ultradelgada, cuarto componente tras el ánodo, electrolitos y el cátodo.

Así que actuando como estímulo de la lámina de níquel se autoregula la temperatura de la batería permitiendo así una carga rápida de 10 minutos para casi cualquier batería EV.

De llegar a producirse a gran escala este avance en lo que respecta a las baterías para los coches eléctricos, muchas personas adquirían este tipo de vehículos.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.