Skip to main content

La UE multa a Qualcomm con 242 millones de euros por vender por debajo del coste

Qualcomm

18/07/2019 - 16:38

La Comisión Europea ha anunciado hoy una multa de 242 millones de euros al popular fabricante de chips Qualcomm, por "prácticas depredadoras" en las ventas de chips UMTS y 3G para móviles, con la intención de eliminar a su principal competidor, Icera. Compañía que finalmente fue comprada por NVIDIA, que cerró su división de chips 3G.

La Comisión Europea considera que entre los años 2009 y 2011 Qualcomm llevó a cabo prácticas abusivas contra su competidor Icera, en el mercado de los chips de comunicación para móviles. Según la Comisión, que aporta las correspondientes pruebas, Qualcomm vendió chips UMTS y 3G a Huawei y ZTE por debajo del precio de coste. Esta práctica es ilegal en la Unión Europea si no se comunica y se justifica por un bien mayor, que no es el caso.

El informe indica que entre 2009 y 2011 Qualcomm era el dominador del mercado de chips UMTS y 3G en Europa, con más del 60% de cuota del mercado, casi 3 veces más que su inmediato competidor. Y aunque aclara que ser el dominador del mercado es perfectamente legal, "las compañías dominantes tienen una responsabilidad especial de no abusar de ese poder dominante para limitar la competencia".

Listen to "Episodio #20: Honor 20 - Estamos probando..." on Spreaker.

La Comisión Europea acusa a Qualcomm de vender por debajo del precio de coste sus chips 3G, "con la intención de eliminar a su rival Icera, limitando la capacidad de elección de los usuarios y la innovación tecnológica".

En efecto, tal como hemos comentado, Icera entró en crisis y la compañía se puso en venta. Fue comprada por NVIDIA en 2011, que cerró su división de chips de comunicación para móviles en 2015.

Por esa razón la Unión Europea impone una multa de 242 millones de euros a Qualcomm, por prácticas abusivas.

No es la única compañía tecnológica que la Comisión Europea tiene en el punto de mira. Justo ayer anunciaba que está investigando a Amazon por competencia desleal contra sus propios vendedores.

Desde hace años, gigantes como Microsoft o Apple han tenido que corregir sus políticas (como instalar Internet Explorer en Windows por defecto) o pagar multas en Europa por prácticas que atentan contra la competencia.