Skip to main content

Vídeos porno en medio Internet como hack tras ser comprado el dominio VidMe

Vídeos porno en internet

Getty Images

23/07/2021 - 14:48

¿Has entrado a leer una noticia de un medio serio y has encontrado vídeos porno incrustados? No te preocupes, ni tu navegador ni tu PC están infectados con malware: el problema se debe a la compra del dominio VidMe. 

A lo largo de los años, YouTube ha tenido muchos competidores. Algunos de ellos continúan activos a día de hoy, pero otros muchos se quedaron por el camino. Es el caso de VidMe, una plataforma que se estrenó en el año 2014 y cerró sus puertas en 2017

El dominio vid.me caducó y, tal como explican en Motherboard, lo compró un portal de pornografía llamado 5 Star Porn HD. Ahora, el dominio de la antigua plataforma de vídeo apunta al sitio web porno, pero eso no es todo: los vídeos de VidMe que en su día se incrustaron en otras páginas ahora muestran pornografía.

Es habitual que los medios de comunicación acompañen sus informaciones con vídeos incrustados de plataformas de terceros, como YouTube o Dailymotion. Cuando VidMe estaba activo infinidad de páginas incrustaron sus contenidos, y ahora mismo estos vídeos están mostrando porno a los visitantes.

Lo que esto significa es que ahora es posible ver vídeos porno sin previo aviso incrustados en páginas de medios de renombre de todo el mundo. Están afectados medios de la talla de The New York Times, Huffington Post, New York Magazine o The Verge, entre otros muchos. 

Buena parte de los portales afectados ya han tomado cartas en el asunto para eliminar los vídeos incrustados de VidMe. El problema es que, al ser páginas antiguas publicadas entre 2014 y 2017, la tarea resulta más complicada que si se tratase de páginas actuales.

En ComputerHoy.com también hemos detectado una página antigua que contenía un vídeo de VidMe incrustado. Al igual que en el resto de las páginas afectadas, el vídeo que añadimos en su momento ha sido sustituido por contenido pornográfico.

Vídeos porno en medio Internet

Este problema es una de las consecuencias que tiene incrustar contenidos de terceros. Es muy habitual añadir en los artículos vídeos de YouTube, GIFs de Giphy, o posts de Facebook, Instagram o Twitter. 

Al hacer esto, se corre el riesgo de que en el futuro el contenido no se muestre correctamente si es eliminado de su fuente original. Lo que hasta ahora no había sucedido es que el contenido original fuera sustituido por pornografía, que es lo que ha pasado en esta ocasión.