Skip to main content

10 claves para comprar un televisor para jugar en 2020

Mandos PS5 Xbox Series X

04/07/2020 - 07:05

2020 iba a ser un año crucial para la venta de televisores debido a los eventos deportivos... y a las nuevas consolas. Al final, ha quedado un poco cojo, pero si sois jugadores y la última vez que cambiasteis de televisor fue hace 5 años, os contamos las claves para comprar un televisor para jugar en 2020 y, así, aprovechar todo el potencial de PS5 y Xbox Series X.

Olimpiadas, Eurocopa y nuevas consolas. 2020 iba a ser el año de "o cambias ahora de televisor... o no lo haces nunca". Los astros se habían alineado y este iba a ser un año importante para las marcas de imagen y sonido. Al final, se nos han caído los eventos deportivos, pero PS5 y Xbox Series X siguen planeadas para este año, y si queremos aprovechar sus características... toca cambiar de televisor.

Y es que, la resolución no lo es todo y, aunque hace ya unos años los jugones dieron el salto a la resolución 4K en consolas con PS4 Pro y, sobre todo, Xbox One X, puede que el televisor 4K que compraran no tuviera las mejores características del mercado y, sobre todo, no esté preparado para que las nuevas máquinas le saquen el jugo.

A continuación, os vamos a dar 10 claves para comprar un televisor para jugar y aprovechar Xbox Series X y PS5. Son bastantes características a tener en cuenta, pero lo bueno es que es una inversión a la que vais a sacar mucho partido si, como nosotros, sois de los que pasáis muchas horas semanales delante del televisor disfrutando de aventuras, deportes e historias virtuales.

HDMI 2.1, esto es importante

¿Que tenemos que mirar los puertos HDMI para comprar un televisor en 2020? Así es. Actualmente, casi todos los televisores modernos cuentan con HDMI 2.0.

Es el más recomendado tanto para la resolución 4K como, sobre todo, para los 60 Hz y características como el HDR dinámico. El motivo es que el ancho de banda de este puerto es de 18 Gbps y es el más indicado para consolas como Xbox One X o PS4 (aunque podemos jugar bien con un puerto 1.4).

HDMI mejor para consola

Sin embargo, si vais a gastaros dinero en un televisor para jugar en 2020 para aprovechar tanto Xbox Series X como PS5, lo mejor es apuntar a modelos que cuenten con el estándar HDMI 2.1. Es el más nuevo y no todos los modelos lo tienen, pero hay ventajas evidentes. Para empezar, es compatible con señales 8K120 Hz y, aunque lo primero no lo vamos a necesitar, lo segundo sí.

Tipos de cables HDMI y sus diferencias

Tipos de cables HDMI y sus diferencias

Hoy ya no concebimos conectar una Smart TV, un monitor o cualquier otro dispositivo multimedia con otra cosa que no sea un cable HDMI. Pero esto no siempre ha sido así. Estos son los principales tipos de cable HDMI y sus diferencias.

El ancho de banda es mayor, el HDR que las consolas "mandan" al televisor es de mayor calidad y es un estándar que cuenta con las tecnologías ALLM y VRR que, básicamente, son un modo de baja latencia y de refresco variable. 

Si tiene 120 Hz REALES, mejor que mejor

Esta es fácil: las nuevas consolas van a ser compatibles con juegos a 120 fps y, para disfrutar de esta tasa de frames, necesitamos paneles que tengan, como mínimo, un refresco de 120 Hz. Hay muchísimos paneles con refrescos rapidísimos, pero lo que hay que buscar es que estos Hz sean reales y no interpolados.

Si son interpolados sí, la imagen es más nítida porque se elimina el blur, pero aparecen otros defectos en la imagen y esta deja de ser tan pura. Y sí, el juego que veréis sobre estas líneas es Dirt5, que tendrá modo a 120 fps en las nuevas consolas.

Extras interesantes como la compatibilidad con FreeSync y la latencia más baja posible

Relacionado con el refresco, tenemos un extra. Hasta hace no mucho, que un panel fuera compatible con las tecnologías FreeSync de AMD o G-Sync de Nvidia era cosa de monitores. Sin embargo, poco a poco hemos visto televisores con la solución de sincronización vertical de Nvidia y, sobre todo debido a que no cuesta mucho montarla, la de AMD.

Tearing

Xbox One X es compatible con FreeSync, lo que ayuda a eliminar el tearing (esas molestas líneas horizontales que aparecen cortando la imagen en algunos videojuegos), pero las dos nuevas consolas serán, también, compatibles con la tecnología.

Si tenemos un televisor compatible con FreeSync, lo agradeceremos.

Tiempos de respuesta bajos

El tiempo de respuesta es lo que pasa entre que pulsamos un botón y la acción se refleja en el videojuego. Esta latencia depende de muchas cosas (de si estamos jugando por streaming, de la conexión entre el mando y la consola y del propio lag interno del juego), pero la pantalla también influye. La medida son los milisegundos o ms.

Los televisores han descuidado durante muchos años, pero recientemente se han puesto las pilas y ya podemos ver modelos con tiempos de respuesta por debajo de los 20 y los 10 ms. No es lo más vital para jugar en consola, pero si tenéis la oportunidad, es una gozada juntar un tiempo de respuesta bajo con ese refresco de 120 Hz, sobre todo para juegos como los de conducción.

Si vas a cambiar de televisor, ahora sí tienes que apostar por resolución 4K

Si vais a comprar un televisor nuevo para jugar a PS5 y Xbox Series X, debéis optar casi por obligación por la resolución 4K. Es posible que veamos algún juego a 1.080p con diferentes filtros para aumentar virtualmente la resolución, pero la mayoría de juegos deben llegar a resolución 4K.

Por tanto, es el momento de dar el salto a un panel con esta resolución o, si tenéis un televisor 4K con algunos años a sus espaldas o de gamas medias, a lo mejor conviene mejorar la calidad del panel.

Seguro que es HDR, pero fíjate en la profundidad de color: 10 bits mejor que 8 bits o 10 bits interpolados

Y ahí entra en juego tanto el HDR y los nits de la pantalla... y la profundidad de color. La profundidad de color es importante, ya que muchísimos televisores HDR son HDR, pero con una profundidad de 8 bits. Esto hace que la paleta de colores no sea lo rica que debería para mostrar un HDR de gran calidad.

Profundidad de bits

Con 8 bits, tenemos 256 tonos de color para los 8 colores primarios, lo que nos da 16,7 millones de colores. Eso sí, si podemos comprar un monitor con una profundidad de color de 10 bits, mejor, ya que cada color tendrá 1.024 tonos y, por tanto, la gama cromática será mejor, con más de un millón de colores. Hay unos paneles de 10 bits más baratos, que son los que utilizan paneles de 8 bits con dithering, una tecnología que simula los espacios de color entre cada uno de los primarios.

Hay que buscar, como mínimo, monitores de 10 bits reales.

A la hora de elegir panel... ¿OLED? ¿QLED? ¿IPS? ¿LCD Full Array?

Esta es una pregunta complicada. Cada gran fabricante apuesta por una tecnología y, por ejemplo, de Samsung tenemos las QLED, de LG tenemos las OLED en la gama alta y las IPS un escalón por debajo, Sony tiene OLED, pero también trabaja con LCD Full Array LED...

Por gustos personales, las QLED o las LCD Full Array serían las elegidas para jugar debido a que son paneles inorgánicos y, aunque las OLED han mejorado mucho en esto de las imágenes quemadas, si vais a hacer un desembolso importante para un TV que queréis que dure una generación y al que vais a dar mucha caña jugando, optaría por esas dos tecnologías.

Claro está, las OLED tienen otras ventajas a la hora de representar el movimiento de los videojuegos y, sobre todo, a la hora de mostrar el color negro más profundo porque, básicamente, apagan los píxeles que tienen que mostrar ese color negro. Para cine, por ejemplo, me encantan las OLED, ya que la calidad de imagen es sublime, pero en videojuegos rara vez tenemos un negro puro en pantalla, por lo que se pierde una de las principales ventajas del panel OLED.

Lo que está claro es que, elijáis el panel que elijáis (siempre que cumpla el resto de características), hablamos de un televisor de gama alta en adelante, por lo que la imagen que vais a tener va a ser fantástica para jugar en cualquier caso.

El software es importante...

Hablamos de elementos físicos, pero... ¿qué pasa con el software? Es importante tener algunos añadidos de software para aprovechar un poco más los videojuegos. Por ejemplo, hay televisores que nos echan una mano para juegos online con modos Game Motion Plus o Dynamic Black EQ. El primero hace que el blur se note menos para tener una imagen más fluida y nítida. El segundo resalta objetos en escenas oscuras. Estas dos tecnologías son útiles para juegos competitivos online, por ejemplo.

black equalizer

Para el resto, soy partidario de desactivarlos, ya que el movimiento más fluido no siempre es la intención del artista, por lo que mejor disfrutar la obra como ha sido concebida. El modo juego sí me gusta, ya que, con unos cuantos retoques para dejar la imagen como queremos, hace que el lag del televisor baje bastante para disfrutar de una mejor experiencia.

Por otro lado hay otras herramientas de software como la posibilidad de colocar una pantalla dividida para estar jugando y buscar una guía en YouTube en un tramo que no podemos pasarnos que, realmente, no están nada mal, ya que así hacemos toda la "tarea" desde el televisor en lugar de estar cogiendo el móvil.

...y también el sonido

Y no hemos hablado del sonido, pero es una de las claves para meternos de lleno en los videojuegos. Sí, muchos vais a optar por comprar un sistema independiente, como una barra de sonido o unos altavoces, pero los integrados en los televisores han mejorado enteros estos últimos meses y encontramos modelos con sonido inmersivo 3D con diferentes tecnologías.

Sony, LG y Samsung cuentan con tecnologías que permiten simular un sonido envolvente solo con los altavoces integrados en el televisor. Esto es algo que hacen automáticamente gracias a la IA del procesador y software y es muy interesante, pero de lo que debemos asegurarnos es de la compatibilidad con Dolby Atmos.

Sony cuenta con su propio motor sonoro para PS5 y ya ha anunciado cascos compatibles con ese sonido 3D. Si tenéis claro que queréis PS5 y aprovechar al máximo el motor Tempest de la consola, quizá convenga esperar novedades en televisores y barras de sonido de la compañía japonesa, pero si queréis comprar ya el televisor.... Dolby Atmos es una tecnología fantástica que no va a quedar desfasada a corto plazo.

¿Y qué pasa con la promesa de la resolución 8K?

Ya os hemos dado las principales claves a la hora de elegir un televisor para jugar en 2020 y aprovechar PS5 y Xbox One X, pero... ¿dónde nos hemos dejado la resolución 8K y por qué no os hemos dicho que busquéis esa resolución en los diferentes modelos? Simple: se está promocionando esta resolución porque las nuevas consolas van a ser compatibles con ella, sí, pero igual que PS3 iba a ser 1.080p y poquísimos juegos llegaron a la resolución (y los 'grandes' que lo hicieron, como GT6, hicieron trampas.

La actual generación también iba a ser la de los 1.080p y hasta que no llegaron PS4 Pro y Xbox One X, esa resolución no era la norma sin caídas de frames. Las nuevas consolas serán compatibles con resolución 8K y 120 Hz, sí, debido al estándar HDMI 2.1, pero del dicho al hecho... hay un trecho.

De momento, no tenemos noticias sobre juegos 8K y, de hecho, la potencia de las consolas impide que títulos complejos lleguen a esa resolución, pero sí sabemos que habrá juegos a 120 fps. Dirt5, del que os he contado impresiones en HobbyConsolas, tendrá un modo a 120 fps en las nuevas consolas, por eso creemos que es más interesante apostar por calidad de imagen y HDMI 2.1 antes que por resoluciones locas que no vamos a aprovechar.

Y hasta aquí nuestra recomendación. Quedan unos meses hasta el estreno de las nuevas consolas, por lo que tenéis tiempo para estudiar la compra de vuestro próximo televisor para jugar. No deja de ser una inversión, por lo que hay que pensarlo bien.

Eso sí, si tenéis claro que queréis cambiar de televisor este año y tenéis PS4 Pro o Xbox One X, podéis comprar uno nuevo siguiendo los consejos que os damos, ya que notaréis los efectos del mejor HDR, la resolución o Dolby Atmos de inmediato... y ya estaréis preparados para la nueva generación.