Skip to main content

¿Por qué no todos los eclipses de la Luna son iguales?

Eclipse lunar
Zoltan Tasi -

Unsplash

14/06/2020 - 06:30

Todos los años hay varios eclipses, pero seguramente ya te habrás percatado de que no todos los eclipses son iguales. En este reportaje vamos a repasar algunos de los motivos por los que los eclipses tienen apariencias muy distintas.

Tras las nubes y la contaminación, el cielo nocturno oculta imágenes impresionantes del universo que nos rodea. Galaxias, planetas, estrellas e incluso la Vía Láctea son visibles a simple vista en las condiciones adecuadas. 

Por supuesto, la contaminación lumínica y atmosférica, además de la propia distorsión creada por la atmósfera, hacen que usualmente no podamos observar más que unas pocas estrellas y la Luna. 

Y es que incluso si usamos un telescopio, hace falta alejarse de pueblos y ciudades para echar un buen vistazo al cielo. La luz artificial de nuestro entorno impide usar adecuadamente herramientas de astronomía.

Pero hay un cuerpo celeste que casi siempre está visible, y que nos lo pone muy fácil a la hora de disfrutar las maravillas del cielo nocturno: la Luna. El solitario satélite terrestre está aproximadamente a 400.000 kms de distancia de la Tierra, pero podemos verlo con claridad la mayoría del tiempo. 

Incluso desde ciudades repletas de luces, la Luna puede verse con gran detalle. Los cráteres más grandes del satélite se distinguen a simple vista, y le dan ese aspecto blanco y gris tan particular. 

Índice de contenidos

  1. ¿Cómo ocurren los eclipses?
  2. Eclipses solares
  3. Eclipses lunares
  4. Particularidades de los eclipses

No obstante, parece que apenas nos acordamos de la Luna, precisamente por ser algo que vemos de manera constante. Salvo en noches de luna nueva, siempre está presente en el cielo nocturno, y rara vez le prestamos atención. 

La excepción a esto suelen ser los eclipses. Cada cierto tiempo se producen eclipses de diferentes tipos, y acaban promocionandose como si fueran un gran evento, pese a ser un fenómeno bastante común. 

Lo que sí es cierto es que, por normales que sean, no todos los eclipses son iguales. Hay diversos factores que influyen en el tipo de eclipse que se produce, y que cambian drásticamente cómo vemos esos eclipses desde la Tierra.