Logo Computerhoy.com

Para mundial, la guerra de procesadores entre Qualcomm y MediaTek en 2023

Móviles
Qualcomm Snapdragon 8 Gen 2

Si has leído el titular probablemente pensarás: “Ostras, que Rubén nos va a soltar una chapa sobre procesadores”. Que no cunda el pánico y sigue leyendo que solo te voy a poner en contexto sobre una de las batallas tecnológicas más apasionantes desde el affaire entre Intel y AMD de principios de los 2000.

Los que ya peinamos canas en esto de la tecnología, todavía nos emocionamos con la trepidante batalla que vivieron Intel y AMD en los primeros 2000 cuando ambas compañías se enzarzaron en una carrera por obtener el procesador de PC más potente y con cada lanzamiento la corona pasaba de una compañía a otra.

De aquella carrera solo quedó un vencedor: el usuario, que se benefició de una enorme inversión en I+D por parte de sendas compañías que supuso un salto de varias décadas en cuanto a potencia de procesado.

Durante más de una década Qualcomm ha dominado en el ámbito de los procesadores de gama alta con sus Snapdragon, pero MediaTek no se ha conformado con su papel de actor secundario y en 2023 plantará una dura batalla en la gama alta con sus Dimensity 9200.

Si sigues nuestro podcast semanal, sabrás que hace poco menos de una semana quien te escribe se encontraba en Hawaii asistiendo al nacimiento del último chipset de Qualcomm para móviles de gama alta en 2023 en la Snapdragon Summit.

El evento era de alto interés, no solo por celebrarse a escasos metros de las playas Hawaianas, sino porque semanas antes del lanzamiento del nuevo Qualcomm Snapdragon 8 Gen 2, su principal rival había empezado a calentar el ambiente filtrando las puntuaciones obtenidas en los test de rendimiento de referencia: La batalla estaba servida.

Si Qualcomm no ofrecía un buen rendimiento el sorpasso de MediaTek como mejor procesador móvil de gama alta era inminente. Ante este escenario no pude evitar volver a aquellos apasionantes años 2000 de Intel vs. AMD, con menos pelo y más canas, pero con la misma emoción.

El Dimensity 9200 dejaba unas puntuaciones por encima del 1.260.000 puntos, cifra muy superior a lo que obtenían móviles que montaban el Snapdragon 8 Gen 1 como el Redmagic 7 Pro con 1.040.734 puntos en AnTuTu o el Asus ROG Phone 6 Pro que montaba el optimizado Snapdragon 8+ Gen 1 y dejaba 1.124.003 puntos en AnTuTu.

Así queda el Snapdragon 8 Gen 2 frente a su competencia directa top

Como podéis imaginar la expectación por saber qué rendimiento tendría el nuevo Snapdragon 8 Gen 2 era máxima, y cuando la prensa pudo hacer sus propios test en los móviles de referencia que la marca nos facilitó en la presentación, el pensamiento general, en términos futbolísticos, fue: “todavía queda partido”.

El SoC (System-On-Chip) de Qualcomm conseguía una media de 1.264.000 puntos, lo cual lo deja muy igualado en cuanto rendimiento medio, superando en ambos casos a titanes como el M1 de Apple que montan los iPad Pro de 2021 con 1.117.404 puntos.

Igualdad de especificaciones y sutiles cambios que marcan la diferencia

Si ponemos las especificaciones sobre la mesa vemos que tanto el Dimensity 9200 como el Qualcomm Snapdragon 8 Gen 2 comparten la misma arquitectura de núcleos montando un núcleo principal de rendimiento Cortex X-3, dos núcleos Cortex A-710, dos Cortex A-715 y tres núcleos de eficiencia Cortex A-510.

Las similitudes continúan en el apartado de la conectividad con soporte para WiFi 7 y doble Bluetooth 5.3 que ofrecen tanto el chip de MediaTek como Qualcomm FastConnect.

Qualcomm Snapdragon 8 gen 2

Sin embargo, las diferencias empiezan a surgir al llegar al apartado gráfico, un punto en el que habitualmente pinchaban los procesadores de MediaTek, pero que este año con la llegada de las GPUs Immortalis G-715, ha mejorado considerablemente igualando la oferta de Snapdragon 8 Gen 2 y su Adreno 740.

Ambos chips gráficos integran la tecnología de trazado de rayos (Ray Tracing) que mejora la calidad gráfica y realismo de los juegos.

Por hacer un poco de memoria, la tecnología de trazado de rayos realiza una recreación más realista de la luz y su comportamiento en la escena, y hasta hace solo un par de años estaba reservada a GPUs de PC de más de 800 euros.

En 2023 podrás disfrutarla en tu smartphone independientemente de si en su interior monta un Snapdragon 8 Gen 2 o un MediaTek Dimensity 9200. Hasta ese nivel han evolucionado los procesadores para móviles.

La batalla está servida: ahora la pelota está en el tejado de los fabricantes

Por el momento, parece que ambos procesadores están muy muy igualados en la línea de salida, por lo que ya no se aplica esa premisa de asumir que un smartphone va a rendir pero que otro solo por montar un procesador de MediaTek o de Qualcomm como sucedía hasta ahora.

Ante esta igualdad inicial, serán los fabricantes de móviles quienes sean responsables de exprimir o no el rendimiento de ambos procesadores optimizando sus prestaciones. Hay margen de maniobra y ya hemos visto ejemplos de ello en móviles con el mismo procesador, pero con rendimiento muy distinto.

Vivo X90

La capacidad de refrigeración, el ahorro en el consumo energético o tunear ligeramente el chip gráfico para darle más rendimiento son algunos trucos habituales de los fabricantes, y esto será lo que marque la diferencia, no la potencia del procesador en sí mismo.

Si hace un par de décadas se polarizó el mercado entre los partidarios de Intel o de AMD, en la actualidad de telefonía móvil la pregunta clave será: ¿tú eres más de Qualcomm o de MediaTek? Que gane el mejor, pero el triunfador de esta guerra siempre será el usuario, y eso son buenas noticias.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además