Skip to main content

Sony a6300 vs Olympus OM-D E-M5 II: ¿Cuál es mejor cámara sin espejo para un aficionado?

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

26/08/2018 - 10:00

¿Estás cansado de cargar con tu cámara réflex y estás buscando una cámara sin espejo adecuada para usuarios con experiencia? Comparamos la Sony Alpha 6300 y la Olympus OM-D E-M5 II, dos cámaras de objetivos intercambiables con mucho que decir en la gama media.

Elegir una cámara de fotos con objetivos intercambiables nunca es una tarea sencilla. La cosa se complica cuando ya tienes una cierta experiencia con una cámara réflex de iniciación y quieres dar un paso más para seguir mejorando tus técnicas fotográficas, pero sin dejar de lado ese componente de diversión de las mejores cámaras para principiantes en fotografía.

Si has llegado hasta esta comparativa entre la Sony Alpha 6300 y la Olympus OM-D E-M5 II ya sabrás que son dos cámaras sin espejo que ofrecen prestaciones propias de cámaras réflex avanzadas, pero en un cuerpo mucho más reducido y ligero, proporcionando un excelente equilibrio para los fotógrafos aficionados.

Sobre el papel parece sencillo elegir entre dos tecnologías tan diferentes como las que ponemos sobre la mesa en esta comparativa de cámaras sin espejo, pero en la vida real, esas diferencias no son tan evidentes y las características que parecían inferiores no lo son en realidad mostrando unos resultados muy ajustados entre ellas.

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

Tras comparar la Sony a6300 y la Olympus OM-D E-M5 II podemos decir sin miedo a equivocarnos que ambas cámaras ofrecen un rendimiento brillante en cualquier situación a las que las hemos sometido, pero nos hemos propuesto encontrar las sombras de cada una de ellas, que también las tienen. Si algo hemos sacado en claro de esta comparativa entre la Sony a6300 y la Olympus E-M5 II es que no se puede juzgar al libro solo por su portada, hay que profundizar en él.

¿Por qué estos dos modelos? Comparativa entre Sony Alpha 6300 y Olympus OMD EM-5 II

Las cámaras sin espejo se están posicionando como la alternativa perfecta para los usuarios avanzados: ofrecen todas las prestaciones de las cámaras réflex tradicionales, pero sin los inconvenientes de tener que cargar con un tamaño y peso superiores.

Dentro del rango de las cámaras sin espejo de gama media destacan dos modelos por integrar funciones de calidad profesional, pero manteniendo un precio razonable: Sony Alpha 6300 y Olympus OM-D E-M5 II.

Para ir abriendo boca vamos a ver sus especificaciones generales.

   Sony Alpha 6300 Olympus OM-D E-M5 II 
Sensor / Procesador de imagen Exmor APS-C de 24,2 megapíxeles / Bionz X Live MOS Micro 4/3 de 16,1 megapíxeles / TruePic VII
ISO 100 a 51.200 (solo fotografía) 100 a 25.600
Puntos de enfoque 425 con enfoque híbrido (169 puntos con enfoque por contraste) 81 con enfoque por contraste
Pantalla / Visor TFT (No táctil), inclinable, 3“, 921.600 puntos / Visor OLED de 0,39” con 2.359.296 puntos a 120 fps LCD Táctil, rotatorio y abatible, 3” 1.037.100 puntos/ Visor OLED de 0,50 “con 2.360.100 puntos a 60 fps
Velocidad de obturación De 1/4000 a 30 segundos 1/8000 (ampliable a 1/16000) a 60 segundos
Disparo continuo 11 fps 10 fps
Resolución de vídeo 4K@30p (bitrate 100 Mbps)/Full HD@60p (bitrate 60 Mbps) Full HD@60p (bitrate 77 Mbps)
Estabilizador de imagen No (Steadyshoot en objetivo) Sí, en el cuerpo de 5 ejes y 5 pasos
Conectividad Wi-Fi, NFC, USB Wi-Fi con función de control remoto
Flash Integrado Externo (incluido)
Dimensiones / Peso 120 mm x 67 mm x 49 mm / 404 gr 124 mm x 85 mm x 45 mm / 469 gr
Precio (Unidad de prueba) Sony Alpha 6300 + objetivo SEL1670Z por 1.541,50 euros. Olympus OM-D E-M5 II + Objetivo M.Zuiko 14-150 mm f/4-5.6 por 1.284,90 euros

Tal y como comentábamos, con un simple vistazo a la tabla que estás viendo justo encima de este párrafo bastaría para determinar qué cámara ofrecería mejores prestaciones, al menos en teoría.

El principal problema es que la realidad conspira constantemente por llevar la contraria a la teoría, y en el mundo real las diferencias entre la Sony Alpha 6300 y la Olympus OM-D E-M5 II no son tan notables y se alternan en éxitos y derrotas.

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

La diferenciación es uno de los factores más importantes para cada una de estas cámaras sin espejo ya que, en esencia, cada una de ellas está dirigida a un tipo de usuario con unas necesidades muy concretas. Solo tienes que establecer tus necesidades y, a medida que va avanzando esta comparativa entre la Sony a6300 y la Olympus E-M5 II, elegir las características que más valoras en una cámara.

Aquí tienes otras alternativas: las mejores cámaras sin espejo de Amazon

Para este análisis hemos optado por utilizar los kits de cámara y objetivo que se pueden adquirir fácilmente en cualquier tienda especializada o grandes distribuidores de electrónica, en lugar de optar por una configuración por separado.

De ese modo, podemos acercarnos de una forma más realista a la experiencia que cualquier usuario tendría al adquirir uno de estos kits de cámaras sin espejo y objetivo de sendas marcas.

Estos kits están formados por:

¿Amor a primera vista? diseños y ergonomías muy diferentes

El diseño es una parte muy importante para una cámara sin espejo, ya que su principal baza con respecto a las réflex tradicionales es su reducido tamaño y peso.

En este caso nos encontramos ante dos cámaras con unas dimensiones muy similares que cumple con creces con esa premisa, pero con una estética diametralmente opuesta.

Comenzamos analizando el diseño de la Olympus OM-D E-M5 II, que como indica su propio nombre, rinde homenaje a las cámaras OM-1 MD de 1974, conservando intacto ese estilo retro de una de las cámaras más laureadas de Olympus. Sin duda alguna, este look vintage clásico aporta un aspecto increíble a esta cámara sin espejo, que alcanza su máximo esplendor en el modelo con acabado en plata, pero que tampoco desmerece en negro.

A nivel de acabados la sin espejo de Olympus cuenta con un chasis metálico totalmente sellado que la aisla completamente frente a salpicaduras, polvo y temperaturas extremas.

La Olympus OM-D E-M5 II transmite buena calidad en los materiales, algo que se agradece especialmente en la zona de agarre ya que cuenta con un diseño demasiado plano en la parte frontal que dificulta la sujeción con una sola mano, pero que consigue compensar con un soporte sobredimensionado para el pulgar en la parte trasera.

Olympus OM-D E-M5 II

Lo que más llama la atención en este modelo son los numerosos diales y botones Fn personalizables de su parte superior. Esta masificación de botones puede abrumar a los usuarios al primer vistazo, pero rápidamente cautivan hasta hacerse imprescindibles.

A la derecha encontramos el dial de modos de disparo y la palanca de encendido, que cuenta con un pulsador de seguridad para evitar cambiar el modo de disparo de forma accidental. A la izquierda, 4 botones personalizables y los dos diales personalizables que, en principio controlan la apertura del diafragma, velocidad de obturación, sensibilidad ISO y balance de blancos.

Olympus OM-D E-M5 II

Esta generosidad de controles contrasta con la sobriedad de su parte trasera donde la pantalla LCD táctil de 3 pulgadas toma el protagonismo. Una de las principales cualidades de esta pantalla es la posibilidad de desplegarse y rotar 270°.

Olympus OM-D E-M5 II

A su lado, encontramos los botones de menú y navegación y la palanca de modos que incluye otro botón personalizable. El motivo de esta escasez de botones es que, al contar con una pantalla táctil, muchos de los ajustes se realizan directamente tocando sobre ella, en lugar de usar botones externos. En una posición centrada se ubica el visor electrónico OLED de 0,5 pulgadas con 2.360.100 puntos a 60 fps.

Olympus OM-D E-M5 II

El diseño de la Sony Alpha 6300 es absolutamente opuesto ya que aboga por el las líneas sobrias y minimalistas en las que sorprende la aparente escasez de controles. Al igual que su rival, cuenta con un cuerpo de magnesio totalmente sellado que ofrece una sensación en mano de gran calidad que recuerda a las réflex tradicionales.

La ergonomía de la Sony Alpha 6300 es considerablemente mejor que la de su rival, en gran parte gracias a la empuñadura frontal que le hace ganar unos centímetros en su grosor, pero que resulta mucho más eficiente y estable al sujetar la cámara para disparar, incluso cuando se hace con una sola mano.

 Sony Alpha 6300

En la austera parte superior encontramos el flash integrado, el dial de modos de disparo, la palanca de encendido y el botón de disparo que comparten ubicación y un dial personalizable que controla diversos ajustes según el modo de disparo utilizado.

Sony apuesta por ubicar más botones en la parte trasera para hacerlos más accesibles al pulgar mientras se está configurando la cámara. Aquí encontramos el botón de activación del flash, los controles de menú y algunos botones configurables, así como un segundo dial que se utiliza tanto para la navegación, como para ajustar los valores de sensibilidad ISO, velocidad de apertura del obturador o el modo de disparo. El visor electrónico OLED de 0,39 pulgadas con 2.359.296 de puntos.

 Sony Alpha 6300

La pantalla de 3 pulgadas de la Sony a6300 no es táctil, algo que le hace perder algunos puntos en usabilidad con respecto a su rival, y es abatible. Puedes desplegarla gracias a un mecanismo que queda integrado tras la pantalla y que permite encuadrar fácilmente desde posiciones muy bajas o muy altas. No obstante, sus movimientos están muy limitados.

 Sony Alpha 6300

En este aspecto, la pantalla totalmente desplegable y abatible de la Olympus E-M5 II es claramente superior permitiendo mayor variedad de ángulos. Por ejemplo, con la pantalla de la Olympus podrías ajustar el encuadre al hacer selfies, autograbarte, ya que permite orientar la pantalla hacia el frontal, o ajustar el enfoque y disparar tocando sobre la pantalla, algo que resulta imposible con el sistema utilizado por la cámara de Sony.

Si ya te has acostumbrado a cargar con el peso de una cámara réflex, pasarte a una de estas cámaras sin espejo de Olympus o Sony va a ser toda una bendición para tu espalda y cervicales.

Viste tu cámara a la moda con estas correas

El kit formado por la Sony Alpha 6300 y el objetivo Sony E 16-70mm F4 ZA OSS que estamos usando en esta comparativa detiene la báscula en 712 gramos (404 gr+ 308 gr), mientras que el conjunto formado por la Olympus OM-D E-M5 II y el objetivo M.Zuiko ED 14-150 mm f/4-5.6 lo hace en 749 gramos (469 gr + 280 gr).

El sensor importa, pero no es decisivo

Mentiríamos si dijéramos que el tamaño del sensor de una cámara digital no importa. No obstante, la diferencia de sistemas de ambas cámaras, hace que esa diferencia entre los sensores de la Olympus OM-D E-M5 II y la Sony Alpha 6300 no resulte tan abrumadora como cabría esperar.

En lo relativo al tamaño, la tendencia habitual en cuanto a la elección de sensores es “cuanto más grande, mejor”, y en cierta forma es cierta ya que, a mayor superficie de captación de luz, mejor calidad y mayor rango dinámico mostrará la foto final. Sin embargo, esa regla no se aplica con el mismo rigor cuando hablamos de sistemas fotográficos tan diferentes como son el micro 4/3 y el APS-C.

 Sony Alpha 6300

En el caso de los micro 4/3 de Olympus, el propósito es crear conjuntos de cámara y objetivo más compactos y ligeros, algo en lo que claramente superan a sus homólogas con sensores APS-C.

En términos de calidad de imagen la Sony a6300 ha ofrecido resultados ligeramente mejores que la Olympus E-M5 II, sobre todo en lo relativo a la profundidad de campo obtenida y a su facilidad para aislar al protagonista de la foto del fondo.

 Sony Alpha 6300

No obstante, y para sorpresa de todos, su comportamiento no ha sido tan diferente en términos de nitidez y rango dinámico ya que parece que la Olympus OM-D E-M5 II tiene un comportamiento muy optimizado al combinar la estabilización de 5 ejes con el diseño de los objetivos de micro 4/3. Esto mejora considerablemente la nitidez en toda la superficie del sensor, mientras que en algunas tomas del APS-C de Sony, la nitidez se ha resentido levemente en las esquinas de la foto.

Comparativa Sony Alpha 6300 vs. Olympus OM-D E-M5 II

Descarga la imagen completa

Comparativa Sony Alpha 6300 vs. Olympus OM-D E-M5 II

Descarga la imagen completa.

Por el mismo motivo hemos podido observar como su comportamiento en escenas nocturnas o con escasa luz, el sensor de micro 4/3 de la Olympus E-M5 ha salido airoso sin generar un excesivo ruido en la imagen, algo que también lleva a cabo con facilidad el sensor APS-C de la Sony.

Otro de los aspectos que pueden llevar a equívoco es la cantidad de megapíxeles de uno y otro sensor. Con la E-M5 II, Olympus deja claro de una vez por todas que importa mucho más la calidad de esos megapíxeles que su cantidad.

Foto macro con Olympus OM-D E-M5 II

Descarga la imagen completa

Foto macro con  Sony Alpha 6300

Descarga la imagen completa

Para los amantes de las resoluciones altas, la Olympus OM-D E-M5 II cuenta con un modo de disparo llamado Disparo de alta resolución con el que consigue obtener una imagen equivalente a la de un sensor de 40 megapíxeles. ¿Cómo es posible esta magia? La respuesta la encontramos una vez más en el estabilizador de 5 ejes sobre el que descansa el sensor de la Olympus OM-D E-M5 II.

Al activar esta función en la Olympus E-M5 II, el sensor utiliza el sistema de estabilización para desplazar ligeramente el sensor y tomar hasta 8 fotos, para luego unir toda la información en un único archivo de imagen equivalente al que generaría un sensor 2,5 veces más grande y con una definición simplemente espectacular. Eso sí, dado que el sensor ya se mueve por sí mismo, es obligatorio utilizar un trípode para obtener buenos resultados.

Cómo enfocar fotos borrosas con Photoshop y Octave Sharpening

En este apartado de nuestra comparativa entre la Sony a6300 y la Olympus E-M5 II, queda demostrado que la Sony Alpha 6300 ofrece un mejor rendimiento fotográfico. No obstante, es mejor rendimiento no es tan significativo como para ser un factor determinante a la hora de decidirte por uno u otro modelo. En nuestra opinión, los objetivos que se vayan a usar tendrán más peso en esa ecuación que el propio sensor en sí mismo.

Encontrarse cómodo con los menús, el mejor indicativo de que es tu cámara

Si preguntas a fotógrafos profesionales sobre cómo elegir una nueva cámara, dejando aparte los aspectos técnicos, te dirán que debes encontrarte cómodo con su sistema de menús y ajustes fotográficos.

Debemos reconocer que, en este aspecto, esta comparativa entre la Sony Alpha 6300 y la Olympus OM-D E-M5 II, ambos modelos juegan en igualdad de condiciones ya que es la primera vez que nos enfrentábamos a ambos sistemas. Algo que, sin dejar de ser subjetivo, nos permite analizar mejor la usabilidad de cada cámara.

En este terreno, encontramos que la Olympus OM-D E-M5 II ofrece mejor usabilidad que la Sony Alpha 6300. El hecho de tener la mayoría de los ajustes fotográficos (ISO, apertura de diafragma, velocidad de obturación, etc.) a mano desde los diales de la parte superior, desde los botones personalizables o desde la pantalla táctil, hace que resulte muy sencillo ajustar los parámetros de cada disparo prácticamente sin quitar el ojo del visor.

En cambio, la Sony Alpha 6300 se basa en el tradicional sistema de dial trasero para controlar la mayoría de estos ajustes, lo cual hace un poco más incómoda esa tarea, además de no contar con pantalla táctil que también facilita su uso.

La estructura de los menús de configuración también resulta más intuitiva en la Olympus OM-D E-M5 II, ya que incorpora una guía que explica brevemente para qué sirve cada opción del menú. Esto resulta especialmente útil cuando se trata de funciones avanzadas cuya utilidad no queda del todo clara en el enunciado de menú.

En cambio, en la Sony Alpha 6300, las configuraciones de la cámara se concentran en un menú lleno de opciones que puede resultar algo laberíntico para activar o desactivar una determinada opción en el funcionamiento de la cámara.

El enorme catálogo de filtros y la opción de crear composiciones de varias fotos en forma de collage desde la propia cámara hace que el uso de la Olympus OM-D E-M5 II sea mucho más divertido que la Sony, pudiendo crear imágenes muy elaboradas con solo un par de ajustes, para luego compartirlas en redes sociales desde el móvil.

Funciones de vídeo: resolución 4K o estabilización de 5 ejes

En el apartado de vídeo es donde más se aprecian las fortalezas y debilidades de ambas cámaras. Nuevamente, tal y como ya pudimos comprobar en el apartado fotográfico, el motor de enfoque de Sony marca diferencias con los de sus rivales, mientras que el sistema de estabilización de la Olympus permite crear vídeos una excelente calidad con el mínimo esfuerzo.

Para comprobar la calidad de vídeo de las cámaras sin espejo que protagonizan esta comparativa, nos las hemos ingeniado para montar una cámara sobre la otra y grabar el mismo vídeo con ambas. De ese modo se apreciarán mejor las diferencias entre la Olympus OM-D E-M5 II y la Sony Alpha 6300.

Sobre estas líneas encontramos un breve ejemplo de la rapidez y eficiencia del sistema de enfoque de la Sony Alpha 6300, que aprovecha al máximo los 425 puntos de enfoque para cambiar el foco entre diferentes planos, o mantener el foco en un punto determinado y seguirlo mientras el motivo se mueve por la pantalla.

En el caso de la Olympus OM-D E-M5 II también se consigue cambiar el enfoque con precisión y mantener el foco mientras el elemento se mueve por la pantalla, pero la respuesta es algo más lenta. Esto se debe principalmente a que la Sony utiliza un doble sistema de enfoque por fase y contraste, mientras que la Olympus solo cuenta con un sistema de enfoque por contraste de 81 puntos.

Si de lo que hablamos es del sistema de estabilización, sobran las palabras para afirmar que la Olympus OM-D E-M5 II arrasa en este apartado. El vídeo se ha grabado con ambas cámaras a la vez, sin ningún sistema de estabilización adicional y mientras se camina por el bosque.

Como se puede apreciar, el estabilizador de 5 ejes de la Olympus OM-D E-M5 II consigue minimizar el movimiento en la imagen provocado por los pasos al caminar y por los desniveles del terreno, obteniendo unos vídeos de calidad profesional, sin necesidad de cargar con un gimbal o steadycam.

Estabiliza tus vídeos con Deshaker y VirtualDub

Sony no ha incluido esta tecnología en su Sony Alpha 6300 (aunque sí lo ha hecho en su hermana mayor la Sony Alpha 6500), por lo que para obtener unos resulta similares a los de la Olympus necesitarás invertir en un estabilizador específico.

En el apartado de la resolución, la sin espejo de Sony permite la grabación de vídeos en 4K a 30 fps con un ancho de banda de 100 mbps, mientras que la Olympus se queda en una resolución 1080p a 60 fps y un bitrate de 77 mbps.

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

Sin duda alguna, la función de estabilización de imagen es la que más penaliza a la Sony Alpha 6300 en el apartado de vídeo, que por todo lo demás demuestra desenvolverse con soltura en este terreno.

La Olympus, por su parte, acusa el tiempo que lleva en el mercado y en lo que se refiere a vídeo puede quedarse algo corta para quienes buscan la excelencia, pero mantiene unos resultados destacables para rodar vídeos a un nivel amateur.

Autonomía y conectividad, fotos más allá de la cámara

Si vienes de usar una cámara réflex, una de las primeras cosas que notarás es que la autonomía de las baterías de las cámaras sin espejo es bastante menor. Esto se debe a que en las cámaras sin espejo el visor también consume energía, mientras que en las réflex es óptico.

No obstante, haciendo un uso variado de los modos de disparo y enfoque hemos superado sin mayores problemas los 350 disparos en cada una de ellas, cifra más que suficiente para asegurarte una intensa sesión de fotos sin tener que cargar la batería.

Olympus OM-D E-M5 II

Una vez llegamos al momento de cargarla, encontramos algunas diferencias destacables. La Olympus cuenta con una batería de 1.220 mAh que necesita ser cargada desde una base de carga específica incluida junto a la cámara.

En cambio, para cargar la batería de 1.020 mAh de la Sony Alpha 6300 no es necesario extraer la batería de la cámara ya que, gracias a un adaptador especial incluido en el kit, permite cargarse mediante un cable microUSB desde una toma de corriente o directamente desde el USB de un ordenador o powerbank.

Sony Alpha 6300

Sin duda alguna, la opción de Sony aporta mayor versatilidad ya que permite cargar la batería aunque no tengas una toma eléctrica cerca. Aunque en ambos casos, lo más recomendable contar con una segunda batería de recambio.

Ambas cámaras sin espejo vienen equipadas con conectividad inalámbrica mediante Wi-Fi, por lo que resulta muy sencillo enviar las fotos que se han hecho con la cámara a una app instalada en un móvil Android o iOS.

La Sony a6300 además cuenta con conectividad NFC, lo cual le permite marcar algunas fotos en la cámara para compartirlas con un smartphone equipado con NFC con solo acercarlo a la cámara, siempre que tengas instalada la app PlayMemories Mobile de Sony. Esta conectividad inalámbrica también permite disparar a distancia, aunque sus funciones son muy limitadas.

¿Qué cámara sin espejo me compro?

Un poco más avanzada es la opción que propone Olympus. Consiste en una app para móvil mucho más completa en la que no solo permite compartir con el smartphone las fotos que se han hecho con la cámara, sino que el usuario también puede configurar a distancia los ajustes del disparo e incluso consultar el manual de instrucciones por si ha olvidado cómo usar alguna de las funciones.

Olympus OM-D E-M5 II

Tanto la Sony a6300 como la Olympus E-M5 II de este análisis cuentan con puertos HDMI y entrada de micrófono. La principal diferencia la encontramos en el conector de datos, que mientras que Sony ha optado por un microUSB estándar, Olympus lo hace con un conector propio. Algo que puede limitar sus opciones de conectividad.

Precio y objetivos: claves elegir un equipo fotográfico

El precio de venta es un factor decisivo a la hora de elegir una cámara ya que esta debe ajustarse a tu presupuesto. Si hablamos solo del cuerpo, la Sony Alpha 6300 puede encontrarse por unos 739 euros en Amazon, mientras que la Olympus OM-D E-M5 II cuesta unos 901 euros.

No obstante, la gran diferencia de precios viene a la hora de elegir el componente clave en un equipo fotográfico: los objetivos.

El sistema micro 4/3 necesita menos componentes internos para ofrecer el mismo nivel de calidad que el resto de sistemas, por lo que el coste de fabricación se reduce considerablemente y su precio de venta es más bajo. A modo de ejemplo encontramos los kits que estamos usando para comparar la Sony a6300 y Olympus E-M5 II.

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

En el caso de la Sony Alpha 6300 que estamos analizando la acompaña un objetivo 16-70 mm con apertura f/4 que cubriría con creces las necesidades de cualquier fotógrafo iniciado. Este conjunto puede encontrarse en Amazon por unos 1.541, 50 euros.

Por su parte, la Olympus OM-D E-M5 II monta un objetivo M.Zuiko ED 14-150 mm f/4-5.6 que también aporta un rango focal amplio y una buena calidad óptica por unos 1.284,90 euros en Amazon.

Además de la diferencia de precio en los objetivos, a la hora de elegir una nueva cámara sin espejo, también conviene tener en cuenta el número de lentes disponibles para su montura, ya que esta determinará las opciones de ampliación para tu equipo en el futuro.

mejor cámara sin espejo para un aficionado: Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

La montura E de la Sony es relativamente reciente pero ya dispone de 83 objetivos compatibles diferentes, eso sin contar con los objetivos que otros fabricantes habituales como Tamrom o Sigma añaden a su catálogo.

El mundo de los micro 4/3 es totalmente diferente ya que tanto Olympus como Panasonic comparten la misma montura. Esto significa que los objetivos fabricados por Panasonic para sus cámaras le sirven a las Olympus y viceversa. En este caso, y sin contar con los modelos de otros fabricantes, la Olympus OM-D E-M5 II dispone de 92 objetivos diferentes.

Guía y consejos para comprar un objetivo para tu cámara reflex

En resumen, podríamos decir que, de media, los objetivos de Sony son algo más caros y tienen menos variedad que los micro 4/3 de Olympus, a pesar de que el cuerpo de la Sony Alpha 6300 es considerablemente más barata. A partir de aquí, tú tienes la última palabra para decidir qué sistema monta los objetivos que necesitas y qué precio final tiene el equipo completo.

Conclusión

Decidirse por uno de estos dos modelos no es una tarea sencilla, ni existe una respuesta unánime y definitiva sobre si es mejor cámara la Sony Alpha 6300 o la Olympus OM-D E-M5 II ya que ambos modelos podrían usarse incluso para un uso semiprofesional ofreciendo un rendimiento excepcional.

Tras pasar algunas semanas usándolas, hemos llegado a la conclusión que depende mucho del tipo de usuario que seas, ya que cada una de ellas va dirigida a un perfil diferente.

Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

En nuestra opinión, la Olympus OM-D E-M5 II es una cámara mucho más divertida y fácil de usar. Cualquier usuario puede comenzar a usarla y hacer buenas fotos desde el primer minuto.

Sus modos automáticos y los muchos filtros y composiciones artísticas que incluye enganchan al usuario y hacen que quiera seguir haciendo fotos y experimentando. Las opciones de conectividad con el móvil permiten compartir esas fotos al instante, por lo que Olympus consigue mantener vivo el interés y la creatividad del usuario, por lo que puede convertirse en la cámara sin espejo perfecta para un aficionado a la fotografía.

Fujifilm X-T20, probamos esta cámara sin espejo

Sin duda alguna, la Olympus OM-D E-M5 II va dirigida a un usuario que se divierte haciendo fotos de calidad, pero le gusta viajar ligero de equipaje fotográfico y prefiere no tener que ir cargando siempre con un trípode a la espalda. En este aspecto, el estabilizador de 5 ejes es el motivo con más peso para comprarse esta Olympus OM-D E-M5 II.

La versatilidad y la calidad óptica de los objetivos de micro 4/3 también son un motivo a tener en cuenta, ya que a la larga puede suponer una importante diferencia de precio entre ambos sistemas.

Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

A nivel tecnológico, la Olympus OM-D E-M5 II ya va acusando los algo más de 3 años que lleva en el mercado, y se dejan notar ausencias como la grabación de vídeo en 4K, un sistema de enfoque mejorado y el procesador de imagen TruePic VIII que monta la OMD E-M1 II.

Por su parte, la Sony Alpha 6300 representa la calidad con mayúsculas. Es cierto que tiene sus luces y sus sombras, pero por lo general brilla con luz propia y usarla es garantía de buenos resultados fotográficos. Eso sí, para sacarle todo el jugo a la Sony Alpha 6300, el usuario tiene que venir aprendido de casa ya que no es una cámara con objetivos intercambiable pensada para principiantes.

Su estética sobria y austera es un fiel reflejo de lo que ofrece en su interior: calidad y eficiencia sin florituras ni artificios. Su curva de aprendizaje no es de las más cortas, pero una vez le coges el punto, los resultados que se obtienen son realmente satisfactorios.

Sony Alpha 6300 vs Olympus OM-D E-M5 II

Sus principales puntos fuertes de la Sony Alpha 6300 son el sensor y el sistema de enfoque. La combinación de ambos proporciona un mayor porcentaje de éxitos al conseguir fotos nítidas incluso en condiciones lumínicas complicadas. En el otro lado de la balanza está la ausencia de estabilizador en el sensor.

El hecho de quedar a expensas objetivo estabilizado le resta eficiencia y se hace especialmente notorio en el apartado de vídeo, donde su ausencia desluce las excelentes prestaciones de esta cámara para crear vídeos. Para sacarle todo el partido en el tema de vídeo, usar un gimbal o trípode se convierte en un requisito indispensable.

Las mejores cámaras fotográficas superzoom para viajar

Las diferencias entre la Olympus OM-D E-M5 II y la Sony Alpha 6300 son realmente ajustadas y por ese motivo hemos creído que te sería útil un cara a cara entre la mejor cámara sin espejo de gama media de Sony y su alter ego de Olympus. Esperamos que el resultado de esta comparativa te pueda servir para responder a la pregunta que seguramente te rondaba la cabeza antes de empezar a leer esta comparativa: ¿me compro la Olympus OM-D E-M5 II o la Sony Alpha 6300?

Tags:

#sync, #Destacado