Skip to main content

Así es The Wall, el televisor modular Micro LED que cambia de tamaño

The Wall

12/02/2019 - 11:37

The Wall es el futuro del televisor, un concepto impulsado de Samsung que en solo un año se ha convertido en una realidad. ¿El objetivo? Crear una pantalla de hasta 270 pulgadas en nuestro hogar con todas las ventajas de un televisor OLED, pero sin las desventajas de esa tecnología. Ya hemos visto en directo The Wall, y es tan alucinante como esperábamos, pero a la vez sentimos que está muy lejos de nuestros hogares.

El universo de la tecnología no se detiene y, de hecho, el hardware y su desarrollo avanza a una velocidad vertiginosa. En ComputerHoy.com os contamos todo lo referente a las nuevas tecnologías, y una de las más impresionantes que hemos visto estos últimos meses es el MicroLED de Samsung para crear The Wall.

The Wall, en pocas palabras, es el televisor del futuro, una serie de paneles modulares que se unen entre sí para que el usuario pueda contar con la televisión que desee… en el tamaño que desee. The Wall fue uno de los dispositivos que más llamaron la atención en 2018, durante el CES de Las Vegas, y este 2019 promete seguir haciendo ruido. Nosotros lo hemos podido ver en persona, para conocerlo más a fondo de primera mano.

La semana pasada se celebró el ISE 2019, la gran feria tecnológica de Amsterdam (que en 2021 se mudará a Barcelona) en la que los principales fabricantes e impulsores de la tecnología de imagen (tanto ‘’tradicional’’ como del futuro, como los hologramas) muestran los avances en este campo.

Samsung fue una de las grandes compañías que se dejaron caer por el ISE; y nosotros acompañamos a la compañía surcoreana para ver qué novedades tecnológicas empezarán a impulsar en los próximos meses. A lo largo del año hay muchas ferias tecnológicas, pero el ISE es especial, ya que es un evento enfocado a los profesionales (tiendas, estadios deportivos, cadenas de comida rápida, etc), pero los amantes de los productos de consumo también tuvimos nuestra oportunidad de asombrarnos.

Y es que, sí, en el pabellón de Samsung estaba The Wall, la nueva versión, la presentada en el CES 2019. Una espectacular pantalla de más de 250 pulgadas presidía el stand, y era imposible no quedarse mirando ese ‘’televisor’’ de dos metros de altura. Y todo gracias al MicroLED.

MicroLED, qué es y por qué será una revolución

Antes de hablar de la nueva versión de The Wall, y por qué es el futuro de la reproducción de contenido en casa, toca detenerse en la ‘’magia’’ que permite construir algo como este panel. Como decíamos, el hardware avanza a pasos agigantados, pero hay algunos elementos que no avanzan tan deprisa.

Escucha el podcast en el que hablamos del OLED:

Ya sea porque no existe la tecnología, porque su aplicación es tremendamente clara o porque siempre se pueden crear mejoras sobre una tecnología base, los paneles de las pantallas se han mantenido prácticamente igual durante los últimos años.

Sí, vale, ahora tenemos paneles increíbles, con gran calidad de HDR, menor consumo, más resolución y mejor calidad de imagen en general, pero al final se reduce en que son paneles LCD LED, OLED o los QLED de Samsung (que son unos LCD LED ‘’vitaminados’’).

MicroLED

Lo primero que hay que entender para ver por qué el MicroLED tiene un papel importante que jugar en el futuro es la tecnología básica tras cada tipo de panel. Un panel LCD LED es un panel retroiluminado.

 Es decir, hay una capa de píxeles que son iluminados desde atrás (la parte trasera del televisor) por una serie de LED. Los píxeles no se iluminan de manera individual, y para mostrar todos los colores, incluso los negros, debe haber luz. Por eso los negros son ‘’grises’’, en realidad. Son los paneles más comunes, ya que son los que se fabrican en masa.

Por otra parte, los OLED son paneles que no necesitan esa retroiluminación, ese panel trasero que actúe como ‘’bombilla’’, por lo que se pueden crear paneles más delgados. Además, la principal ventaja de estos televisores es que cada pixel se ilumina de manera individual, por lo que son más eficientes y, además, el negro es puro al permanecer apagado el pixel que reproduce dicho color. La desventaja es que son caros… y orgánicos.

¿Qué es eso de que el OLED es algo orgánico? El LED no cuenta con nada orgánico en su fabricación, por lo que aunque hay desgaste del panel, no es algo que se produzca rápidamente. En un panel OLED sí hay un componente orgánico que reacciona a la electricidad, y como todo lo orgánico, se degrada. Además, si dejamos mucho tiempo una imagen en la pantalla, puede aparecer el ‘’quemado’’ de la misma, deteriorando el panel.

¿Buscas un televisor 4K HDR? Descubre los modelos más baratos en oferta

Ahora bien, visto esto, hay que explicar qué es el MicroLED. Realmente, es muy sencillo explicar qué es el MicroLED ya que, básicamente, consiste en un panel que es una evolución del LED actual, pero con la capacidad de encender y apagar cada píxel de manera individual (consiguiendo esos negros puros) sin la desventaja de contar con componentes orgánicos como el OLED.

Es decir, el MicroLED es la tecnología del futuro, y es algo que, al parecer, Apple está montando en nuevos dispositivos… y que también servirá para dar vida al impresionante The Wall de Samsung.

The Wall 2019, el televisor modular que marcará el futuro del cine en casa

Como decimos, The Wall es una experiencia totalmente diferente que solo es posible gracias a la tecnología MicroLED. Y es que, el reducido tamaño de los píxeles que permite la tecnología MicroLED es lo que permite que existan los paneles modulares.

Que algo sea modular quiere decir que puede acoplarse a otro elemento, esa es la idea bajo el concepto de The Wall, una serie de paneles MicroLED individuales que se unen para crear televisores más grandes.

Es decir, cuatro módulos de The Wall de unos 80 x 50 centímetros, colocados formando un rectángulo, nos da una televisión con un tamaño de 160 x 100 centímetros, pero si juntamos dos módulos más en un lateral, y tres arriba, tendríamos una pantalla de 240 x 150 centímetros, unas 98’’ en un formato parecido al 21:9.

MicroLED

El límite, según Samsung, serían unas 292 pulgadas (con un mínimo de 72’’), y esa es la televisión que vimos en Amsterdam, con una resolución similar al 6K. Ahora bien, ¿cómo se consiguen módulos que se unen sin que se noten las ‘’costuras’’?

El concepto de The Wall es espectacular, pero desde que lo vimos en el CES 2018 por primera vez, pensamos… ¿qué pasa con los bordes de cada módulo? Está claro que un panel tiene que tener unos bordes y, por muy delgados que sean, se van a notar, pero gracias a la distancia del pixel del MicroLED (de solo 0,84 milímetros) y la inteligencia artificial, apenas se notan los bordes de los módulos de The Wall.

La importancia de la inteligencia artificial de Samsung

La inteligencia artificial es algo que ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Aunque hasta hace poco parecía una idea del futuro, lo cierto es que ya está entre nosotros, y muchos la llevamos ‘’encima’’ en los teléfonos móviles, mejorando los resultados de la cámara.

Sin embargo, las aplicaciones de la inteligencia artificial son ilimitadas, y en los televisores de Samsung también tiene hueco. Por ejemplo, en los nuevos paneles 8K se utiliza la IA para ‘’reconstruir’’ una imagen de resolución FullHD o superior en una imagen con una resolución cercana al 8K. Es decir, la IA interpola píxeles para que no veamos imágenes borrosas cuando la fuente sea algo inferior a la resolución nativa.

The Wall

Eso es algo que la IA también hace en The Wall, pero además tiene otra tarea, la de disimular los bordes. Y es que, preguntamos a Samsung cómo se iban a disimular las uniones entre los paneles, y la compañía nos comentó que la IA se encarga de analizar la imagen subiendo o bajando el brillo de los bordes de cada uno de los módulos en función del contenido reproducido. Es decir, no cambia de color, pero sí aumenta o disminuye el brillo.

La teoría está bien, pero… ¿se notan los bordes? Sí, se notan, pero tienes que fijarte bastante, estar muy cerca de la pantalla y, además, buscar el fallo. Por ejemplo, cuando The Wall reproduce imágenes negras, los bordes pasan desapercibidos, lógicamente, y cuando las imágenes son blancas, tampoco se notan demasiado (curiosamente).

MicroLED

Con el resto de colores, se nota una ligerísima línea con un color más claro (un rojo se muestra como una línea rosada, un azul como una línea celeste, etc), pero como digo, hay que estar muy cerca buscando la unión. El trabajo del brillo ‘’al vuelo’’ gracias a la inteligencia artificial es bastante bueno.

Los primeros pasos de la tecnología, no para todos los hogares

Ver The Wall en directo es toda una experiencia. El televisor es espectacular y tiene aplicaciones prácticas tanto en hogares (creando televisores que ocupen, literalmente, lo que la pared de un salón medio) como en entornos profesionales, ya que puedes adaptar los módulos al espacio que quieras.

Sin embargo, es algo que está lejos de llegar a los hogares. Para empezar, es una tecnología nueva y no se produce en masa. No todos tienen acceso a ella (Samsung es la única que puede permitirse crear estos tamaños en este momento), hay que calcular el coste de la inteligencia artificial y, además, es algo extremadamente caro, tanto de producir como, obviamente, de vender.

‘’Medio millón’’ es lo que puede llegar a costar un The Wall, algo que está lejos de los bolsillos de la inmensa mayoría del mundo, y aunque no tenemos precios de cada panel individual, está claro que la idea de ‘’pillo cuatro, y el año que viene otros cuatro’’ no es viable, por el momento.

The Wall

A eso hay que sumar que el consumo energético es bastante alto y no vale con un enchufe convencional, ya que hay que realizar una serie de cambios en casa para poder instalar un The Wall. Lo bueno es que no es un concepto, ya que nos confirmaron que se han vendido unidades (pocas, pero ahí están), aunque aún tardaremos en poder comprar un The Wall, entero o por ‘’fascículos’’, como actualmente compramos un televisor.

Es caro, pero es innegable que el MicroLED es el futuro. Y sí, The Wall es una de las cosas más espectaculares que hemos visto estos últimos años en el mundillo tecnológico. HDR10+, unos ángulos de visión magníficos y una calidad de imagen incomparable, con un tamaño increíble, pero para muchos bolsillos, The Wall seguirá siendo un producto de ciencia ficción, al menos por ahora.

Ver ahora: