Skip to main content

¿Qué es WPS WiFi y cómo usar esta función de forma segura?

10/04/2021 - 10:01

Seguramente no te hayas fijado en todos los botones que tiene tu router, uno de ellos lleva mucho tiempo entre nosotros y sirve para conectar un dispositivo a la red de forma rápida y fácil. ¿Sabéis qué es WPS y para qué sirve? Os lo contamos.

Todos conocemos las contraseñas infinitas e imposibles de memorizar que se usan en conexiones WiFi para reforzar la seguridad. Los códigos QR han llegado a nuestras vidas para ayudarnos en este sentido cuando alguien viene a casa y pide conectarse a la red WiFi, pero cuando el dispositivo que queremos conectar a la red no tiene la posibilidad de escanear ese código, empiezan las complicaciones.

Para evitar estar dictando en voz alto la contraseña y realizar una conexión más rápida y fiable, los fabricantes de routers han creado una vía rápida, una forma más sencilla con la que conectarse al router en momentos puntuales con un sencillo pin de 8 dígitos, y después recuperar la contraseña principal más robusta.

Si te fijas, en el router de tu casa puedes encontrar un botón y una luz LED con la indicación WPS. No obstante, también es posible encontrar esta función con estos otros nombres:

  • Wi-Fi Simple Config 
  • Push 'n' Connect
  • Control de reproducción (PBC)
  • Quick Secure Setup (QSS)

¿Qué pasa cuando presionamos el botón WPS?

Todos estos modos ofrecen, en definitiva, una opción más rápida y fácil para conectar cualquier máquina a una red WiFi, aunque hay que tener cuidado para que este atajo no se convierta en un riesgo para la seguridad de la red y estemos abriendo una puerta trasera a hackers o piratas informáticos. Pulsando el botón WPS le pedimos al router que abra la red WiFi y desactive la mayoría de medidas de seguridad que aplica el dispositivo para proteger la red de intrusos como las claves de 256 bits (WPA 2 y 3)

Durante un periodo muy corto de tiempo la red inalámbrica de nuestra casa es más vulnerable. Para que no se quede así para siempre por un descuido, el sistema tiene la obligación, pasados esos segundos, de apagarse de forma automática, hayas conseguido realizar la conexión o no, restableciendo así toda la seguridad.

Como evidentemente un sistema más sencillo y rápido para el usuario puede también significar un atajo cómodo para un intruso, el WPS del WiFi ha ido evolucionando con el paso del tiempo corrigiendo debilidades. Al principio este sistema cambiaba las claves WiFi más elaboradas por un PIN de apenas 8 dígitos. A día de hoy muchos router siguen ofreciendo esta opción, pero también se han incluido otros  métodos de conexión más seguros:

  • Conexión por NFC: Pulsando el botón WPS y acercando un dispositivo con la función NFC activada, la conexión se realiza igual que cuando pagamos en una tienda con el teléfono o el reloj.
  • Conexión por USB: También podemos usar un USB y realizar una conexión más física. El router le pasa las credenciales al pendrive y este se las pasa más tarde al aparato que queramos conectar a la red WiFi. 
  • Conexión por PBC: Otros productos incluyen su propio botón PBC que se debe pulsar al mismo tiempo que el WPS del router. Entre los dos dispositivos se comparten las credenciales en esos segundos de tiempo. Un intercambio de información parecido al Bluetooth.

Todos estos mecanismos son más seguros que el PIN de 8 dígitos,  pues implican que el aparato esté cerca así como la persona interesada. De esta forma, es más complicado que algún vecino desde su casa intente hackear el router con esta función.

Sin embargo, no hay que confiarse, y menos con la opción del PIN de 8 dígitos. Existen muchas aplicaciones que permiten averiguar fácilmente ese pequeño código, por lo que los fabricantes han establecido otras medidas de seguridad para los usuarios que sigan utilizando este sistema. Dependiendo del modelo que tengas en casa, solo se pueden realizar entre 3 o 5 intentos por que, sino el sistema se bloquea hasta que reiniciemos el router.

Lo mejor que podemos hacer para proteger la red de casa es no usar este botón, aunque cada vez es más complicado hackear un router a través de la función WPS, en muchos casos el intruso debería estar dentro de tu casa y presionar el botón, o estar cerca cuando tú lo presiones. La mayoría de routers ya ofrecen la opción de inhabilitar el WPS desde la configuración del router, así te aseguras que aunque aprieten el botón no se va a activar. 

Cómo mejorar la seguridad de tu WiFi

WiFi

Getty Images

Al margen de la función WPS, hay otros consejos que te serán muy útiles para reforzar la seguridad de tu red inalámbrica en casa, más ahora que la ciberdelincuencia ha crecido con el teletrabajo y la pandemia. Si quieres ponerles las cosas más difíciles a los piratas informáticos, sigue estos consejos para proteger tu red inalámbrica:

Cambia la contraseña de tu router: Si acceden a tu red no solo pueden gorronear el WiFi, también tendrán acceso a tus datos bancarios, fotos y vídeos personales, etc. Para evitarlo, es recomendable cambiar periódicamente la clave del router por una contraseña segura que solo tú conozcas.

Controla quién se conecta a tu red: Los routers modernos cuentan con una aplicación móvil para supervisar muchos de los parámetros de las redes inalámbricas. Con ellas puedes ver qué dispositivos están usando la red y detectar tanto a posibles ‘gorrones’ de WiFi como a ciberdelincuentes que quieren penetrar en la red local.

Usa antivirus: Tanto los antivirus tradicionales como algunas aplicaciones de seguridad  protegen de los códigos maliciosos más conocidos como el spyware, el ransomware, el robo o suplantación de identidad y otras amenazas digitales. Además, si tienes niños en casa, también es buena idea usar las funciones de control parental y filtrado de URL que ofrecen algunos routers, para impedir el acceso a sitios peligrosos o para adultos. 

Utiliza software oficial y que esté siempre actualizado: El software obsoleto o de fuentes desconocidas es tu peor enemigo. Si descargas una aplicación o programa asegúrate que sea oficial y esté avalado por empresas de ciberseguridad, muchos virus se esconden en apps que parecen muy útiles o imitan a las más conocidas. Y mantén actualizados todos tus programas y aparatos. Las últimas actualizaciones siempre incluyen protección contra nuevas amenazas detectadas.

Emplea conexiones cifradas: Esto ya lo hemos dicho al principio, cuánto más robusta sea la contraseña o medidas de seguridad mejor. Asegúrate de activar el cifrado del router (mejor si es WPA3 o WPA2, que son los protocolos más actuales). Para el trabajo, también puedes utilizar una conexión segura VPN (red privada virtual).

Haz copias de seguridad: en último lugar, acuérdate siempre de hacer copias de seguridad periódicas de tu ordenador y móviles, de todos los archivos, documentos y fotos que te importen. Si hay un fallo o ataque no las perderás, y lo más importante, no tendrás que pagar un rescate por ellas si te roban esos documentos.