Logo Computerhoy.com

Obligado a dar propina al robot que preparó su bebida: ¿tiene sentido?

Tecnología
Obligado a dar propina al robot que preparó su bebida: ¿tiene sentido?

Este usuario de TikTok cuenta la experiencia de asistir a un bar donde un robot te prepara la bebida, pero se lleva una sorpresa no deseada y, es que, se ve obligado a dejar propina.

El uso de robots en el sector de la hostelería plantea una serie de preguntas éticas, sociales y morales. Y, es que, hasta la fecha los robots no habían sido humanizados y, por lo tanto, se encontraban siendo empleados como si de una máquina más se tratase. Ahora todo ha cambiado hasta tal punto que un robot puede recibir propina por parte de una persona.

Sí, has leído bien. La situación resulta un tanto descabellada, pero ha sucedido en Las Vegas y ha sido documentada para luego subir el vídeo a TikTok. El vídeo con una duración de 9 segundos abre una discusión que, hasta ahora, no se había tenido en cuenta. ¿Es justo obligar a un cliente a dejar propina a un camarero robot?

La respuesta, para muchos, será una negativa y, de hecho, es la respuesta lógica ya que no tiene ningún tipo de sentido el hecho de agraciar el servicio de un camarero robot con dinero de la misma forma que seria si se tratase de un camarero humano. Entonces, ¿por qué ha ocurrido esta situación?

El usuario, conocido como Uptin en TikTok, ha decidido visitar The Tipsy. Este bar situado en Las Vegas no es un bar cualquiera ya que dentro de él se encuentran trabajando, por decirlo de alguna manera, a diferentes robots. De hecho, son estos robots los que se encargan de preparar las bebidas de los clientes.

Este bar de Las Vegas obliga a sus clientes a dejar propina a los diferentes camareros robot

Pese a que la situación da pie a que la imaginación vuele y se crea que los robots que trabajan en el bar tienen apariencia humana, lo cierto es que la realidad hecha por tierra esta premisa imaginativa. Estos robots capaces de preparar bebidas tienen más similitudes con los robots industriales que se encuentran en las plantas de fabricación de vehículos.

Es importante tener en cuenta esto ya que estos robots industriales no son los que han solicitado, lógicamente, la propina tras su servicio o los que han interactuado con el cliente en cuestión que ha publicado este vídeo en TikTok. Y, es que, para que estos robots capaces de preparar bebidas empiecen con la preparación se ha de utilizar una tablet en la realizar el pedido.

La tablet en la que se piden las diferentes bebidas marca la opción de dejar propina de forma obligatoria y, por lo tanto, la decisión detrás de esto parte de la mente humana. Teniendo en cuenta esto, resulta poco ético obligar a alguien a dejar una propina ya que, incluso, podría considerarse como una forma de extorsión.

Además, hay que tener en cuenta una cuestión importante que es la consideración de si los robots tienen derecho a recibir propinas ya que no tienen las necesidades económicas básicas como sí las tienen los trabajadores humanos. Siendo este uno de los puntos más importantes a la hora de entender la situación.

Eso sí, no es el único punto a tener en cuenta. Y, es que, desde una óptica social el reemplazo de los trabajadores humanos por robots podría tener un impacto negativo en la economía. Las razones son obvias, siendo una de ellas la reducción del número de empleos disponibles a los que tendrán acceso las personas.

Pero esto no sería todo ya que también podría suponer un impacto en la interacción social y más en el caso de los restaurantes o, en esta situación en específico, un bar donde la interacción humana es una parte más de la experiencia general. Ir a un bar en el cual es obligatorio dejar propina a un robot que no tendrá ningún tipo de interacción es cuestionable cuanto menos.

La idea detrás de este bar puede ser buena en líneas generales ya que se entiende que la experiencia es casi como ir a un zoológico, solo que en lugar de animales hay robots preparando bebidas. Lo que ocurre es que la ejecución resulta poco convincente tanto por el hecho de obligar a dejar propinas como porque no hay ningún tipo de interacción.

Además, al obligar a dejar propias se instaura un estándar o pensamiento de que esto es algo que debería ser aceptado cuando no es así. Las propinas en cualquier caso han de ser entregadas a personal humano que trabaje en la hostelería ya que el esfuerzo realizado es lógicamente superior al de un robot solo por el hecho de que la persona ha decidido estar ahí.

En definitiva, no tiene ningún tipo de sentido obligar a dejar propina a un robot por la preparación de una bebida o de cualquier tipo de alimento. Este tipo de situaciones no se deben normalizar ya que carecen de lógica y no es un futuro al que los seres humanos deban acercarse. Puede parecer algo anecdótico, pero no resulta razonable participar en estos planteamientos.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además