Análisis de Google Chromecast: El streaming según Google

Google Chromecast

Lo mejor

  • Precio
  • Configuración sencilla
  • Integración con Youtube

Lo peor

  • Pocas aplicaciones compatibles
  • Duplicación de pantalla poco fluida
  • Necesita alimentación adicional

Nota de análisis

75

Características y Ficha Técnica

Marca:
Google
Modelo:
Chromecast
Tipo:
Dongle HDMI
Dimensiones:
7,2 x 3,5 x 1,2 cm
Peso:
34 g
Fecha de lanzamiento:
Miércoles, 19 Marzo 2014
Precio de lanzamiento:
€ 35.00
¿Qué es Google Chromecast?

El pasado mes de marzo Google puso por primera vez a la venta en España Chromecast. El dongle HDMI ideado por Google para transmitir contenido por streaming que salió a la venta a un precio de derribo de tan sólo ¡35 euros!. Obviamente no pudimos resistirnos y no tardamos en hacernos con uno.

Hoy, poco más de tres meses después, estamos en disposición de ofrecerte una idea general de su funcionamiento y si realmente merece la pena hacerse con uno.

Así es Google Chromecast por dentro

Lo primero, y fundamental, es entender qué es exactamente Google Chromecast. Siendo breves podemos de ir que se trata de una pequeña ‘llave’ que se conecta directamente al puerto HDMI del televisor y que permite reproducir contenidos multimedia desde un smartphone, tablet u ordenador. Así de sencillo.

Instalación

Para funcionar, además de estar conectado al puerto HDMI del televisor, Google Chromecast necesita alimentación extra que se consigue mediante el puerto microUSB que tiene en el extremo, junto al botón de reset y el LED de actividad.

Para ello incluye un transformador externo o puedes aprovechar uno de los puertos USB libres del televisor. También incluye un pequeño extensor HDMI por si necesitas un poco más de espacio para realizar las conexiones.

Una vez conectado la configuración puede realizarse desde el ordenador –utilizando el navegador Chrome– o con la aplicación disponibles para smartphones y tablet Android o iOS. Es un proceso sencillo que no lleva más de 5 minutos y para el que sólo necesitas disponer de una red WiFi con acceso a Internet.

¿Qué puede hacer?

Sin duda, es la gran pregunta. En principio, de forma oficial y hasta que Google realice algún movimiento al respecto, Chromecast sólo sirve para recibir contenido vía streaming que esté online. Es decir, en principio no permite reproducir contenido almacenado de forma local. Un gran handicap que hace que Chromecast esté limitado a un escaso número de aplicaciones compatibles: YouTube, Google Play Music, Google Play Movies, Rdio, Netflix o Wuaki TV.

Aunque tal vez éste no sea el problema, lo preocupante es que en el casi un año que ha pasado desde su presentación el número de aplicaciones y dispositivos compatibles con Chromecast sigue siendo muy escaso, sobre todo si lo comparamos con AirPlay de Apple.

Cómo ver tus fotografías y vídeos en el televisor con Chromecast

La “vía de escape” es que siempre puedes visualizar la ventana de navegación de Chrome –en su versión para PC, Mac o Android­–, lo que abre la posibilidad a poder reproducir contenido local con servicio como Plex que ya dan soporte para Chromecast.

De forma paralela poco a poco están apareciendo aplicaciones para Chrome que consiguen romper las limitaciones de Chromecast, tal es el caso “VideoStream for ChromeCast”, una aplicación que nos ha sorprendido muy gratamente.

Experiencia de uso

Tras varias semanas de uso tengo que  admitir que he encontrado más sombras que luces en el pequeño Chromecast. En la parte positiva está, sin duda, la perfecta​ integración con YouTube. Desde cualquier fuente: PC, Mac, Android o iOS, la reproducción es perfecta, sin ningún tipo de salto o retraso, y con una flexibilidad pasmante a la hora de avanzar, retroceder o saltar dentro de la reproducción.

Comparativamente hablando está muy por encima de las aplicaciones para Smart TVs o su funcionamiento con AirPlay. Buena es también la integración con aplicaciones como Wuaki.TV o Google Play Movies.

Las cadenas de televisión consiguen eliminar la app para Chromecast Casteando

Otra historia muy diferente se produce a la hora de “castear” o duplicar la pantalla del ordenador. El lag es apreciable y los textos poco definidos, lo que hace muy complicada su lectura. Aplicaciones como Plex funcionan relativamente bien, aunque la reproducción no llega a ser del todo óptima –con pequeño saltos y falta de fluidez de movimiento sobre todo en archivos HD– y la calidad de los vídeo se ve limitada a los 720p.

De hecho, la mejor opción para reproducir contenido local es “VideoSt​ream for ChromeCast” que, sin ser perfecta, ofrece mejores sensaciones (incluso se maneja bastante bien archivos pesados en MKV y subtítulos).

Conclusión

Teniendo en cuenta su precio, es casi imposible desaconsejar la compra de Google Chromecast. Por 35 euros merece la pena aunque sólo sea para reproducir vídeos de Youtube, eso sí, siempre que no dispongas de otras posibilidades como una Smart TV o dispositivo con AirPlay.

La duplicación de pantalla todavía tiene mucho que mejorar y está claro que, sobre todo, necesita de forma imperiosa un mayor soporte por parte de los desarrolladores de aplicaciones. De lo contrario, Chromecast terminará siendo un gadget destinado al olvido.

Diseño
9
Conectividad
6
Calidad de imagen
7
Rendimiento
7
Fluidez
5
Manejo
5
Calidad/Precio
10