Google compra Dropcam a través de Nest: domótica al poder

Google y Nest compran Dropcam, cámaras de videovigilancia en la nube, por 555 millones de dólares.

La telefonía, los servicios en la Red, y la publicidad online, ya no son suficientes para los gigantes de Internet. Necesitan invertir los miles de millones de beneficios que obtienen al año. ¿Y en qué pueden obtener aún mayores beneficios? En aquello que es más importante para las personas: la salud y el hogar.

Por medio de Android Wear, Google se posiciona en el mercado de los relojes inteligentes y las pulseras de fitness, y las apps de salud inundarán Google Play en cuestión de meses (ya lo están haciendo).

Ahora es el momento de apuntalar la presencia en el floreciente negocio de la domótica y las casas inteligentes.

A principios de año, Google compró Nest Lab por 3.200 millones de dólares. Se trata de una empresa que fabrica termostatos y detectores de humo conectados a Internet. Si hay un incendio en la casa cuando no estás, te avisan a tu móvil. Con los termostatos puedes ajustar la temperatura del hogar de forma remota, o activar distintos electrodomésticos.

Tal como se venía rumoreando en los últimos días, Nest, y por tanto, Google, ha adquirido la empresa Dropcam por 555 millones de dólares, en una noticia que nos llega vía Phandroid.

Google y Nest compran Dropcam

Nest, Google y su apuesta por la domótica: una perspectiva

El movimiento de Google es completamente lógico. Con Nest dispone de hardware que detecta humo y temperatura, entre otra cosas. Gracias a Dropcam, ahora podrán dotar de ojos a esos dispositivos.

Dropcam fabrica un sistema de cámaras de videovigilancia que se manejan a través de Internet. Desde tu smartphone puedes controrlarlas para ver lo que ocurre en tu hogar, cuando no estás. Incluso es posible hablar a través de ellas con tu mascota, o la gente que está en casa.

Incluyen sensores de detección de movimiento, así que también recibes notificaciones en tu móvil cuando detectan a una persona, o una puerta que se abre.

Con la fusión de Nest y Dropcam, será posible recibir avisos de incendio y, al mismo tiempo, ver lo que ocurre con ayuda de la cámara.

No obstante, esta adquisición ha creado polémica porque Dropcam almacena las grabaciones de las cámaras en la nube, para que puedas verlas donde quieras, cuando quieras. Ahora estas grabaciones estarán a disposición de Google, con todo lo que supone en términos de privacidad, anuncios en los vídeos etc. Nest ha aclarado que las grabaciones no estarán disponibles para nadie, ni siquiera para Google, y que en principio no tienen pensado incluir publicidad en el sistema.

La compra de Dropcam por parte de Google aún está pendiente de ser aprobada por el regulador, pero se da por hecha, pues Google no tiene otros negocios incompatibles en el sector.