Alienware X51, análisis y opinión

Alienware X51 R3, análisis y opinión

Lo mejor

  • Tamaño compacto
  • Diseño propio de la marca
  • Rendimiento
  • Refrigeración

Lo peor

  • Sonoridad en reposo
  • Demasiado plástico
  • Precio

Nota de análisis

82

Características y Ficha Técnica

Marca:
Alienware
Modelo:
X51 R3
Tipo:
Ordenador de sobremesa
Dimensiones:
343 x 318 x 95 mm
Peso:
5,5 Kg
Sistema operativo:
Windows 10
Procesador:
Intel Core i7 6700K
Memoria RAM:
16 GB (2 x 8GB) DDR4 2133
Tarjeta gráfica:
Nvidia GTX 960 2 GB GDDR5
Disco duro:
SSD Samsung M.2 250 GB + Disco duro Seagate 2 TB
Conectividad inalámbrica / redes:
802.11 b/g/n, Bluetooth 4.0
Conectores de datos / A/V:
5x jack audio / 1x HDMI / 1x Red RJ45 / 2x USB 2.0 / 6x USB 3.0 / 1x alimentación
Tarjeta de red / inalámbrica:
Fast Ethernet / 802.11 b/g/n
Precio de lanzamiento:
€ 1529.00
El pequeño de la casa

Cada día que pasa tenemos equipos cada vez más potentes a la vez que eficientes, pero es este incremento en la eficiencia energética lo que nos permite tener unas dimensiones realmente reducidas sin comprometer el rendimiento y la disipación térmica.

De hecho, hoy en día podemos tener un ordenador gaming del tamaño de una consola de videojuegos, como es el caso del que tenemos en nuestras manos para este análisis: el Alienware X51 R3, que nos llega en una de sus versiones más potentes con un potente procesador Intel i7 de 6ª generación  6700K junto a una tarjeta gráfica Nvidia GTX 960 y 16 GB de memoria RAM DDR4, pudiendo ampliarlo hasta 32 GB de memoria RAM, y contar con una tarjeta gráfica GTX 970.

Todo este hardware viene integrado en un chasis ligeramente mayor que una Play Station 3, lo que nos dice que detrás de todo esto hay un profundo estudio para permitir semejante potencia gráfica en un espacio tan reducido, demostrando que el el departamento de investigación ha realizado un buen trabajo. Veremos si nuestra opinión del Alienware X51 R3 tras pasar por nuestras manos sigue siendo igual de positiva.

Diseño compacto

Nos alegra ver que los fabricantes realmente hacen un esfuerzo por desarrollar nuevos conceptos que buscan la innovación, que buscan un diseño en el que tanto el espacio como la refrigeración estén optimizadas al máximo.

Pero en primer lugar vamos a hablar del diseño del Alienware X51. Aquí no hay dudas de que se trata de un producto inequívocamente de la marca, con un diseño muy característico que busca unas líneas con una clara inspiración en una ufología cada vez más orgánica y tecnológica, con líneas sobrias, aberturas en los laterales retroiluminadas, y una rejilla inferior y superior con una rejilla con celdas hexagonales.

Alienware X51 R3 detalle

El frontal está presidido (cómo no) por el logotipo de Alienware, que al igual que las branquias laterales, cuenta con una iluminación configurable. Pero este logotipo, no es el botón de arranque del equipo, que está situado en la parte superior colocando el equipo en vertical, y cuenta con un acabado cromado.

Los 9 mejores portátiles gaming de 2015

Está claro que no dejan nada al azar, y consiguen una estética muy efectiva. Pero para ser justos, los acabados no llegan a ser tan brillantes. Y es que se abusa del plástico para su exterior, de forma que en ningún panel (salvo en la parte trasera) tenemos metal, estando totalmente cubierto de plástico, que genera una impresión menos premium.

Galería de fotosImágenes exteriores del Alienware X51 R3ver las 12 fotos

Esto no quiere decir que el chasis no sea sólido, porque lo es. Pero los paneles laterales no aportan la firmeza y solidez que deberían, y esto plantea dudas. Además, al poder colocar el chasis tanto en vertical como en horizontal no tenemos ningún apoyo de goma para mejorar la adherencia con la mesa, algo que nunca está de más.

Alienware X51 R3 bundle

Una de las características de este equipo es que la fuente de alimentación no se encuentra integrada en el chasis del mismo, sino que la tenemos de forma externa de la misma manera de lo que tenemos en un portátil. Aunque en este caso, necesitamos un transformador de nada menos que 330 Watios, necesarios para poder alimentar los componentes incluidos.

Conectividad

Aquí sí que encontramos algunas diferencias respecto a sus antecesores, a pesar de que la estética es la misma que nos ofreció con el lanzamiento de la primera generación del X51.

Lo más destacable es la desaparición de la unidad de disco interna para DVD, una tendencia claramente apreciable en todos los fabricantes y que llevará a la desaparición de los discos de CD y DVD como formato físico. Sí que se seguimos contando con los dos puertos USB junto a los Jacks de auriculares y micrófono.

Alienware X51 R3 puertos frontales

En la parte trasera vemos como el número de conexiones se han reducido de forma considerable respecto a lo que teníamos en el anterior modelo, aunque esto sólo afecta al audio. Ahora, de las 8 conexiones que disponíamos -dos de ellas digitales- pasamos a 3 jacks analógicos, aprovechando todo ese espacio para introducir la conexión para el amplificador de gráficos de Alienware, que permite mejorar el rendimiento gráfico del equipo conectando una gráfica mucho más potente como podría ser una Nvidia GTX 980 Ti.

AMD se une a Razer para conectar gráficas externas a cualquier equipo

Si somos sinceros, no somos capaces de ver una especial utilidad al amplificador de gráficos, ya que tal y como veremos en esta review del Alienware X51 R3, ofrece potencia suficiente para mover cualquier juego al máximo de detalles, o una calidad cercana a la máxima en caso de los más exigentes. Más aun teniendo en cuenta el sobrecoste que tiene. La mayor utilidad la seguimos asociando a equipos portátiles.

Alienware X51 R3 parte trasera

Si hablamos de la conectividad inalambrica, este equipo incluye las últimas tecnologías con soporte para WiFi AC y Bluetooth 4.0, consiguiendo una gran flexibilidad en este aspecto.

Sorprendentemente accesible

Cuando nos enfrentamos a un equipo de pequeñas dimensiones, puede ser obvio pensar que adentrarse en sus entrañas puede ser más que un desafío. Pero afortunadamente este no es el caso, y vamos a ver que el mantenimiento del Alienware X51 es bastante sencillo.

Para acceder a su interior tan sólo tenemos que quitar un tornillo situado en la parte trasera del chasis. Una vez retirado, podremos acceder al interior del chasis deslizando la tapa hacia delante. Tened cuidado al retirarla, ya que en la tapa encontramos un cable que sirve para alimentar el led del lateral, y que hay que desconectar.

Alienware X51 R3 quitando la tapa

Retirada la tapa, ya podemos ver completamente un interior que se encuentra bastante ordenado, y que nos muestra la ubicación de los componentes principales del ordenador, como las dos ranuras para la memoria DDR4, la tarjeta gráfica, y el procesador que se encuentra oculto bajo el sistema de refrigeración líquida, otra de las novedades de este equipo.

Galería de fotosImágenes interiores del Alienware X51 R3ver las 11 fotos

Podemos ver que la placa base no ofrece un diseño estándar, tanto por tamaño como por conexiones, utilizando un pcb específico para el chasis. Sorprende la poca cantidad de cables internos incluidos, donde vemos que la placa base recibe la alimentación de la fuente a través de un sencillo conector de 6 pines.

Alienware X51 R3 cableado interior

El hecho de utilizar tarjetas gráficas estándar hace que se necesite utilizar conectores adicionales para alimentar a la tarjeta gráfica, aunque este sale directamente de la placa base.

Todo esto, junto con el acercamiento de los componentes de sobremesa en portátiles nos obliga a plantearnos si realmente se podría realizar un estándar de alimentación para placas base y tarjetas gráficas donde necesitemos de menos conexiones, y estas sean más pequeñas, ya que esto facilitaría el montaje de los equipos de una manera destacable.

Alienware X51 R3 conector de la gráfica

Volviendo a nuestro equipo, vemos que la conexión de la tarjeta gráfica a la placa base tampoco es estándar, ya que cuenta con un doble puerto pci express con un conector 4x y otro de 16x, que se utilizarán para el ssd con formato M.2 y para la tarjeta gráfica respectivamente. Ambos elementos se unen mediante una subestructura anclada al chasis, con un pequeño pcb para su conexión.

Para poder extraer este módulo hay que quitar dos tornillos, y una vez estos retirados, con un poco de maña sacaremos el bloque. Al liberar este, tendremos acceso al disco duro de 3,5 pulgadas que es capaz de alojar.

Periféricos incluidos

No es muy  común que un equipo sobremesa incluya periféricos incluidos en el packaging, por eso es de agradecer que el Alienware X51 incluye un teclado y un ratón, de los que vamos a hablar un poco más en detalle.

Alienware X51 R3 teclado

Ambos cuentan con el diseño típico de Alienware, con los clásicos signos identificativos y el negro como fondo. Si hablamos del teclado, este presenta un acabado mate junto con una parte superior en negro brillante con el nombre de alienware en su tipografía, que también aparece en las teclas.

Descubre los periféricos imprescindibles para todo gamer

Cada una de ellas viene con un recuadro en blanco enmarcándola, dando la impresión inicial que el teclado podría incluir retroiluminación, pero tras conectarlo vemos que no es así. El mecanismo es tipo membrana, con un cierto tacto que intenta imitar el de un teclado mecánico gaming, pero que queda lejos de conseguirlo.

El ratón cuenta con un acabado en negro brillante con el logotipo de alienware en la zona de apoyo de la muñeca. Su ergonomía ofrece un agarre lo suficientemente cómodo aunque aquí debemos tener claro que es un ratón muy lejos de estar entre los mejores ratones gaming. Cuenta con un sensor óptico y tan sólo dos botones, además de la rueda de deslizamiento.

Rendimiento

Esto es lo primero que solicitamos en un ordenador gaming. El rendimiento del Alienware X51 está sostenido por su procesador Intel i7 6700K junto a una tarjeta gráfica Nvidia GTX 960, con más dependencia de esta última.

Aquí no hay sorpresas. Ya conocemos de lo que es capaz la GTX 960 con 2 GB de memoria GDDR5 dedicada, y en este caso nos vuelve a confirmar que es una tarjeta gráfica perfecta para jugar con resoluciones Full HD si tenemos en cuenta la relación calidad / precio.

Galería de fotosGalería de Benchmarks del Alienware X51 R3ver las 14 fotos

Nuestra prueba del Alienware X51 R3 nos ofrece unos resultados sólidos, con buenas puntuaciones en los benchmarks, mientras que jugando no hemos echado en falta más potencia. Esto se cumple siempre y cuando en los juegos más exigentes seamos cautos con el uso de los filtros.

BenchmarksResultados
Cinebench R15 (CPU / GPU)857 cb / 122,09 fps
3D Mark Fire Strike6492 puntos
Unigine Heaven 4.0
(min / max / media /puntuación)
8,5 fps / 138 fps / 63,9 fps / 1609
Battlefield 3
(min / max / media)
40 fps / 90 fps / 67,43 fps
Battlefield 4
(min / max / media)
47 fps / 96 fps / 64,77 fps
Fallout 4
(min / max / media)
32 fps / 61 fps / 44,51 fps
Need for Speed Most Wanted 2013
(min / max / media)
59 fps / 61 fps / 59,95 fps
Dragon Age Inquisition
(min /max / media) 
37 fps / 56 fps / 43,15 fps

Hablando de un uso más genérico, vemos que Windows 10 se mueve con una gran soltura gracias a la unidad principal SSD de 250 GB para el sistema operativo. Esta unidad ofrece un buen rendimiento tanto en lectura como escritura. Está acompañado de una unidad de 2 TB para el almacenamiento de datos, que ofrece un rendimiento acorde a lo que se espera de un disco duro magnético.

Temperaturas y sonoridad

Uno de los puntos más complicados a los que se enfrenta un equipo de sobremesa compacto son las temperaturas de funcionamiento. Los componentes de alta gama suelen emitir bastante calor, y necesitan de un sistema de refrigeración adecuado para conseguir un funcionamiento adecuado sin la aparición del tan temido throttling.

Consejos para mejorar la refrigeración de tu PC

Aquí volvemos a traer uno de los elementos novedosos de este equipo, y no es otro que el sistema de refrigeración líquida del Alienware X51. Este es específico y exclusivo de este modelo, y cuenta con un radiador con una alta densidad de aletas y un grosor considerable, que obliga a utilizar un ventilador radial, más efectivos cuando se trata de generar más presión estática, necesaria para canalizar el aire a través del radiador. Es una solución muy parecida a la que ofrece el Corsair H5 SF.

Alienware X51 R3 refrigeración líquida

Es una solución similar a la que se emplea en los disipadores de las tarjetas gráficas, como es el caso de la GTX 960 incluida, y que dispone de su propia entrada de aire independiente para que no tenga problemas de refrigeración, utilizando un disipador con un ventilador radial para expulsar todo el aire caliente directamente fuera del chasis.

Alienware X51 R3 tarjeta gráfica

Las temperaturas se mantienen en unos niveles razonables en reposo y bajo carga, demostrando que se puede realizar un ordenador potente en un chasis SFF (Small Form Factor). Lo que si apreciamos es que el kit de refrigeración líquida es algo ruidoso cuando está en reposo, principalmente por la bomba de agua, que genera un ruido claramente audible si lo tenemos encima de la mesa.

Conclusión

Tener un equipo gaming no está reñido con poder llevártelo donde tú quieras con facilidad. Tan sólo se necesita hacer un producto bien hecho, que ofrezca un diseño inteligente con una buena capacidad de refrigeración.

Cuando se lanzó el Alienware X51, este tenía el propósito de rivalizar con las consolas en tamaño, pero con unas prestaciones claramente superiores gráficamente. Esta idea sigue extendiéndose hoy en día, y aunque ya no es tan novedoso en su forma, sigue siendo una opción muy interesante para tener un equipo gaming ultra compacto.

A lo largo de este análisis del Alienware X51 hemos visto un producto que se ha actualizado correctamente a lo que se solicita hoy en día, contando con procesador i7 de última generación, un sistema de refrigeración líquida que mejora de forma notable el rendimiento térmico, y una tarjeta gráfica que consigue un rendimiento excelente.

Alienware X51 R3 con iluminación

Tampoco podemos olvidar el hecho de su fácil accesibilidad para actualizar cuando lo necesitemos los componentes de nuestro equipo, donde podremos cambiar los módulos de memoria RAM, la tarjeta gráfica o cualquiera de los discos que permite este equipo.

Si hablamos del precio del Alienware X51, no os vamos a decir que se trata de un equipo económico, ya que la unidad probada se encuentra disponible en la página oficial por 1529 €. No obstante, la opción más interesante parece ser la variante con el procesador i5 junto a la Nvidia GTX 970, disponible por 1299 €, al que se podría incorporar una unidad SSD M.2 posteriormente al momento de la compra.

Lo único que echamos en falta es el contar con un chasis que tenga menos plástico, o al menos que este tenga un acabado más sólido. También tenemos que mencionar que hoy en día podéis encontrar chasis de pc con una concepción similar, y conseguir montar un pc por piezas por una cantidad menor que el coste de este equipo, pero no será un Alienware

Diseño y acabados
8
Conectividad
9
Mantenimiento y accesibilidad
9
Hardware y rendimiento
8
Temperaturas y sonoridad
8
Calidad / precio
7