Skip to main content

HP Omen 15 de 2018, análisis y opinión

01/09/2018 - 09:01

Análisis del HP Omen 15 de 2018, la evolución de los portátiles Omen que incorpora la nueva generación de procesadores Intel a la vez que cambian ciertos aspectos del diseño de los Omen 15 de 2017. Un portátil para jugar que se aleja de los extravagantes portátiles gaming de otras marcas y que ofrece un rendimiento a la altura tanto en la oficina como en la sala de juegos. Pero... ¿es uno de los mejores portátiles gaming de 2018? Lo vemos en nuestra review.

HP Omen 15 en su versión de 2018

HP tiene varios frentes abiertos. Por un lado están sus Ultrabook, por otro el segmento de portátiles convencionales y experimentos como el ENVY X2. Sin embargo, también cuentan con una potente presencia en el segmento del gaming con una batería de periféricos, equipos de sobremesa, portátiles y monitores que están creados para jugar. Y este verano han lanzado el HP Omen 15 de 2018, que ya ha pasado por nuestra mesa de análisis.

Marca HP
Modelo Omen 15 2018
Tipo Portátil
Dimensiones 36 x 26,3 x 2,5 cm
Peso total 2,52 Kg
Sistema Operativo Windows 10 Home Edition
Procesador Intel Core i7-8750H
Memoria RAM 16 GB DDR4 a 2.666 MHz (un módulo, podremos instalar otro)
Disco duro 256 GB SSD PCIe NVMe + 1 TB HDD a 7.200 rpm
Tarjeta gráfica GTX 1060 Ti 6 GB GDDR5
Tamaño de pantalla 15,6 '' IPS
Resolución de pantalla 1.920 x 1.080 (141,21 ppp) a 144 Hz y G-SYNC
Conectividad inalámbica / redes WiFi 802.11 ac / Bluetooth 5
Conectores de datos / A/V 3 x USB 3.1 Gen 1 / 1 x Mini DisplayPort / 1 x HDMI / 1 x Jack 3.5 (audio in, out) / 1 x lector de tarjetas SD 1 x Thunderbolt 3 / 1 x RJ45

HP está apostando muy fuerte por el segmento de los jugadores, tanto que están invirtiendo en periféricos, como teclados optomecánicos y cascos con refrigeración, pero donde más experiencia tienen es con los portátiles, ya que entraron en este mundillo con la marca Omen.

Los mejores portátiles para gaming que puedes comprar

El nuevo portátil gaming de HP quiere convertirse en uno de los mejores portátiles para jugar en 2018. Para ver si está a la altura, os dejamos nuestro análisis del Omen 15 de 2018.

Diseño continuísta con ligeros cambios

A simple vista, parece que no ha cambiado nada desde el lanzamiento de la versión del año pasado, pero el diseño ya era uno de los puntos fuertes del anterior portátil de la familia. Así que... ¿por qué ''tocar'' más de lo necesario? Eso es lo mismo que han debido pensar en el ''laboratorio'' de diseño del Omen 15 de 2018, ya que las diferencias, aunque están ahí, son muy sutiles

Y sí, es interesante ver cómo las ''pegas'' que tenía el anterior diseño se han intentado pulir en esta nueva versión. Las líneas son elegantes y la parte superior sigue siendo bastante bonita, con el logo de Omen (no se ilumina, como en los X) acompañado por una enorme equis que separa la carcasa en cuatro zonas, dos con un diseño panelizado y dos con un acabado cepillado. La fibra de carbono es el material protagonista.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Si abrimos el portátil nos encontramos un teclado completo, con teclado numérico, y una pantalla con unos marcos minúsculos. Esto permite que el equipo sea más elegante, pero también bastante más compacto manteniendo la diagonal de 15,6 pulgadas.

Análisis HP Omen 15 de 2018

En la zona inferior nos encontramos dos enormes aberturas con rejilla metálica que permiten que el aire frío pase por la zona interior para ser expulsado por los dos disipadores (uno para la CPU y otro para la GPU) a través de la parte trasera, donde encontramos dos grandes salidas de aire caliente en las que podemos ver los disipadores de aluminio de cada uno de los componentes.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Algo que también vemos en la parte trasera son los puertos, algunos de ellos. Así, encontramos un puerto Thunderbolt, el puerto Kensington, un DisplayPort, un HDMIe, puerto USB 3.1 y un puerto RJ45. La colocación de estos puertos aquí es de lo más interesante, ya que permite que cables voluminosos, como el de Ethernet o el HDMI para conectar el portátil a una pantalla externa, no ocupen sitio en uno de los laterales.

Eso sí, también tenemos puertos a ambos lados del portátil. En el izquierdo encontramos un USB 3.1, el puerto de audio in y el audio out, además del lector de tarjetas SD. En el derecho, el puerto de carga del portátil y otro USB 3.1.

Análisis HP Omen 15 de 2018
Análisis HP Omen 15 de 2018

Otra novedad es que la parte trasera del portátil está algo elevada en comparación con el modelo de 2017. Es decir, los ''grips'', los ''agarres'' de goma para que el portátil no resbale en una superficie, tienen cierta inclinación y altura en la parte trasera. Esto permite elevar el conjunto para que el aire frío penetre de forma más fácil por los disipadores.

Para rematar este apartado del análisis del HP Omen 2018, hay que indicar que los altavoces están situados en los laterales de la parte inferior frontal, por lo que al apoyar el sistema en una superficie, se logra una mayor propagación del sonido. ¡Ah! Lo que no cambia es que sigue siendo un imán para las huellas...

Análisis HP Omen 15 de 2018

Pantalla de altos vuelos

La pantalla en un portátil es uno de los componentes más importantes. Pasamos mucho tiempo frente a ella y está claro que cuanto mejor sea, mejor experiencia de usuario tendremos. Esto es importante en portátiles pensados para trabajar (como los que nos ofrecen pantallas con calibración Pantone), pero también en los portátiles para jugar, donde es importante contar con una buena tasa de refresco, una buena respuesta y unos ángulos de visión correctos.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Hay varios modelos de HP Omen 15 de 2018, y el nuestro es el que monta un panel IPS con retroiluminación WLED y resolución de 1.920 x 1.080. Contamos con 15,6 pulgadas y unos 141 puntos por pulgada. Es la configuración clásica. Lo interesante es que, además, tenemos un panel de 144 Hz... y tecnología Nvidia G-Sync en los modelos con GTX 1060 y GTX 1070.

Sobre el papel, son datos más que buenos para un portátil gaming. Ciertamente, al jugar, la experiencia es fantástica, pero hay que matizar algunas cosas. Y es que, en cuanto encendemos el portátil apreciamos unos colores muy vivos y de gran calidad que, además, pueden verse perfectamente desde cualquier ángulo. No es algo que vayamos a poner a prueba a diario, pero se agradece que los ángulos de visión sean generosos.

Análisis HP Omen 15 de 2018

El refresco es generoso, algo que notamos, sobre todo, en los juegos, pero hay un ''problema''. Y es que, al menos en nuestro modelo, encontramos que la zona inferior cuenta con esas famosas fugas de luz que llegan a ''ensuciar'' imágenes oscuras, sobre todo en juegos y películas, al ofrecer dos zonas muy diferenciadas en los que se notan esas fugas de luz sin ningún esfuerzo.

Pese a esto, que es algo que puede molestar más o menos, dependiendo del usuario, nos encontramos ante un panel de gran calidad que permite que jugar sea un placer, sobre todo en títulos como Overwatch, y otros shooter en primera persona. Y es que, jugar a más de 60 frames por segundo en un shooter, es una delicia.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Rendimiento en el día a día

La pantalla promete, pero... ¿estará el hardware a la altura de esos 144 Hz? En las tripas del Omen 15 de 2018 nos encontramos hardware bastante conservador, muy en la línea del Omen 15 del año pasado. Así, tenemos una tarjeta gráfica GTX 1060 con 6 GB de memoria GDDR5 y tecnología Max-Q acompañada de 16 GB de memoria RAM a 2.666 MHz (algo más rápida que la del anterior Omen) y la joya de la corona, una CPU de octava generación de Intel.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Al veterano i7-7700HQ le sigue el i7-8750H, un procesador de seis núcleos a una frecuencia base de 2,2 GHz (4,1 GHz de boost) que es el que marca la diferencia en los test sintéticos que os mostramos a continuación:

Benchmark HP Omen 15 de 2018
3D Mark Time Spy 3.808 puntos
3D Mark Time Spy CPU 5.202 puntos
3D Mark Time GPU 3.637 puntos
Geekbench OpenCL GPU Nvidia 127.985 puntos
Geekbench CPU Single-Core: 4.827 puntos
Multi-Core: 18.457 puntos
Cinebench R15 OpenGL 113.71 frames por segundo
Cinebench R15 CPU 1.130 puntos
PC Mark 10 5.534 puntos
Crystal DiskMark Secuencial Lectura: 3.250 MB/s en el SSD
Escritura: 1.440 MB/s en el SSD

Con este hardware, no hay problema alguno en tareas de ofimática. Todo se mueve como debe y el equipo no ''suda'' en ningún momento, ni con Opera manejando varias pestañas, un segundo monitor conectado vía HDMI a resolución 1080p y con Photoshop y Premiere trabajando de vez en cuando. Para trabajar, tenemos un equipo más que competente. Ahora bien, ¿qué tal el Omen 15 para jugar?

Análisis HP Omen 15 de 2018

El HP Omen 2018 está diseñado para jugar

Aunque el rendimiento en los test sintéticos está ahí, y sirven para comparar ordenadores de una forma muy sencilla, lo que importa en un equipo para jugar es el rendimiento real que pueden ofrecer. Y eso se mide en los juegos.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Como siempre, para el análisis del HP Omen 15 de 2018 hemos elegido una batería de juegos que destacan por diferentes aspectos. Hay algunos que ''tiran'' mucho de la GPU. Otros son más exigentes con la CPU y Overwatch es el más exigente con ambos chips, ya que tiene que calcular muchos elementos a la vez que debe generar entornos 3D exigentes y cargados de efectos... a la vez que maneja los parámetros del juego online.

Qué mirar al comprar un ordenador portátil gaming en 2018

A continuación, os traemos la media de frames por segundo en diferentes juegos en el Omen 15 de 2018, todos probados con sus valores al máximo (excepto Overwatch, en el que ''jugamos'' con parámetros en alto y ultra), resolución 1080p y sin sincronización vertical:

Juego Frames por segundo
(media)
Destiny 2 72
DOOM 93
Forza Horizon 3 87
Overwatch 139
Gears of War 4 84
Sea of Thieves 70

El rendimiento es excepcional, pero como veis, se queda lejos de los 144 frames por segundo que podríamos obtener con este panel. ¿Importa demasiado? No, y es lógico teniendo en cuenta que estamos hablando de una GTX 1060 con 6 GB de memoria GDDR5. Aquí toca preguntarse lo de siempre ¿por qué las compañías no equilibran mejor sus productos?

Es decir, este portátil, con una GTX 1070, sí aprovecharía los 144 Hz, pero con una GTX 1060, solo juegos antiguos (optimizados para ello) o los shooter en primera persona, y no con todos los valores al máximo, aprovecharán esa tasa de refresco. Pese a esta puntualización, el rendimiento es excelente, y jugara Overwatch con picos de 139 frames por segundo, es una delicia.

En títulos más exigentes con la GPU, el Omen 15 de 2018 tampoco tiene problemas con juegos como Gears of War 4 o Sea of Thieves, un título bastante exigente con la gráfica debido a la malla del mar:

Por otra parte, Destiny 2, uno de los juegos probados más actuales, luce de maravilla y se juega con teclado y ratón de forma perfecta gracias a una suavidad de imagen que nada tiene que envidiar a la que obtenemos en un sobremesa. Es una comparación que podéis considerar exagerada, pero en términos de rendimiento la octava generación de Intel (y la séptima ya lo permitía) y las GPU de la serie 10 de Nvidia nos permiten jugar de forma muy decente en cualquier sitio. 

El rendimiento en shooters es, como ya hemos comentado con Overwatch y Destiny 2, excelente. EL panel se comporta de maravilla y en un juego competitivo como el de Blizzard, es un gustazo estar rozando la tasa máxima de frames por segundo que el panel puede aportar. Sin embargo, la prueba de fuego era DOOM. El juego de 2016 es uno de los shooter más veloces que podemos probar, y verlo funcionar por encima de los 60 frames por segundo es una gozada.

Con la API Vulkan, así se comporta DOOM en el HP Omen de 2018:

Ahora vamos con el caso más curioso que nos hemos encontrado a la hora de analizar el HP Omen 2018. Y es que, con una pantalla que puede llegar a los 144 Hz, queríamos ver si podíamos jugar a Forza Horizon 3, un juego que se beneficiaría mucho de ello, a esa tasa de frames por segundo. Ya os adelantamos que nos fue imposible, independientemente de la carga gráfica del juego. 

A continuación, os dejamos un vídeo de Forza Horizon 3 en el portátil corriendo con todos los valores al máximo: 

Tras ver que el juego rendía bien, más que bien, de hecho, empezamos a forzar esos 144 Hz bajando los valores a ''alto''. Sí, mejoró algo el frame-rate, pero no nos acercamos al máximo. 

Tras ello, bajamos los parámetros al mínimo buscando esa excelencia en términos de refresco de imagen, y la sorpresa es que no encontramos una gran diferencia entre los valores en ultra y los valores en bajo, en términos de rendimiento, ya que a nivel visual... salta a la vista: 

¿El problema? Que un juego vaya a 144 Hz, o a más de 60, incluso, muchas veces depende de que el código del propio juego esté optimizado para ello. Hay títulos, como los shooter o League of Legends, que sí nos permiten bajar la calidad visual para arañar más frames por segundo, pero hay otros que, por el código, da igual cuánto bajemos los parámetros gráficos, porque no llegaremos al máximo.

Esto no es, desde luego, una crítica al portátil, ya que es un logro que podamos jugara 1080p en ultra y a 60 frames por segundo a casi todo, que es el objetivo, y si, además, podemos disfrutar de una tasa de 120 frames por segundo en juegos como CS:GO u Overwatch, mejor que mejor.

Temperatura y disipación

Ahora toca pasar al siempre controvertido asunto de la disipación y la temperatura de un portátil gaming. Como hemos comprobado en el análisis del HP Omen de 15'' de 2018, parece que todo sigue comportándose de la misma manera. Es decir, el sensor de la CPU sigue marcando una temperatura, en casi todos los casos, superior a los 90º mientras que las GPU se mantienen de forma muy estable en todos los juegos.

A continuación, os dejamos la tabla de temperatura máxima en los diferentes juegos probados a la hora de realizar este análisis del HP Omen 2018:

Juego Temperatura máxima de CPU Temperatura máxima de GPU
DOOM 92º 83º
Forza Horizon 3 91º 79º
Seam of Thieves 84º 81º
Gears of War 4 95º 81º
Overwatch 93º 89º

Aún con esa temperatura, el chásis no llega a quemar en ningún momento, y es adecuado indicar que, aunque nos parezca elevada, el portátil no llega al throttling (momento en el que la CPU baja su frecuencia de manera automática para evitar daños mayores al equipo, lo que se traduce en una caída del rendimiento). Sin embargo, estas temperaturas nos hacen preguntarnos... ¿realmente da igual el sistema de disipación que coloquemos para refrigerar los chips de Intel?

Análisis HP Omen 15 de 2018

Y es que, en todos los equipos que hemos analizado recientemente, los procesadores Intel, fueran de séptima u octava generación, pasaban siempre de los 90º en juegos. Y esto ocurre independientemente del sistema de disipación. El ventilador y la rendija para absorber aire del HP Omen son generosos, mucho más que las del Aero 14 de Gigabyte, por ejemplo, pero la temperatura es realmente similar en el mismo procesador.

Es decir, si da igual el sistema de disipación que se le coloque al i7-8750H, puede que no tengamos que preocuparnos por ello, pero hay que puntualizar que un usuario que se compre un portátil gaming y no haya podido comparar con otros modelos, normalmente se escandalizará con estos picos de 95º, en el caso del Omen. La gráfica, sin embargo, ya podéis ver que se mantiene de forma muy estable en los diferentes juegos.

La buena noticia es que, aunque el equipo expulsa mucho calor, lo hace por la zona trasera. Como vimos en el apartado del diseño, es ahí donde se encuentran las rendijas para expulsar el aire caliente, lo que significa que no nos molestará en los laterales, donde tendremos el ratón externo para jugar.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Teclado y touchpad cada vez mejores

En un equipo que se torna como ''anual'', los cambios estéticos se producen poco a poco una vez se ha fijado una línea. Hasta la renovación de la generación Omen no veremos cambios realmente sustanciales en lo que a teclado y touchpad se refiere, pero sí hay diferencias sutiles tanto en el teclado como en el touchpad que indican que HP está mimando estos portátiles y que no se ''duerme en los laureles''.

Análisis HP Omen 15 de 2018

El teclado es muy similar al del HP Omen 15 de pasada generación, con una disposición de teclas prácticamente idéntica, pero con matices interesantes. Por ejemplo, la barra espaciadora sigue sobresaliendo de las demás teclas en la parte inferior y sí, seguimos teniendo marcados las teclas WASD, pero en lugar de estar coloreadas por completo en color rojo, ahora solo vemos un contorno en color blanco. Por cierto, también se agradece que la tipografía tenga ahora color blanco.

Las teclas de dirección son ahora más pequeñas y no sobresalen por la parte inferior, manteniendo mejor la estética del teclado y, además, adoptando un tamaño muy similar al de los MacBook. HP sabe que daca vez utilizamos menos esas teclas y las ha ''escondido'', ya que realmente no tienen ninguna utilidad para su público objetivo.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Otro cantar es la retroiluminación, aunque aquí hay claroscuros. Por fin abandonamos una retroiluminación en color rojo para dar paso a un teclado RGB, aunque no es oro todo lo que reluce, y no tenemos un teclado RGB completo. Es decir, tenemos cuatro zonas iluminadas (tres zonas en el teclado y, luego, las teclas WASD). Esto lo podemos personalizar gracias al software de Omen, y no entendemos por qué, si los LED de cada tecla son RGB, no podemos poner cada una de ellas de forma individual en el color que queramos.

El tacto, por su parte, es de lo más agradable, con un efecto rebote placentero para jugar y escribir y una pequeña curvatura central que hace que la yema del dedo encaje a la perfección. En este sentido, es muy cómodo utilizar el teclado y no necesitamos de manera imperante uno externo (aunque, si jugáis, seguro que querréis un buen teclado mecánico con switches a vuestro gusto).

Análisis HP Omen 15 de 2018

¿Qué pasa con el touchpad? Como sabéis, somos muy críticos en este aspecto. Y es que, los fabricantes que no son Apple no consiguen tomarle el punto a los touchpads. Últimamente hemos visto algunos sorprendentes, como el del Surface Book de 15 pulgadas, y otros que dejan que desear, como el del Gigabyte Aero 14. HP, sin embargo, nos ofrece un buen touchpad que mantiene dos botones táctiles y cuya respuesta es más que acertada.

No vale para jugar, evidentemente, pero al menos no echaremos de menos el ratón externo cuando estemos de viaje, ya que tanto el tacto como el bloqueo automático del touchpad del HP Omen 15 de 2018 es muy correcto.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Autonomía y software propio

El Omen 15 de 2018 nos llega con Windows 10 Home Edition, y ya sabéis qué significa eso: la última versión del sistema operativo de Microsoft donde encontramos algunas aplicaciones preinstaladas, como Netflix. También tenemos el software propio de HP. Sí, a las compañías les gusta mucho incluir su propio software, aunque a veces es más un estorbo que otra cosa.

En el caso de Omen Commend Center, la aplicación para controlar diferentes parámetros que incluye HP, estamos ante un caso singular. Y es que, si en los Omen X sirve para regular el overclock del procesador, además de otras tareas, en el Omen 15 de 2018 solo podemos monitorizar el equipo (no podemos hacer overclock ni nada parecido) y configurar las zonas de iluminación del teclado. Poco más.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Respecto a la autonomía, estamos ante un portátil gaming, y contamos con una batería de ion-litio de 4 celdas y 70 Wh. EL fabricante nos dice que tenemos algo más de 6 horas de batería, pero en una situación en la que trabajamos con Opera, una pestaña con Youtube Music, un par de pestañas con editor de texto y uso de Photoshop para redimensionar imágenes (de forma esporádica), a duras penas pasamos de las tres horas.

Cómo calibrar la batería de un portátil

Jugando, superamos la hora dando gracias aún con el sistema Max-Q de Nvidia, que baja la tasa de frames por segundo a 30 de forma automática si desconectamos la fuente de alimentación del portátil. Son datos acorde a lo que podemos esperar de un portátil gaming, pero está claro que sigue siendo una experiencia insuficiente en este sentido.

Eso sí, contamos con carga rápida con el cargador incluido en el paquete, lo que nos permite cargar el 50% de la batería en unos tres cuartos de hora, que no está nada mal y que, aquí sí, se cumple la predicción del fabricante.

Sonido ''marca de la casa''

Portátil HP, sonido certificado por Bang and Olufsen. Es una dupla que nos acompaña durante unos cuantos años y que vuelve a aparecer en el Omen 15 de este año. Sin embargo, que una casa de audio ponga su nombre a los altavoces de un portátil, no siempre garantiza un gran sonido. En el caso del HP que nos ocupa, nos encontramos con unos altavoces, ciertamente, correctos.

La calidad de sonido es buena tanto en graves como en agudos. El volumen no es el que nos gustaría en un equipo de estas dimensiones, y segmento, pero no encontramos distorsión cuando subimos el volumen y, ciertamente, el espectro sonoro es bueno. Sin embargo, la colocación de los altavoces no es la óptima.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Como comentamos en el apartado de diseño de este análisis del HP Omen 15 de 2018, los altavoces se encuentran en la parte inferior de los laterales. Esto significa que están apuntando hacia la superficie en la que se apoyan, lo que permite que la proyección del sonido haga que este rebote, consiguiendo una mayor amplificación. Sin embargo, dependiendo de la superficie, conseguiremos un sonido... u otro.

En portátiles en los que el tamaño suponga un compromiso para la colocación de diferentes elementos, entendemos que no haya más remedio, pero en el caso del HP Omen, y en el de otros portátiles gaming, ya que parece un estándar esta colocación de altavoces, se podría optar por colocar los altavoces en otra posición. Pero, si nos ceñimos a la calidad del sonido, no podemos poner demasiadas pegas.

Como decía, el volumen podría ser algo más alto, pero en juegos, los graves son contundentes y los agudos se portan bastante bien.

Análisis HP Omen 15 de 2018

Por la senda correcta, conclusión

¿Vale la pena hacerse con un portátil gaming? La respuesta a esta pregunta depende de lo de siempre, de las necesidades del usuario. Si necesitáis un PC para jugar, y no lo vais a sacar de casa, puede que un portátil no sea la mejor opción. Por los 1.699 euros que cuesta el HP Omen 15 de 2018, el modelo que hemos probado, podéis haceros con un equipo de sobremesa más potente.

Sin embargo, si necesitáis un equipo para estudiar/trabajar y, además, queréis echar una partida de vez en cuando, el Omen 15 de este año vale mucho la pena. Como hemos visto en este análisis, la pantalla cuenta con una calidad bestial en lo que a tasa de refresco se refiere y su hardware (GPU + CPU + RAM), aunque no pueden ofrecer 144 frames por segundo, sí nos permite jugar a todo en''ultra'' a más de 60 frames por segundo.

Análisis HP Omen 15 de 2018

La experiencia jugando es muy buena, pero para trabajar sigue siendo una gran opción por su potencia y, sobre todo, por lo cómodo que es el teclado. Además, el touchpad es uno de los elementos que más han mejorado respecto la anterior versión de este portátil, por lo que ya no nos hará falta un ratón externo para tareas como escribir y navegar por la web.

Por lo demás, estamos ante un portátil gaming muy completo que, efectivamente, puede ser de los mejores de este año. Además, el diseño es elegante y ya no tenemos esas extravagantes teclas con la tipografía en color rojo que, para qué engañarnos, hace daño a la vista. Sin duda, y aunque sigue habiendo apartados en los que mejorar, el HP Omen 2018 es una gran opción en el terreno de los portátiles para jugar.

Lo mejor

  • Rendimiento: todo a ultra a más de 60 fps
  • Tasa de refresco de la pantalla y G-Sync
  • Diseño que evoluciona
  • Teclado y touchpad, por fin decente

Lo peor

  • Temperatura del procesador
  • Algo más de volumen no vendría mal
  • El software propio no aporta mucho

Nota técnica

85

Ver ahora: