Skip to main content

Honor Play, análisis y opinión

Lo mejor

  • Diseño metálico
  • Excelente calidad en la pantalla
  • Autonomía hasta para dos días
  • Por este precio, es casi imbatible

Lo peor

  • Por detrás en potencia del Snapdragon 845
  • No tiene Bluetooth 5.0
  • Interfaz personalizada, no pura
  • IA de la cámara prescindible

Jakub Motyka

15/09/2018 - 12:39

Por 329 euros, el Honor Play es un móvil que llega dispuesto a convertirse en un super ventas de cara a la recta final de este año. Que no te engañe su precio: pese a que cuesta lo mismo que un gama media, en realidad tiene características de alta gama tales como el último procesador Kirin 970, hasta 6 GB de RAM o una cámara principal dual de 16 + 2 megapíxeles. En este análisis te contamos nuestra opinión sobre sus especificaciones.

Qué animado se ha puesto en cuestión de semanas el mercado de los móviles de alrededor de 300 euros. Desde el lanzamiento del teléfono estrella de cierta marca que lleva todavía poco tiempo en España, todos los grandes fabricantes se han tenido que poner las pilas para no quedarse atrás en la gama media –y decimos "media" por llamarlo de alguna forma, porque la barrera entre gama media y gama alta se ha vuelto muy difusa–. Honor, con el Honor Play, quiere conquistar a todo ese público que tiene ahora mismo 329 euros en el bolsillo y está dispuesto a gastarse exactamente esa cantidad de dinero en la compra de su próximo móvil.

El Honor Play es la respuesta de la segunda marca de Huawei al Pocophone F1, el teléfono –precisamente también de la segunda marca de Xiaomi– que lo ha cambiado todo en el mercado de la telefonía móvil. La irrupción de un smartphone con características top (procesador Snapdragon 845, 6 GB de RAM, Bluetooth 5.0...) como el Pocophone ha hecho que los demás reaccionen, y por 329 euros el Play es una alternativa que merece la pena tener en cuenta sea cual sea el tipo de móvil que estás buscando.

Pese a que en cierta medida Honor ha tratado de anunciar el Play como un móvil para gamers –durante la presentación llegaron a presumir incluso de que era "su primer móvil gaming"–, en realidad no hay que entenderlo como tal: es un smartphone muy completo para todos los públicos, independientemente de si después vas a darle un uso más o menos intenso en cuanto a juegos. Es parecido a lo que en su día supuso el Moto G5: quiere convertirse en la referencia dentro de su rango de precio. La diferencia está en que, en este caso, la competencia aprieta fuerte.

Honor Play

Tan fuerte aprieta la competencia que, para encontrar un antecesor similar a este teléfono dentro del catálogo de Honor, tenemos que irnos al mismísimo Honor 10: un teléfono que, habiendo llegado en su día con un precio de salida de 399 euros, ofrecía unas especificaciones muy similares a las del protagonista de esta review: también tenía un procesador Kirin 970, 4 GB de RAM, un diseño similar... ganaba en cámara, al menos sobre el papel. Lo pudimos probar a fondo en su momento. La diferencia está en que ahora hablamos de un modelo que cuesta 329 euros, 70 euros por debajo del precio de salida del Honor 10.

¿Qué características ofrece el Honor Play? En pocas palabras, está mucho más cerca de un Huawei P20 Pro que un Honor 7X... pese a que el primero cuesta casi 700 euros, y el segundo, poco más de 200. ¿No nos creéis? Mirad la siguiente tabla.

  Huawei P20 Pro Honor Play Honor 7X
Pantalla

6,1" AMOLED

2.240 x 1.080 píxeles

6,3" IPS LCD

2.340 x 1.080 píxeles

5,93" IPS LCD

2.160 x 1.080 píxeles

Procesador Kirin 970 Kirin 970 Kirin 659
Memoria + RAM 128 + 6 GB 64 + 4 GB 32/64 + 3/4 GB
Cámara principal 40 + 20 + 8 megapíxeles 16 + 2 megapíxeles 16 + 2 megapíxeles
Cámara frontal 24 megapíxeles 16 megapíxeles 8 megapíxeles
Android Android 8.1 Oreo Android 8.1 Oreo Android 7.0 Nougat
Batería 4.000 mAh 3.750 mAh 3.340 mAh

Está alimentado por el último procesador Kirin 970, y complementa sus características con una gráfica Mali-G72 MP12, 4 GB de RAM, una cámara dual de 16 + 2 megapíxeles y 3.750 mAh de batería, entre otras especificaciones. En cualquier otro momento nos parecería completamente normal que este terminal costase 400 o incluso más euros, pero las cosas han cambiado. A partir de ahora, este va a ser el estándar (en lo referido a características) para los móviles que quieran tener alguna mínima posibilidad de competir en el mercado de los teléfonos de 300 euros.

Pero basta de introducciones. Estamos ante uno de los móviles más interesantes de esta recta final de año (más allá de la gama alta que todos de sobra conocemos), así que empecemos con nuestro análisis con opiniones del Honor Play.

El precio no implica sacrificar diseño

Diseño del Honor Play

El diseño es una de esas características en las que prácticamente ningún fabricante se resiste a la tentación de meter el hachazo cuando de lanzar un móvil barato al mercado se trata. Pero Honor ha mantenido el tipo, y con el Honor Play lo que tenemos es un teléfono con un diseño metálico que ni de lejos aparenta corresponder a un smartphone de poco más de 300 euros. En la mano se siente como un teléfono robusto y bien construido.

Por supuesto, con el Honor Play la caja registradora de los móviles que se han sumado a la ceja del iPhone X vuelve a hacer *clin*: es uno más de los muchos móviles Android que este año han incorporado un notch dentro de la pantalla. Fíjate en la parte superior de su pantalla, y verás que la franja superior no ocupa todo el ancho del panel: en lugar de eso, deja dos espacios a los lados que quedan libres para que se muestren ahí las notificaciones, la batería y la hora. Es una forma de aprovechar mejor la pantalla... dicen.

Notch del Play

La utilidad de la ceja en móviles que no tienen tecnologías avanzadas de reconocimiento facial –como es el caso no solamente de este móvil, sino de prácticamente todos los que han incorporado un notch este año– es más bien discutible. En teoría sirve para tener más pantalla en el mismo cuerpo, y en parte es cierto: cuando utilizas el móvil en vertical, es verdad que ganas algo de espacio gracias a que la barra de notificaciones no queda debajo de la franja superior, sino que está integrada a su alrededor. Pero en todos los demás casos, lo cierto es que la ceja es más una molestia que un recurso útil.

En cualquier caso, el notch está de moda y nos va a tocar sufrirlo durante todo lo que queda de año. De hecho, visto que Apple no nos ha sorprendido con un nuevo iPhone sin ceja en la presentación de este pasado día 12 de septiembre, podemos estar seguros de que veremos móviles con ceja también durante buena parte del próximo año.

Volviendo a su diseño, el Honor Play se presenta con unas medidas de 157,9 x 74,3 x 7,5 milímetros, con un peso de 176 gramos. No penséis que por tener una pantalla de 6,3 pulgadas es un móvil gigante, porque en realidad es incluso más pequeño que un iPhone 8 Plus. Es grande, pero no tanto como para descartar su compra si buscas un teléfono con una pantalla de un tamaño generoso.

Dimensiones Honor Play Huawei P20 Pro iPhone 8 Plus Galaxy S9+
Tamaño de pantalla 6,3" 6,1" 5,5" 6,2"
Dimensiones 157,9 x 74,3 x 7,5 mm 155 x 73,9 x 7,8 mm 158,4 x 78,1 x 7,5 mm 158,1 x 73,8 x 8,5 mm
Peso 176 gramos 180 gramos 202 gramos 189 gramos

Llama la atención lo delgado que es el cuerpo –sí, a cambio la cámara sobresale un poco por encima del cuerpo–, y sorprende también comprobar la ligereza con la que se siente el teléfono en la mano. Eso no quita que al mismo tiempo transmita un acabado robusto que debería soportar muy bien el ajetreo del día a día, y yo personalmente no le pondría carcasa salvo que os importe mucho que el terminal esté impoluto en cuanto a arañazos. En lo que son caídas, el diseño metálico es garantía de una buena resistencia.

Diseño del Honor Play

Si hacemos un repaso rápido de su diseño, veremos que los botones físicos –los cuales hay que decir que, pese a que no bailan mucho al tacto, tampoco se notan firmes al cien por cien– están ubicados en el lateral derecho, mientras que tanto la salida minijack como el puerto USB de Tipo-C están abajo, junto al altavoz principal. La bandeja Dual-SIM (o SIM + microSD) está ubicada en el lateral izquierdo.

¿Y dónde está el lector de huellas? Está atrás, en la parte trasera. Es una posición muy cómoda en cuanto te acostumbras a desbloquear el móvil con el dedo índice, y siendo un teléfono grande se agradece no tener que andar haciendo malabares para llegar al lector de huellas dactilares, cosa que ocurre frecuentemente en los móviles que lo incorporan debajo de la pantalla. En cualquier caso, hay otras formas de desbloquear la pantalla... y una de ellas consiste simplemente en mirar el móvil.

Reconocimiento facial del Honor Play

Honor se sube al carro del reconocimiento facial, y aunque lo hace de una forma mucho más modesta que Apple con el iPhone X (con todo ese sistema de infrarrojos con miles de puntos), lo hace con la intención de sumar una forma más de desbloquear la pantalla. Y funciona sorprendentemente bien (es rápido, preciso y rara vez nos ha fallado en el uso diario): precisamente por eso, la seguridad que ofrece este sistema seguramente sea más bien discutible, desde luego ni remotamente cercana a la que se consigue con un escáner facial en condiciones.

Desde un punto de vista más subjetivo, el Honor Play presenta un diseño atractivo para todas las edades. Lo veo como un móvil tan apto para un quinceañero como para un padre de familia, y quizás lo único que lo acerca más hacia un perfil u otro es el color de la carcasa por el que te decidas. La unidad que nosotros hemos probado era de color negro, pero este teléfono también se puede comprar en azul, violeta y rojo.

Nada que envidiar a un gama alta en cuanto a pantalla

Pantalla del Honor Play

Si hiciéramos un test a ciegas entre la pantalla de este Honor Play y la de móviles de más alta gama, esos esos cuyo precio está por encima de los 500 euros, más de uno, más de dos y más de tres lectores seguramente no sabrían decir cuál es cuál. Tiene mérito lo que ha conseguido Honor con este panel IPS LCD de 6,3 pulgadas que alcanza una resolución Full HD+ –tiene formato 19,5:9, recordemos– de 2.340 x 1.080 píxeles.

Pantalla Honor Play Pocophone F1 Xiaomi Mi 8 Asus ZenFone 5Z Honor 10
Tamaño 6,3" 6,18" 6,21" 6,2" 5,84"
Formato 19,5:9 18,7:9 18:9 18,7:9 19:9
Tecnología IPS LCD IPS LCD Super AMOLED IPS LCD IPS LCD
Resolución 2.340 x 1.080 píxeles 2.246 x 1.080 píxeles 2.248 x 1.080 píxeles 2.246 x 1.080 píxeles 2.280 x 1.080 píxeles

No tiene HDR, ni tampoco resolución Quad HD+, pero pese a todo la pantalla del Honor Play tiene un comportamiento espectacular. Es muy agradable encontrarse con un móvil de 329 euros que ha cuidado tanto el apartado multimedia, y todos los vídeos que hemos probado a reproducir durante nuestro análisis se veían de fábula en este teléfono. Quizás la saturación esté un pelín exagerada, sobre todo cuando hay vegetación en las escenas, pero no es algo dramático.

El formato de los 19,5:9 está bien integrado en el software, de tal forma que con las aplicaciones que hemos utilizado –YouTube, por ejemplo– no hemos tenido ningún problema en hacer que el vídeo ocupe toda la pantalla con el gesto de pinchar en la pantalla para hacer zoom. Lo curioso es que el vídeo no llega a ocupar la zona de la ceja, y Honor lo ha resuelto muy bien dándole a la imagen una forma curvada en los extremos, para que parezca que en esa zona hay un marco real.

Honor Play en la mano

Digno de mención es también el hecho de lo bien aprovechado que está el frontal: de toda la parte delantera, tan solamente el 17% del cuerpo está ocupado por los marcos. El resto, el 83%, es todo pantalla. Ni siquiera el Honor 10 alcanzaba este ratio de pantalla/cuerpo (se quedaba en el 79,9%), aunque a su favor cabe decir que era porque él tenía el lector de huellas debajo de la pantalla, y no atrás como este Honor Play.

Hay dos modos de color disponibles en la configuración de la pantalla: el Normal y el Vívido, siendo este último el que Honor deja activado de fábrica. El modo Normal tira más hacia los colores cálidos, mientras que el Vívido es más frío y marca mucho más los contrastes. En nuestras pruebas, hemos utilizado este último modo. Así mismo, también se puede ajustar la temperatura de color de la pantalla de forma manual.

Ah, y el Honor Play sí reproduce vídeos de Netflix en HD. Un detallito.

En nuestras pruebas de laboratorio, desde el punto de vista más técnico la pantalla de este teléfono se ha comportado como cabría esperar de un dispositivo de este rango de precio. En las pruebas de brillo, las cifras que hemos obtenido daban de media un brillo de 440lux, lógicamente varias centenas por debajo de lo que obtiene en la misma prueba cualquier buque insignia.

Brillo de la pantalla del Honor Play
Ángulos de visión de la pantalla del Honor Play

En cuanto a los ángulos de visión, cuya prueba de laboratorio tenéis adjunta en forma de imagen encima de este párrafo, hemos confirmado que la experiencia de visionado no se ve excesivamente perjudicada al girar la pantalla. Es algo que se confirma en el día a día, cuando reproduces una serie y puedes ver la pantalla sin problemas incluso aunque inclines el teléfono hacia un lado.

Por otra parte, el análisis del patrón de la pantalla que hemos realizado no revela ninguna desviación respecto a lo que es de esperar en un panel IPS con matriz de sub-píxeles RGB: es decir, los colores se pintan en la pantalla a través de una matriz de píxeles rojo, verde y azul. En la siguiente imagen podéis ver en detalle cómo es cada pixel de la pantalla del Play.

Matriz de píxeles de la pantalla del Honor Play

¿Y qué hay del notch –o lo que Honor denomina como "muesca"–? Desde los ajustes existe la opción de activarlo o desactivarlo de forma permanente, y en el caso de dejarlo activado puedes incluso decidir aplicación por aplicación si quieres que la muesca esté visible o no al entrar en esa app en concreto. Por lo general, las aplicaciones más comunes ya están razonablemente bien adaptadas a esta ceja en los móviles Android.

En la izquierda de la ceja se muestran las notificaciones entrantes (en forma del icono de la aplicación desde la que procesa la notificación), mientras que a su derecha podemos ver la batería restante, la hora y, cuando la pantalla está bloqueada, las conectividades inalámbricas que están activas en ese momento.

Sí, tiene el mismo procesador que un Huawei P20 Pro

Rendimiento del Honor Play

Es curioso estar analizando un móvil que cuesta 329 euros sabiendo que incorpora un Kirin 970el mismo procesador que un Huawei P20 Pro, el modelo de más alta gama de todo el catálogo de Huawei. Es como si nos dieran a probar un móvil que costase 329 euros e incorporara, por ejemplo, un Snapdragon 845... ah, un momento, porque eso ya pasa con el Pocophone F1. Como decíamos al comienzo, el Pocophone lo ha cambiado todo en el mercado de la telefonía móvil. Y lo ha cambiado para bien, al menos desde el punto de vista de los usuarios: personalmente, jamás me hubiera imaginado estar probando en 2018 un móvil de este precio con este procesador Kirin.

En el Honor Play, la configuración escogida para dar vida al rendimiento es idéntica a la que cabría esperar en cualquier móvil de gama alta de Huawei: un procesador Kirin 970 acompañado de 4 GB de RAM (hay una versión más cara con 6 GB), un procesador gráfico Mali-G72 MP12 y 64 GB de almacenamiento interno (el sistema ocupa de serie 8,32 GB, y el espacio es ampliable con una microSD de hasta 256 GB).

Ante todo, partimos de la base de que esta configuración de rendimiento es equivalente a una sola palabra: fluidez. Fluidez al levantarte por la mañana y dedicar cinco minutos a leer las noticias del día desde Chrome, y fluidez al sentarte en el metro a ver el feed de Instagram. Poco más se puede decir sobre el rendimiento de este dispositivo en el día a día, porque simplemente no hay crítica alguna que se le pueda hacer en este sentido.

El juego de Hitman en el Honor Play

Lo único en lo que hemos llegado a notar un mínimo rastro de caídas en el rendimiento son los juegos más exigentes en términos gráficos. Probando el juego Sniper de Hitman, por ejemplo, vimos que las animaciones tienen una ligerísima caída de FPS cuando hay mucho movimiento en la escena. Es algo casi inapreciable, pero es el típico detalle que te recuerda que no estás probando un Galaxy S9 o un Huawei P20 Pro.

En lo que se refiere a las pruebas de rendimiento, la puntuación que obtiene este dispositivo está por encima de lo que estábamos acostumbrados a ver en móviles de este precio hace unos meses, pero también queda por detrás de competidores directos como precisamente el Pocophone F1. En AnTuTu, por ejemplo, alcanza los 206.626 puntos.

Pruebas de rendimiento del Honor Play

Si lo sometemos a una prueba de estrés a través de los benchmarks, vemos que el Honor Play mantiene con bastante decencia su rendimiento sin que el más que notable calor que alcanza la carcasa perjudique su desempeño. En la siguiente gráfica podéis ver los resultados de la prueba de rendimiento que hemos repetido en cinco ocasiones seguidas, una tras otra.

Gráfica de rendimiento del Honor Play
  • 1ª prueba: 205.769 puntos
  • 2ª prueba: 202.982 puntos
  • 3ª prueba: 206.169 puntos
  • 4ª prueba: 203.084 puntos
  • 5ª prueba: 203.663 puntos

Que la gráfica sea prácticamente recta significa que el teléfono disipa muy bien el calor del procesador, de manera que es garantía de que este móvil no va a tener problemas de fluidez incluso aunque pases muchas horas seguidas utilizándolo. Buen trabajo de Honor en este sentido. De hecho, en la siguiente gráfica podéis ver que el rendimiento se mantiene más estable incluso que en el P20 Pro de Huawei, pese a que este último obtiene mejor puntuación en la prueba general (la prueba inicial) de rendimiento.

Rendimiento del Honor Play en los benchmarks

Y no nos olvidemos de mencionar las conectividades inalámbricas de este Honor Play: a diferencia del Pocophone, este sí tiene NFC, y también incorpora WiFi de banda dual, 4G LTE, Bluetooth 4.2 y GPS (con A-GPS, GLONASS y BDS). En cuanto a conectividades físicas, tenemos tanto una salida USB de Tipo-C como un puerto de audio minijack.

Estos son los móviles libres más vendidos en Amazon

La batería es un apartado de este análisis en el que el Honor Play brilla con luz propia. Son 3.750 mAh que, lejos de quedarse en un día entero de uso, os van a permitir llegar al día y medio sobradamente, incluso aunque hagáis un uso exigente del teléfono. Y si sois más de usar el móvil solo para contestar a los WhatsApps, entonces es probable que consigáis alcanzar incluso los dos días.

Es sorprendente el número de horas de pantalla que se puede conseguir con una carga completa. En una de las pruebas de rendimiento que hicimos a este móvil, la batería fue capaz de hacer correr una simulación de uso cotidiano durante más de ocho horas seguidas hasta agotarse por completo. En el día a día, utilizando el móvil de forma normal, llegábamos al final de la jornada con autonomía más que de sobra suficiente para afrontar el siguiente día.

El cargador que viene en la caja de este teléfono es el más sencillo de Huawei, el Quick Charge (no es el Super Charge que traen los buques insignia de la marca), y eso significa que el tiempo de carga completa está cerca de las dos horas. Con la carga rápida, en 30 minutos podemos pasar del 3 al 35%. No está mal para esta gama.

Tiempo de carga del Honor Play

Para bien o para mal, es EMUI

Las capas de personalización son como los colores: a unos les gustan unas, y a otros esas mismas capas les parecen horribles. Al final es más una cuestión de acostumbrarse a ellas que otra cosa, y en el caso del Honor Play todo aquel que decida comprar este móvil deberá acostumbrarse a utilizar EMUI en la versión de EMUI 8.2. Hablamos de una capa que funciona bajo la última versión de Android 8.1 Oreo, claro está. Si buscabas una interfaz pura, has venido al lugar equivocado.

EMUI en el Honor Play

EMUI ha madurado mucho en los últimos años, y ya tiene un aspecto algo más cercano a lo que cabría esperar de cualquier móvil que también se venda fuera del mercado chino. Los gustos europeos son muy diferentes a los asiáticos, y no tenía ningún sentido que Huawei estuviera tan empeñada en mantener esa antigua interfaz de EMUI que tan poco favor le hacía a sus móviles –buques insignia incluidos–.

El teléfono trae un número considerable de aplicaciones instaladas de fábrica, y entre ellas encontramos la de AppGallery, la de HiCare, la de Honor, la de Modo Fiesta (para sincronizar música entre diferentes móviles y reproducirla a la vez) o la de Game Suite, así como también aplicaciones externas como la de Booking o la de eBay. La buena noticia es que casi todas ellas –a excepción de AppGallery, por ejemplo– son desinstalables.

Echamos en falta alguna opción para ocultar los botones del sistema operativo, pero sí están otras funciones que nos gustan de EMUI como la de App gemela (para tener dos cuentas de –por ejemplo– WhatsApp dentro del móvil) o la de Modo lectura (para que la pantalla no nos fatigue la vista cuando estamos leyendo por la noche).

Dos cámaras que rinden bien

Sobre el papel, la cámara del Honor Play es idéntica a la que incorporaba el Honor 7X: cuenta con un sensor principal de 16 megapíxeles (f/2.2) acompañado de un sensor secundario de dos megapíxeles cuya principal función reside en captar más información durante las fotografías. Es una cámara que funciona bien con buenas condiciones de luz, e incluso consigue un desenfoque de fondo bastante logrado al menos para el listón de las redes sociales, pero como era de esperar su comportamiento flojea en el momento en el que entra en juego la noche.

Fotografía tomada con la cámara del Honor Play
Fotografía tomada con la cámara del Honor Play
Fotografía tomada con la cámara del Honor Play

Pero si hay algo que ensombrece nuestra experiencia con la cámara, eso es la función de inteligencia artificial. Es digno de mención que un teléfono como el Play de Honor traiga este tipo de funcionalidades, pero creemos que, tal y como está integrado, el sistema de inteligencia artificial de la cámara resulta más prescindible que otra cosa. Y eso es así porque, simple y llanamente, en muchos casos exagera demasiado las escenas.

Aplicación de cámara del Honor Play

Vamos a ponernos en situación. Cuando abres la aplicación de cámara, a la izquierda puedes ver que hay un icono con el texto "AI" (Artificial Intelligence). Esa funcionalidad, que se puede activar y desactivar a gusto del usuario, utiliza diferentes técnicas de inteligencia artificial para reconocer lo que está captando la cámara y, de esta forma, aplicar automáticamente los ajustes de fotografía más indicados para esa situación en concreto. Es como tener un asistente que decide por ti la mejor configuración de la cámara para cada escena.

En la teoría pinta bien. En la práctica, por las pruebas que hemos hecho no es un modo que recomendemos dejar activo en el día a día: el mejor ejemplo lo hemos tenido a la hora de disparar fotografías de vegetación, en las que primero hacíamos una fotografía con este modo desactivado y, después, repetíamos el disparo con el modo de inteligencia artificial activo. Os podemos asegurar que el color de las plantas que plasma este modo no es en absoluto fiel a la realidad... y tampoco luce demasiado bien, por lo que ni siquiera se puede justificar con eso.

Foto sin inteligencia artificial (Honor Play)
Foto sin inteligencia artificial (Honor Play)

Ha habido situaciones en las que este modo de inteligencia artificial sí nos ha salvado alguna que otra escena, como podéis ver por ejemplo a continuación:

Foto inteligencia artificial (Honor Play)
Foto inteligencia artificial (Honor Play)

Ahí el teléfono ha evitado que la zona de los árboles y la parte inferior del edificio aparezca demasiado oscura respecto al cielo. Y hay más situaciones en las que este modo puede resultar también útil: al enfocar a una persona, por ejemplo, nos sirve para poner en marcha automáticamente el modo retrato (para desenfocar el fondo). Pero, en términos generales, no es un modo de fotografía que nos haya transmitido la seguridad de que siempre vaya a funcionar como debe.

Que la inteligencia artificial va a hacer de los móviles verdaderas máquinas imbatibles de inmortalizar fotografías de altísima calidad es una realidad, pero todavía es muy pronto para pensar que un móvil de 329 euros pueda sacarle verdadero partido a una función así. Por suerte, como ya hemos dicho, se trata de un modo de cámara que se puede desactivar sin ningún problema desde la aplicación de fotografía.

Inteligencia artificial en la cámara de Honor

De hecho, el modo de inteligencia artificial puede incluso desactivarse después de haber realizado la fotografía. Cuando abres una imagen tomada con la cámara desde la galería, pulsando sobre el icono de "AI" que hay arriba a la derecha puedes dejar la imagen original. Por lo que incluso en el peor de los casos, si dejas este modo activo no perderás ninguna escena si apuntas bien al disparar la cámara.

Este año va a ser difícil decidirse un móvil por 300 euros

Opiniones del Honor Play

Con 300 euros, este año puedes hacerte con un móvil que no te hará echar de menos ninguna de las características de un buque insignia... salvo que tengas muy claro que buscas alguna de las características que ofrecen los móviles de 500-600 euros (diseño, cámara o, por qué no decirlo, "estatus"). El Honor Play es un buen ejemplo de que ya no hace falta gastarse mucho dinero para tener un smartphone que está a la última.

Técnicamente, el Honor Play podría ser mejor en todas y cada una de sus características; pero tal y como es, con las características que Honor ha decidido incorporar para él, está muy equilibrado: es cierto que la pantalla podría tener HDR o resolución Quad HD, e incluso podría tener un panel AMOLED, pero tal y como es ofrece una calidad de imagen realmente buena; lo mismo se aplica para el procesador, la cámara o incluso el diseño. En cada apartado tiene las especificaciones que de verdad se necesitan en el día a día; lo demás ya serían complementos que encarecerían el precio final.

Diseño del Honor Play

La mayor crítica que destacaríamos de nuestra prueba del Honor Play es el comportamiento del procesador en las tareas más exigentes. Se nota que no es del todo fluido cuando se le aprietan las tuercas, y si te gusta jugar a títulos exigentes es probable que acabes notando que el procesador no va con toda la soltura que cabría esperar. Puede que por características de rendimiento sea idéntico a un Huawei P20 Pro, pero en el uso real se nota que le falta algo. Habría que ver si es algo que se soluciona comprando el Honor Play Player Edition, la versión especial enfocada al cien por cien en los gamers.

En cierto sentido, hay que reconocer que el Pocophone F1 es un poco más gama alta que el Honor Play: tiene Bluetooth 5.0 –y no Bluetooth 4.2–, su rendimiento en tareas exigentes es mejor, tiene una interfaz más cercana al Android puro... tan solamente le falta el NFC, que es una cosa de la que el móvil de Honor sí puede presumir, y queda peor en cuanto a diseño si se compara con el protagonista de este análisis (es de plástico, frente al diseño metálico de Honor). Lo primero –la falta del NFC– se soluciona por ejemplo comprando la Mi Band 3 junto al teléfono (+29,99 euros adicionales), mientras que lo segundo ya es una cuestión personal.

Si ya tienes tu elección clara, puedes comprar el Honor Play al mejor precio en este enlace.