Skip to main content

LG G7 ThinQ, análisis y opinión

Lo mejor

  • La mejor experiencia multimedia
  • Una cámara redonda
  • Rendimiento apto para todo
  • Diseño con resistencia militar

Lo peor

  • La interfaz es mejorable
  • ThinQ tiene camino por delante
  • Ha sido el último en llegar
  • 849 euros de salida

Jakub Motyka

20/06/2018 - 19:39

El LG G7 ThinQ es la apuesta de alta gama de LG para este año. Estamos ante un móvil que viene dispuesto a abrirse un hueco en el mercado de los buques insignia de cada fabricante, y además de estrenar funciones de inteligencia artificial, se trata de un teléfono que puede presumir de las características de más alta gama del momento.

El LG G7 ThinQ es el sucesor del LG G6, y aunque esa coletilla de "ThinQ" puede despistar un poco, en realidad no se trata de otra cosa que del último móvil de la más alta gama de LG. Es a la compañía surcoreana lo que el Galaxy S9 representa para Samsung, o el P20 Pro a Huawei: estamos ante el móvil TOP con el que van a competir este año en el mercado.

En este análisis a fondo del LG G7 ThinQ os vamos a contar lo mejor y lo peor de un móvil que, con un precio de salida de 849 euros, ha aterrizado en el mercado español en las últimas semanas dispuesto a dar un golpe sobre la mesa de la gama alta. Y un año más, LG va a ser una de las pocas compañías en poder presumir de un teléfono que en términos multimedia simplemente no tiene rival.

Desde el lanzamiento del LG G6, y sobre todo con la llegada del LG V30, LG se ha dado cuenta de que existe un nicho de mercado para los móviles equipados hasta arriba en términos multimedia: tanto desde el punto de vista de la imagen, con una pantalla LCD con resolución Quad HD+, HDR10, Dolby Vision y un brillo de hasta 1.000 nits; como desde el punto de vista del sonido, con el sonido Quad DAC de 32 bits y el estándar DTS-X con un sonido envolvente de 7.1 canales. No encontrarás otro móvil en el mercado que ofrezca todo esto en un mismo dispositivo.

Pero al igual que ocurre con su parte de inteligencia artificial, cosa de la que hablaremos más adelante, el apartado multimedia no es lo único que sitúa al G7 de LG en el escalón más alto del mercado de la telefonía móvil: también lo hacen su procesador (el último Snapdragon 845), su cámara (doble lente de 16 + 16 megapíxeles), su sistema operativo (Android 8.0 Oreo actualizable a Android 9.0)... sobre el papel lo tiene todo, en resumen.

Lo hemos probado a fondo, y en este análisis del LG G7 os vamos a contar nuestra opinión sobre cada uno de los apartados que conforman sus características. Empecemos.

Viva la revolución de los 18:9 (19,5:9, en este caso)

Parece mentira que el LG G7 ThinQ sea un teléfono de 6,1 pulgadas. Hace no muchos años (incluso hasta comienzos del año pasado), hablar de un móvil de 6,1 pulgadas era referirse a un Mate 9, un Nexus 6 o un LG G Pro 2: dispositivos gigantescos con unas dimensiones completamente absurdas para el día a día. Pero con este G7, para que os hagáis una idea, lo que tienes en las manos es un dispositivo que ocupa mucho menos que un iPhone 8 Plus.

  LG G7 ThinQ iPhone 8 Plus Galaxy S9+
Dimensiones 153,2 x 71,9 x 7,9 milímetros 158,4 x 78,1 x 7,5 milímetros 158,1 x 73,8 x 8,5 milímetros
Peso 162 gramos 202 gramos 189 gramos
Formato de la pantalla 19,5:9 16:9 18,5:9
Tamaño de la pantalla 6,1" 5,5" 6,2"

Estamos hablando de un móvil que entra dentro de los 153,2 milímetros de largo por 71,9 milímetros de ancho, lo que en términos mundanos se traduce en que es bastante más compacto que un Samsung Galaxy S9+ (158,1 x 73,8 milímetros), y tan solamente algo más grande que el anterior LG G6 (148,9 x 71,9 milímetros, pero no olvidemos que su pantalla era de 5,7"). De primeras, no hay motivos para que salgas corriendo si no te gustan los móviles grandes.

Detalle de la trasera del LG G7

En lo que al peso se refiere, 162 gramos son muy razonables para un móvil de esta categoría: en ningún caso se siente como un dispositivo pesado, y tiene mérito que LG haya conseguido introducir una evolución en su familia estrella reduciendo el peso del teléfono en un gramo de un año a otro (el G6 pesaba 163 gramos). Lo normal es que los fabricantes sacrifiquen este aspecto a cambio de añadir novedades en otras especificaciones.

LG G7 en la mano

Los 18:9 (en este caso, 19,5:9) son los que explican que LG haya metido tanta pantalla en un cuerpo tan compacto. Eso, y también el hecho de que este teléfono tenga ceja (llámalo notch, llámalo muesca, llámalo pestaña... es esa franja que hay en la parte superior de la pantalla), que le permite aprovechar todavía mejor el marco superior sin renunciar a seguir albergando ahí el altavoz de las llamadas, la cámara frontal e, incluso, el LED de notificaciones. Pero de eso hablaremos en el apartado de la pantalla.

Echa un ojo a lo más vendido de LG en Amazon

En la mano, el G7 se siente realmente cómodo tanto por estas razonables dimensiones que hemos mencionado antes como por la forma que tiene la carcasa: redondeada en las esquinas y con un poco de curvatura en los extremos de la parte trasera. No es uno de esos móviles que parece que vaya a salir volando de la mano en cuanto lo coges de la mesa, ni de lejos.

Diseño del LG G7

Es un móvil con un diseño que a mí personalmente me ha gustado desde el primer momento: tiene un acabado tan pulido en todos los sentidos (formas, tacto en la mano, calidades de cada componente) que no hay por donde criticar su diseño. Nuestra unidad, además, venía con el acabado de color azul que en mi opinión es el que mejor termina de dar un toque de exclusividad al terminal.

Si hacemos un repaso más a fondo de su diseño, veremos que en la parte inferior encontramos (de izquierda a derecha) la salida de audio minijack (como no podía ser de otra forma en un móvil que apuesta tan de lleno por el audio), el puerto de carga USB de Tipo-C y el altavoz multimedia.

En el lado derecho está el botón de Encendido, que queda a la altura perfecta para el dedo pulgar si utilizas el teléfono con la mano derecha. En el lado de la izquierda están los botones de Volumen y, un poco más abajo, un botón físico dedicado en exclusiva al asistente de voz (en España es el Asistente de Google). Hablaremos de ello más adelante.

En la parte trasera está el lector de huellas, ubicado debajo de la doble-cámara principal y, a diferencia de anteriores móviles de LG, se trata de un lector que funciona como superficie táctil (ya no es un botón como en el G6, por ejemplo). La bandeja de la tarjeta nano-SIM + microSD está ubicada en la parte superior del teléfono.

Estos son los mejores móviles de LG por rango de precio

Y ahora la opinión más personal: de los móviles de alta gama que hemos visto llegar en esta primera mitad del año, el G7 de LG a mi parecer se sitúa con argumentos de peso entre los teléfonos más elegantes del mercado. Elegante, y además robusto: a diferencia de las traseras de cristal por las que han apostado muchos otros buques insignia, en este modelo tenemos una trasera que no transmite en absoluto la sensación de que vaya a romperse con la primera caída.

LG G7

Este teléfono, por cierto, es resistente al agua y al polvo mediante el certificado IP68 y, además, cuenta con un certificado de resistencia militar MIL-STD-810G que no hace más que confirmar esa sensación de robustez que la carcasa transmite en la mano.

Que LG haya decidido mantener la salida minijack de audio, sin que además ello haya perjudicado al grosor (7,9 mm en un teléfono de estas características no están nada mal), no hace más que sumar puntos a favor del apartado del diseño en el LG G7 ThinQ. Buen trabajo ha hecho la surcoreana en este aspecto.

Ceja del LG G7

Pero ay, la ceja. De cómo funciona exactamente la "ceja" de este teléfono os hablaremos más adelante, pero lo que todos deberías saber de antemano es que el notch ha venido para quedarse. Raro será que en lo que queda de año veamos algún móvil de alta gama sin esta característica. Nos guste o no, forma parte del año 2018 en lo que a telefonía móvil se refiere.

Fiel al IPS LCD, LG no defrauda con la pantalla

LG, más allá de la electrónica de consumo, es un referente en lo que a fabricación de pantallas se refiere. A través de su empresa LG Display, la surcoreana sigue todavía a día de hoy fiel a la tecnología LED que la ha convertido en proveedor de pantallas de confianza incluso para compañías de la competencia de la talla de Sony, Panasonic o Philips. En el LG G7 ThinQ, estamos ante una pantalla IPS LCD de 6,1 pulgadas que alcanza una resolución de 3.120 x 1.440 píxeles.

Pantalla del LG G7

Es curioso, porque al mismo tiempo que marcas como la propia Apple han empezado ya a virar hacia el OLED (con el iPhone X, y seguramente con al menos uno de los nuevos modelos que presentarán a finales de este año), LG se ha mantenido inamovible al respecto desde los tiempos del LG G3 (hablamos del año 2014). Y eso tiene la ventaja de que durante todo este tiempo han podido perfeccionar su tecnología hasta llegar a la culminación de su obra con el G7 ThinQ.

Tipos de pantalla para móvil, ¿cuál es la mejor?

Sobre el papel, hablamos de una pantalla de formato FullVision (no es otra cosa que la denominación comercial que LG utiliza para las pantallas de 19,5:9; Samsung las llama Infinity Display, y Huawei, FullView) que presume de un brillo de nada menos que 1.000 nits y cuenta con una reproducción del color 100% DCI-P3, así como también dispone de HDR10 (tanto en reproducción como en grabación, tal y como veremos en el apartado de la cámara). ¿Pinta bien, verdad?

  LG G7 ThinQ Galaxy S9+ iPhone X
Pantalla 6,1 pulgadas (19,5:9) 6,2 pulgadas (18:9) 5,8 pulgadas (19,5:9)
Tecnología IPS LCD Super AMOLED Super AMOLED
Resolución 3.120 x 1.440 píxeles 2.960 x 1.440 píxeles 2.436 x 1.125 píxeles
Densidad de píxeles 564 ppi 529 ppi 458 ppi
HDR HDR10 HDR10 HDR10

Primero, hablemos de las opciones de configuración que acompañan a la pantalla. En un guiño a aquel LG V10 que traía una segunda pantalla, LG ha bautizado a la ceja de su G7 ThinQ con el nombre de "Nueva segunda pantalla": desde los ajustes puedes elegir si quieres que la ceja se vea o no, así como también te dejan elegir de qué color quieres que sean los lados de la pantalla en caso de que decidas ocultar el notch, o qué forma quieres que tengan las esquinas de las aplicaciones.

Segunda pantalla de LG

¿Molesta esta ceja en el día a día? Lo cierto es que no. Te acabas haciendo a ella rápidamente, y al final no es un elemento que altere la experiencia de uso con las apps: cuando abres una aplicación, ésta nunca llega a cubrir la ceja, de manera que el notch ni corta la interfaz ni afecta en absoluto al visionado de la aplicación. Sirve para aprovechar mejor cada pulgada de la pantalla, sin más.

Pantalla del LG G7 en exteriores

Sigamos con las opciones de la pantalla. Es un aspecto al que vamos a dedicar bastante tiempo porque tiene su aquel, sobre todo por lo peculiar del formato de los 19,5:9 (ya sabéis: es una pantalla que está "estirada" por lo largo). Una opción que merece la pena que conozcáis es la de Escalado de las aplicaciones, que permite configurar cómo quieres que se abra cada aplicación en la pantalla.

Pantalla del LG G7

Hay cuatro tamaños disponibles para las aplicaciones (no todas son compatibles, depende del desarrollador):

  • Tamaño original
  • Tamaño de compatibilidad (16:9)
  • Tamaño estándar (16,7:9)
  • Pantalla completa (19,5:9)

La diferencia entre el segundo y el cuarto formato reside en el espacio que ocupa la aplicación en la pantalla. En el de Tamaño de compatibilidad (16:9), la aplicación no llegará a pintarse por debajo de la ceja (ni tampoco quedará "tapada" por las esquinas inferiores de la pantalla), mientras que en el de Pantalla completa (19,5:9) la aplicación aprovechará la pantalla de extremo a extremo.

Las aplicaciones que no sean personalizables desde este apartado –hay que decir que son mayoría, ya que pocas apps de las que nosotros utilizamos en el día a día se pueden configurar desde aquí– se abren por defecto con una franja que tapa la parte de la ceja en la pantalla, de forma que en esos casos es como utilizar un móvil con una pantalla convencional.

Ajustes de la pantalla del G7

Otros ajustes de la pantalla que también se pueden configurar desde el teléfono incluyen la resolución (a diferencia de otros fabricantes, LG activa de serie la más alta disponible: 3.120 x 1.440; que aprendan los demás fabricantes), la pantalla Always-on (para ver información en una pantalla de bloqueo de bajo consumo) o el color de la pantalla (hay hasta seis disponibles, además de la opción de cambiar manualmente la temperatura de color y los niveles de RGB). LG se ha tomado muy en serio el apartado multimedia.

Pantalla del G7

Ahora que ya conocéis mejor todo lo relacionado con los ajustes de la pantalla, ya es el momento de que pasemos a hablar directamente de la experiencia de uso con la pantalla del LG G7 ThinQ. Veamos de qué es capaz este panel.

Con esta carta de presentación, estaba claro que la pantalla no nos iba a defraudar. Entre el HDR10 y el Dolby Vision, estamos ante un panel con el que ver un vídeo de YouTube o reproducir un capítulo de tu serie favorita de Netflix se convierte en una experiencia del más alto nivel. Ahora que tanto YouTube como Netflix son compatibles con el HDR, ya no hay motivos para ser reticentes ante la llegada de este estándar que ofrece unos colores más fieles a la realidad y, sobre todo, mucho más vivos. Solamente falta que se produzcan más contenidos compatibles.

Detalle de la pantalla del G7

La ventaja de la pantalla de LG frente a la de su competidor directo, Samsung, es que tratándose de un panel IPS LCD –y no Super AMOLED– no peca tanto de los tonos saturados en los colores (menos todavía si te molestas en configurar la pantalla a tu gusto desde los ajustes), de manera que es un factor a tener en cuenta en caso de que te enfrentes ante la decisión de tener que elegir –por ejemplo– entre un Galaxy S9 y este LG G7.

Nos ha gustado también el comportamiento de la pantalla en exteriores. Los 1.000 nits de brillo que promete la marca surcoreana se notan en el momento en el que sales con el móvil a la calle bajo plena luz del sol, y hay un modo de Brillo máximo con el que no ha habido situación en la que tuviéramos problemas para ver correctamente el contenido en un día soleado. Para muestra de ello, las siguientes fotografías:

Brillo de la pantalla del LG G7
Brillo de la pantalla del LG G7
Brillo de la pantalla del LG G7

Desde un punto de vista más técnico, vamos a cerrar este apartado dejando que veáis qué tal queda la pantalla si se analizan en un laboratorio tanto sus ángulos de visión como el reparto del brillo de la pantalla. Es una prueba a la que sometemos todos los buques insignia que pasan por nuestras manos.

Prueba de laboratorio de la pantalla del LG G7
Prueba de laboratorio de la pantalla del LG G7
Prueba de laboratorio de la pantalla del LG G7

Una experiencia multimedia que está a otro nivel

Tal y como ocurre con el apartado de la pantalla, la carta de presentación de la parte de audio del LG G7 ThinQ ya revela que estamos ante un móvil que no va a decepcionar a nadie en este sentido: tenemos un conversor Quad DAC, el sello de aptX HD y la tecnología de DTS:X 3D. El que sepa de audio, asociará rápidamente todas estas siglas con una experiencia de audio del más alto nivel.

Pocos móviles de la competencia cuidan tanto el apartado multimedia como lo hace el G7 de LG. Lógicamente necesitarás conectar unos auriculares de un mínimo de calidad para apreciar la diferencia respecto a otros teléfonos, pero incluso con los auriculares que vienen en la caja del móvil notarás que el sonido es bastante más fino que en otros móviles de alta gama.

Estamos ante un teléfono pensado para disfrutar de la música, sobre todo a través de los auriculares. Es a través de la salida minijack como se obtiene la mejor experiencia de audio ya que, pese a que también puedes conectar unos auriculares a través del puerto USB de Tipo-C, en ese caso la opción de Quad DAC no estará disponible.

LG G7

A mí, personalmente lo que más me ha sorprendido es la calidad del altavoz multimedia: además de que emite un sonido nítido incluso en los niveles de volumen más altos, sorprende comprobar que LG se las ha ingeniado de alguna manera para que la parte trasera del teléfono también emita sonido sin que haya en ella ningún altavoz. El sonido sale a la altura del lector de huellas, y te tienes que acercar el móvil a la oreja para darte cuenta de ello.

Lo hace a un volumen bastante bajo, pero es suficiente para que, al apoyar el móvil sobre una mesa, se note una diferencia significativa en los graves. Es un detalle muy curioso que no habíamos visto hasta ahora en otros móviles de alta gama.

Para esta ocasión tan especial del análisis del LG G7 queríamos contar con una persona que pudiera darnos una valoración profesional del apartado del sonido en este teléfono. Para ello, hemos dejado que sea Víctor Pérez, Web Manager en Business Insider España, quien pruebe el audio de este móvil. Es la persona que elaboró los detallados análisis del LG V30 y análisis del LG G6, así que nadie mejor que él para dar una opinión a fondo.

Prueba del sonido del LG G7 ThinQ

Como viene siendo habitual en los móviles de la compañía, el LG G7 ThinQ brilla con luz propia en el apartado de sonido gracias a la incorporación de un Quad DAC, un conversor de señal digital a analógica que es una pieza fundamental para transformar el código de los archivos de música en melodías perceptibles para el oído humano.

Ese diminuto chip, al igual que sucedía en el caso del LG V30, supera el nivel de sus rivales directos -incluso dentro de la gama alta- al ser capaz de ofrecer un sonido un 50% más nitido que un DAC convencional.

Por supuesto este LG G7 ThinQ viene con jack para conectar los cascos de toda la vida. Y la diferencia con unos buenos auriculares es evidente: los matices son mucho más ricos y es posible distinguir mucho mejor los instrumentos que suenan en una canción, lo que redunda en una experiencia más inmersiva.

Ajustes de audio del LG G7

Para los amantes del audio LG ha incorporado además varios filtros de sonido digitales y modos de preselección que colorean el sonido para ofrecer una escucha personalizada a cada usuario, opciones prácticamente impensables entre la competencia.

Además de contar con un chip del más alto nivel dentro de la industria y ofrecer opciones de software al usuario para personalizar la experiencia, el LG G7 ThinQ también dispone de compatibilidad con los estándares más avanzados del mercado: es capaz de reproducir el formato MQA, que va camino de imponerse en el universo del streaming al ser capaz de trasladar el sonido del archivo Máster original sin pérdida de calidad. Además cuenta también con el sello aptX HD, capaz de reproducir vía inalámbrica archivos en alta resolución (24 bit, 48 kHz).

Por último LG ha incorporado en este G7 ThinQ el prestigioso sello DTS:X 3D diseñado para ofrecer una experiencia de sonido envolvente, al nivel de lo que se puede disfrutar en las proyecciones de las salas de cine más avanzadas del mundo. Eso sí, para disfrutarlo al máximo hay que utilizar archivos compatibles bajo este formato (algo prácticamente imposible de encontrar hoy por hoy): claro que si lo utilizamos con nuestra música, vídeos y apps notaremos una diferencia significativa. Siempre para bien porque el sonido vuelve a ser uno de los puntos fuertes en este terminal de LG.

La interfaz sigue recordando demasiado a la antigua LG

Interfaz del LG G7

Pero hay un aspecto en el que a LG todavía le quedan deberes por hacer: la interfaz. Han pasado los años, y la compañía surcoreana sigue sin tener una interfaz a la altura de sus móviles de alta gama. En este G7, de nada sirve que el móvil funcione bajo Android 8.0 Oreo (ni siquiera que esté previsto que se actualice a Android 9.0) si luego resulta que la capa de personalización estropea todo rastro del diseño moderno que ya traen las últimas versiones de Android.

El problema está no tanto en el diseño del centro de notificaciones o los menús de ajustes, sino en el diseño de los iconos de las aplicaciones: tienen un aspecto demasiado plano, y no han cambiado mucho desde hace ya varios años, lo que hace que luzcan algo anticuadas comparadas con los iconos de –por ejemplo– las aplicaciones de Google. Hay que darle un lavado de cara, LG.

LG G7

Por lo demás, no hay ningún otro punto en el que podamos criticar la interfaz del LG G7 ThinQ: tiene todas las funciones adicionales que le podríamos pedir a un móvil de alta gama (sobre todo en lo relacionado con lo multimedia, es decir, la pantalla y el sonido), no trae demasiadas aplicaciones pre-instaladas de fábrica (el sistema ocupa 16 GB, eso sí) y, como ya os habréis imaginado, su fluidez es indiscutible.

Buena parte de las aplicaciones que viene instaladas de serie son completamente prescindibles, y seguramente muchos de vosotros las sustituiréis desde el primer día por otras alternativas –sobre todo de Google–: la aplicación de Tareas se puede sustituir por Google Keep; la de QuickMemo+, también es sustituible con Google Keep; y otras como la de Smart Doctor o la de Safe Family seguramente no las llegaréis a utilizar nunca.

Las únicas apps instaladas por defecto que nos han parecido interesantes son las de Papelera de aplicaciones, que es un apartado del teléfono que almacena durante 24 horas las aplicaciones desinstaladas por si nos arrepentimos y queremos recuperarlas; la de LG Mobile Switch, para pasar de nuestro viejo móvil al nuevo LG G7 sin perder nada por el camino; o la de Grabadora de audio de alta calidad, que registra audios hasta a 24 bit y 192 kHz.

Así se borran las aplicaciones pre-instaladas en Android

¡Ah! Y por si se nos olvida mencionarlo en el apartado del sonido, que sepáis que una de las aplicaciones instaladas de serie en este móvil es la de... ¡Radio FM! Sí, un móvil de alta gama con radio. Raro de ver.

Un pilar importante de la interfaz del G7 ThinQ es precisamente esa palabra que aparece al final de su nombre: ThinQ. Es el nombre con el que la marca engloba todo su ecosistema de productos con inteligencia artificial, y es el paraguas bajo el que pretende tener algún día todo un abanico de dispositivos que se comuniquen entre ellos y que, en el caso de este dispositivo, se puedan controlar desde el móvil con una simple orden de voz.

Asistente de Google en el G7

Es una tecnología a la que todavía le queda trabajo por delante. En este mismo sentido, es interesante mencionar que este móvil dispone de un botón exclusivo para el Asistente de Google: cuando lo pulsas, lo que se abre es el asistente de voz de Google para que puedas dar cualquier orden sin necesidad de pulsar ninguna otra opción en la pantalla. Si no te gusta esta funcionalidad, desde los ajustes puedes deshabilitar este botón físico (pero no cambiar su función, al menos de forma oficial).

LG presume de que este G7 es diferente a sus competidores en que, por ejemplo, es capaz de reconocer una orden de voz hasta a cinco metros de distancia. Lo hemos probado y, sin notar nada diferente a otros buques insignia, sí hemos de reconocer que el teléfono reconocía el comando de "Ok, Google" incluso estando muy alejados de él dentro de una habitación.

Una combinación de rendimiento ganadora

Análisis y opinión del LG G7

Si juntas un procesador Snapdragon 845 con 4/6 GB de RAM (dependiendo de la versión), no te puedes esperar otra cosa que no sea un teléfono fluido en cualquier circunstancia. Y ese es el caso del protagonista de nuestro análisis. Como el buen desempeño del teléfono en todas las tareas era algo de esperar, no es un apartado al que le vayamos a dedicar mucho tiempo.

Sí os diremos que, en pocas palabras, no ha habido momento del día en el que hayamos tenido problemas con el rendimiento de este dispositivo. Ya sea a la hora de jugar, a la hora de ver una película, a la hora de navegar por Chrome... da igual a qué pongas a prueba este teléfono, ya que en todas las situaciones responde como debe ser.

En este sentido, las pruebas de rendimiento confirman lo que os decimos. En la galería que tenéis adjunta a continuación podéis ver los resultados de los benchmarks de este móvil en AnTuTu, Geekbench y PCMark.

Los 3.000 mAh de batería ya están a la orden del día

Raro es el móvil de alta gama que ahora mismo sale al mercado con menos de 3.000 mAh de batería. Esa es la cifra con la que se presenta el LG G7 ThinQ, y aunque no se trata de una capacidad especialmente elevada para las características del terminal, tras nuestra prueba tenemos que decir que hemos quedado satisfechos con su autonomía. Podría ofrecer algunas horas más de pantalla, pero en un uso convencional a nadie se le debería quedar corto con esta batería.

Carga de la batería del LG G7

Estamos ante un dispositivo compatible tanto con la carga inalámbrica como la carga rápida de Quick Charge 3.0, la cual con poco más de 30 minutos de carga es capaz de superar el 40% de batería. La caja del teléfono incluye el cargador rápido, pero si queréis utilizar la carga rápida deberéis comprar una base por separado.

En lo que a los modos de ahorro de batería se refiere, disponemos de dos modos diferentes para estirar un poco más la autonomía: el Extendido, que sacrifica ciertas funciones para obtener más horas de batería, y el Máximo, que reduce al mínimo las funcionalidades del teléfono para exprimir hasta la última gota la batería.

En la cámara está la magia, sobre todo de noche

La cámara es, junto a la parte multimedia, el otro apartado en el que este terminal brilla con luz propia. LG repite apuesta con una cámara dual que combina un sensor principal de 16 megapíxeles (f/1.6) con otro sensor secundario también de 16 megapíxeles (f/1.9) que ofrece un gran angular de 107º. Es de las pocas compañías que ha seguido este camino en lo que a cámaras duales se refiere.

  LG G7 Galaxy S9+ iPhone X Huawei P20 Pro
Tipo de cámara dual Lente secundaria telefoto Lente secundaria zoom x2 Lente secundaria zoom x2 Tres lentes
Sensores 16 + 16 megapíxeles 12 + 12 megapíxeles 12 + 12 megapíxeles 40 + 20 + 8 megapíxeles
Apertura f/1.6 + f/1.9 f/1.5-2.4 + f/2.4 f/1.8 + f/2.4 f/1.8 + f/1.6 + f/2.4

Al mismo tiempo que los demás fabricantes han dado el salto a las cámaras secundarias de tipo telefoto, esas que ofrecen un zoom "óptico" sin sacrificar calidad, LG ha decidido optar por continuar con la tecnología de gran angular que introdujo hace ya un par de años. ¿Y qué es eso de "gran angular"? Lo más fácil es verlo con un ejemplo; primero, a continuación vais a ver una fotografía disparada con la lente principal del G7, y después, veréis otra fotografía tomada con la lente secundaria de gran angular.

Fotografía tomada con el LG G7
Fotografía tomada con el LG G7

A poco que os fijéis en los edificios que hay al final de la calle veréis que, en la segunda fotografía –la que está tomada con la lente de tipo telefoto–, la cámara consigue captar un mayor efecto de profundidad de la escena. De hecho, en la segunda fotografía aparecen partes del edificio que con la lente principal directamente no salen porque no llegan a entrar dentro de su campo de visión.

De ahí viene el concepto de gran angular: se trata de captar un mayor ángulo de la escena disparando la fotografía desde el mismo lugar. Esta opción está disponible en la cámara del LG G7 en cualquier situación, y en la interfaz de la aplicación de fotografía hay un icono que permite cambiar en cualquier momento entre una lente y otra. Por defecto, las fotografías se disparan con la lente principal (la que no es de gran angular).

Hazte con este kit para hacer fotos espectaculares con tu móvil

Dejando eso a un lado, nuestra opinión sobre la cámara del LG G7 está en la línea de lo que ya dijimos al realizar el análisis del Galaxy S9 Plus: las cámaras de los móviles han avanzado tanto en los últimos años que ya resulta muy difícil encontrar algún punto débil durante las fotografías tomadas de día. Y, en este caso, se trata de una cámara que de noche también es capaz de ofrecer resultados de alta calidad complementados en parte con un modo denominado como Bright Mode que, apoyándose en la IA, es capaz de conseguir una mayor iluminación gracias a la potencia de cálculo del procesador.

Durante nuestra prueba tuvimos la oportunidad de llevarnos el LG G7 nada menos que hasta Taipéi (Taiwán), y a continuación podréis comprobar por vosotros mismos que los evidentes contrastes de colores que había en esta ciudad jugaban muy a favor de la cámara. Y todo ello sin salir del modo automático.

Fotografía tomada con el LG G7
Fotografía tomada con el LG G7

En las fotografías del día a día sorprende comprobar lo bien que acierta la cámara a plasmar en la fotografía los colores de las escenas, cosa en la que, en vista de los primeros comentarios que despertó entre algunos usuarios la cámara, no sabemos si ha tenido algo que ver una de las últimas actualizaciones que instalamos en el teléfono mientras preparábamos esta prueba a fondo. Desde luego, nuestras sensaciones durante todo este tiempo han sido muy positivas.

Fotografía tomada con el LG G7
Fotografía tomada con el LG G7
Fotografía tomada con el LG G7
Fotografía tomada con el LG G7

Podéis ver más muestras de fotografías de la cámara en la siguiente galería.

Aplicación de cámara del LG G7
Aplicación de cámara del LG G7
Aplicación de cámara del LG G7

La grabación de vídeo llega hasta los 2.160 píxeles de resolución con una velocidad de 30 fotogramas por segundo, y a continuación os dejamos tanto con un fragmento grabado a esa resolución como con otro grabado a 1.080 píxeles.

Por la parte de la cámara frontal, estamos hablando de un sensor de ocho megapíxeles con apertura de f/1.9 que, pese a contar con una única lente, también es capaz de generar desenfoque de fondo como lo haría un teléfono con doble cámara en la parte frontal.

Selfie con el G7
Selfie con el G7

Esta vez sí que sí: el LG G7 lo tiene todo para luchar en la gama alta

LG G7, análisis y opinión

Año tras año, LG ha arrastrado en la gama G un curioso problema que se repetía con cada lanzamiento de un nuevo buque insignia: siempre se dejaban algo por el camino. Con el LG G4, el procesador (un Snapdragon 808) ya partía en desventaja respecto a sus principales competidores (hablamos de los tiempos del Xperia Z4 o el One M9, todos ellos con un Snapdragon 810); con el LG G5, se lanzaron a la piscina con un concepto –los móviles modulares– que acabó siendo un fracaso; con el último G6, de nuevo se quedaron cortos con el procesador (un Snapdragon 821, cuando los demás ya iban por el 835). Pero este año, el LG G7 Thin Q lo tiene todo.

Tiene un buen diseño, tiene una buena pantalla, tiene el mejor procesador del momento, tiene una cámara excelente, incorpora una batería que garantiza el día entero de uso... ¿qué más le podemos pedir a un móvil de gama alta? Nada le hace quedar por detrás de sus principales competidores, nada salvo una cosa.

LG G7, opinión tras el análisis

Lo único que puede lastrar al LG G7 ThinQ en el mercado es su disponibilidad. Se puso a la venta en junio a través de Vodafone, y no ha llegado al mercado libre hasta hace unas semanas, por lo que ya parte con desventaja respecto a sus competidores: mientras que su precio en este momento del año será de 849 euros, sus competidores ya se pueden encontrar por 560 euros –en el caso del Galaxy S9–, por 530 euros –en el caso del Huawei P20– y hasta 500 euros –en el caso del mismo LG V30–. Y luchar contra eso, es difícil.

Lo podéis comprar a un precio de 849 euros en las siguientes tiendas online: en MediaMarkt y en El Corte Inglés, así como también está disponible a través de diferentes modalidades en la tienda de Vodafone.

Hasta aquí llega nuestro análisis con opiniones del LG G7. Podéis encontrar más información sobre este móvil en su ficha técnica, y esperamos que esta prueba os haya ayudado a resolver las dudas que pudierais tener sobre este teléfono. Lo podéis comprar al mejor precio en este enlace.