Skip to main content

Samsung Galaxy S9+, análisis y opinión

samsung galaxy s9 plus análisis

Jakub Motyka

08/03/2018 - 14:00

Samsung ha ganado la partida antes de empezar el juego

Del Galaxy S (2010) al Samsung Galaxy S9+ han pasado exactamente ocho años. Ocho años en los que Samsung se ha convertido en el rival a batir en el mercado de la telefonía móvil. Ocho años en los que la marca surcoreana ha salido reforzada tras algunas de las peores crisis de su historia. Ocho años de aciertos, errores y sobre todo aprendizajes que, en resumen, culminan con el S9.

Nada más empezar el año, Samsung ha puesto el listón muy alto con el Galaxy S9 Plus

En esto de las supersticiones, a cualquier número del uno al diez se le puede buscar uno u otro significado dependiendo de en qué cultura nos fijemos. Para los chinos, el nueve es un número afortunado porque su entonación en chino mandarín (jiu) es similar a la de la palabra longevidad (chángshòu); para los japoneses, en cambio, el número nueve se pronuncia como ku, que suena muy parecido a la palabra sufrimiento (kurushimi). El Samsung Galaxy S9+, ajeno a todas estas cuestiones, llega dispuesto a reafirmar la posición dominante de Samsung en el mercado.

El Samsung Galaxy S9+ viene dispuesto a convertirse en el rey de la gama alta

Diseño conservador, una cámara que jamás se había visto en el mercado, y un número nueve que nos recuerda los años de experiencia que tiene Samsung en esto de hacer móviles de alta gama, son la carta de presentación del nuevo Galaxy S9+ de Samsung. En este análisis lo hemos puesto a prueba a fondo, y traemos muchas opiniones bajo el brazo.

Todas las fichas de móviles Samsung

El 2018 no ha hecho más que empezar, y con el Samsung Galaxy S9+ por el momento Samsung ya se ha declarado la vencedora absoluta de la gama alta para todo lo que queda en la primera recta de este año. Y lo ha hecho sin necesidad de darle demasiadas vueltas a un producto que ya ha demostrado funcionar de maravilla en su pasada generación.

¿Por qué nos atrevemos a afirmar algo tan tajante? A los hechos nos remitimos: LG no parece que vaya a reaccionar hasta la segunda mitad del año; Huawei con su Huawei P20 competirá en otra liga diferente; Sony podía haber sorprendido más con el Xperia XZ2; y Apple ya sabemos que no dará señales de vida hasta septiembre. Está el terreno despejado para que los surcoreanos pasen con su apisonadora por el mercado.

Samsung Galaxy S9+, características

¿Qué trae el nuevo Galaxy S9 Plus de Samsung? Bajo un diseño que apuesta por lo seguro, con el esperado cambio que tanta falta le hacía a la posición del lector de huellas (ahora está debajo de la cámara), este teléfono se presenta con una pantalla de 6,2" Quad HD+, un procesador Exynos 9810, 6 GB de RAM, la última versión de Android 8.0 Oreo y una batería de 3.500 mAh. ¿Por cuánto? Desde 949 euros.

  Samsung Galaxy S9+ Samsung Galaxy S9
Diseño

158,1 x 73,8 x 8,5 mm

189 gramos

IP68

147,7 x 68,7 x 8,5 mm

163 gramos

IP68

Pantalla

6,2", Super AMOLED, 2.960 x 1.440 píxeles

18,5:9, HDR10, Corning Gorilla Glass 5

5,8", Super AMOLED, 2.960 x 1.440 píxeles

18,5:9, HDR10, Corning Gorilla Glass 5

Procesador Exynos 9810 (en Europa) Exynos 9810 (en Europa)
RAM y memoria

6 GB

64/128/256 GB (ampliable por microSD)

4 GB

64/128/256 GB (ampliable por microSD)

Cámara

Principal: 12 (f/1.5 + f/2.4) + 12 megapíxeles (f/2.4)

Frontal: 8 megapíxeles

Principal: 12 megapíxeles (f/1.5 + f/2.4)

Frontal: 8 megapíxeles

Android Android 8.0 Oreo Android 8.0 Oreo
Batería 3.500 mAh 3.000 mAh
Precio Desde 949 euros Desde 849 euros

Entre todas estas características, lo que más llama la atención es que Samsung ha introducido por primera vez en el mercado una cámara con una lente intercambiable. La cámara del S9+ (y también la del S9) incorpora un mecanismo físico que cambia entre una lente y otra en función de la apertura que quieras utilizar en cada caso: puedes elegir entre f/1.5 y f/2.4.

¿Es útil tener una cámara con dos lentes en un móvil? Eso es precisamente lo que vamos a resolver en este artículo con opiniones del Samsung Galaxy S9+.

Ahora todo está donde tiene que estar

Así es el diseño del frontal del Galaxy S9+

Por delante, el Galaxy S9+ no se diferencia mucho del anterior S8+. El hecho de que la pantalla haya pasado de ocupar un 84 a un 84,2% es insignificante a primera vista, pero no podemos obviar que eso se traduce en que ahora el teléfono mide de largo 158,1 milímetros (frente a los 159,5 mm del S8+), lo que quiere decir que el frontal está mejor aprovechado.

Hace varias generaciones que Samsung dejó atrás las pantallas planas para apostar de lleno por la curvatura. En los nuevos S9, la pantalla está curvada a ambos lados (aunque la curvatura no tiene ninguna función práctica como tal, salvo por un menú desplegable desde cualquier extremo), y ya de antemano os podemos decir que esa curva no molesta en absoluto a la hora de utilizar el móvil en el día a día. Ni se siente más resbaladizo ni da pie a toques fantasma.

Samsung Galaxy S9+ vs Galaxy S8+

El frontal está estupendamente bien aprovechado, y debemos darle las gracias a los 18,5:9 por eso. Es algo de lo que ya venimos hablando desde el año pasado: las pantallas de 16:9 han pasado a la historia, y ahora todo fabricante que se precie sabe que debe incorporar un panel de 18:9 en su buque insignia. La ventaja es que así cabe más pantalla en menos tamaño, pero es a costa de pagar cierto precio. Hablaremos de ello más adelante.

Por delante, el Samsung Galaxy S9+ trae unos marcos muy delgados encima y debajo de la pantalla. En el marco de arriba están los sensores de reconocimiento facial (y de iris), la cámara de los selfies y el altavoz de las llamadas. Debajo no hay nada, y los botones del sistema operativo están integrados en una barra virtual que, una vez abres una aplicación, se puede ocultar del todo.

Super AMOLED vs IPS, ¿quién gana la interminable batalla?

Pero todo esto no es nada comparado con el detalle que verdaderamente le da sentido al diseño de este teléfono: la nueva posición del lector de huellas. Samsung no acertó en absoluto con el lector del Galaxy S8, y tampoco lo solucionó del todo con el Note 8, pero este año con los Galaxy S9 ya es otro mundo. El lector está debajo de la cámara, que es exactamente la posición que debería haber tenido desde el primer momento.

La nueva posición del lector de huellas del S9+ es mucho más cómoda

Ahora es mucho más cómodo desbloquear el teléfono con la huella, y a partir de aquí ya simplemente queda el típico debate de los que prefieren el lector delante y a los que les gusta más tenerlo detrás. Samsung ha cumplido con su parte. En este S9 Plus, recordemos, además siempre tendremos la opción de desbloquear el teléfono mediante el reconocimiento facial o el escáner de iris.

Tres de los mejores móviles del momento en una misma foto: Galaxy S8+, iPhone X y S9+

Si hablamos de dimensiones, veremos que el S9+ es el más grandote de todos los gigantes de la gama alta. Es más grande que el iPhone X, el LG V30 o el Xperia XZ2, y también más grande incluso que el Mate 10. Te tienen que gustar los móviles realmente grandes para que te decidas por este modelo Plus del S9 antes que por la versión principal de esta familia.

  Galaxy S9+ iPhone X LG V30 Mate 10
Pantalla 6,2" 5,8" 6" 5,9"
Formato 18,5:9 19,5:9 18:9 16:9
% de pantalla 84,2% 82,9% 81,2% 81,6%
Dimensiones 158,1 x 73,8 x 8,5 mm 143,6 x 70,9 x 7,7 mm 151,7 x 75,4 x 7,3 mm 150,5 x 77,8 x 8,2 mm
Peso 189 gramos 174 gramos 158 gramos 186 gramos

Si hablamos de diseño, veremos que ahora prácticamente todos los móviles de alta gama han dado el salto al cristal en la trasera. Es un detalle que se agradece desde el punto de vista estético, aunque tiene la letra pequeña de que se hace prácticamente imprescindible llevar el teléfono protegido con funda: si se te cae y no tienes funda, el desenlace puede ser poco agradable.

En el caso del Samsung Galaxy S9+, la pantalla está protegida mediante la última tecnología de Corning Gorilla Glass 5. Por la parte trasera, lo único que te queda como futuro propietario de este teléfono es comprar una funda... salvo que quieras vivir al extremo. Por otra parte, este teléfono cuenta con el certificado IP68.

El debate de siempre: ¿De verdad sirve de algo tener un móvil resistente al agua?

De la parte de los componentes físicos de este teléfono, hay una cosa que nos encanta y otra que no tanto: nos encanta que Samsung haya tenido el valor de mantener la salida física de audio, cosa a la que cada vez más fabricantes han empezado a renunciar. Es un engorro tener que estar cargando siempre con adaptadores o auriculares inalámbricos que necesitan ser cargados cada cierto tiempo, y a mí, personalmente, que me dejen el minijack de toda la vida.

La unidad del Galaxy S9 Plus de la que hemos hecho el análisis era la versión Lilac Purple (un lila que tira hacia el morado), pero este teléfono también está disponible en un modelo Coral Blue (azul) y Midnight Black (negro).

La pantalla roza la perfección

La pantalla del Galaxy S9 Plus es de 6,2 pulgadas

Es difícil dar una opinión objetiva sobre la pantalla del Samsung Galaxy S9+ sabiendo que recientemente este teléfono ha recibido la valoración más alta jamás otorgada a la pantalla de un terminal en las pruebas de DisplayMate. En esa prueba dicen que esta pantalla está por encima incluso en cuanto a calidad de los televisores 4K que mucha gente tiene en el salón, así que visto así, ¿por dónde se puede criticar este apartado? Está cerca de la perfección, pero todavía hay camino por recorrer.

Detalle de la pantalla

Empecemos primero por hacer las presentaciones. Estamos ante una pantalla Super AMOLED de 6,2 pulgadas que alcanza una resolución Quad HD+ de 2.960 x 1.440 píxeles, y aunque a primera vista pueda parecer que es idéntica a la pantalla que traía la anterior generación del S8, en realidad Samsung ha incorporado pequeños retoques que sitúan su panel un peldaño por encima de cualquier otra alternativa de alta gama.

Samsung gana casi 100€ por cada iPhone X vendido

Samsung es, ante todo, un fabricante de componentes. Buena parte de su negocio se alimenta de sus divisiones de procesadores, memorias y, ante todo, paneles Super AMOLED: hasta Apple le compra las pantallas que después incorporan los iPhone X. Con esta carta de presentación, resulta lógico esperarse la máxima calidad en la pantalla de este teléfono. Y este S9+ no decepciona.

Lejos han quedado esos tiempos en los que a las pantallas Super AMOLED de Samsung se las tildaba de exageradas o demasiado contrastadas: ahora, esa imagen viva de la que presumen está mucho mejor calibrada, y la representación de los colores resulta espectacular a la hora de disfrutar de contenidos multimedia. Con el modo Adaptive display, el que viene activado de fábrica, cualquier persona quedará impresionada con los colores de la pantalla.

Ajustes de la pantalla disponibles en el Galaxy S9 Plus

¿Qué tal los ángulos de visión? Sigue siendo el Talón de Aquiles del AMOLED, y a poco que gires la pantalla sí que verás algunos rastros de un tono azulado que modifica ligeramente la pureza de los blancos. En cualquier caso, es algo que en el día a día ni siquiera llegarás a ver.

Por cierto, decir también que este año no hay ni rastro de los tintes rosas/azules/amarillos en las esquinas de la pantalla que el año pasado sí sufrieron algunas unidades del S8. Los surcoreanos han hecho los deberes y no han repetido errores que resultarían imperdonables en un móvil de este rango de precio.

Tras el Galaxy S9, esto es lo que guarda Samsung para 2018

De los pros y contras de la pantalla de 18,5:9 no os vamos a decir nada que no mencionáramos en su día en el análisis del Samsung Galaxy S8+: tienen la ventaja de que los contenidos se ven mucho más inmersivos, pero a cambio tienes que renunciar a parte de la imagen en los extremos. En el caso de Samsung, esta función de pasar de 16:9 a 18,5:9 está muy bien integrada, y en tus manos queda elegir qué formato quieres utilizar.

Lo que sigue sin gustarnos es que, un año más, Samsung ha jugado la discutible carta de limitar la resolución de la pantalla de fábrica: aunque el panel técnicamente es capaz de alcanzar los 2.960 x 1.440 píxeles, en realidad viene configurado en Full HD+ (2.220 x 1.080), y a no ser que te molestes en cambiarlo manualmente esa será la resolución que en realidad estarás utilizando.

Dos cámaras y tres lentes para tus fotos

Ahora damos nuestra opinión sobre la cámara del Samsung Galaxy S9 Plus

Si has llegado hasta este análisis del Samsung Galaxy S9 Plus buscando conocer la característica más novedosa de este teléfono, entonces déjate de diseños, pantallas y rendimientos: ahora sí estás leyendo el apartado que estabas deseando ver. Efectivamente, hablamos de la cámara: el S9+ es el primer móvil de la gama S en incorporar una doble cámara (el S9 trae un único sensor, por cierto), pero además de eso resulta que es el primer teléfono del mundo en traer también un mecanismo físico de apertura variable.

Alto ahí. ¿Apertura? ¿Variable? ¿Eso qué es lo que es? Vayamos por partes: antes de meternos de lleno a analizar la cámara del S9 Plus, primero es interesante que los menos expertos en fotografía se familiaricen con un par de términos importantes (va a ser una lección breve, prometido): la apertura no es otra cosa que el agujerito a través del cual pasa la luz a la cámara cuando haces una fotografía, y cuanto más grande sea ese agujerito, lógicamente mayor cantidad de luz pasará. Por ello, los buenos fotógrafos siempre* buscan objetivos que tengan un agujerito muy grande.

Apertura f

¿Cómo se mide el tamaño de este agujerito? Se mide en números f, y lo puñetero del asunto es que se mide al revés de lo que dictaría el sentido común: cuanto más grande sea el agujerito, menor es el número f. Lo tienes en el ejemplo de la fotografía de arriba: un agujerito muy grande es una f/2.8 (y podría ser mas grande todavía), mientras que un agujerito muy pequeño es una f/16. El primero deja pasar mucha luz, y el segundo, deja pasar muy poca.

Lee este libro si quieres empezar en el mundo de la fotografía

Dado que la luz es el Nirvana de las buenas fotografías, lo que busca por lo general un fotógrafo cuando quiere comprarse un objetivo para su cámara es que tenga una apertura con una letra f muy baja (f/1.4 ya empieza a ser una cifra en condiciones). Todo esto tiene muchas más implicaciones (si fuera tan sencillo, nadie compraría objetivos con f/2.8... y de esos también se venden muchos), pero para el caso quédemonos con la idea de que una apertura con una f baja es buena señal de la calidad de un objetivo.

Llegamos entonces al kit de la cuestión: dado que en un móvil no podemos desenroscar el objetivo de la cámara para cambiarlo por otro, los fabricantes tienen que acertar de lleno a la hora de elegir la lente que van a incorporar de por vida las cámaras de sus buques insignia. Una buena lenta con una f baja con buena calidad es muy cara de desarrollar, así que lo que han estado haciendo los fabricantes ha sido irse a lo seguro con cámaras que en los mejores móviles han venido rondando la f/1.7. Pero llega Samsung y lanza el Galaxy S9+, el teléfono con la apertura más baja del mundo: f/1.5.

Esa cámara que ves ahí en realidad esconde dos lentes con dos aperturas diferentes

Nadie, ni siquiera Apple con el iPhone X (f/1.8), se había acercado jamás a esta cifra. Pero no relajen todavía su cara de asombro, porque resulta que además de eso Samsung ha ido un paso más allá y ha batido otro récord: se ha convertido en el primer fabricante del planeta en introducir un sistema físico de apertura variable en la cámara de un móvil.

Eso de apertura variable suena muy técnico, pero en realidad no es otra cosa que una cámara en la que hay un mecanismo físico que te permite elegir entre una apertura y otra (tal y como si en una cámara profesional sacaras un objetivo y pusieras otro diferente, sólo que en este caso todo se hace con un mecanismo integrado dentro de la cámara). En el Galaxy S9 Plus, puedes elegir entre la apertura de f/1.5 y la de f/2.4.

Esta característica está presente tanto en el S9 (dentro de la única cámara que trae) como en el S9+ (en la cámara principal), y en el modelo Plus la segunda cámara se limita a una apertura fija de f/2.4 con una lente de 52 mm (es decir, zoom de dos aumentos) para ofrecer ese efecto de desenfoque de fondo que tan de moda está. Y es una característica muy curiosa, porque el cambio de una lente a otra se ve (y se escucha) si te fijas en la cámara.

El Samsung Galaxy S9+ en la versión de color lila

Pero alto de nuevo. Si la f/1.5 es una cifra tan buena, y ofrece unos resultados tan excelentes gracias a que deja pasar mucha luz, ¿qué sentido tiene entonces insistir en seguir poniendo la lente de f/2.4? ¿No sería mejor dejar solamente la de f/1.5, y ya está? Sí y no. Está bien que te lo preguntes, pero te adelantamos que la explicación seguramente te causará dolor de cabeza (y eso que vamos a resumirla de la forma menos fotográfica posible, de hecho un fotógrafo seguramente se echará las manos a la cabeza al leer este guisado de conceptos).

Para entender el motivo por el que no todo es tan fácil como poner una letra f baja y arreando, el siguiente concepto que tenemos que presentarte es la profundidad de campo: viene a ser la zona que el objetivo "enfoca" durante la fotografía, y está muy atada a la apertura porque cuanto más baja sea la apertura, menor será la profundidad de campo. Pincha sobre esta imagen para verlo.

Que la profundidad de campo sea menor está muy bien cuando -por ejemplo- quieres conseguir fotografías macro con el fondo desenfocado, ya que ahí se necesita un número f muy bajo, pero lógicamente con un móvil no vas a estar todos los días haciendo únicamente fotos de objetos a poca distancia. Y en situaciones más complejas, como por ejemplo un paisaje, un objetivo con una f baja te puede jugar una mala pasada con desenfoques en zonas que sí deberían salir enfocadas.

24 consejos básicos para principiantes en fotografía

Eso, en definitiva, explica la decisión que Samsung ha tomado de ofrecer dos aperturas diferentes en su cámara principal. Para fotografías nocturnas (en las que se necesita que entre el máximo posible de luz), y también fotos de objetos a poca distancia, el f/1.5 es una maravilla; para todo lo demás, ahí está el f/2.4 prácticamente como garantía de un buen resultado en las situaciones en las que la otra lente no esté a la altura.

Dirás: así que si me gasto 949 euros en este teléfono, ¿voy a tener que estudiar primero un curso de fotografía para poder manejar la cámara? En absoluto: de todo se encarga el propio móvil, y en el modo automático es él quien decide qué lente utilizar. Tú, como usuario, de lo único de lo que te tienes que preocupar es de buscar un sitio bonito y empezar a pulsar el botón de disparar una fotografía hasta que te duela el dedo. Que es precisamente lo que hemos hecho nosotros en este análisis.

Para qué nos vamos a andar con rodeos: disparar fotografías con este móvil es una experiencia increíble. Entre que el enfoque automático clava a la perfección las zonas que han de salir enfocadas, y que la pantalla Super AMOLED le da un efecto todavía más vistoso a las fotografías en la pantalla, por momentos te puedes llegar a sentir incluso como un fotógrafo profesional.

Después, a la hora de pasar las fotografías al ordenador, no penséis que la cosa cambia: con buenas condiciones de luz, la cámara del S9 Plus es capaz de conseguir verdaderas maravillas. Es una cosa que llevamos diciendo desde el Galaxy S7, y es que Samsung ha conseguido dar en el clavo con el apartado fotográfico de sus móviles. Para ti y para mí, esta cámara es sencillamente perfecta.

Pero no nos vamos a quedar ahí en nuestro análisis de la cámara, claro está. De las fotografías que hemos tomado en exteriores no vamos a hablar mucho porque ya es un aspecto que está más que superado en el mundo de la telefonía móvil: con buenas condiciones de luz, cualquier cámara se resuelve bien para ofrecer resultados vistosos. En este S9+, por cierto, este tipo de fotos se disparan automáticamente con la lente de f/2.4.

Fotografía de día tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus
Fotografía con desenfoque de fondo tomada con el Galaxy S9 Plus
Fotografía macro tomada con la cámara del Galaxy S9 Plus

El problema lo sigue teniendo Samsung con las fotografías de personas. No consiguen dar con el tono de piel correcto, y año tras año vemos cómo los buques insignia de esta marca hacen cosas muy extrañas a la hora de inmortalizar a alguien: mirad por ejemplo la diferencia en los colores de la piel que hay entre utilizar la cámara principal y utilizar la cámara secundaria para crear el efecto de desenfoque de fondo.

Foto de retrato con el S9 Plus
Fotografía tomada con el Galaxy S9 Plus

En cualquier caso, las fotografías con el fondo desenfocado lucen un aspecto realmente atractivo, y el recorte entre la silueta de la persona y el fondo está muy bien logrado. Nos ha gustado también que el móvil te de la posibilidad de elgir entre ver el primer plano (con el zoom de doble aumento) y el gran angular de una misma fotografía disparada con el fondo desenfocado.

Fotografía tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus
Fotografía tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus

Estas fotografías de retrato lo ideal es dispararlas con el modo de Enfoque dinámico, que es el que utiliza la segunda cámara (la que tiene el zoom de dos aumentos), que también es de 12 megapíxeles (igual que la principal), para crear el desenfoque en el fondo. El nivel de desenfoque del fondo se puede ajustar tanto en tiempo real al disparar la fotografía como, en caso de que no te termine de convencer el resultado, después de haber inmortalizado la escena.

La cámara de los selfies, por cierto, es de ocho megapíxeles y también permite jugar con el desenfoque del fondo. Podéis ver alguna muestra de fotografías de auto-perfil en la galería de fotografías que tenéis insertada un poco más arriba en el texto.

En su día pusimos a prueba el Note 8 frente al modo retrato de los demás móviles de alta gama, ¿sabes quién ganó?

Y volviendo a la cuestión de la apertura variable, ¿dónde se ve mejor la ventaja de una lente f/1.5 frente a una f/2.4? Ante todo, en las fotografías nocturnas. Mira las dos siguientes fotografías, en las que hemos inmortalizando exactamente la misma escena forzando desde el modo manual de la cámara primero la f/2.4 y después la f/1.5, a igualdad de tiempo de exposición e ISO en ambos casos:

f/2.4, ISO 100, 1/10s | Foto a tamaño completo aquí

f/1.5, ISO 100, 1/10s | Foto a tamaño completo aquí

A todas luces es evidente que la f/1.5 capta mucha más luz en un escenario a oscuras. Si quisieras disparar esa misma fotografía en f/2.4 con un buen resultado, una de dos: o subes la ISO, que se traducirá en mayor ruido en la fotografía, o aumentas el tiempo de exposición, en cuyo caso la fotografía será mucho más sensible a cualquier movimiento de la mano.

Pero aquí ya entramos en un terreno mucho más discutible. ¿Y si probamos a jugar con la lente f/2.4, y subimos la ISO o el tiempo de exposición, conseguiremos un resultado similar al que ofrece tal cual la lente f/1.5? Bueno, vamos a verlo ajustando la exposición a 1/6s (antes estaba a 1/10s):

f/2.4, ISO 100, 1/6s | Foto a tamaño completo aquí

Quizás en el siguiente ejemplo se vea un poco mejor lo que comentábamos de que, a la hora de disparar una fotografía en condiciones de baja luz, la f/1.5 siempre ayudará a conseguir un resultado más nítido que la f/2.4. Y si os fijáis en los extremos, veréis que la apertura de f/1.5 no hace ningún recorte ni deformación extraña.

f/1.5, ISO 200, 1/30s

f/2.4, ISO 400, 1/30s

Lo cierto es que tampoco está nada mal. En esto de la fotografía no existe una ciencia exacta, así que en realidad todo consiste en jugar con los valores de la cámara para conseguir la mejor toma posible. Y cuantos más valores con los que jugar tengas, más posibilidades de conseguir una buena fotografía. Bienvenida sea esta tecnología de apertura variable, y ojalá se extienda por más móviles de alta gama.

Fotografía nocturna tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus

f/2.4, ISO 125, 1/50s

Fotografía de noche tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus

f/2.4, ISO 320, 1/50s

Fotografía nocturna tomada con el Samsung Galaxy S9 Plus

f/1.5, ISO 250, 1/34s

Lo que está claro es que la cámara del S9+ es divertida hasta decir basta. A poco que te guste la fotografía te lo pasarás como un niño jugando con los modos manuales, los cuales cabe decir que tienen un diseño de lo más profesional (para que te hagas una idea, en el enfoque manual puedes ver incluso colores morados sobre las zonas que van a salir enfocadas, como en las cámaras profesionales).

En las tomas nocturnas, he de decir que a mí personalmente me ha dado la sensación de que la cámara se queda un pelín lenta para un uso exigente. Si intentas disparar una ráfaga de noche de un coche pasando por delante de ti, para cuando el móvil haya empezado la ráfaga el coche ya habrá pasado de largo. Pero esto ya es rizar el rizo y pedir lo imposible en un móvil.

11 usos, funciones y trucos ocultos de la cámara de tu móvil

Además de la apertura variable, otra novedad de la cámara de este buque insignia es la grabación a cámara ultralenta. Ahora puedes inmortalizar escenas a 960 fotogramas por segundo, pero a diferencia del Xperia XZ1 (el pionero en estrenar esta tecnología), Samsung ha ido un paso más allá y ha solucionado precisamente la queja que mencionábamos en el análisis de ese móvil.


En lugar de obligarte a pulsar el botón de disparo en el momento exacto (cosa casi imposible, la verdad), el Galaxy S9+ se encarga por sí mismo de poner en marcha la grabación ultra-lenta en el momento en que detecta un movimiento. De esta forma, cualquiera puede conseguir resultados de lo más vistosos a la hora de grabar con este modo de vídeo que complementa a la grabación 4K (lo hace en HD, claro está).

A este procesador no se le resiste nada

El Samsung Galaxy S9 Plus monta en el mercado europeo un procesador Exynos 9810 que viene respaldado por una gráfica Mali-G72 MP18, 6 GB de RAM y una capacidad de almacenamiento interno que arranca en los 64 GB (en todos los casos ampliable por microSD). Esta carta de presentación ya dice mucho sobre lo que nos podemos esperar de su rendimiento, ¿verdad?

Tal y como era de imaginar, de rendimiento va sobrado este teléfono. A los móviles de alta gama de Samsung hace mucho tiempo que se le dejaron de resistir incluso las tareas más exigentes, y ya no hay ninguna situación en la que en el rendimiento puro y duro vayas a echar de menos más potencia. La interfaz se mueve como una pluma, y las tareas exigentes no parecen tales viendo lo fluidas que van.

  Samsung Galaxy S9+ Galaxy S9 Galaxy S8+ iPhone X Xperia XZ2 LG V30
Procesador Exynos 9810 Exynos 9810 Exynos 8895 Apple A11 Bionic Snapdragon 845 Snapdragon 835
Procesador gráfico Mali-G72 MP18 Mali-G72 MP18 Mali-G71 MP20 Apple GPU Adreno 630 Adreno 540
RAM 6 GB 4 GB 4/6 GB 3 GB 4/6 GB 4 GB
Benchmark en Geekbench 4 2.802/8.381 puntos - 2.012/6.651 puntos 4.203/10.067 puntos - 1.872/6.357 puntos

En el eterno debate de si el S9+ de Samsung supera en potencia bruta a móviles como el iPhone X no vamos a entrar mucho más allá de mencionar que, según algunas pruebas, el procesador de Apple (A11) sigue demostrando estar un peldaño por encima de sus competidores. Pero incluso de ser cierto, se trata de una diferencia que ni tú ni yo llegaríamos a notar nunca en un uso cotidiano: haría falta someter ambos teléfonos a pruebas de benchmarks para llegar a alguna conclusión.

En nuestra prueba, el Galaxy S9 Plus alcanzó los 2.802/8.381 puntos en la prueba de Geekbench 4, lo que está bastante por encima de los 2.012/6.651 puntos que logró el S8+ el año pasado en la misma prueba, pero al mismo tiempo queda por detrás de los 4.203/10.067 puntos que consiguió el iPhone X en nuestro test. Lo dicho: son benchmarks que después, a la hora de aplicar estos resultados a la realidad, hay que coger con pinzas.

Benchmark del Galaxy S9 Plus en Geekbench 4 Pro

Pero más allá de los benchmarks, insistimos en decir que hace tiempo que la batalla de los procesadores dejó de estar centrada en el rendimiento para pasarse directamente a la eficiencia. De lo que se trata ahora no es tanto de que un procesador funcione más rápido, que también, sino de que funcione igual de bien consumiendo menos batería. Y ahí Samsung hay que reconocer que ha hecho un buen trabajo.

El S9+ es un teléfono cuya batería acusa el uso exigente, claro está, pero lo hace en una proporción muy razonable para las especificaciones técnicas en las que nos estamos moviendo. Dicho de otra forma: porque abras el Candy Crush mientras vas en el Metro no te vas a quedar tirado sin batería antes de empezar la mañana, ya que el teléfono se encargará de gestionar el rendimiento para que tenga el menor impacto posible en la batería.

Game Tools de Samsung

Y ya que hablamos de juegos, no podemos pasar por alto la función de Game Tools que trae pre-instalada este teléfono a la hora de abrir cualquier juego. Es una herramienta no muy invasiva que se despliega desde el menú de los botones virtuales del sistema y permite activar opciones tales como el bloqueo de las notificaciones mientras estamos jugando, forzar la pantalla completa o bloquear el brillo automático, además de contar con una función para grabar la pantalla. Muy interesante para los más gamers.

Y tú, mejora la velocidad de tu móvil Android con estos trucos

Esos 6 GB de RAM que trae el Galaxy S9+ no sabemos hasta qué punto marcan alguna diferencia respecto a los 4 GB que monta su hermano pequeño, el S9, pero desde luego que ayudan a que la multitarea vaya absolutamente fluida. Desde el menú de las aplicaciones abiertas en segundo plano puedes tanto abrir dos aplicaciones a pantalla partida como abrir una app en forma de ventana flotante mientras sigues navegando por otros sitios, y todo esto funciona de maravilla, sin ningún corte o pérdida de potencia de por medio.

¿Sabéis qué hemos echado de menos realmente en este teléfono? Una apuesta por la inteligencia artificial. Sí, ahora mismo todo eso de la IA suena muy de ciencia-ficción, pero compañías como Huawei -con su Mate 10 Pro- o LG -con su LG V30s- nos han hecho ver que el futuro de la telefonía móvil estará más relacionado con el software que el hardware, y en este aspecto no parece que Samsung se haya decidido todavía a mover ficha al respecto. Mejor que se den prisa en hacerlo.

En resumen, un año más todo este apartado se puede resumir diciendo que Samsung vuelve a tener en el catálogo uno de los móviles más potentes del mundo. Dentro de la compañía asiática, tendremos que esperar hasta el próximo Note (y hablamos de finales de año) para ver un modelo que supere en potencia al protagonista de este análisis con opiniones del S9 Plus.

Interfaz del S9 Plus

¿Y qué hay de la interfaz? Este año nos encontramos con la última versión de Android 8.0 Oreo acompañada de la capa de personalización de Samsung Experience, y lo cierto es que en términos de diseño no vamos a encontrar muchas diferencias respecto al Galaxy S8. Eso se aplica tanto para lo bueno como para lo malo, como recordaréis si habéis leído nuestras pruebas de los S8 y S8+.

Para lo bueno, en el sentido de que es una interfaz con un aspecto muy pulido que le encaja al teléfono como un guante. Salvo que seas un defensor acérrimo de las interfaces puras, te gustará lo que te vas a encontrar en este teléfono. Lo malo es que sigue siendo una interfaz confusa en algunos aspectos, especialmente a la hora de entrar en el apartado de la configuración: demasiados ajustes mezclados en menús que no ayudan a encontrar nunca la opción que buscas.

Bixby, tal y como ya os estaréis imaginando, sigue siendo una promesa pendiente por cumplir en Samsung. Ha pasado un año y este asistente inteligente todavía no habla español, lo cual no impide a la compañía seguir insistiendo en incorporar un botón físico en exclusiva para abrir este asistente (¿tocará recurrir otra vez a aplicaciones extra-oficiales?). Por muchas funciones útiles que tenga, hasta que no funcione por voz (perdón: realmente sí funciona por voz, pero tienes que decir los comandos en inglés) su presencia no tiene mucho sentido.

Los comandos por voz en Bixby en el Galaxy S9 Plus

Lo único destacable de Bixby siguen siendo todas esas funciones de reconocimiento de objetos y búsqueda de productos similares que ya traía la anterior generación de móviles de Samsung. Y, por supuesto, la plataforma de noticias de upday, que te permite estar al tanto de todo lo que ocurre a tu alrededor dentro de los temas que más te interesan.

Ejemplos de los Emojis AR que puedes crear

Ah, y cómo no: están también los Emoji AR. Samsung se ha sacado de la manga una función que te permite crear tu propio avatar a partir de los movimientos de tu rostro, de tal forma que tu personaje imitará todas las caras que pongas delante de la cámara. Es un guiño muy curioso para sorprender a amigos y familiares con un vídeo, una imagen o un GIF de ti mismo en forma de personaje de animación.

Ejemplo de la autonomía que se puede conseguir con la batería del Samsung Galaxy S9+

El Samsung Galaxy S9+ incorpora una batería de 3.500 mAh, y es uno de esos teléfonos que con un uso convencional llega sin problemas al final del día. Si exprimes la cámara y ejecutas aplicaciones pesadas, te pasará como a nosotros: llegarás por la noche a casa con un 20-25% todavía restante de batería, que no está nada mal para las características del teléfono. En este caso contamos tanto con carga rápida (del 0 al 50% en unos 30 minutos) como carga inalámbrica.

Además de la tecnología de sonido de Dolby Atmos (se nota mucho sobre todo al utilizar los altavoces, que ahora ofrecen un sonido estéreo gracias al conjunto del altavoz principal con el refuerzo del altavoz de las llamadas), este teléfono cuenta también con todas las conectividades inalámbricas del momento: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac de banda dual, 4G LTE de Cat. 18, NFC, Bluetooth 5.0 y GPS (con sus variantes de A-GPS, GLONASS, BDS, GALILEO). Y, para alegría de muchos, ¡también hay puerto minijack!

Con el S9+ tendrás gama alta para rato

Samsung Galaxy S9+, opiniones tras el análisis

Nuestra opinión es breve y escueta: si te decides a comprar el Samsung Galaxy S9+ (o su hermano pequeño, el S9), este año no habrá ningún momento en el que te arrepientas por no haber esperado un poco más antes de lanzarte. Samsung se ha adelantado a todos los demás con un teléfono que trae absolutamente todas las tecnologías del momento, y es muy, pero que muy difícil que este año lleguemos a ver alguna novedad rompedora que no esté ya en este móvil.

Lo más fácil para entenderlo es ir característica por característica: la pantalla, es Super AMOLED, Quad HD+, 18,5:9 y compatible con HDR10; el procesador, el Exynos 9810, no verá sucesor hasta bien finalizado el año; la cámara, con ese mecanismo de apertura variable, difícil será que se vea superada salvo por una o dos excepciones de la más alta gama; conectividades, lo tiene todo; sonido, trae incluso Dolby Atmos; batería, suficiente; y así con (casi) todo.

Nuestra opinión sobre el Galaxy S9 Plus de Samsung

A excepción de esa apuesta rompedora por el escáner facial que trajo consigo el iPhone X, que de momento sigue siendo el líder absoluto en esto de dejar atrás para siempre los lectores de huellas, en este Galaxy S9+ hemos encontrado todo lo que le pediríamos a un móvil de alta gama a día de hoy. Y además de todo eso, se han solucionado muchas de las cosas de las que nos quejábamos en el S8.

Cuando tuvimos la oportunidad de analizar el Galaxy S8+, nos quejábamos de dos cosas: Bixby y la posición del lector de huellas. Lo segundo se ha solucionado, mientras que Bixby sigue siendo una promesa pendiente en cuanto a empezar a hablar español de una vez por todas. Por lo tanto, mantenemos todas nuestras quejas sobre este asistente inteligente.

Galaxy S9+ vs S8 Plus

En lo que sí merece la pena que insistamos, a falta todavía de probar el Galaxy S9, es en recordar que el S9 Plus es un móvil realmente grande. Para que te interese comprar este modelo, te tienen que gustar sí o sí los teléfonos de tipo phablet. Ten muy en cuenta que hablamos de uno de los terminales más grandes de su categoría.

Por lo que quizás sí se merezca un pequeño rapapolvo Samsung es por haberse acomodado tanto en la apuesta fácil de repetir éxito tras éxito desde hace varias generaciones de su gama alta. De cara a un usuario que se pase por primera vez a la compañía quizás no sea algo decisivo, pero... ¿y qué hay de aquel que ahora tiene un Galaxy S7 o S8, y ve cómo no encuentra argumentos suficientes para volver a gastar esos 949 euros en el último modelo?

Hazte con él ya mismo: Galaxy S9 Plus al mejor precio

Lo mejor

  • Diseño todavía más pulido
  • Un procesador de notable alto
  • Dos cámaras y tres lentes
  • Mantiene la salida minijack

Lo peor

  • Bixby sigue siendo una promesa
  • Es muy grande, tenlo en cuenta
  • Ajustes demasiado confusos
  • ¿Es hora de la inteligencia artificial?

Nuestra valoración

Diseño

9/10

Pantalla

10/10

Hardware

9/10

Software

9/10

Cámara

9/10

Batería

9/10

Conectividad

10/10

Sonido

10/10

Nota técnica

91

Relación calidad/precio

Ver ahora:

Sobre el autor

Jakub Motyka

Web Manager

Jakub es un redactor especializado en tecnología.

Tags:

#Samsung

Te recomendamos