Skip to main content

Samsung Galaxy S20+, análisis y opinión

Análisis Samsung Galaxy S20+

Lo mejor

  • Pantalla y calibración de color
  • Calidad de altavoces estéreo
  • Cámara principal
  • Dimensiones y peso

Lo peor

  • Autonomía con pantalla a 120 Hz
  • Rendimiento del telefoto
  • Procesador Exynos y no Qualcomm
  • Acabado resbaladizo 

10/05/2020 - 07:55

Tras unos días con el terminal como móvil principal, os contamos nuestra opinión del Samsung Galaxy S20+ en el que analizamos el rendimiento del procesador Exynos, de las tres cámaras y de la excelente pantalla que deja a un lado la filosofía “cascada” de los Edge.

El lanzamiento de un nuevo Galaxy S es, como no podía ser de otra forma, un acontecimiento en el segmento de la tecnología. La “lucha” entre Apple y Samsung fue, durante años, la comidilla del sector. Las dos compañías, con denuncias de por medio, marcaban el ritmo en lo que a avances en móviles se refiere y, aunque ya no son las abanderadas del segmento, siguen llamando la atención cada vez que presentan cualquier dispositivo.

En 2019, Samsung presentó cuatro nuevos móviles, algunos de ellos con versiones 5G. Había diferencias importantes entre los diferentes dispositivos, y este año los surcoreanos han querido poner las cosas más fáciles a los usuarios. Por un lado, el S20 como móvil pequeño, pero potente, para usuarios que no quieran pantallas enormes.

Por otro lado, el S20 Plus, más equilibrado y con una pantalla mayor, pero sin que el usuario del S20 sienta que se pierde demasiado. Por último, un S20 Ultra que ya hemos analizado y que es excelso en todos los sentidos. Ahora, es el momento de analizar el Galaxy S20+, el que está en el centro de la familia, pero antes... vamos con sus características:

  Galaxy S20+
Pantalla Panel DynamicAMOLED 2X
6,7", el 90,5% del frontal es pantalla
Resolución de 3.200 x 1.440
Densidad de 525 ppp
Refresco de 60 Hz en QHD+ o de 120 Hz en FHD+
HDR10+
Procesador Exynos 990
Memoria RAM 8 GB
GPU Mali G77 MP11
Almacenamiento 128 GB UFS 3.0
Ampliable mediante microSD
Batería 4.500 mAh
Carga de 25 W PD 3.0
Carga inalámbrica de 15 W

Carga inversa inalámbrica de 9 W
Cámaras principales Principal: 12 Mpx f1.8 OIS
Telefoto: 64 Mpx f2.0 OIS 3x híbrido
Gran angular: 12 Mpx f 2.2
Sensor de profundidad
Cámara frontal 10 Mpx f2.2
Dimensiones y peso 161,9 x 73,7 x 7,8 mm
186 gramos
Sistema operativo Android 10 + OneUI 2.0
Conectividad NFC
Wi-Fi doble banda
Bluetooth 5.0
5G
USB Tipo-C 1.0
Precio 987 euros

Resumen del análisis del Samsung Galaxy S20+ por apartados:

Acabado de cristal que resbala, pero con un tamaño muy cómodo

Afortunadamente, al menos en muchos móviles tope de gama, parece que el cristal con acabado brillante comienza a dejarse a un lado. Las huellas se quedan muy marcadas, se rayan fácilmente y, lo peor, resbalan que da gusto en la mayoría de los casos. Quizá esto lo veamos en el Note 20, ya que Samsung ha apostado por, precisamente, este acabado brillante en su línea S20.

 

El S20+ que analizamos es el de color gris, aunque tenemos otro modelo en azul celeste (precioso, en mi opinión) y otro en negro piano. Son colores planos que no producen ningún tipo de degradado, y la verdad es que son sobrios, pero también demasiado "sosos".

Esto, claro, son gustos personales, pero se habría agradecido que los surcoreanos se sumaran a esa línea algo más llamativa del cristal mate con algún degradado y colores más divertidos.

Dicho esto, la parte frontal nos la vamos a quitar pronto de encima porque hablaremos de la pantalla más adelante, pero solo podemos decir que estamos ante uno de los móviles que mejor aprovechan el frontal.

Samsung se ha olvidado de las curvaturas exageradas que "inventaron" ellos y que han ido dando de lado poco a poco para conseguir un panel casi plano que aprovecha muy bien los bordes laterales. Tiene una ligera curvatura, sí, pero ni hay toques accidentales ni sombras cuando reproducimos una página web con fondo blanco.

El orificio en pantalla está en la parte central y no hay forma de disimularlo con algún modo que lo oculte, pero... ¡da igual! Es muy pequeño, está muy bien integrado en las aplicaciones y separa a la perfección las notificaciones de los elementos como la batería o el uso de la red.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Si nos vamos a la parte trasera, ya hemos dicho que no estamos ante el acabado más divertido del mercado, pero este color gris es elegante y no presenta más que el logo de Samsung en la parte inferior y un módulo de cámaras que comparte con el resto de la línea Galaxy (tanto de Galaxy S como de los Galaxy A y Galaxy M) que, buenas noticias, sobresale bastante menos que el del Galaxy S20 Ultra. 

Este módulo tiene apenas un milímetro de grosor, lejos del milímetro y medio y casi dos de otros terminales que hemos analizado recientemente. No hay sensor de huella porque, de nuevo, lo tenemos en pantalla (y, como os mostraremos más adelante, funciona muy bien).

Análisis Samsung Galaxy S20+

Lo interesante está en los laterales. El izquierdo está totalmente limpio, sin botón Bixby ni cualquier otra cosa. En el derecho tenemos los controles de volumen y bloqueo. El puerto para SIM y microSD están en la parte superior y en la inferior tenemos uno de los altavoces, el puerto USB Tipo-C y un micrófono. Hablando de micrófonos, tenemos otro en el módulo de cámara para grabar vídeo y otro en la parte superior para eliminar el ruido en llamadas.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Y, si hablamos de altavoces, el auricular de llamadas funciona como altavoz y es... invisible. Samsung ha hecho un gran trabajo a la hora de integrarlo bajo la pantalla y en el marco superior. Hay que fijarse muchísimo para ver la ranura.

Ahora bien, ¿por qué digo que lo interesante está en los laterales? Por el grosor. Con 7,8 mm, es uno de los móviles más delgados que he probado recientemente.

S20 plus - contenido caja

Cuando he cogido móviles analizados recientemente, como el OnePlus 8 Pro o el Mi 10 Pro, he sentido todo el peso de sus gruesos cuerpos de cristal en la mano. El Galaxy S20+ es muy cómodo de utilizar no por sus dimensiones (no es pequeño en absoluto), pero sí por un grosor y peso muy, muy contenido.

Pantalla Dynamic AMOLED de las mejores del mercado, aunque nos hace elegir resolución o refresco

Samsung ha sido, desde el lanzamiento del Galaxy S, una compañía que ha abanderado el desarrollo de pantallas en teléfonos móviles. Con sus AMOLED y posteriores tecnologías ha dado vida tanto a sus terminales como a los móviles de gama alta y top de la competencia.

Los paneles AMOLED son espectaculares, pero hasta hace dos generaciones tenían ese “efecto Samsung” que se traducía en colores muy, muy saturados. Con el S10 y, sobre todo, con estos S20, Samsung da un paso adelante y, aunque los paneles siguen contando con un modo que satura de más lo que vemos en pantalla, cuentan con una calibración prácticamente perfecta.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Samsung ha ido hacia atrás en la saturación de colores, pero también en la curvatura de pantalla. Los surcoreanos llevaron las pantallas curvas a los móviles tanto en su modelo Edge con un solo lateral curvado como en los Galaxy S con los dos laterales con cascada. Curiosamente, Samsung también da un paso atrás en este sentido, algo que contrasta con la curvatura de móviles como el Find X2 Pro, Mi 10 Pro o el OnePlus 8 Pro.

Curiosamente, el S20+ cuenta con una curvatura muy discreta en su panel de 6,7”, pero aun así consigue un efecto inmersión mayor que el de terminales con bordes más curvos en la pantalla. El marco negro en los laterales tiene un grosor de menos de dos milímetros, el superior de tres milímetros y una barbilla de cuatro milímetros, contando tanto el marco negro como el borde de aluminio.

Es un móvil para disfrutar viendo contenido a pantalla completa gracias a una inmersión bestial. En la mano, da la sensación de tener un móvil todo pantalla gracias frontal del 90,5% y el orificio para la cámara frontal, aunque está en la parte central, pasa desapercibido gracias tanto al software de Samsung como a los tres milímetros de diámetro. Es de los orificios en pantalla más pequeños que hemos visto estos últimos meses.

Si seguimos con números, debemos hablar de la resolución, y aquí hay bastante que contar porque, precisamente, hace que los usuarios tengan que elegir entre fluidez o resolución. El panel del Galaxy S20+ cuenta con una resolución de 3.200 x 1.440 píxeles y un refresco de 120 Hz, y sobre el papel, es el más avanzado en este sentido. Sin embargo, no podemos tenerlo todo.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Cuando Samsung presentó los Galaxy S20, nos contó que no podíamos elegir la resolución WQHD+ a 120 Hz debido a que la batería duraría un suspiro. Hablaremos más de la batería en el apartado correspondiente, pero aquí debemos elegir los 3.200 x 1.440 píxeles a 60 Hz o tener 120 Hz a 2.400 x 1.080 píxeles.

La densidad de píxeles es fantástica en los dos casos, ya que no vamos a saber distinguir píxeles en FHD+, pero los iconos y algunos contenidos cuando estamos en WQHD+ con los 525 píxeles en pantalla, brillan con luz propia. Ahora bien, esto es algo muy personal, pero el modo WQHD+ solo lo he utilizado para hacer pruebas de batería, ya que prefiero contar con la fluidez exquisita de los 120 Hz.

Estos últimos meses hemos analizado móviles tanto con 120 Hz (el OnePlus 8 Pro permite QHD+120) como con 90 Hz (como el OnePlus 8, el Huawei P40 Pro del que ya tenemos análisis y el Mi 10 Pro, que también nos sorprendió en nuestro análisis), y lo cierto es que volver a los 60 Hz es un paso atrás mayor que el cambiar de resolución.

El scroll en aplicaciones es muy placentero, las animaciones son fluidas y los juegos que van a 90 Hz (porque a 120 Hz es complicado) son espectaculares. Dicho esto, volvemos a la calibración de la pantalla. Samsung nos propone dos modos, el natural, con colores atractivos, pero con los rojos y amarillos algo apagados, y el intenso. En el intenso, los rojos brillan y podemos configurar el nivel RGB.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Podemos configurar el filtro de luz azul y opciones de accesibilidad, como el zoom, aumentar la sensibilidad táctil para usarlo con guantes o el modo sencillo. No hay, realmente, más ajustes para el brillo, un modo lectura o de color, ya que Samsung otorga una pantalla muy buena y bien calibrada y esa es la experiencia que quiere que tengamos, sin dejar libertad para calibrar más de lo necesario.

El brillo del panel DynamicAMOLED es de 1.200 nits y es compatible con HDR10+. Para ver contenido, ya hemos dicho que es un panel excelso, y si hace unos días dijimos que el OnePlus 8 Pro era el mejor panel de estos meses, debemos decir que el del Galaxy S20+ está a la altura en calibrado, pero echamos en falta tener los WQHD+ a 120 Hz.

Los colores son intensos, el contraste es muy bueno y ver aplicaciones como YouTube o Netflix en HDR es genial. Este elevado brillo nos permite ver la pantalla en exteriores sin problema y el regulador de brillo automático es rápido, pero tiende a ajustar el brillo unos puntos por encima de lo necesario, siendo un resplandor demasiado fuerte en interiores poco iluminados. En exteriores, Samsung activa un modo de altas luces que da ese pico de brillo para ver el contenido a pleno Sol.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Ahora bien, ¿podemos ocultar el orificio en pantalla? Otras marcas lo permiten, pero tanto Apple como Samsung están orgullosas de sus “protuberancias” en pantalla. No hay una barra que disimule el orificio. Está muy bien integrado tanto en las notificaciones como en las aplicaciones y el único modo de ocultarlo es con el modo oscuro de Samsung que tiñe aplicaciones propias en negro, así como las compatibles como Chrome, Twitter o WhatsApp.

Samsung no defrauda con el panel del Galaxy S20+ y el interior, sin ser el más capaz para alimentar los 120 Hz, se porta bien.

Rendimiento a la altura de un gama alta, pero lejos de otros móviles premium

Samsung es una de las compañías que diseña y fabrica sus propios procesadores. Se trata de los Exynos y, tradicionalmente, han estado por detrás de los de Apple y de los Qualcomm. Sin embargo, no todos los móviles Samsung cuentan con el procesador Exynos, ya que en el mercado norteamericano, los surcoreanos montan la versión más potente del procesador de Qualcomm.

Análisis Samsung Galaxy S20+

El S20+ cuenta con el procesador Snapdragon 865 en algunos mercados, pero en Europa tenemos el Exynos 990. Se trata de un SoC de ocho núcleos con dos a 2,73 GHz, otros dos a 2,50 GHz y cuatro a 2 GHz. Está acompañado por la GPU Mali G77 MP11 y 8 GB de memoria RAM LPDDR5.

A continuación, os dejamos la comparativa entre el Exynos 990 en el modo de alto rendimiento, con resolución FullHD+ y 120 Hz, y otros terminales top actualmente.

Benchmarks S20+
Benchmarks Samsung Galaxy S20+
FHD+ 120 Hz
Alto rendimiento
Exynos 990
Galaxy S20 Ultra
Exynos 990
OnePlus 8 Pro
QHD+ 120 Hz
SD 865
OnePlus 8 Pro
FHD+
60 Hz
SD 865
Xiaomi Mi 10 Pro
SD 865
OnePlus 8
SD 865
Mate 30 Pro
Modo Rendimiento
Kirin 990
GeekBench 4 Single 4.870 5.024 4.233 4.227 4.229 4.262 3.927
GeekBench 4 Multi 12.504 11.966 12.930 13.288 13.208 13.272 12.343
GeekBench 5 Single 923 926 896 802 899 915 785
GeekBench 5 Multi 2.750 2.818 3.145 3.332 3.284 3.358 3.085
Antutu 8 528.430 519.317 581.761 568.583 600.659 582.288 461.141
PCMark 12.115 10.772 11.495 10.107 10.692 10.023 10.429
3DMark OpenGL 6.845 6.875 6.998 7.099 7.133 7.269 6.042
3DMark Vulkan 6.257 6.480 6.349 6.527 6.547 6.738 5.564
Benchmarks S20+

Como podemos ver, en estas pruebas el Galaxy S20+ obtiene unos resultados a la altura de los móviles tope de gama de esta primera mitad de 2020, con muy buenos resultados tanto en mononúcleo como en multinúcleo, así como en las pruebas de 3D Mark en las que se pone a prueba la GPU. Es cierto que en AnTuTu está lejos del Snapdragon 865, pero era de esperar teniendo en cuenta lo que “tira” ese test de la GPU y la auténtica bestia que es la Adreno 650 del Snapdragon 865.

Más allá de los números, el Galaxy S20+ rinde muy bien en casi todos los aspectos. No tenemos ningún problema a la hora de ejecutar aplicaciones pesadas, incluyendo videojuegos como Fortnite, CoD Online o un juego como FZ9, que corre a 90 Hz. Podemos ir en la calidad visual máxima con una fluidez impecable en todo momento.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Además, utilizando  aplicaciones como Inshot de edición de vídeo o Photoshop Express, no hay problema alguno a la hora de leer/escribir datos y, en el día a día, el S20+ es más que solvente. Además de memoria LPDDR5 (que más que mejorar la velocidad respecto a los módulos LPDDR4X, mejora la eficiencia energética), cuenta con 128 GB de almacenamiento UFS 3.0.

No es el móvil más rápido en las tareas de lectura y escritura, algo que salta a la vista en nuestras pruebas, pero sí cuenta con una alta velocidad de acceso a la memoria.  

  Samsung Galaxy S20 +
UFS 3.0 + LPDDR5
Samsung Galaxy S20 Ultra
UFS 3.0 + LPDDR5
OnePlus 8 Pro
UFS 3.0 + LPDDR5
Xiaomi Mi 10 Pro
UFS 3.0 + LPDDR5
OnePlus 8
UFS 3.0 + LPDDR4X
Huawei Mate 30 Pro
UFS 3.0 + LPDDR4X
Escritura secuencial 164,28 MB/s 197,37 MB/s 485,75 MB/s 488,26 MB/s 508,36  MB/s 213,63 MB/s
Lectura secuencial 631,44 MB/s 710 MB/s 1,03 GB/s 1,02 GB/s 1,14  GB/s 1,14 GB/s
Escritura aleatoria 23,28 MB/s 19,72 MB/s 31,18 MB/s 32,15 MB/s 37,60  MB/s 38,09 MB/s
Lectura aleatoria 18,26 MB/s 15,31 MB/s 20,34 MB/s 20,20 MB/s 18, 92  MB/s 23,63 MB/s
Velocidad de copia en memoria 15,09 GB/s 10,83 GB/s 9,99 GB/s 10,39 GB/s 8,33  GB/s 11,78 GB/s

Un punto negativo es que, aunque puede de sobra con aplicaciones pesadas, cuando estamos jugando durante unos minutos (nada de sesiones de más de 20 minutos) o grabando a 4K, el Exynos 990 se calienta. No molesta en la mano, ni mucho menos, pero es evidente que el chip está al 100%.

No es el móvil más rápido del mercado, ni tampoco el más potente, pero no podemos decir en ningún momento que sea lento o que no esté a la altura de la gama premium, aunque nos habría gustado que contara con el Snapdragon 865 en nuestro territorio tanto por potencia bruta como por eficiencia energética.

OneUI 2.0 que modifica profundamente Android 10

Análisis Samsung Galaxy S20+

Samsung es una de las compañías que, tradicionalmente, más modifica Android con sus capas de personalización. Es cierto que tiene motivos para ello debido a que es de las compañías que tienen un ecosistema potente de dispositivos y servicios, pero llegó un momento en el que su sistema pesaba demasiado y era muy complicado.

Quisieron cambiar las cosas a comienzos del año pasado con OneUI, una capa que sigue personalizando, y mucho, Android y que, en su versión 2.0, corre sobre Android 10. Ya os hemos contado todos los detalles de esta nueva capa de personalización en nuestro análisis del Galaxy S20 Ultra.

Análisis Galaxy S20+

En rendimiento es fluido y no hemos sufrido ningún tipo de cuelgue o cierres fortuitos de aplicaciones, pero es cierto que hay que acostumbrarse si venís de otras capas. Hay muchísimas opciones escondidas en el sistema y algo tan básico como los ajustes de batería no están en el apartado de configuración, sino escondido obligando a que busquemos en el... bueno, en el buscador.

Como decimos, hay mucha personalización, y aunque hay elementos que uso menos, pero la pestaña Edge me ha parecido de lo más útil. Se trata de algo que podemos activar o desactivar y que podemos configurar con diferentes aplicaciones (tanto las de Samsung como metiendo iconos de las apps más utilizadas en ese menú de acción rápida). 

Os dejamos un vídeo que muestra su funcionamiento y la fluidez del sistema:

Hay dos importantes ajustes de accesibilidad, como la navegación por gestos (que funciona muy bien) o el uso con una sola mano, que hace la pantalla algo más pequeña. También tenemos un modo juego que activamos desde el Game Launcher. Ahí podemos ajustar diferentes parámetros de los juegos a nivel individual, como la tasa de refresco a 48 Hz para ahorrar batería, activar, o no, los diferentes modos de rendimiento y el sonido Atmos.

Algo que me gusta señalar en los análisis, porque al final es calidad de vida, es la velocidad del desbloqueo. El reconocimiento facial se hace mediante el modo foto 2D de Google y, realmente, es muy veloz y fluido, incluso activándose cuando damos la vuelta al terminal apoyado en una superficie. El sensor bajo la pantalla es rápido y no falla, pero la sensación es la de que es más lento de lo que realmente es.

El problema está en una animación que no es nada atractiva ni fluida, aunque como punto positivo hay que destacar que funciona con la pantalla apagada, algo que no pueden decir todos los terminales.

Por último, no podemos olvidar DeX. Cuando conectamos un HDMI USB Tipo-C, el S20+ activa el modo escritorio en una pantalla y podemos utilizar el terminal como si fuera un ordenador, conectando teclados, ratones y la pantalla. Es algo que funciona muy bien, aunque el móvil se calienta cuando estamos en este modo tanto por el excesivo uso de la CPU como por la multitarea más agresiva (aunque sin llevar a tragarse usando Spotify, un navegador y alguna que otra aplicación más, como Slack o Calendar.

Tres cámaras y sensor ToF con un sensor principal que compite en la Champions

Análisis Samsung Galaxy S20+

Llegamos a una de las claves del análisis del Samsung Galaxy S20+, el apartado de cámaras. Samsung lideró este segmento durante unas cuantas generaciones, pero otras compañías, incluso su máxima rival (Apple), tomaron la delantera de unos años a esta parte. Con los S20, los surcoreanos se han centrado en el equilibrio y no cuentan con las mejores cámaras, pero sí con unos colores coherentes entre ellos y, como decimos, versatilidad.

El S20 Ultra es, evidentemente, la joya de la corona. Tiene el telefoto más grande (además del movimiento de marketing de los 100x) y el sensor principal de 108 megapíxeles que permite un pixel binning muy interesante.

El S20+ recorta en telefoto y megapíxeles, pero, en mi caso, es algo que carece de importancia. Sí, los 108 megapíxeles son interesantes por el pixel enorme que se genera al usar pixel binning, pero si no sois mucho de telefoto, aquí tenemos un 3x híbrido que no se porta nada mal.

Antes de continuar, os dejamos las características de las cámaras del Samsung Galaxy S20+ y debemos mentar la app de cámara. Estamos ante una muy buena aplicación que apuesta por el minimalismo. Solo tenemos las opciones de captura única , foto normal (ahí está tanto el telefoto como el angular y gran angular), el vídeo y el apartado "más", que es el que nos permite acceder a la panorámica, al modo profesional, al retrato, al modo noche y comida, entre otras opciones.

Es una aplicación que funciona muy bien, es rápida, fluida e intuitiva, y cuenta con una buena implementación de la inteligencia artificial que calcula muy bien los segundos de toma en el modo noche en función de la luz y que, además, nos sugiere el mejor punto de enfoque en cada foto. Esto, claro, lo podemos cambiar si queremos.

Dicho esto, vamos con las características y ejemplos de las cámaras del Galaxy S20+:

  Resolución Apertura Equivalencia en mm
(formato completo) 
Enfoque Estabilización Tamaño del pixel
Principal 12 Mpx f/1.8 26 mm Dual Pixel
PDAF
OIS 1,8 µm
Telefoto 64 Mpx f/2.0 29 mm
Óptico - 1,1x
Híbrido - 3x
PDAF OIS 0,8 µm
Gran angular 12 Mpx f/2.2 13 mm - - 1,4 µm
ToF 0,3 Mpx f/1.0 - - - -
Cámara frontal 10 Mpx f/2.2 26 mm Dual Pixel
PDAF
- 1,22 µm

De primeras, podemos pensar que el sensor principal del Samsung Galaxy S20+ no da la talla frente a otros con muchos más megapíxeles, pero ya os hemos dicho que los megapíxeles no lo son todo y, precisamente, este es un ejemplo.

Samsung ha montado un muy buen sensor principal que combina un sistema dual de enfoque que funciona muy bien (tanto en foto como en vídeo, siendo rápido y preciso), una buena apertura para lograr desenfoques interesantes y un tamaño de píxel bastante grande.

Los colores... bueno, ya sabemos que Samsung satura mucho los colores, pero parece que se han "relajado" en este aspecto. No ofrecen las fotos más fáciles de editar para desaturar esa paleta, pero al menos ya no son tan irreales y de "fantasía" como las que ofrecían estos últimos años y, personalmente, no es algo que me moleste. Los cielos ya no son de ese azul radioactivo y los tonos son más cercanos a la realidad.

Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
No hay modo macro, pero la cámara principal permite enfocar a poca distancia con muy buen detalle.
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+

Ver esos 64 megapíxeles en el telefoto, que suelen tener bastantes menos, es extraño, pero cuando entendemos que no hace un zoom 3x óptico, sino un 1,1x y el resto es híbrido hasta el 3x, entendemos el por qué de los 64 Mpx. Se utilizan para generar ese zoom híbrido mediante interpolación.

El enfoque también es rápido y, además, me gusta que Samsung mantenga una coherencia en colores entre los tres objetivos. Como se pueden ver en las fotografías, no hay demasiadas diferencias entre los tres objetivos, y eso es bueno.

Análisis cámara S20+
Gran angular
Análisis cámara S20+
Angular
Análisis cámara S20+
3x
Análisis cámara S20+
Análisis cámara S20+
Análisis cámara S20+
Análisis cámara S20+
Análisis cámara S20+
Análisis cámara S20+

El telefoto no ofrece las imágenes más nítidas de su gama, pero es lógico. Como ya hemos dicho, la distancia focal es equivalente a un 29mm real con ampliación digital hasta llegar al 3x. No es un telefoto "real", y ciertamente no entendemos esta postura cuando móviles de su gama, y de menor gama, sí ofrecen un teleobjetivo real.

Teleobjetivo S20+
Teleobjetivo S20+
3x
Teleobjetivo S20+
Teleobjetivo S20+
20x
Teleobjetivo S20+
30x

Sobre el gran angular, solo podemos decir que es solvente. Los colores, como decimos, son muy buenos y mantienen el tipo frente al sensor principal, no hay aberración en las imágenes y el detalle obtenido es bueno. 

Además de los modos automáticos, hay dos que merece la pena señalar en el S20+. Uno es el nocturno. Samsung ha trabajado muy bien este modo noche, levantando los colores en situaciones de poca luz, pero el modo automático ya hace eso con bastante solvencia. 

Os recomendamos que, cuando queráis hacer fotos de noche, hagáis una con el modo noche y otra con el modo automático "normal" para, después, elegir.

Modo noche S20+
Auto
Modo noche S20+
Modo noche
Modo noche S20+
Auto
Modo noche S20+
Modo noche

El retrato también es bueno, y aquí se llama "Enfoque dinámico". Para conseguirlo, Samsung aplica un 2x digital en la imagen para simular un 50 milímetros (lente "retratera" por excelencia), pero podemos elegir hacer el retrato sin ese recorte.

El recorte, tanto en la lente frontal como en la principal, es agresivo cuando hay elementos complicados, pero en general mantiene el tipo y, además, nos permite editar la fotografía y el bokeh a posteriori en la galería.

Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Retrato S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Análisis cámara principal Samsung Galaxy S20+
Retrato S20+
Retrato S20+

Sin embargo, hay móviles que no viven solo de la fotografía, sino también del vídeo. Samsung lleva unas cuantas generaciones trabajando muy bien este apartado, y el S20+ es de los mejores terminales para grabar.

Podemos grabar tanto en multitud de formatos (16:9, 2.400 x 1.080 o 1:1, que es 1.440 x 1.440 tanto con la cámara frontal ) como un rango interesantísimo de resoluciones (desde HD a 4K60).

Con la cámara principal tenemos los mismos formatos y resoluciones, además de un modo 16:9 a 8K, lo que se traduce en una bestial resolución de 7.680 x 4.320 píxeles. Os dejamos un ejemplo a continuación, pero hemos de decir que la velocidad de fps no hace que este vídeo sea "usable" y, además, el terminal se calienta grabando en 8K.

El vídeo tanto 4K como FullHD superestable se porta de maravilla, con una buena velocidad de enfoque, estabilización muy, muy efectiva y unos colores con ese punto de saturación de Samsung que, en el vídeo, hacen que sea muy atractivo.

Por lo demás, hay que hablar del modo "captura única". El año pasado, los surcoreanos introdujeron un modo Instagram que pretendía ayudar a que el recorte de la app de Facebook fuera menos agresivo. Hay que decir que ese modo ya no está y que ha sido "sustituido" por el de captura única.

Es un modo en el que pulsamos el botón y el móvil empieza a tomar tanto vídeos como fotografías con todas las lentes y algunos modos artísticos. Tras unos segundos de procesado, el terminal elige las mejores tomas y nos permite seleccionar entre varias fotografías, un vídeo, un vídeo acelerado, un GIF tipo boomerang de Instagram...

Lo mejor es mostraros cómo funciona en vídeo:

En definitiva, tenemos una cámara principal que nos da un muy buen detalle y profundidad incluso sin utilizar el modo de enfoque dinámico y otros dos sensores que acompañan más o menos bien. El que menos usaremos, por la falta de nitidez, es el "telefoto", pero el gran angular sí cumple muy bien su función. Y, si hablamos de grabar vídeo, estamos ante uno de los mejores teléfonos en este apartado.

Autonomía que depende en exceso de cómo configuremos la pantalla

El SoC del S20+ está construido en 7 nanómetros, pero no todas las litografías, pese a que el número sea el mismo, son iguales. El Exynos 990 es menos eficiente que el chip de Qualcomm, y eso influye en el consumo de batería.

Dicho esto, el terminal cuenta con una batería de 4.500 mAh y en nuestras pruebas, hemos tenido para completar un día de uso nada exigente... y sin alardes. Desde que recibimos el terminal y empezamos a usarlo sin pasar test, que evidentemente consume más batería, hemos llegado al final del día bastante apurados.

La configuración ha sido con brillo automático, evidentemente en interior (que, además, consume menos porque el brillo no está tan alto como si fuéramos por la calle), el 5G desactivado, en modo alto rendimiento del procesador con resolución FullHD+ y 120 Hz.

Análisis Samsung Galaxy S20+

La pantalla a 120 Hz... consume y, desde las 8:00 de la mañana hasta las 22:18, con 4 horas 7 minutos de pantalla, tenemos menos del 10% de batería. Con la pantalla a WQHD+, 60 Hz y los mimos ajustes de modo alto rendimiento y brillo automático, llegamos algo más holgados al final del día, pero tampoco con demasiados alardes y con un uso, como se ve en las imágenes, principalmente de redes sociales. Por lo que se ve en la gráfica de uso de los últimos 7 días, el tiempo de pantalla está entre esas 4 y 4,5 horas al día.

Análisis Galaxy S20+

En lo que a la carga se refiere, el cargador incluido es de 25 W y podemos hacer una carga completa en una hora y 16 minutos, con el 50% en justo media hora. Os dejamos la gráfica de carga a continuación:

Carga Galaxy S20+

Más allá de la la velocidad de carga y la autonomía, el Galaxy S20+ es compatible con carga inalámbrica de 15 W con el cargador de Samsung. Y, hablando de carga inalámbrica, tiene carga inalámbrica inversa de 9 W para cargar cascos inalámbricos o un smartwatch.

Conectividad y sonido a la altura de su gama 

Un móvil premium lo es también por los pequeños detalles y, al final del día, tanto el sonido como la conectividad tienen muchísima importancia. Samsung ha montado un sistema de sonido estéreo con un altavoz en el auricular que no tiene el mismo volumen o contundencia que el altavoz inferior, pero que se defiende muy bien.

Análisis Samsung Galaxy S20+

Es un sonido profundo con unos buenos graves y medios que, además, hacen que el móvil vibre. El volumen es elevado y nos permite disfrutar sin distorsión incluso por encima del 70%. Es un móvil creado para consumir contenido, y eso se nota en el mismo que han puesto en los altavoces. Contamos con Dolby Atmos para el sistema general, pero también para juegos y un ecualizador que podemos personalizar. Muy bien, Samsung, en este sentido.

Si nos vamos a la conectividad, también estamos ante un móvil armado hasta los dientes. El terminal analizado es el que incluye conectividad con 5G y Wí-Fi 6. Actualmente, el Wi-Fi 6 no nos va a dar una mejora en la velocidad de navegación, pero sí si estamos en sitios públicos con un repetidor Wi-Fi 6 a la hora de tener una mejora en la banda ancha.

Hay móviles que cuentan con las últimas especificaciones, pero no con la mejor disposición de las antenas. Es algo que no ocurre en el S20+, que nos permite jugar online sin ningún tipo de problema. Además, cuenta con NFC, algo que no sorprende teniendo en cuenta que es una tecnología muy apoyada por los surcoreanos, y Bluetooth 5.0.

No tenemos jack de 3,5 mm para auriculares, pero Samsung abandonó este puerto hace tiempo en su gama alta y no es algo que, a estas alturas, echemos de menos en un gama premium. Eso sí, incluye auriculares intraurales de AKG con conexión Tipo-C.

Un móvil top, aunque Samsung tiene muchísima competencia

Análisis Samsung Galaxy S20+

Llegamos al final del análisis del Samsung Galaxy S20+ con una idea clara: el S20+ es el más equilibrado de los tres. El S20 es un terminal perfecto para aquellos que quieran un móvil con características top, pero un tamaño contenido. Quienes quieran un móvil más grande tienen el S20+ o el S20 Ultra, pero realmente, considero que el Ultra es más un lujo.

Es cierto que perdemos megapíxeles en la cámara principal (que no vais a echar de menos si no queréis empapelar la pared de un edificio con la fotografía) y tampoco tenemos el 10x híbrido, pero si no queréis un telefoto así, el S20+ con su 3x cumple de sobra.

Tenemos una pantalla espectacular, una triple cámara muy versátil y que se porta igual que en el S20 Ultra (excepto por los megapíxeles) y un rendimiento muy, muy bueno. El tamaño es el adecuado y, pese a ser grande,  los 7,8 milímetros de grosor y los menos de 190 gramos hacen que el terminal sea muy cómodo en mano. De hecho, es sorprendente que sea tan delgado.

Análisis Samsung Galaxy S20+

OneUI 2.0 es una buena capa de personalización y el rendimiento es fluido en todo momento, aunque no es un terminal perfecto. Ya hemos comentado que el acabado de cristal es extremadamente resbaladizo y, además, los colores no son tan atractivos como en otros terminales vistos recientemente, también con trasera de cristal, pero acabado mate.

Además, la autonomía no es su punto fuerte y los 4.500 mAh se quedan cortos para el Exynos 990 y los 120 Hz, pero por lo demás, es un móvil muy equilibrado y, si sois de los usuarios que saltáis de Samsung a Samsung, estaréis más que satisfechos con el terminal de los surcoreanos.