Skip to main content

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Lo mejor

  • Buen diseño
  • Versátil en conectividad
  • Webcam desmontable
  • Smart TV

Lo peor

  • 60 Hz que saben a poco
  • Sin DisplayPort ni HDMI completo
  • HDR muy justito
  • Precio
Smart Monitor M8 de 32" (2022)

Smart Monitor M8 de 32" (2022)

Smart Monitor M8 de 32" es la unión entre un monitor avanzado para ordenadores, y un televisor de 32" y resolución 4K con Smart TV que permite conciliar entre el teletrabajo y el ocio sin ocupar espacio de más.

12/06/2022 - 12:00

Analizamos el Samsung Smart Monitor M8, una pantalla híbrida que permite ahorrar espacio y disfrutar de las mejores prestaciones de un Smart TV y la versatilidad de un monitor inteligente en un solo dispositivo.

Samsung es uno de los mayores fabricantes de televisores del mundo, por lo que aprovechar ese potencial para diseñar monitores con funciones avanzadas focalizadas en mejorar el rendimiento en el teletrabajo.

Hace algunos meses tuvimos ocasión de analizar el Samsung Smart Monitor M5, su hermano menor con resolución Full HD, pero la propuesta del M8 es mucho más interesante por aportar mayor resolución y cámara web incluida.

Esa mejora en su hoja de especificaciones también implica un aumento en su precio. El Samsung Smart Monitor M8 llega con un precio de 799 euros que puede parecer algo elevado para un monitor, pero que puede no serlo tanto si se tiene en cuenta que es mucho más que un simple monitor 4K de Samsung.

Samsung Smart Monitor M8
Dimensiones y peso71,34 x 41,88 x 2,23 cm (sin peana) y 4,4 Kg | 71,34 x 57,52 x 20,3 cm (con soporte) y 6,7 Kg
Resolución y tipo de panelLCD VA de 32 pulgadas | Resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles) | Panel de 10 bits
Tasa de refresco60 Hz | 4 ms (GtG)
Brillo400 cd/m2 con soporte HDR10 y HDR10+
Ángulos de visión178º | 178º
Peana y soporteInclinación (120 mm) y altura (-2º a 15º) ajustables con pasacables
Conexiones2 x USB C 3.0 con carga de 65 W | Micro HDMI 2.0 | Alimentación | Wifi 5 | Bluetooth 4.2 | DLNA Mirroring | AirPlay2 | SmartThings con asistente Bixby
SonidoAltavoces integrados
Sistema operativoTizen
Precio799 euros

Resumen del análisis del Samsung Smart Monitor M8 de 32” por apartados:

Mucha personalidad para decorar tu espacio de trabajo y ocio

Samsung siempre ha apostado fuerte por el diseño de sus televisores y monitores, por lo que este Samsung Smart Monitor M8 no iba a ser una excepción. De hecho, si en el análisis de su hermano menor M5 ya destacamos su diseño, podemos decir que en el Samsung Smart Monitor M8 se han esmerado todavía más.

El frontal destaca por ser totalmente diáfano, con unos marcos mínimos que se limitan a proteger el perímetro de la pantalla, pero apenas ocupan un par de milímetros en el frontal.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

La excepción es el borde inferior donde ese marco se amplía con una franja hasta los 16 mm bajo la que se ubica el LED de estado y el sensor de luz en la esquina inferior derecha.

El minimalismo, las líneas esbeltas y la elegancia son una constante en el diseño del M8, pero cobra especial protagonismo en su trasera dejando un perfil de solo 11 mm. Toda la trasera está fabricada en policarbonato texturado con un diseño en espiga que deja unos reflejos muy atractivos.

Samsung nos ha enviado el modelo con acabado en blanco, pero también está disponible en color verde, azul y rosa, todas ellas con una tonalidad pastel que encaja en cualquier decoración.

El monitor se sustenta sobre una columna plana anclada en la trasera mediante un sencillo pero eficiente sistema de fijación que permite ajustar la altura y la inclinación de la pantalla, pero no pivotarla o girarla. Tampoco es compatible con los soportes VESA, algo que debe tenerse en cuenta a la hora de instalarlo en la pared.

La parte trasera de la columna de soporte luce el mismo acabado que la trasera del monitor haciendo que visualmente desaparezca haciéndolo estéticamente más liviano.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

La base de la peana es metálica para aportar el peso necesario para mantener la estabilidad necesaria para mantener suspendida una pantalla de 71,34 x 41,88 cm.

Tras la columna de central encontramos unos conectores algo atípicos para un monitor. Llama la atención la elección de un conector Micro HDMI 2.0 en lugar de un HDMI completo mucho más habitual.

Al menos Samsung ha tenido la deferencia de incluir un par de cables Micro HDMI a HDMI y de USB C a USB C para simplificar la conexión de los dispositivos al monitor.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Junto al HDMI encontramos dos puertos USB de tipo C 3.0: uno de ellos actúa como HUB de conectividad, mientras que el otro permite cargar dispositivos externos con una potencia de hasta 65 W.

Es una conectividad suficiente, pero que nos ha sabido a poco. Nos hubiera gustado encontrar algún puerto DisplayPort e incluso HDMI completo (preferiblemente HDMI 2.1) para aprovechar mejor el potencial de los dispositivos gaming.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Bajo los conectores encontramos el único botón físico del monitor. Una especie de joystick con el que navegar por algunas funciones básicas del menú que se ha situado en una posición algo elevada para alcanzarlo con comodidad desde el frontal.

Centrado en la trasera, pero en la parte superior encontramos un curioso conector magnético para la SlimCam, una cámara web que se incluye con el M8 en un cuerpo plano que se instala de forma sencilla en la trasera del monitor.

La lente de la cámara es ajustable en altura e inclinación para adaptarse al encuadre, y cuenta con una tapa magnética para preservar la privacidad cuando no la estás usando.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

El Samsung Smart Monitor M8 viene acompañado de un mando a distancia que presenta la misma estructura de botones que los mandos que acompañan a los televisores de la marca, pero algunas diferencias en su diseño.

Se mantiene el pad circular como elemento protagonista en el mando a distancia, así como los botones de navegación, cambio de canal y volumen, pero encontramos algunos cambios en la disposición de los botones de acceso directo a Netflix y Prime vídeo, a los que se unen sendos accesos a Samsung TV Plus y Disney+.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

En nuestro caso, el mando a distancia es blanco a juego con el acabado del M8 y presenta un diseño más esbelto y redondeado que los mandos a distancia de los televisores de la marca o que el que se incluía junto al M5.

El mando cuenta con funciones de voz integradas que permiten invocar a Bixby y enviar comandos de voz a Alexa manteniendo pulsado el botón de voz del mando. En lugar de usar pilas extraíbles Samsung ha optado por integrar un conector USB C para recargar la batería del mando a distancia y simplificar su mantenimiento.

Calidad suficiente para ver series y trabajar, pero se queda corto para jugar

El Smart Monitor M8 llama la atención por ser un híbrido entre monitor y televisor con un diseño muy moderno y elegante, pero tampoco pierde puntos cuando entramos a valorar la calidad de imagen y sonido que ofrece.

Estamos ante un panel con tecnología VA de 32 pulgadas como el que vimos en el Samsung Smart Monitor M5, pero en esta ocasión se mejora con una resolución 4K UHD de 3.840 x 2.160 píxeles y eleva el nivel de brillo hasta 400 candelas por metro cuadrado.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Esto supone una mejora en cuanto a densidad y brillo que impacta directamente en la nitidez y, sobre todo, en la definición de los textos cuando usamos la pantalla en su vertiente como monitor.

La pantalla se encuentra protegida con un cristal antirreflejante que hace muy bien trabajo matizando y diluyendo los brillos o reflejos externos mejorando el confort visual.

En este aspecto estamos muy satisfechos con la experiencia y hemos podido trabajar sin problemas durante horas junto a un gran ventanal, sin que ello genere fatiga visual o desluzca la intensidad de los colores.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Hemos usado el Samsung M8 como monitor principal para trabajar con textos, editar vídeos, retocar fotografías, jugar a shooters desde un portátil “gaming” y ver series en plataformas de streaming. El balance de la experiencia es positivo, pero muestra algunas carencias más que evidentes.

El Samsung Smart Monitor M8 ofrece una cobertura del 99% del espacio de color sRGB y un brillo adecuado para los escenarios de uso en un contexto de teletrabajo y ocio para la mayoría de usuarios. Sin embargo, hay un determinado tipo de usuarios más exigentes a los que este monitor no terminará de convencer.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

La frecuencia de refresco nativa de 60 Hz y una velocidad de 4 ms (sumadas a la ausencia de una conectividad HDMI 2.1) hacen que el Samsung Smart Monitor M8 se quede corto para gaming teniendo en cuenta su rango de precio.

Algo similar sucede con los diseñadores, fotógrafos o editores de vídeo a los que no contar con perfiles de distintos espacios de color o el brillo de los paneles IPS puede complicarles el ajuste de los colores reales.

Todo ello pese a que la calibración del color en este espacio sRGB es bastante acertada y cuenta con una herramienta integrada que permite calibrar el monitor utilizando la cámara de un smartphone como sonda de calibrado. Este sistema deja bastante margen de error si no estás familiarizado con tareas de calibración.

Si nos centramos en la vertiente como televisor, el Samsung Smart Monitor M8 gestiona bien el color en contenidos HDR10 y HDR10+, pero acusa la falta de brillo al dibujar las partes más brillantes dejando una gestión del HDR que saca oro de sus pocos recursos.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

El panel VA proporciona un mejor nivel de contraste que se deja ver precisamente en los contenidos HDR entregando negros más profundos y sin sensación de aplastamiento de sombras, frente a unas luces altas que parecen lucir más. Esto hace que la experiencia al ver contenidos en Netflix o Prime Video sea buena.

El Samsung Smart Monitor M8 cuenta con un modo Juego que configura las prestaciones del monitor para rendir al máximo en la medida de sus posibilidades reduciendo el procesado de la imagen para mantener la latencia a un buen nivel. Todas estas opciones se controlan de forma directa desde la Barra de juegos.

No es un monitor gaming, pero si puede cubrir las necesidades de consolas que no necesitan el HDMI 2.1 como la Xbox Series S o la PS4 entregando buena calidad de imagen incluso con HDR. A pesar de eso, se acusa la ausencia de soporte para FreeSync o G-Sync. Para los jugadores más exigentes, se quedará corto.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

En lo que se refiere al audio, el Smart Monitor M8 integra una pareja de altavoces ubicados en los extremos de la trasera que proyectan el sonido hacia los laterales creando un sonido estéreo espacioso y bien dimensionado. Lo cierto es que nos ha sorprendido que un altavoz con un perfil tan delgado ofrezca esta calidad de sonido.

Como era de esperar, la falta de espacio interno limita la capacidad de estos altavoces para reproducir unos graves profundos, pero no están mal y lo compensa con un rango medio bastante detallado. No cuenta con salida para auriculares.

La versatilidad y solidez de Tizen sube un nuevo escalón

Una de las peculiaridades del Smart Monitor M8 es la de ser un monitor inteligente equipado con Tizen como sistema operativo, lo que convierte al M8 en un televisor híbrido de facto, aunque lo único que le faltaría para esa consideración sería contar con una toma de antena.

Salvo por ese detalle de la toma de antena analógica, el Samsung Smart Monitor M8 se comporta como lo haría cualquier Smart TV de la marca surcoreana en la que no hemos echado de menos ninguna de las principales plataformas de contenido en streaming gracias a la sólida oferta de apps disponible en su tienda de aplicaciones.

VIDEO

Así es la interfaz Tizen en el Samsung Smart Monitor M8

Tizen se mueve de forma fluida en este monitor y ha evolucionado en conectividad para dar respuesta a algunas funciones de productividad muy interesantes, que le permiten trabajar como pantalla inalámbrica o como cliente ligero sin necesitar estar conectado a un ordenador. Funciones englobadas en el menú Workspace del M8.

Para ello cuenta con soporte para Airplay 2 que permite mostrar el M8 como una pantalla inalámbrica para los ordenadores y dispositivos de Apple, así para equipos basados en Windows.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Además, su conectividad WiFi de doble banda y Bluetooth le permiten funcionar de forma autónoma conectándose directamente a Microsoft 365 para utilizar el paquete de ofimática online de Microsoft con la única ayuda de un teclado y ratón Bluetooth conectados directamente al monitor.

Samsung también se ha asegurado la conectividad con sus dispositivos integrando el soporte para Samsung DeX, el sistema de escritorio presente en sus smartphones y tabletas, tanto en su variante por cable, como en la modalidad de escritorio Dex inalámbrico presente en las últimas tabletas de Samsung o sus Galaxy S22.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Y ya que mencionamos formas de usar el Smart Monitor M8 sin necesitar ningún dispositivo externo, mencionar la función de videollamada mediante Google Duo o la función de monitorización de Health que cobra especial importancia con la presencia de la SlimCam integrada.

En la primera, puedes usar la app de Google Duo instalada en el Smart Monitor M8 para hacer videollamadas directas usando la SlimCam. Por su parte, la función Multiview permite dividir la pantalla en dos para ver vídeos de ejercicios en una parte y revisar si tu postura es la correcta durante el entrenamiento en la otra mitad. 

Perfecto si necesitas una pantalla multipropósito, pero con carencias para diseño y gaming

Llegamos a la recta final de este análisis del Samsung Smart Monitor M8 en el que hemos exprimido al máximo el potencial de este híbrido de monitor inteligente y televisor en un contexto de uso de teletrabajo y ocio.

Con los monitores de la gama Smart Monitor (tanto el M5 como el M8), la marca surcoreana ha demostrado que disponer de un espacio de trabajo en casa no implica renunciar a una estética bonita ni desaprovechar un recurso tan preciado en los pisos de las grandes cuidades como es el espacio.

Samsung Smart Monitor M8, análisis y opinión
R.Andrés

Con esta pantalla 4K de 32 pulgadas se cubre de un plumazo las necesidades de productividad, avaladas por una conectividad bien resuelta (a pesar de lo parco de sus conectores), y de ocio con todo lo que se puede pedir a un televisor de gama media.

Uno de sus mayores hándicaps son los 799 euros que cuesta este monitor inteligente de Samsung. Desde luego, por ese precio puedes tener monitores 4K mucho más capaces en áreas tan específicas como el gaming o el diseño.

Smart Monitor M8 de 32" (2022)

Smart Monitor M8 de 32" (2022)

Smart Monitor M8 de 32" es la unión entre un monitor avanzado para ordenadores, y un televisor de 32" y resolución 4K con Smart TV que permite conciliar entre el teletrabajo y el ocio sin ocupar espacio de más.

Lo mismo sucede si lo miramos desde el prisma de los televisores, donde nos metemos en los dominios de la gama media con modelos como la QLED Q60A que analizamos hace algunos meses.

Sin embargo, la cuestión en este caso es: ¿puedes tener ambos por ese precio y ocupando el espacio de un solo dispositivo? Ahí es donde el Samsung Smart Monitor M8 no admite réplica.

Nota técnica

85

Y además