Skip to main content

Skullcandy Indy, análisis y opinión

Skullcandy Indy review

Lo mejor

  • 100% inalámbricos
  • Precio
  • Autonomía
  • Control táctil

Lo peor

  • Ajuste
  • Calidad de materiales
  • Sonido mejorable
  • Fallos de conexión aleatorios

07/07/2019 - 09:00

Gracias a los AirPods, la fiebre por los auriculares inalámbricos bluetooth está en plena efervescencia y rara es la marca de tecnología que no tiene unos en su catálogo. Analizamos Skullcandy Indy, una opción interesante que pretende posicionarse como alternativa barata a los famosos, y para muchos inalcanzables, auriculares de Apple.

Los AirPods están por todas partes, ya sea en su forma original o mediante “inspiraciones” más o menos sutiles. Con ellos, Apple ha conseguido globalizar un concepto de auricular muy versátil y ha comenzado, de una vez por todas, a desterrar los molestos cables de nuestras vidas, además de crear una categoría de producto hasta ahora desconocida, algo así como “los auriculares tipo AirPods”.

Y ya sabes lo que dicen: si no puedes con tu enemigo únete a él, o al menos trata de imitarlo. Los auriculares Indy de Skullcandy forman parte de ese creciente número de auriculares inalámbricos in-ear económicos con batería integrada que intentan aprovechar el tirón actual de este tipo de dispositivos.

El precio de los Skullcandy Indy es de 79,99 euros, muy lejos de los 179 euros que cuesta la versión más económica con estuche de carga convencional de los Apple AirPods 2 que analizamos hace tan sólo unas semanas en Computerhoy.

Aunque no es sólo una cuestión de precio, existen más diferencias que te contamos en detalle en este análisis de Skullcandy Indy, una interesante alternativa barata a los AirPods.¿Merecerán la pena? Te lo contamos.

Análisis de Skullcandy

Diseño similar a los Airpods y gran autonomía

Conceptualmente la idea es la misma: una caja que hace las veces de cargador de baterías y funda de almacenamiento y transporte, aunque la forma de implementarla difiere en varios aspectos.

En general, todo es más tosco en estos Indy de Skullcandy. La caja es bastante voluminosa, aunque sin llegar a resultar incómoda de transportar. Puedes llevarla sin problemas en el interior del bolsillo de unos vaqueros, aunque son los materiales de construcción, sobre todo de la caja, lo que llegan justo al aprobado.

  SKULLCANDY INDY
Conexión Bluetooth 5.0
Impedancia 16 Ohms ±15%
Diametro del controlador 6 mm
THD <3% @1khz
Presión sonora 95±3dB
Respuesta de frecuencias 20Hz - 20KHz
Autonomía Hasta 16 horas
Peso 10,5 gramos por auricular
Precio 79,99 euros
Otros IP55, almohadillas de ajuste, sistema de reducción activo de ruido en llamadas

La sensación es excesivamente “plasticosa”, algo endeble, incluso te hace dudar de si sería capaz de aguantar íntegra una caída más o menos fuerte. En la parte frontal cuenta con tres luces que indican el estado de carga de las baterías del estuche al abrir su tapa: 30%, 70% o 100%.

skullcandy indy

La autonomía de los auriculares se puede extender hasta las 16 horas si partimos de un estado de carga completa de estuche y auriculares, a razón de 4 horas por carga completa de la pareja de audífonos. Es decir, la carga inicial de los auriculares más otras tres cargas extra completas que podemos conseguir dejándolos en el interior del estuche (4x4=16 horas). Estos, a su vez, cuentan con un pequeño LED en la parte superior que parpadea en color blanco cuando están siendo utilizados y se ilumina en rojo mientras se están cargando dentro del estuche.

Skullcandy Indy review

Estos tiempos son siempre relativos, ya que rara vez se realizan las cargas completas partiendo de un estado de descarga total, aunque en nuestras pruebas los resultados se aproximaron mucho a las 16 horas prometidas, que no es poco. Se tarda una hora en cargar los auriculares dentro de la caja y unas dos horas en cargar el estuche completamente. Además, cuentan con una opción de carga rápida que ofrece una autonomía de 90 minutos con solo 10 minutos de carga.

Skullcandy Indy auriculares

En el interior de la caja los auriculares se sujetan de forma firme mediante dos potentes imanes, lo que en ocasiones dificulta su extracción. La carga del estuche se ejecuta mediante un puerto microUSB ubicado en la parte inferior; para ello necesitarás hacerte con un adaptador por separado, ya que únicamente se incluye el cable.

Puesta en marcha sencilla

Dispone de conectividad bluetooth 5.0 y el proceso de configuración y puesta en marcha es realmente sencillo, no tuve ningún problema para emparejarlos con ningún dispositivo, ya sea iOS o Android. Para ello hay que hacer uso de la superficie táctil a modo de botón de cada uno de los audífonos, que una vez emparejados permiten realizar ciertas tareas sin necesidad de interactuar con la fuente de sonido, tales como subir o bajar el volumen, avanzar o retroceder pista, pausar o reanudar la reproducción, y contestar o colgar una llamada.

Skullcandy Indy review

En general, la conexión es estable, aunque no está exenta de ciertos microcortes puntuales que se vuelven más frecuentes cuando aumentamos la distancia con la fuente de sonido, un aspecto claramente mejorable frente a otras propuestas.

Los mejores auriculares inalámbricos in-ear tipo AirPods que puedes comprar en 2019

El funcionamiento de los controles táctiles es errático, en ocasiones, y opciones como la de saltar de pista no funciona con todas las aplicaciones, aunque se agradece sobre todo la posibilidad de controlar el volumen, algo que eché mucho de menos durante el análisis de los AirPods 2.

AirPods 2

Apple AirPods 2

Los AirPods 2 son la segunda versión de los populares auriculares inalámbricos de Apple. La nueva versión cuenta con novedades como la escucha activa de Siri, estuche de carga inalámbrica y autonomía mejorada, además de Bluetooth 5.0 para una conectividad más rápida y estable.

La ausencia de acelerómetro y sensores ópticos es una de sus grandes carencias, me resulta muy práctico cómo se detiene y reanuda la reproducción al quitarme y poner de nuevo el auricular. En los Indy lo echo de menos ya que la reproducción no se detiene, más aún, los auriculares no se desconectan por completo hasta que no guardas el audífono derecho en el interior de la caja.

Skullcandy Indy review

Aquí el auricular derecho es el audífono predominante, tanto que es el único que cuenta con micrófono por lo que es de uso obligado si quieres responder una llamada telefónica o interactuar con el asistente de voz. Además, si quieres utilizar un solo auricular y guardar el otro en la caja, este debe ser el derecho, y el proceso de encendido y emparejamiento no comienza hasta que no saques este del estuche.

No aptos para todas las orejas

Los auriculares están fabricados del mismo plástico del estuche de carga, aunque su diseño más compacto hace que las sensaciones al tacto sean algo mejores. Pese a ello resultan excesivamente voluminosos lo que hace que puedan no ser adecuados para todos los tamaños de oreja, pudiendo resultar algo incómodos como veremos más adelante.

A diferencia de los AirPods, los Indy de Skullcandy cuentan con puntas de silicona intercambiables (incluyen hasta 3 combinaciones de tamaño) que sellan los canales auditivos y silencian de forma pasiva el ruido ambiental, además de mejorar la sujeción dentro del pabellón auditivo. En en caso de los AirPods su diseño es de tipo abierto y no permite ningún tipo de personalización, un punto a favor de los Indy.

Skullcandy Indy review

Además de las tres combinaciones de almohadillas de diferente tamaño se incluye un par de almohadillas complementarias destinadas a mejorar la estabilidad y sujeción en el interior de la oreja. En mi caso resultaron totalmente inútiles ya que más que sujetar provocaban el efecto contrario, expulsando los auriculares hacia el exterior.

Skullcandy Indy review

En general, en ningún momento he conseguido sentirme bien con los Sullcandy Indy durante este análisis, no en términos de comodidad, ya que tengo que decir que nunca me he sentido molesto con ellos, algo que por cierto sí me ocurrió durante los primeros días con los AirPods 2. El problema es que no he conseguido alcanzar la sensación de seguridad y sujeción que uno espera de un producto pensado para utilizar en movimiento.

Los mejores auriculares Bluetooth de Samsung

Da igual la almohadilla utilizada entre los tres tamaños disponibles, la sensación de inestabilidad y riesgo de caerse al suelo me ha acompañado durante toda la prueba. Y no sólo la sensación, practicar deporte con los auriculares en mis oídos ha resultado ser una tarea casi imposible al tener que estar constantemente recolocando los auriculares en el interior del pabellón auditivo, o directamente recogiéndolos del suelo.

Skullcandy Indy review

Una lástima, ya que según indica el fabricante cuentan con certificación IP55, suficiente para aguantar sin problema el sudor y pequeñas salpicaduras. Cada oreja es un mundo, claro está, pero es la primera vez que he sentido tal frustración con unos auriculares.

Sonido cálido al que le falta un punch en bajos

El sonido en términos globales llega a duras penas al aprobado. Destaca por su calidez, con agudos notables y una ausencia casi total de frecuencias bajas. En general le falta mucha contundencia y cuerpo, lo que provoca un sonido muy hueco, falto de matices.

En la parte positiva cabe mencionar su elevado nivel de volumen y la perfecta sincronización de audio y el vídeo, sin demoras notables, en la reproducción de contenidos desde plataformas como Netflix, HBO, Amazon Prime o YouTube, algo que no puedo decir sobre todos los auriculares que hemos analizado últimamente.

Skullcandy Indy review

Para llamadas, Skullcandy ha incorporado –recordemos que sólo en el auricular derecho– un micrófono con sistema activo de reducción de ruido. La calidad de las llamadas en entornos tranquilos es bastante aceptable, aunque por la calle y en entornos algo más ruidosos resulta algo más complicado ya que al interlocutor le cuesta mucho escuchar nuestra voz.

Una opción muy equilibrada

Las comparaciones son odiosas, y en muchos casos injustas, por lo que para no caer en agravios debemos valorar estos Skullcandy Indy en función de sus prestaciones y siempre con su precio como telón de fondo.

Teniendo en cuenta esto, los auriculares inalámbricos bluetooth de Skullcandy no desmerecen frente a opciones similares, planteándose como una buena alternativa para aquellos que busquen unos auriculares “tipo AirPods” de precio comedido.

Skullcandy Indy review

Skullcandy Indy

Si buscas una alternativa barata a los AirPods 2 de Apple, los Skullcandy puedes ser una buena opción. Son 100% inalámbricos, tienes una autonomía de hasta 16 horas y son compatibles con Android y iPhone gracias a su conectividad bluetooth 5.0.

Salvo mis problemas particulares de ajuste, que no tienen que afectar a todo el mundo, no presentan errores insalvables que puedan desincentivar su compra. La calidad de sonido es aceptable y cuentan con algunos puntos muy destacables, como su buena autonomía, los controles táctiles o su facilidad de configuración. El precio de los Skullcandy Indy es de 79,99 euros y aunque no están disponibles en blanco, puedes conseguirlos en cuatro colores: Negro, Azul, Menta y Rojo.

Nota técnica

70

Ver ahora: