Skip to main content

Sony a6600, análisis y opinión

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Lo mejor

  • Velocidad de enfoque y seguimiento al ojo
  • Duración de la batería
  • Sin límite de tiempo en vídeos
  • Minijack para microfóno y auriculares

Lo peor

  • Ubicación de algunos botones y diales
  • Sin 4K a 60 fps
  • Sin conector USB-C
  • Estabilización buena para foto, algo corta en vídeo
Alpha 6600

Alpha 6600

Sony Alpha 6600 es el modelo más avanzado de la gama de cámaras sin espejo con sensor APS-C de Sony. Una cámara para usuarios semiprofesionales que integra las principales prestaciones de una Sony A7 con un precio y tamaño más ajustado.

25/01/2020 - 08:15

Sony A6600 es la cámara APS-C más avanzada del catálogo de Sony, con unas prestaciones que se acercan a las ofrecidas por sus hermanas mayores de formato completo. ¿Merecerá la pena apostar por esta Sony Alpha 6600 frente al resto de la gama Sony? La hemos probado y este es nuestro análisis y opinión.

Sony describe a esta Alpha 6600 como su buque insignia en formato APS-C. Sin duda es la apuesta más ambiciosa de la ya concurrida familia de cámaras sin espejo de la gama 6000 de Sony que tiene en esta A6600 como su modelo más potente.

Este tipo de cámaras han estado tradicionalmente orientadas a fotógrafos semiprofesionales avanzados y creadores de contenido que, bien por tamaño o por prestaciones, no necesitaban pagar el sobrecoste que implica la gama más profesional de Sony, con las A7 y A9 al frente.

Con un cuerpo compacto y unas prestaciones cercanas a las que ofrecen las cámaras sin espejo de formato completo de Sony, la Sony Alpha 6600 se presenta como una opción intermedia más asequible que la Sony A7 III ya que el kit que estamos probando, formado por una Sony Alpha 6600 y el objetivo Sony E 18-135mm f/3.5-5.6 OSS puede comprarse por unos 1.652 euros en Amazon.

  Sony Alpha 6600
Dimensiones 120,0 mm x 66,9 mm x 69,3 mm / 503 gramos (sólo cuerpo)
Sensor CMOS Exmor APS-C de 24,2 Mpx
Pantalla LCD 7,5 cm (tipo 3.0) TFT panorámico, táctil 921.600 puntos
Sistema de enfoque Automático híbrido (enfoque detección de fase/contraste)
425 puntos de enfoque
Visor XGA OLED de 1,0 cm (tipo 0,39)
2.359.296 pixeles
Velocidad de obturación De 1/4.000 a 30 segundos
Estabilización Sensor de imagen de 5 ejes
Autonomía Hasta 800 disparos o 150 minutos de vídeo
Precio  1.321 euros solo el cuerpo, o 1.652 euros en kit con el objetivo Sony E 18-135 mm f/3.5-5.6 OSS

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Mantiene un tamaño compacto y mejora el agarre

Mientras los principales fabricantes del sector ponen todo su empeño en hacerse con el mercado de las cámaras sin espejo de formato completo, Sony ha atacado por la retaguardia con una propuesta compacta que iguala en prestaciones a algunas de las principales cámaras sin espejo profesionales del momento.

Con esta Sony Alpha 6600, la marca nipona apunta a un usuario avanzado o semiprofesional tanto en fotografía como en vídeo, que no quiere dar el salto a las cámaras de formato completo bien por su precio o por su mayor tamaño.

En términos de diseño, la nueva Sony Alpha 6600 que nos disponemos a analizar parece no aportar nada distinto a lo que ya se ha podido ver en el resto de la gama 6000 de Sony.

En esencia continúa siendo la misma cámara compacta (120,0 mm x 66,9 mm x 69,3 mm) y de poco más de 500 gramos que ya teníamos en la Alpha 6500. Sin embargo, afinando un poco el ojo, se empiezan a ver las sutiles diferencias entre el anterior modelo top de la gama y la Sony A6600 que estamos analizando.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Lo primero que llama la atención es una empuñadura ligeramente más grande que facilita su agarre haciéndola más estable en la mano, sobre todo cuando se montan objetivos de mayor tamaño, o incluso pudiendo usarla con una mano cuando se montan lentes más ligeras.

Con el objetivo Sony E 18-135mm f/3.5-5.6 OSS que monta en el kit de la Sony Alpha 6600 que puedes comprar en la mayoría de tiendas especializadas, el equilibrio es muy bueno, ya que se trata de un objetivo ligero que suma 325 gramos a un conjunto que al completo detiene la báscula en 828 gramos.

Su tamaño compacto y su ligereza son precisamente una de las claves que diferencian a la Sony Alpha 6600 de las cámaras de formato completo.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Se mantiene el cuerpo resistente y duradero que tan bien ha respondido en los anteriores modelos de la serie A6000 con un chasis fabricado en aleación de magnesio que ofrece una construcción resistente a la humedad y al polvo.

Al ser un cuerpo compacto, todos los controles y botones quedan al alcance de los dedos y no resulta complicado encontrarlos incluso con el ojo pegado al visor. No obstante, eso no significa que la ubicación de los botones sea la más intuitiva en todos los casos, e incluso se echen de menos algunos controles que sí están incluidos en los modelos de formato completo de la marca.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Por ejemplo, al sostener la cámara por su empuñadura, el pulgar tiende a colocarse sobre el dial de modos de disparo ubicado en la parte superior. Lo cual, en alguna ocasión y debido a la similitud de tacto y tamaño, ha provocado que cambiemos de modo de disparo en lugar de accionar el dial de ajuste con el que se cambia la velocidad de obturación y de apertura del diafragma situado a su derecha.

También se echa de menos una segunda rueda de ajuste frontal en la empuñadura como tienen las Sony A7 y A9 o un joystick para controlar el punto de enfoque. La marca podría haber aprovechado el aumento de tamaño de la empuñadura y los cambios del nuevo modelo para añadir estos controles que mejoran considerablemente el acceso a determinados parámetros durante el disparo.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Sony también ha añadido nuevos botones en la trasera de la Alpha 6600 facilitando así el acceso directo al ajuste a los parámetros que más uses, como el cambio de tipo de enfoque, los valores ISO, la exposición o la segregación de la función de enfoque del disparador.

En concreto, la Alpha 6600 dispone de cuatro de estos botones personalizables, aunque en realidad puedes llegar a personalizar hasta nueve botones distintos contando los accesos directos de la rueda trasera. Aquí también contamos con la ya característica palanca que cambia entre los controles de enfoque (AF/MF) y bloqueo de exposición (AEL).

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Tras la personalización inicial de estos controles y un breve periodo de adaptación, todos los botones son perfectamente accesibles desde la posición de disparo de la cámara. Destacan detalles muy útiles en su uso, como la pequeña muesca que separa los botones C1 y C2 en la parte superior, que permiten distinguirlos al tacto mientras se está mirando por el visor.

En el diseño de la Sony Alpha 6600 se ha mantenido su pantalla táctil articulada de 3 pulgadas con 921.000 puntos, que permite inclinarse hacia arriba y abajo para obtener una mejor visibilidad al poner la cámara a ras del suelo o levantarla sobre tu cabeza para hacer una toma.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

La doble bisagra articulada de la pantalla permite voltearla 180 grados para que quede orientada al frontal, de forma que resulta especialmente interesante para que el usuario pueda verse en la pantalla mientras se graba. Función que los “vloggers” o Youtubers encontrarán especialmente útiles, así como para hacerse selfies.

Se mantiene también el visor lateral, de forma que la nariz no estará constantemente manchando la pantalla como sucede con los visores ubicados en una posición centrada, al tiempo que deja campo visual libre para el ojo izquierdo, algo especialmente útil para anticiparse a la hora de disparar.

La Sony Alpha 6600 repite con el visor electrónico OLED de 2.359.296 puntos con un aumento de 0,70x que ya montaban las Sony A6400 y Sony A6500. Esto la deja en cierta desventaja con respecto a sus principales competidoras como la Fujifilm X- T3, que supera esta cifra con 3,69 millones de puntos y un ratio de aumento de 0,75x. Esta cifra muestra la relación entre la imagen que muestra ese visor y la imagen que se captura. La imagen que muestran estos visores tiene menor tamaño de la que realmente se captura.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

En cualquier caso la experiencia de uso del visor ha sido muy buena durante toda la prueba, mostrando una buena calidad de imagen para facilitar el correcto enfoque.

Una de las pérdidas más llamativas es la del flash integrado, que pierde este modelo. Esta decisión tiene su lógica dado el perfil de usuario avanzado al que está orientada esta cámara sin espejo, ya que este tipo de usuario semiprofesional tiende a usar flashes más potentes montados en la zapata o directamente opta por iluminación de estudio.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Con estas pequeñas pinceladas en su nuevo diseño, la Sony Alpha 6600 mejora ligeramente la experiencia de uso con respecto a sus hermanas de gama, pero todavía le queda camino por recorrer para alcanzar la ergonomía que ofrecen las cámaras mirrorless de formato completo de Sony.

No es fácil moverse por los menús de una Alpha 6600

Usar una cámara avanzada como la Sony Alpha 6600, en la que se incluyen tantas tecnologías distintas no es algo sencillo, y son muchos los parámetros a tener en cuenta. A pesar de eso, los fabricantes deben conseguir que su uso y configuración sea lo más sencillo posible para el usuario.

Ese es uno de los históricos puntos débiles de la Sony Alpha 6600 que estamos analizando ya que el usuario deberá enfrentarse a un enorme menú de opciones por los que tendrá que navegar cada vez que quiera cambiar la mayoría de los ajustes.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Tal vez esta ardua tarea se habría aliviado habilitando la funcionalidad total para la pantalla táctil, de forma que, con solo tocar o deslizar el dedo sobre la pantalla se pudiera seleccionar la opción o navegar por los menús de la cámara tal y como lo haces, por ejemplo, en tu smartphone.

Sin embargo, las funciones táctiles de la Sony A6600 se limitan a algunos supuestos concretos como el enfoque táctil o revisar la foto, lo cual obliga a tener que ir pulsando la cruceta trasera pasando uno por uno por los distintos menús hasta llegar a la opción buscada…o al menos encontrártela en el camino.

Las 10 mejores aplicaciones para retocar imágenes en el móvil

Por suerte para el usuario, basta con pulsar el botón de ayuda para que se muestre una descripción extendida de los criptográficos enunciados de las opciones de los menús para hacerlas más sencillas de comprender y ayudarte a la hora de elegir las configuraciones correctas.

Ese nivel de complejidad requiere un conocimiento avanzado de las distintas funciones de la cámara y un periodo de aprendizaje para saber dónde se encuentra cada ajuste, y algo de prueba y error para averiguar qué hace exactamente cada una de estas funciones.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Esto nos deja una cámara con muchas contradicciones en este aspecto, ya que puede llegar a ser un laberinto para los usuarios inexpertos, mientras que los más expertos encontrarán la horma de su zapato pudiendo configurar hasta el mínimo detalle del funcionamiento de la cámara.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Enfoque automático profesional en un formato más ligero

Encontramos pocas novedades en lo referente al sensor, un CMOS Exmor de 24,2 megapíxeles que ya es un viejo conocido en la gama 6000 de Sony ya que es el mismo que montan desde la Sony Alpha 6300 a la Sony A6500 y ahora esta Alpha 6600.

Sony lleva casi cuatro años trabajando con este sensor por lo que ha tenido tiempo para afinar su funcionamiento para conseguir una señal de ruido muy contenida hasta los 6.400 ISO y un rango dinámico amplio, por lo que esta opción en formato APS- C ofrece una calidad de imagen realmente buena incluso cuando las condiciones de luz no son para nada favorables.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Una de las principales mejoras que la Sony Alpha 6600 trae bajo el brazo es el espectacular enfoque automático que la marca nipona ha desarrollado originalmente para los modelos profesionales A7 III y A9 consistente en 425 puntos distribuidos toda la superficie del sensor.

Esta característica le permite manejar ráfagas de hasta 11 fps manteniendo el enfoque y exposición automática, y consiguiendo que la precisión en el enfoque se mantenga en toda la serie de fotos o en todo el vídeo con un elevado porcentaje de éxito.

No es la velocidad de ráfaga más alta del mercado, pero lo realmente sorprendente es cómo de efectivo es el enfoque durante esa ráfaga para no quedarte con decenas de fotos, sí, pero desenfocadas.

El seguimiento del enfoque en movimiento se acentúa con una de las funciones estrella que Sony ya ha implementado en toda su gama alta de cámaras sin espejo: el enfoque continuo al ojo tanto para humanos como para animales.

Este modo de enfoque integrado en la Sony Alpha 6600 logra captar la posición de uno de los ojos y fija el seguimiento con una precisión asombrosa incluso a una distancia considerable, consiguiendo unos resultados inéditos en una cámara orientada a un usuario no profesional.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Este sistema de enfoque al ojo y enfoque en movimiento convierte a la Sony Alpha 6600 en una herramienta infalible a la hora de capturar objetivos en movimiento o de confiar el enfoque automático a la cámara al grabarse a uno mismo ya que la zona de detección cubre casi el 84% del sensor. Algo que sin duda agradecerán los Youtubers, creadores de vlogs e incluso aficionados a la fotografía deportiva.

No podemos hablar de velocidad de ráfaga sin comentar el rendimiento del soporte de almacenamiento en la que irán guardadas esas fotos. Y es que este podría considerarse un punto débil en la Sony Alpha 6600.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Siguiendo con la misma línea de prestaciones de la gama 6000, Sony ha equipado una única ranura para tarjetas SD del estándar UHS-I. Esto no está nada mal para una cámara de este segmento, si no fuera porque la Sony Alpha 6600 solo pertenece externamente a este, ofreciendo un rendimiento interno más cercano a las cámaras sin espejo profesionales que montan doble ranura para tarjetas y soporte para mayores velocidades de escritura.

Por suerte la Sony A6600 cuenta con un gran buffer de escritura que permite acumular hasta 99 de disparos mientras la tarjeta SD crea un cuello de botella en la fase de escritura. Tras terminar una ráfaga, el buffer continúa escribiendo la información en la tarjeta durante algunos segundos, impidiendo realizar determinados ajustes en la cámara.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Esto complica, por ejemplo, disparar dos ráfagas de fotos consecutivas ya que la segunda se resentiría por tener la mitad del buffer ocupado guardando la primera, algo que sí permiten las cámaras profesionales de formato completo de Sony equipadas con doble ranura y mayor velocidad.

El enfoque híbrido por contraste y fase de la Sony Alpha 6600 permite detectar los motivos de forma casi inmediata de forma automática o controlar el punto de enfoque de forma manual mediante el enfoque flexible.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Para usar este modo de enfoque resulta especialmente útil el joystick que montan los modelos superiores ya que permite mover el punto de enfoque por toda la escena de forma eficiente.

La Sony A6600 suple la carencia de ese mando utilizando la pantalla táctil a modo de touchpad. Basta tocar y mantener la pulsación sobre una esquina de la pantalla mientras se mira por el visor para poder desplazar el punto de enfoque hasta el lugar adecuado. Una solución ingeniosa por parte de Sony, pero que no iguala a la experiencia de uso del joystick.

Para un usuario que nunca haya usado una cámara Sony este sistema de enfoque requerirá un cierto periodo de aprendizaje para controlar cada uno de los distintos tipos de enfoque presentes en la Sony Alpha 6600.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Tras esa curva de aprendizaje todo se hace más sencillo y se mejora sustancialmente la precisión en el enfoque siendo capaz de combinar los modos de enfoque automático y manual para obtener mejores resultados y de forma casi instantánea.

Autonomía envidiable incluso para las cámaras profesionales

Tras algunas semanas de pruebas, nuestra experiencia de uso con la Sony Alpha 6600 se podría resumir en la frase “Una de cal y una de arena”. Una de prestaciones propias de cámaras profesionales de gama alta, y otras que nos vuelven a poner los pies en la tierra recordándonos qué tipo de cámara tenemos entre las manos.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Las buenas noticias vienen por parte de la autonomía de uso que proporcionan las baterías de tipo Z que ya montan las Sony A7 III y A9, pero que en este pequeño cuerpo consiguen unos resultados ciertamente espectaculares.

Valga decir que, con una sola carga, hemos conseguido hacer varios vídeos en resolución 4K, revisar brevemente las fotos tras su captura para comprobar el enfoque, y no menos de 730 fotos incluyendo tomas de larga exposición y ráfagas con seguimiento al ojo.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Lógicamente esta autonomía dependerá mucho del uso final que cada usuario haga del autoenfoque o de la pantalla táctil, pero sirven como referencia fiable que tira por tierra las cifras que entregan competidores directos como la Fujifilm X- T3 con unos 350 disparos o la Olympus OMD EM-5 III con unos 310 disparos con cada carga de batería.

La incorporación de esta batería de mayor capacidad ha hecho posible la mejora en la ergonomía en la empuñadura de la cámara, lo cual ha sido una doble jugada maestra de Sony a la hora de mejorar la experiencia de uso de la Sony Alpha 6600 que estamos probando.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

La Sony Alpha 6600 permite cargar su batería de la forma tradicional, extrayéndola y usando un cargador con toma eléctrica, o cargarla “al vuelo” conectando la cámara a una batería externa o powerbank mediante el conector microUSB de la cámara.

De ese modo consigue estirar mucho más su autonomía y no tener que depender de una toma eléctrica para cargar la batería. Como es lógico, este método de carga desde una powerbank necesitará mucho más tiempo, pudiendo alargarse durante más de cinco horas hasta alcanzar el 100% dependiendo de la potencia de la batería externa.

Al ver estos tiempos de carga resulta inevitable pensar que tal vez el proceso de carga ser podría haber optimizado integrando un conector USB de tipo C capaz de entregar un mayor voltaje o incluso un sistema de carga rápida como el que la propia Sony utiliza para cargar sus auriculares.

Cuerpo bien estabilizado para foto, aunque se queda corto en vídeo

La Sony Alpha 6600 que estamos probando hereda el sistema de estabilización de cinco ejes que ya incorporaba la Sony A6500, pero es un sistema de estabilización que nos ha dejado un cierto sabor agridulce en su implementación.

En el apartado de foto contar con esta estabilización adicional permite arañarle algunos pasos a la obturación pudiendo mantener el obturador abierto durante más tiempo sosteniendo la cámara a pulso, sin que la foto quede movida.

Esto supone una clara ventaja a la hora de hacer fotos en escenas con escasa luz ya que permite mantener unos valores ISO bajos jugando con el diafragma y forzando el tiempo de exposición con valores por debajo de lo que habitualmente ajustaríamos, consiguiendo así captar más cantidad de luz y manteniendo la imagen enfocada.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

En nuestras pruebas hemos logrado obtener resultados aceptables en fotos de larga exposición con las que hemos conseguido crear un efecto sedoso en el agua de un arroyo sosteniendo la cámara a pulso, o fotos nocturnas de buena calidad sin apoyar la cámara en un trípode.

Muestras Sony A6600

Este sistema de estabilización, heredado directamente de las Sony A6500, no consigue unos resultados tan eficaces en el apartado de vídeo donde, aunque sí consigue eliminar parte de los movimientos al grabar tomas y paneos a pulso, no es lo suficientemente contundente como para compensar el movimiento que, por ejemplo, se origina durante una grabación de tipo vlog mientras caminas.

En este sentido, marcas como Olympus o Panasonic implementan un sistema de estabilización de cinco ejes con los que puedes platearte dejar el gimbal en casa y grabar las tomas a pulso. En cambio, el sistema de estabilización integrado en la Sony Alpha 6600 no ofrece esas garantías y conviene montarla en un estabilizador adicional para obtener resultados con una calidad optima en este tipo de contenidos.

Escucha"Episodio #28: Estabilización óptica - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

No nos malinterpretes, contar con un estabilizador de imagen discreto es mucho mejor que no contar con ninguno, sobre todo por la tendencia a mostrar rolling shooter (o efecto de gelatina en las líneas verticales) del sensor Exmor que monta la Sony A6600 que estamos analizando.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Aunque tanto la Sony A6600 como la Sony A7 III montan un sensor estabilizado, no obtendrás el mismo grado de estabilización en la Sony Alpha 6600 que en los modelos superiores.

Tres opciones de audio y conectividad para creadores de contenido

La cámara hoy día no es un elemento aislado, por lo que debe contar con los conectores adecuados que permitan instalar micrófonos, monitores externos y otros dispositivos de disparo remoto para que no limiten su uso.

Sony Alpha 6600 hereda toda la conectividad que ya incorporaba la Sony Alpha 6500 con opciones para compartir contenido mediante WiFi y Bluetooth con NFC que permite enviar contenido al smartphone o a un ordenador con solo un par de clics, y convertir tu móvil en un mando disparador remoto gracias a la nueva app Imaging Edge Mobile disponible para móviles Android y iOS.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Entre los conectores físicos de la Sony Alpha 6600 encontramos un puerto microUSB que, como ya hemos contado, sirve para cargar la batería además de para conectar la cámara al ordenador; un miniHDMI para sacar la señal de audio y vídeo; y dos jacks de 3,5 mm que proporcionan mayor versatilidad al apartado de audio.

Obtener una buena calidad de audio es una de las principales preocupaciones de los creadores de contenido. Contar con una cámara con los conectores adecuados para hacer frente a los problemas de audio que acostumbran a aparecer durante las grabaciones hacen más sencillo el trabajo.

Una de las principales novedades de la Sony Alpha 6600 es la incorporación de una toma adicional para auriculares que permite monitorizar la calidad del audio que está recibiendo la cámara para evitar sorpresas en postproducción.

Esta opción de conexión para micrófonos externos mediante un conector de 3,5 mm se complementa con los conectores de la zapata del flash, que permiten la instalación de un micrófono externo de zapata sin necesidad de conectar ningún cable adicional.

Escucha"Episodio #25: Cancelación de ruido - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

Instalar un micrófono de zapata es una buena solución para mejorar la calidad del sonido, pero a la hora de grabarse uno mismo supone todo un reto ya que la zapata de conexión se encuentra justo delante de la pantalla, por lo que el propio micrófono tapará la pantalla.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Esto no supone un escollo insalvable ya que esto también sucede en las Sony Alpha 6400 y los fabricantes de accesorios se han apresurado a crear adaptadores para autograbarse sin inconvenientes, permitiendo instalar el micrófono a un lado de la cámara, y trípodes con control de grabación y zoom.

Aun así, esto supone una clara falta de previsión de Sony en la ubicación de esta zapata, más aún cuando ha quedado libre el espacio que en modelos anteriores ocupaba el flash integrado. En esta ubicación, aunque seguiría tapando parcialmente la pantalla, al menos no quedaría justo en medio.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

La última opción para capturar el sonido es hacerlo desde los dos micrófonos integrados en la cámara situados justo encima de la montura del objetivo. Estos micrófonos ofrecen una buena cobertura de sonido estéreo, pero no pueden evitar captar todo el sonido ambiente, por lo que no es una opción muy recomendable en entornos ruidosos.

Lo que realmente importa: calidad de imagen en vídeo y fotografía

Llegamos por fin a uno de los apartados con más peso dentro de este análisis de la Sony Alpha 6600: la calidad de imagen. En este enlace te dejamos algunas muestras para que compruebes por ti mismo su calidad.

No hace falta que vengamos a decirte que, en términos de calidad de imagen, es importante contar un sensor que dé la talla y un procesador de imagen que haga un buen uso de esa información. Eso en lo que respecta a la cámara.

No obstante, también es importante contar con un objetivo que no limite esas prestaciones. En nuestro caso estamos analizando el kit formado por el cuerpo de la Sony Alpha 6600 y el objetivo Sony 18-135 mm (equivalente a un 27-200 mm en formato de 35 mm) con apertura f/3.5-5.6 OSS con montura E para las cámaras APS-C de Sony.

Este kit ofrece un rango focal muy amplio, que permite una apertura gran angular para paisajes o para crear contenido tipo vlog, así como un zoom de 135 mm que permite acercar el punto de vista para obtener un mayor detalle de los motivos a fotografiar.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

Esta versatilidad lo convierte en un objetivo todoterreno perfecto para viajar y dar los primeros pasos en fotografía avanzada, obteniendo buenos resultados a nivel óptico.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Para comprobar que el objetivo no limitaba el rendimiento de la Sony Alpha 6600 que estamos analizando, durante nuestras pruebas también hemos utilizado un objetivo FE 70-200 mm f/2,8 GM OSS. Una lente profesional de la gama G de Sony.

No procede valorar el rendimiento de este objetivo profesional, ya que su misión ha sido servir como referencia comparativa para descubrir el verdadero potencial de esta cámara, sin que la nitidez o las ligeras aberraciones cromáticas propias de los objetivos zoom, como el 18-135 mm que forma tándem con la Sony Alpha 6600 que estamos analizando pueda interferir en nuestra valoración.

Al fin y al cabo, podrás incorporar nuevos objetivos para mejorar la calidad y las focales disponibles en tu mochila fotográfica, pero probablemente, solo tendrás una cámara. La comparación de los disparos con ambos objetivos.

Volviendo al objetivo 18-135 mm que incluye el kit que Sony comercializa en España, esta lente tiene una apertura de diafragma variable de entre f/3.5 en su posición de 18 mm a f/5.6 en su posición más extendida de 135 mm.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Los resultados que hemos obtenido con esta cámara han sido satisfactorios. Tras tres generaciones de cámaras de la gama A con este sensor, Sony lo conoce a la perfección y sabe cómo sacar el mejor rendimiento de este sensor.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

Las imágenes obtenidas muestran un buen control del color, con tonos de piel naturales y un rango dinámico muy amplio. Uno de los puntos fuertes de las cámaras de Sony acostumbra a ser la gestión del ruido y con este kit demuestra ese buen hacer manteniendo un buen nivel de ruido hasta los 6.400 ISO, y empieza a incorporarlo progresivamente en valores más elevados.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

Al hacer fotografía nocturna, las siete hojas de apertura del diafragma proporcionan un efecto bokeh circular bastante consistente para tratase de una lente de kit, lo cual demuestra una vez más que, si bien no se trata de una lente de nivel profesional, sí ofrece una excelente calidad para ser un objetivo todoterreno ligero y razonablemente compacto.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

Obviamente esta lente sufre bastante en condiciones de luz escasa debido a su limitada y variable apertura de diafragma, lo cual obliga a la Sony Alpha 6600 a sacar lo mejor de sí misma para mantener unos niveles mínimos de ruido y hará sudar a su estabilizador para obtener imágenes nítidas.

Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600
Muestras Sony A6600

En los 18 mm muestra una incipiente tendencia al viñeteo en los extremos de las imágenes, pero no es nada que no se pueda corregir con toque de edición fotográfica. Al disparar con esta apertura tan amplia la propia cámara se encargará de compensar la distorsión de barril que acostumbran a mostrar los gran angulares, por lo que el JPG procesado queda listo para compartirlo casi sin retoques directamente desde la cámara.

Escucha"Episodio #37: Gran angular - ¿Qué es... ? Con Rubén Andrés Barbero" en Spreaker.

El aumento de autonomía que proporciona la integración de las baterías de tipo Z en la Sony A6600 no solo tiene un impacto directo en la experiencia de uso permitiéndote el lujo de salir a hacer fotos con una sola batería, también afecta a la duración de los vídeos que puedes grabar con ella.

Una de las limitaciones históricas de este segmento de cámaras sin espejo es que, a pesar de poder grabar vídeo en 4K, esos vídeos estaban limitados a clips de 30 minutos.

Sony eliminó esa restricción con las A6400 y ahora repite característica en la Sony Alpha 6600 añadiendo mayor autonomía. Esta combinación permite más de 3 horas de grabación de vídeo 4K ininterrumpida y sin mostrar avisos por sobrecalentamiento… siempre que la capacidad de la tarjeta de memoria te permita almacenar semejante volumen de datos que pueden llegar a ocupar hasta 100 GB.

La Sony A6600 ofrece grabación en 6K interno para después procesarla y dejar un vídeo final en 4K sin recortes a 25 y 50p con una tasa de datos de hasta 100 Mbps, así como en 1080p a 25 fps, 50 fps y 100 fps, pudiendo optar por perfiles de color predeterminado y curvas logarítmicas para facilitar el ajuste de color de los vídeos en postproducción.

El comportamiento del objetivo de kit en la grabación de vídeo ofrece un enfoque casi inmediato y silencioso, por lo que también da la talla en el apartado de vídeo.

Cámara con cuerpo de 6000 y alma de A7

Sony ha sabido jugar sus cartas para poner en jaque a una acomodada industria fotográfica y está marcando el camino en la transición hacia las cámaras sin espejo.

Con esta nueva propuesta en su gama de sensores APS-C el fabricante nipón deja claro que el futuro de la fotografía no solo va a estar protagonizado por los sensores de formato completo, sino que los sensores APS-C también tienen mucho que decir.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

La efectividad en la estabilización del vídeo y la grabación en 4K sin límite eran los principales argumentos del éxito de Panasonic u Olympus entre los creadores de contenido, mientras que Sony tradicionalmente ha sacado músculo con su sistema de enfoque y calidad de imagen.

La Sony Alpha 6600 mejora las prestaciones que hasta la fecha ofrecían las Sony Alpha 6500 como cámara avanzada para creadores de contenido semiprofesionales desbloqueando el tiempo de grabación, pero necesita mejorar el sistema de estabilización de cinco ejes para ser el sueño de cualquier youtuber o vlogger que se precie de serlo.

Con este modelo la marca japonesa añade la autonomía de uso como un nuevo punto fuerte a batir haciendo saltar por los aires todos los récords en duración de batería en cámaras sin espejo APS-C, y de carambola le añade una mejor ergonomía en la misma jugada.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Con la incorporación del jack de auriculares para monitorizar el sonido ha quedado de manifiesto que Sony ha escuchado a sus usuarios al diseñar esta cámara. Eso nos deja la esperanza de que tomará buena nota de las carencias que todavía pesan sobre los distintos modelos de la Alpha 6000.

Quedan suspendidas asignaturas como el soporte para tarjetas UHS-II o la reubicación de la zapata para que no interfiera con la pantalla.

Cuando una cámara se acerca tanto al límite entre gamas cuesta tomar perspectiva para encontrar el lugar que realmente le corresponde. Nos encontramos ante una cámara sin espejo con sensor APS-C con el cuerpo compacto de un modelo de la gama 6000 de Sony, pero el alma y el potencial de una A7 III.

Sony Alpha 6600, análisis y opinión

Al quedar diluida la frontera pueden empezar a surgir las dudas sobre si merece la pena comprar este kit de Sony Alpha 6600 y el objetivo Sony E 18-135mm f/3.5-5.6 OSS que cuesta unos 1.652 euros en Amazon (o por 1.321 euros solo el cuerpo) o por el contrario, optar por una Sony A7 III con el objetivo FE 28- 70 f/3.5-5,6 OSS que se encuentra por 2.116 euros (o por 1.841 euros solo el cuerpo).

La respuesta no es sencilla, pero la Sony Alpha 6600 tiene a su favor ser más económica, compacta y ligera, al tiempo que comparte muchas de las características principales de su hermana mayor. La calidad de imagen y el buen rendimiento en general quedan garantizados en una cámara perfecta para entrar por la puerta grande en el mundo de la fotografía, la creación de contenidos y el vlog.

Alpha 6600

Alpha 6600

Sony Alpha 6600 es el modelo más avanzado de la gama de cámaras sin espejo con sensor APS-C de Sony. Una cámara para usuarios semiprofesionales que integra las principales prestaciones de una Sony A7 con un precio y tamaño más ajustado.