Logo Computerhoy.com

El Sol ha lanzado su llamarada más potente en cinco años: Así podría afectar a los satélites

Llamarada solar

DepositPhotos

La enorme llamarada solar que llegó ayer por la tarde a la Tierra, y que ya ha tenido una serie de consecuencias en nuestro planeta.

De vez en cuando se producen ciertos acontecimientos astronómicos que pueden pasar desapercibidos en la Tierra, pero que tienen una importancia mayúscula.

En los últimos días hemos sufrido distintas tormentas solares masivas, que algunos han podido disfrutar gracias a las llamadas auroras boreales.

Sea como fuere, el Sol acaba de estallar con la mayor erupción solar en media década, y los expertos ya avisan que esto podría tener consecuencias en nuestras telecomunicaciones.

Si bien algunas consecuencias pueden ser las bonitas auroras boreales, los expertos advierten que se podrían provocar perturbaciones en la radio y los satélites GPS en todo el mundo.

En concreto fue ayer por la tarde cuando el Centro de Predicción del Clima Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica detectó esta enorme llamarada solar que ha sido clasificada como de clase X8,7.

En concreto, esta llamarada solar surgió más allá del horizonte occidental del Sol, dando a la Tierra cierta protección contra la explosión radiactiva.

"Para que una eyección de masa coronal, que a menudo acompaña a llamaradas como ésta, produzca una aurora en la Tierra, la pulverización de partículas del Sol debe impactar la atmósfera terrestre", señala Greg Brown, astrónomo del Real Observatorio de Greenwich.

Pero la cosa no ha acabado porque los expertos de la oficina meteorológica advierten que la Tierra podría recibir golpes de otras dos erupciones solares en los próximos días.

Consecuencias en la Tierra

Como dijimos, esta enorme llamarada solar ya ha provocado un impacto en los sistemas de comunicación de nuestro planeta.

Cuando esta radiación llega a Tierra, cambia la forma en que las señales de radio pasan a través de las partes de la atmósfera superior.

De esta forma, las enormes llamaradas pueden acabar afectando a los servicios de navegación GPS, y a los sistemas de comunicaciones.

Los más afectados fueron los usuarios de ondas de radio de alta frecuencia, que experimentaron durante la tarde de ayer, una pérdida total o intermitente del servicio.

En concreto, estas llamaradas solares afectan a las señales de radio de alta frecuencia o bien de onda corta, es decir, aquellas que se utilizan para comunicaciones militares, de radioaficionados y algunas formas de radar.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: NASA

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.