Logo Computerhoy.com

Agosto trae una prohibición sorprendente: estos objetos ya no se podrán usar en casa

Luz inteligente

La Unión Europea ha prohibido la comercialización de una serie de objetos que, hasta ahora, eran comunes a casi todos los hogares en España.

A partir del 24 de agosto estos objetos ya no se podrán usar en casa. No hay que preocuparse, no se trata de una prohibición que afecta de forma directa al estilo de vida de los habitantes de las viviendas. Se trata de la aplicación de una normativa europea que decreta que los tubos fluorescentes T5 y T8 dejarán de venderse y, por lo tanto, ya no se podrán tener en los hogares.

Tubos fluorescentes T5 y T8 prohibidos. No es la primera prohibición de este tipo, de hecho, las lámparas circulares fluorescentes T5 y las compactas con casquillo CFLni están prohibidas. Ahora la atención se ha puesto en los tubos fluorescentes tan conocidos y utilizados en los hogares. Lógicamente, si tienes alguno instalado no vendrá nadie a realizar una inspección.

Lámparas halógenas de pines G4, GY6.35 y G9 prohibidas. La fecha para que se aplique esta medida para estos objetos de iluminación será el 1 de septiembre de este año 2023. Estos productos dejarán de venderse, así que puede que sea buen momento de empezar a buscar alternativas para así poder dar el salto una vez lleguen ambas fechas.

El LED es el futuro. Los cambios y las prohibiciones se enmarcan dentro de la intención de que se instaure este sistema de iluminación. Las ventajas son claras, siendo una menor contaminación una de sus principales bazas a la hora de apostar por el LED en lugar de los tubos fluorescentes o las lámparas halógenas.

Estos objetos ya no se podrán usar en casa: la iluminación ha de ser LED

El cambio a objetos más sostenibles no solo tiene ventajas para el medio ambiente, sino también para el bolsillo de los consumidores. Según la Comisión Europea, el ahorro medio por hogar será de unos 115 euros al año en la factura de la luz. Además, se evitará la emisión de unos 15 millones de toneladas de CO₂ al año, lo que contribuirá a frenar el cambio climático.

También hay beneficios para la salud y el bienestar de las personas. Los objetos con LED ofrecen una iluminación más natural y uniforme, lo que mejora la visión y reduce la fatiga ocular. Asimismo, al emitir menos calor, se evita el sobrecalentamiento de las estancias y se crea un ambiente más confortable.

Los objetos con halógenos no se pueden tirar a la basura común ni al contenedor amarillo, ya que contienen sustancias peligrosas que pueden contaminar el medio ambiente. Lo correcto es llevarlos a un punto limpio o a un establecimiento autorizado para su reciclaje. De esta forma, se evita el desperdicio de recursos y se favorece la economía circular.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: España