Logo Computerhoy.com

Afirman que usar un visor de realidad virtual tiene muchos más beneficios que hacer ejercicio en el gimnasio

Realidad virtual

La realidad virtual puede ser la mejor herramienta para combatir la obesidad e incluso también para evitar ir al gimnasio.

La realidad virtual ha venido para quedarse, y no solo nos permite sumergirnos en distintas experiencias de entretenimiento, sino que también podría ayudarnos a hacer más ejercicio y perder peso.

Y es que varios estudios han indicado que hacer ejercicio en realidad virtual es mejor que ir al gimnasio en la realidad, y esto se debe a que la tecnología puede ayudarnos a hacer ejercicio durante más tiempo, sentir menos dolor o reducir el deseo de comer después del ejercicio.

Según señala David Neumann de la Universidad de Griffith en Australia, “los beneficios psicológicos del ejercicio en realidad virtual se deben a que desvía la atención del cuerpo hacia el entorno virtual”. Añade que “se pasa menos tiempo pensando en la fatiga y en el dolor en los músculos”.

"La novedad del entorno o su realismo pueden servir para distraer a la gente de lo que puede hacer que el ejercicio sea desagradable”, señala a Dailymail.

Por otra parte, si nos remontamos a un estudio publicado en el Journal of Human Sport and Exercise en 2020, investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York investigaron los efectos de la realidad virtual en la frecuencia cardíaca.

Para ello reclutaron a 29 estudiantes para montarse en una bicicleta estática durante seis minutos a paso ligero, y luego otra vez pero mientras usaban un casco de realidad virtual.

Luego su ritmo cardíaco fue registrado en el sexto minuto de cada viaje usando un Apple Watch y clasificaron sus sensaciones corporales y satisfacción en escalas de cinco minutos.

Descubrieron que los estudiantes tenían una frecuencia cardiaca más alta mientras andaban en bicicleta y usaban los auriculares de realidad virtual, lo que sugería que quemaban más calorías.

Por otra parte, el 62 % de los participantes admitieron que podían hacer más ejercicio durante más tiempo con los auriculares de realidad virtual puestos.

También reduce las ganas de comer

En otro estudio, en esta ocasión publicado en Appetite, se encontró que los participantes querían comer menos después de un entrenamiento con gafas de realidad virtual.

Para ello investigadores de la Universidad de Bristol reclutaron a 34 adultos para completar dos sesiones en una bicicleta durante un tiempo que les llevara a quemar 120 kcal.

En una sesión los participantes completaron el viaje mientras jugaban a un minijuegos de VR y en la otra sesión no usaron el visor.

Durante su entrenamiento se les midió la frecuencia cardiaca y el gasto de energía con un reloj FitBit.

Una vez que terminaron, los participantes clasificaron su disfrute, esfuerzo físico percibido, nivel de sensación y apetito.

Y finalmente se les presentó un buffet de comida y se les dijo que comieran hasta que se sintieran cómodamente llenos. Curiosamente, los participantes comieron menos comida en el bufet después del entrenamiento de realidad virtual.

De esta forma, según los hallazgos, la tecnología de la realidad virtual podría usarse como una herramienta en los programas de control de peso e incluso como una herramienta en un gimnasio.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Salud