Logo Computerhoy.com

La visión más surrealista: visita a su propio corazón, expuesto en un museo

La ciencia permite cosas impensables hace apenas unas décadas. Como por ejemplo, ver dentro de un tarro a tu propio corazón.

Esta mujer es la única persona del mundo que puede ver su corazón siempre que quiera: está en un museo
Foto del redactor Juan Antonio Pascual Estapé

Jennifer Sutton visitó hace unos días a un viejo conocido al que no "sentía" desde hacía 16 años: su propio corazón. "He visto muchas cosas en tarros a lo largo de mi vida, pero pensar que eso es realmente mío es muy raro", confiesa a la BBC.

Esta británica de Ringwood, en Hampshire, estaba cursando estudios universitarios, con apenas 22 años, cuando comenzó a sentir que se cansaba con pequeños esfuerzos, como subir una cuesta.

Según cuenta la BBC, los médicos la diagnosticaron una cardiomiopatía restrictiva. Si no recibía un transplante de corazón, moriría.

Un transplante de corazón peligroso

Pasó bastante tiempo antes de recibir el transplante, en donde su salud se deterioró mucho. No fue un paso sencillo para ella, porque su madre murió en la mesa de operaciones, por la misma operación. Pero todo fue bien, y Jennifer Sutton se recuperó del transplante de corazón con normalidad.

Los médicos le pidieron que donase el corazón para ser exhibido en un museo, y así lo hizo. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para apoyar la donación de órganos, y los transplantes.

Su corazón está expuesto en la sala 10 del Museo Hunterian, en Holborn. 16 años después del transplante, Jennifer acudió a visitarlo, en compañía del cirujano que le prácticó la operación:

Mujer ve su propio corazón en un museo

Tom Evans

"Nada más entrar piensas 'eso estaba dentro de mi cuerpo'", explica en la entrevista de la BBC.

Jennifer no le guarda rencor al corazón que le falló en su juventud: "Pero también es muy bonito, es como mi amigo. Me ha mantenido viva durante 22 años y estoy muy orgullosa de él".

También está muy agradecida a su donante, ya que reconoce que si no fuese por él, no podría haber vivido todas las experiencias de los últimos 16 años, incluyendo casarse, algo que ocurrió recientemente, hace apenas un año.

Los avances de la ciencia convierten en realidad lo que hace unas décadas era ciencia-ficción. Pero aquí hay también un componente humano muy importante: sin la generosidad de los donantes, nada de esto sería posible.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Etiquetas: Salud, Viral, Curiosidades