Skip to main content

Estas son todas las empresas de Elon Musk: desde coches hasta cohetes

Elon Musk

01/10/2018 - 11:00

Elon Musk tiene muchos proyectos en marcha, algunos de ellos realmente extravagantes. Estas son todas sus compañías a día de hoy.

Si hay una palabra para definir a Elon Musk es sin duda "controvertido". Sus polémicas se multiplican constantemente, y es que no sabe estarse quieto, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva. El ímpetu que le hace meterse en líos ha sido siempre su mejor aliado a la hora de fundar empresas y emprender nuevos proyectos.

Esta capacidad de iniciativa ha permitido a Elon Musk fundar compañías como Tesla y SpaceX, sus dos proyectos más conocidos. Sin embargo, no son las únicas empresas de Elon Musk que merece la pena mencionar.

Este empresario está metido de lleno en varias más, compañías millonarias que posee parcial o totalmente. 

Casi se puede decir que periódicamente se le ocurre una nueva idea de negocio, disparatada o no. Eso ha hecho que las compañías de Elon Musk se multipliquen poco a poco, algunas de ellas moviendo cantidades inmensas de dinero.

Hoy hemos recopilado todas las empresas de las que posee una cantidad significativa de acciones.

Tesla

Imagen del Tesla Model X

Imagen del Tesla Model X

Auto Bild España

El nombre de esta compañía se debe al famoso científico serbio, Nikola Tesla. Es de sobra conocida por todos gracias a sus coches eléctricos, aunque no es lo único que Tesla Inc. fabrica, ni mucho menos.

También vende baterías para el hogar, un producto que ha conseguido aceptación en algunos mercados, aunque no reúne tanta atención mediática como los superdeportivos eléctricos de este fabricante.

Elon Musk fundó la empresa junto con algunos socios y la financió en sus primeros pasos, aunque posteriormente salió a bolsa y finalmente ha quedado como CEO y presidente -al menos durante un tiempo- además de como accionista.

A día de hoy, Tesla tiene un buen número de accionistas, así que no es de Musk al 100%. No obstante, es su principal proyecto.

SpaceX

SpaceX

Elon Musk fundó SpaceX en 2002 como resultado de una cruzada personal para retomar los viejos proyectos de exploración espacial, ya abandonados por la NASA.

Intentó comprar cohetes baratos a Rusia, pero al no lograrlo se le ocurrió otra idea: fabricarlos. Así nació SpaceX, una innovadora compañía que ha logrado varios hitos en lo que a industria aeroespacial respecta, como por ejemplo reutilizar una y otra vez el mismo cohete o aterrizar en mitad del océano dichos cohetes sobre una base autónoma.

Ni que decir tiene que el carácter de Musk ha influido y mucho en SpaceX, que llegó a lanzar un Tesla al espacio con un maniquí a bordo mientras sonaba Starman, de David Bowie.

La compañía, propiedad de Musk, ha tenido la suerte de beneficiarse de contratos públicos con la NASA y la ISS, que han decidido externalizar el suministro de la Estación Espacial Internacional.

SolarCity

SolarCity

Elon Musk tiene varias empresas centradas en un único objetivo: cambiar el modelo energético hacia uno más sostenible y centrado en la energía eléctrica renovable.

De ahí la idea de Tesla y también la de SolarCity, una compañía fabricante y distribuidora de paneles solares que cofundó con su primo y que a día de hoy preside pero no dirige.

Desde hace unos años es uno de los principales vendedores de paneles solares de Estados Unidos, aunque llegar a otros mercados se les está haciendo particularmente complicado.

Este proyecto sirve para ilustrar el interés de Musk por las energías renovables.

Hyperloop

¿Se imaginan poder viajar a cientos de kilómetros por hora en un sistema futurista que envía cápsulas dentro de un tubo? Elon Musk sí, y por eso fundó Hyperloop, la compañía que más rápido ha avanzado en este tipo de transporte, aunque no es la única.

Su objetivo es acelerar -y nunca mejor dicho- el transporte de pasajeros para llevarlo al siguiente nivel, un objetivo que aún es bastante lejano y que no está libre de problemas. El primero y principal consiste en la dificultad técnica de usar el vacío para transportar pasajeros con seguridad.

El segundo y no menos importante es el dinero. El Hyperloop es caro, muy caro, y Musk no tiene dinero ni financiación suficiente como para construirlo, así que es necesario que la administración pública se implique, algo que tampoco parece que vaya a ocurrir pronto a gran escala.

Por ahora, se puede decir que esta empresa de Elon Musk es experimental, destinada a desarrollar una tecnología más que a implementarla sobre el terreno. Ya veremos cómo le sale la apuesta.

OpenAI

Si han visto algunas de las película de Terminator o 2001, una odisea del espacio sabrán de los peligros hipotéticos que implica el desarrollo de la Inteligencia Artificial.

Como idea para evitar llegar a este extremo, Elon Musk fundó OpenAI, una empresa sin ánimo de lucro que quiere investigar y desarrollar una IA segura para los humanos y que esté al servicio del bien de todos, sin que exista la posibilidad de ser usada para hacer daño.

Es uno de los proyectos más recientes, de 2015, y avanza despacio pero con paso firme. También es uno de los que sirven para limpiar la imagen pública de Musk tras algunos escándalos.

Neuralink

Neuralink

Esta compañía es aún más reciente que OpenAI, aunque también tiene mucho que ver con la Inteligencia Artificial. Es también un curioso proyecto, controvertido y original a la vez: poner a nuestro alcance la fusión e integración entre el cerebro humano y la IA a través de software.

Evidentemente, aún es una idea que no se ha plasmado y no es posible, pero ya se investiga la opción de poder manejar un ordenador o algún tipo de software con la mente.

Probablemente es de las empresas de nanobiotecnología más importantes del mundo y un ejemplo de la pasión de Musk por la ciencia ficción.

The Boring Company

Lanzallamas The Boring Company
Elon Musk

En último lugar, un empresa de Elon Musk de lo más extravangante. The Boring Company es una compañía para excavar túneles cuyo proyecto más conocido es un lanzallamas. Sí, has leído perfectamente la explicación.

Según declaró Elon Musk, odia el transporte público y los atascos, así que quiere agujerear el subsuelo de las ciudades para facilitar el transporte. Si tiene razón o no es muy discutible, aunque nadie le quitará el mérito de saber hacer todo el ruido posible.

Lo del lanzallamas es otro tema. Musk ha usado The Boring Company como cajón de sastre para todas sus extravagancias, como puede ser vender un lanzallamas a cualquiera que quisiera comprarlo.

Puedes ver más información en su página web oficial.