Skip to main content

9 lugares espectaculares que nunca podremos visitar en los demás planetas del espacio

Calzada de los Gigantes en Irlanda

Depositphotos

14/03/2020 - 08:15

La Tierra está repleta de paisajes maravillosos y lugares espectaculares. Y muchos de ellos son de origen natural. En esta lista vamos a repasar algunos de los paisajes más impresionantes de nuestro planeta.

Gracias a los expertos en el estudio de exoplanetas, sabemos que el universo está repleto de planetas completamente distintos al nuestro, y también de algunos que se parecen bastante a la Tierra. 

Suponemos que todos tienen entornos únicos, pero con la tecnología actual no podemos observarlos desde suficientemente cerca. Y hasta dentro de muchos años, es probable que tengamos que conformarnos con imaginar cómo son los paisajes de esos planetas.

No obstante, si nuestro sistema solar es indicativo de algo, nuestro planeta parece ser un lugar bastante único. La abundancia de agua y vida, además de diversos procesos geológicos, han transformado toda la superficie del planeta enormemente.

Y algunos entornos son verdaderamente especiales. Los paisajes de nuestro planeta han surgido bajo una mezcla de condiciones que, si bien pueden existir en otras partes del universo, nunca producirán los mismos resultados. 

Por ejemplo, si pensamos en los paisajes de Marte, y los comparamos con algunos lugares de nuestro planeta que se parecen bastante a la superficie marciana, vemos que si bien son parecidos, no hay dos lugares iguales

Índice de contenidos

  1. La montaña Tianzi
  2. Las cuevas de hielo de Mendenhall
  3. El lago de las medusas
  4. Cuevas del Drach
  5. El pozo de Darvaza
  6. La Calzada de los Gigantes
  7. Spotted Lake
  8. La cueva de los cristales
  9. El Gran Agujero Azul

Por esta razón, los paisajes de nuestro planeta son verdaderamente especiales. Pero hay algunos que además destacan sobre todos los demás. En esta lista vamos a repasar algunos de los lugares más espectaculares de nuestro planeta para que puedas conocerlos. 

La montaña Tianzi

En el Parque forestal nacional de Zhangjiajie, China, se alzan unos espectaculares picos con forma de pilares escarpados. Se trata de la montaña Tianzi, y sus picos tienen una forma de lo más particular. 

Montaña Tianzi China

Depositphotos

Los picos de esta montaña se formaron hace miles de millones de años, principalmente debido a la actividad geológica del planeta. La región estaba cubierta por el océano, e inicialmente los pilares eran simplemente rocas sedimentarias en el fondo del agua. 

Pero los movimientos de placas tectónicas elevaron estas rocas, haciendo que quedasen sobre la superficie del agua. Con el paso del tiempo, la erosión causada por el océano transformó las rocas, creando los pilares que conocemos en la actualidad. 

Pese a lo escarpados que son los picos, la montaña Tianzi está cubierta de flora de diversos tipos, haciendo que el paisaje sea incluso más impresionante. Y la zona en la que se encuentra está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Como curiosidad, la forma extraña de los picos de la montaña Tianzi ayudó a inspirar a James Cameron para crear las montañas flotantes de su película Avatar. En el año 2010 se cambió el nombre de uno de los pilares a “Montaña Aleluya” en honor a la película.

Las cuevas de hielo de Mendenhall

En ocasiones, algunos de los lugares más bellos de la naturaleza son entornos muy frágiles. Es el caso de los glaciares, grandes masas de hielo que podemos encontrar en las zonas más frías de nuestro planeta. 

Debido a su inmensidad, los glaciares son de por sí bastante espectaculares. Pero algunos de ellos esconden en su interior parajes impresionantes, como son las cuevas de hielo dentro del glaciar Mendenhall, en Alaska. 

Cueva de hielo bajo un glaciar

Depositphotos

Estas cuevas de hielo se han formado por acción del agua desplazándose en torno al hielo. Y el resultado es digno de admiración: los techos y paredes de hielo parecen olas congeladas, y reflejan la luz en tonos azules muy vivos, lo que intensifica aún más la sensación de estar debajo de un mar helado. 

Muchas de las cuevas han desaparecido en los últimos años por el deshielo. Es cierto que los glaciares se derriten parcialmente de forma natural durante los meses más cálidos, pero el cambio climático ha acelerado mucho el proceso, afectando gravemente a este entorno.

En consecuencia, el glaciar se encuentra en estado de retroceso, lo que implica que se derrite más rápido de lo que se recupera, y por tanto su superficie está reduciéndose. Las cuevas han ido derrumbándose a medida que se derretía el hielo, y aunque han surgido algunas nuevas, no son tan estables como las que había antes.

Las cuevas que quedan están abiertas a visitas. Pero son un entorno que puede resultar peligroso. Los derrumbes son relativamente comunes por el deshielo, y quienes conocen la zona no recomiendan que entre nadie sin equipamiento de escalada y de emergencia.

Puede que dentro de unos años estas cuevas hayan desaparecido totalmente debido al cambio climático, por lo que si tienes la oportunidad de viajar a Alaska y te ves capaz de adentrarte en esas cuevas, quizá te convenga hacerlo cuanto antes. 
 

El lago de las medusas

La República de Palaos tiene un entorno natural impresionante. Pero entre todos sus paisajes destaca especialmente el conocido como Lago de las Medusas, situado en la Isla Eil Malk, y considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

En apariencia, este lago podría parecer simplemente otra acumulación de agua más. Pero hay algo que lo hace muy especial: está habitado por cientos de miles de medusas cuyo ADN lleva millones de años sin mezclarse con el de las medusas de fuera del lago. 

Lago de las medusas doradas

Depositphotos

El lago está conectado con el mar por una serie de túneles subterráneos, pero las conexiones son pequeñas, y escasamente sirven para que se realice un intercambio de aguas entre el lago y el océano. 

Inicialmente las conexiones entre el lago y el mar permitían el desplazamiento de animales entre ambos cuerpos de agua, pero actualmente no resulta posible. Por este motivo, las especies animales que habitan el lago han evolucionado de forma única para vivir en este entorno aislado.

Las medusas del lago son prácticamente inocuas para los humanos; su picadura es tan sutil e indolora que solo afecta a personas alérgicas. Debido a ello, muchos turistas aprovechan para nadar entre ellas, e incluso tocarlas, ya que es una experiencia única en el mundo. 

No obstante, es un entorno extremadamente delicado. El cambio climático, los eventos meteorológicos y la acción humana han afectado gravemente a la población de medusas, que pasó de varios millones a casi cero en pocos años. 

Actualmente las medusas se recuperan poco a poco, pero para proteger el ecosistema hay unas normas muy estrictas a la hora de visitar y nadar en el lago. Si quieres visitarlo, tendrás que obtener un permiso con antelación y firmar un compromiso de protección del medioambiente.

Cuevas del Drach

No todos los paisajes increíbles están en la otra punta del mundo. En España también hay lugares que son verdaderamente impresionantes que surgieron hace millones de años de forma natural

Cuevas del Drach

Cuevas del Drach (Gobierno Balear)

En este caso nos referimos a las Cuevas del Drach, un conjunto de cuatro cuevas de varios kilómetros de longitud situadas en Mallorca. Se formaron debido a la acción de la lluvia sobre el terreno, y dentro de ellas está uno de los mayores lagos subterráneos del mundo, el Lago Martel. 

El techo de las cuevas está repleto de estalactitas, iluminadas desde diferentes ángulos para resaltar aún más las formaciones geológicas. Todo ello forma un espectáculo verdaderamente digno de ver. 

Además, la visita merece mucho la pena. Aparte de ser un lugar visualmente impactante, dentro de las cuevas podrás disfrutar de un breve concierto de música clásica, y de un paseo en barca por el lago

Las Cuevas del Drach forman parte del Patrimonio Histórico de España. Aparecen mencionadas en textos medievales, y también en una de las novelas del famoso escritor Julio Verne.
 

El Pozo de Darvaza

Si pensamos en los efectos de la acción humana  en la naturaleza, probablemente no nos venga a la mente nada especialmente positivo. Pero en ocasiones, de manera fortuita pueden surgir cosas de forma increíble. 

Pozo de Darvaza

Depositphotos

El Pozo de Darvaza se formó precisamente por la combinación de acción humana y procesos naturales. Durante unas prospecciones de gas realizadas por geólogos soviéticos, la tierra se hundió sin previo aviso, y dejó al descubierto unos túneles subterráneos. 

La zona en la que se encuentra (el desierto de Karakum, en Turkmenistán) es rica en gas natural y petróleo, y los túneles empezaron a emitir gases en cuanto quedaron al descubierto

A los científicos les preocupaba que se liberaran gases tóxicos en el entorno, así que los geólogos decidieron prender fuego al pozo, esperando que las llamas consumieran los gases en poco tiempo. 

Pero por la contra, el pozo nunca ha dejado de arder. Las llamas no se han apagado nunca en casi 50 años, y las temperaturas en su interior alcanzan los 400ºC. Su aspecto, especialmente de noche, parece sacado de una película de terror, y ha hecho que se gane el mote de “Puerta al Infierno”.

La Calzada de los Gigantes

En la costa de Irlanda del Norte se encuentra una formación rocosa bastante curiosa. Se trata de la conocida como Calzada de los Gigantes, un área formada por unas 40.000 columnas de basalto, generalmente hexagonales. 

Calzada de los Gigantes en Irlanda

Depositphotos

Las columnas, al ser poligonales, podrían parecer artificiales. Pero en realidad, estas rocas son consecuencia de la actividad volcánica hace 60 millones de años. En la zona se concentraron grandes cantidades de lava, que se enfrió y se fracturó rápidamente, lo que formó las columnas que conocemos actualmente. 

No obstante, las leyendas irlandesas tienen su propia versión del origen de la Calzada de los Gigantes. Según el folklore de la zona, el gigante escocés Benandonner retó al gigante irlandés Fionn a una pelea, y este último construyó la calzada para poder acercarse a su enemigo. 

La Calzada de los Gigantes formó parte de la Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. Es una reserva natural desde los años 80 (aunque se puede acceder libremente), y tiene la consideración de Patrimonio de la Humanidad. 

Spotted Lake

El Spotted Lake es un lago canadiense con altas concentraciones de diversos minerales, principalmente de sulfato de magnesio, sulfato de sodio y calcio. Durante parte del año, la apariencia del lago es totalmente normal. 

Spotted Lake en Canadá

Depositphotos

Pero todo cambia en verano, cuando el agua de este lago se evapora en grandes cantidades y revela un paisaje único. Bajo el nivel del agua se esconden numerosas piscinas naturales de forma circular, que quedan al descubierto durante el verano y parte del otoño. 

Esas piscinas en forma de puntos ("spots" en inglés) son las que dan nombre a este lago. Cada piscina se tiñe de un color distinto, debido a los diferentes depósitos de minerales que alberga cada una de ellas.

Para quienes quieran ver este lago en directo, es importante saber que no es posible acercarse a él. El lago tiene un gran valor cultural y espiritual para las Primeras Naciones de Canadá (es decir, los nativos del territorio), por lo que no está permitido adentrarse en el lago o en el entorno del mismo.

Pero aún así, hay varias zonas desde las que es posible ver el lago. Se han habilitado diversos miradores que permiten a los viajeros ver el lago desde arriba. En vez de ser una pega, es una ventaja, ya que la altura permite ver el lago y sus piscinas al completo.

La cueva de los cristales

La cueva de los cristales, también conocida como cueva de las espadas, o cueva de Naica por la mina a la que conecta, es una cueva de México situada a más de 300m de profundidad

La descubrieron por accidente unos mineros en el año 2000 mientras realizaban excavaciones en la zona. En exploraciones previas se habían descubierto cuevas similares, aunque los cristales eran mucho más pequeños.

Cueva de los cristales en Naica

Alexander Van Driessche (Wikimedia Commons)

Los cristales de selenita que cubren todo su interior son verdaderamente enormes, generalmente de varios metros de longitud. Se formaron mediante procesos químicos y geológicos, provocados por el calor que genera una cámara de magma que está varios kilómetros bajo la cueva. 

Las condiciones de la cueva son muy extremas, y no permiten que nadie permanezca dentro demasiado tiempo sin arriesgar su salud. La temperatura en su interior llega hasta los 58ºC, y tiene una humedad de entre el 90 y 99%. 

No obstante, algunos grupos de científicos han conseguido realizar investigaciones breves equipados con trajes de refrigeración y respiradores. Esto les permitía permanecer en torno a media hora dentro de la cueva.

Gracias a eso, sabemos que los cristales más grandes han tardado en torno a un millón de años en alcanzar su tamaño actual. Y también se ha logrado encontrar en los cristales bacterias que no tienen relación genética cercana con ningún otro ser vivo.

Las cuevas se mantenían libres de agua debido a que había bombas de agua activas por los trabajos de minería en áreas más cercanas a la superficie. Pero cuando estos trabajos cesaron, se dejó de usar las bombas de agua, por lo que actualmente las cuevas están inundadas y no es posible acceder a ellas. 
 

Gran Agujero Azul 

En la Barrera de Arrecife de Belice se esconde uno de los lugares más peculiares de los océanos, el conocido como Gran Agujero Azul. Su nombre es muy literal, ya que es básicamente un agujero circular de color azul oscuro en medio del océano. 

Gran Agujero Azul de Belice

Depositphotos

Este agujero de más de 300m de ancho y casi 125m de profundidad se hizo famoso internacionalmente gracias al famoso buceador Jacques-Yves Cousteau. Las investigaciones del buceador francés fueron clave para determinar cómo se había formado el agujero.

Los datos obtenidos demostraron que el Gran Agujero Azul se creó hace en torno a unos 10.000 años. La subida del nivel del mar tras la última glaciación probablemente saturó las cavernas e hizo que el techo se derrumbase, creando la sima que conocemos actualmente. 

El paisaje que forma es desde luego llamativo. Pero además, el Gran Agujero Azul está habitado por flora y fauna muy diversa, lo que lo ha convertido en un gran reclamo para los aficionados al buceo

Entre las especies animales que pueden encontrarse, destacan los peces loro y varios tipos de tiburones. También es el hogar de especies en peligro de extinción, como los manatíes, las tortugas marinas, y el cocodrilo marino americano.