Conoce a Nixie, parte cámara, parte wearable, parte dron

Nixie

Nixie no es un wearable cualquiera. Esta prenda inteligente se coloca en la muñeca a modo de brazalete y, con un simple gesto, un pequeño drone salta de la misma para hacer fotos. Con él podrás hacer selfies, panorámicas e incluso vídeos. Por el momento, el aparato se encuentra en desarrollo, ya que se presenta al concurso de Intel MIW (Make It Wearable).

La compañía americana ha retado a diez grupos de jóvenes talentos a presentar un dispositivo portátil que revolucione la industria tecnológica. El premio para los ganadores es de 500.000 dólares, un fondo con el que podrán desarrollar su proyecto. En un principio, Nixie no tenía que ver con los aviones manejados por control remoto.

Este es uno de los mejores usos que se le pueden dar a este dispositivo. Hay quien usa los drones para colar droga en las cárceles

Cuando estos finalistas se juntaron, la idea inicial era fabricar unas gafas inteligentes. Sin embargo, al poco tiempo cambiaron de idea y, poco a poco, esas Smartglasses evolucionaron en una pulsera con un drone que volaba para hacer sefies. El creador del aparato, Christoph Kohstall, pretende que el usuario indique al mini helicóptero cuándo tiene que volar mediante un gesto.

A continuación, el avión no tripulado sería capaz de reconocer dónde está parado exactamente el consumidor, hacerle una foto y, finalmente, volver a la muñeca. Desde luego, es una idea de lo más ingeniosa y podría funcionar muy bien entre el público. Después de todo, los palos alargadores de la GoPro están triunfando porque permiten a los usuarios conseguir una mayor perspectiva de las selfies que se hacen.

El único fallo que le vemos nosotros es que Nixie puede ser peligroso en una zona muy concurrida. Igualmente, nosotros tendremos que esperar un mes aproximadamente para ver si este proyecto resulta ganador del concurso de Intel.