Microsoft pierde 400 millones de $ con Xbox One en 2014

Microsoft pierde 400 millones de $ con Xbox One en 2014.

La plataforma Xbox sigue siendo una fuente de disgustos para Microsoft. Siempre ha tenido pérdidas elevadas acompañadas de algunos años de beneficio cuando no había consolas en desarrollo, pero ahora hay otro problema adicional: las ventas no acompañan.

Vía Attack of the Fanboy, nos llegan los resultados fiscales del último año de la plataforma Xbox, que coincide con el lanzamiento de Xbox One.

Durante el año fiscal 2014, la división Xbox ingresó 1.700 millones de dólares, un 34% más que el año pasado, debido a las ventas de Xbox One, aunque se registró un lógico descenso en ventas de Xbox 360.

Sin embargo, en el mismo período se han contabilizado gastos de 2.100 millones de dólares, principalmente derivados del alto coste de desarrollo y marketing de Xbox One.

Un desarrollo que, en gran parte, se ha desechado por completo, pues características que estaban presentes al principio, como la prohibición de la segunda mano, la conexión permanente, o Kinect obligatorio, ya no existen.

También se ha hecho añicos otro de los anhelos de la compañía: convertirse en productora de series televisivas. Xbox Entertainment Studios cancela todas sus series, menos las de Halo.

Comparando ingresos y gastos, descubrimos que la plataforma Xbox ha perdido 400 millones de dólares en 2014. Para una compañía como Microsoft no es un drama, aunque los inversores y accionistas no estarán contentos.

El problema no es (sólo) económico, sino mercantil: al contrario que sus predecesoras, las ventas de Xbox One no acompañan.

Microsoft anuncia 18.000 despidos en Nokia y Xbox

Según un informe de Transeet que recogen nuestros compañeros de Hobbyconsolas.com, la consola PlayStation 4, con 9.3 millones de unidades, casi dobla en ventas a nivel mundial a la Xbox One, que sólo llega a los 5 millones de consolas. Incluso está por debajo de Wii-U de Nintendo, que alcanza los 6.9 millones de unidades:

Hobbyconsolas.com Ventas consolas 2014

Microsoft esperaba arrasar en ventas con Xbox One, pero ahora tendrá que cambiar el chip, y asumir que parten del furgón de cola. De momento, tras eliminar Kinect de la consola y bajar el precio 100€, hasta situarse al nivel de PS4, parece que las ventas han mejorado un poco.

Veremos si es suficiente para plantar cara a la consola de Sony durante esta generación, o simplemente tendrán que conformarse con ser rentables.