Renault dará una segunda vida a las baterías de los coches eléctricos

Renault y Powervault alcanzan un acuerdo para reciclar baterías de coches eléctricos

¿Recordáis la noticia del coche eléctrico reciclado que con una sola carga había conseguido recorrer más kilómetros que el propio Tesla Model S? El objetivo de su creador no era ni mucho menos dejar en evidencia a Elon Musk, sino mostrar al mundo que las baterías de los coches eléctricos podían tener una segunda vida incluso cuando eran retiradas del mercado. Porque, ¿qué ocurre con la batería de un coche eléctrico cuando tiene una degradación superior al 20%? Que se va directa al contenedor.

Pocos días después de esa noticia, Renault acaba de anunciar que ha llegado a un acuerdo con la compañía británica Powervault para lanzar al mercado baterías para el hogar que aprovecharán las baterías de coches eléctricos que han sido retiradas del mercado tras varios años de uso. La idea es coger las baterías "viejas", que tras unos diez años han sido sustituidas en un coche eléctrico por una batería nueva, para utilizarlas en sistemas de energía para el hogar que sin problemas podrán funcionar de forma óptima durante otros diez años.

¿Merece la pena comprar un coche eléctrico? Mitos y realidades

Pese a que depende de muchos factores, la vida útil de la batería de un coche eléctrico debería oscilar entre los diez y los 15 años. Pasado ese tiempo, la batería ya no conseguirá la misma autonomía que en los primeros años de vida, y muchos propietarios -ya sea haciendo uso de la garantía o pagándolo de su bolsillo- se plantearán sustituirla por una batería nueva. Y eso por no hablar de los que directamente cambiarán de coche. Pero, ¿qué ocurre entonces con la batería vieja? Por lo general, se destruye y se recicla.

El fabricante francés Renault, que actualmente ya distribuye modelos de coches eléctricos como el pequeñín Twizy o el Renault Zoe, ha llegado a un acuerdo con la compañía británica Powervault para distribuir sistemas de energía para el hogar (en la línea de las Powerwall de Tesla) que se alimentarán de viejas baterías de coches eléctricos de Renault. En lugar de utilizar baterías nuevas, estos sistemas se aprovecharán de celdas recicladas que permitirán disminuir el coste del producto en un 30%.

El coche eléctrico frente al coche diésel, ¿a día de hoy, cuál interesa más?

De momento, ambas compañías empezarán con una pequeña fase experimental en la que 50 hogares de Reino Unido tendrán la oportunidad de probar en primera persona estos sistemas reciclados de almacenamiento de electricidad en el hogar. La idea, además de verificar el correcto funcionamiento de las baterías, es estudiar el impacto que tiene uno de estos sistemas dentro de un hogar que ya utiliza paneles solares para suministrar la electricidad que consume a lo largo del día.

Pero Renault no es el único gran fabricante del motor que ya ha empezado a preocuparse por esta cuestión. Marcas de la talla de BMW o Nissan también han anunciado recientemente medidas similares para dar una segunda vida a las baterías de los coches eléctricos a través de soluciones que, en muchos casos, también pasan por sistemas de almacenamiento de electricidad para el hogar.

Galería de fotosLos 10 datos imprescindibles de Daimler y la historia del cochever las 11 fotos

[Vía: BusinessGreen.com]